domingo, 28 de octubre de 2012

La historia ocultada de un libro (1)

Una ocultación premeditada en referencia a "La Empresa y los 5 elementos".

Todo acto humano contiene un elemento oculto. Los libros no son una excepción. Aunque uno declare sus intenciones, siempre hay algo en la motivación que permanece oculto incluso hasta para el autor. Sólo al pasar el tiempo se da cuenta de qué cosas pueden ser que pasaron desapercibidas cuando se cometieron los hechos. Algo así pasa con los acontecimientos colectivos, que sucede algo, se diagnostica precozmente (como la crisis, por ejemplo) y hasta que no pasa un largo tiempo no nos damos cuenta de qué trataba en realidad. La perspectiva histórica nos ayuda a encontrar la dimensión adecuada a cada motivación.

A lo que me referiré ahora no es a lo oculto sino a lo ocultado deliberadamente.

Este libro es la destilación de años de prácticas con la astrología, una herramienta tan mal comprendida como desaprovechada. A resultas de un encargo que me hicieron en relación a una empresa, se me ocurrió explicar la consiguiente experiencia a través de una interfaz alternativa igualmente holística, aunque con menos tocada de prejuicios: la filosofía de los 5 elementos en la que se sustenta la medicina china. La adopté en detrimento de la astrología por dos razones: por tener un mejor predicamento social y porque quería dirigirme a un tipo de público no habitual en cuanto a temas astrológicos. Prueba de ello es que el libro ha sido publicado en la colección de libros de economía y empresa de editorial Almuzara.

No insistiré en la filosofía de los 5 elementos, que ya fue desarrollada ampliamente en el libro -y en el blog (R)evolucionar la vida con los 5 elementos-. Lo que me propongo ahora es desvelar el secreto que oculté deliberadamente.

Comentaba que me decanté por la filosofía de los 5 elementos como vía para exponer un hecho que fue facilitado por la práctica astrológica. ¿Cómo, si no, se hubiera podido establecer una fiel correspondencia entre los órganos del cuerpo, el carácter de las personas y el modo de funcionar de una empresa? El sistema solar es un cuerpo con funciones orgánicas representadas por los planetas. Del mismo modo, el humano es un fractal de ese gran cuerpo. Y si lo es la persona, también la empresa, un cosmos orgánico.

La importancia del momento de nacimiento.

La situación energética con la coincide el nacimiento de una persona influye hasta el punto de que su impacto acompaña el desarrollo vital posterior.  Si esto ocurre con una persona, cómo no con el momento en que una empresa es creada. Historiadores, sociólogos y politólogos llaman a este hecho "mito fundacional" o "idea-fuerza".

Si la empresa es un cosmos, también dispone de un centro de gravedad, su idea-fuerza o ideal de valor que la empuja a ser y a estar. Ello equivale a decir que la empresa tiene un carácter que se va construyendo en la base alrededor de este centro. Este desarrollo pide y atrae personas con características equivalentes.
Por ejemplo: una empresa con deficiencia en el modo de funcionar del departamento de recursos humanos -sistema renal- atrae hacia sí a personas con una problemática parecida que las lleva a funcionar de manera análoga y sincrónica. Otro ejemplo: a un empresario con problemas cardíacos no manifestados se le ocurre poner en marcha un proyecto cuya fecha de nacimiento reproduce la misma connotación que él ya tenía en la suya natal. La consecuencia de ello fue que sufrió un infarto al cabo de pocas semanas de iniciar el proyecto. Afortunadamente remontó la crisis y la fecha escogida para transformar el proyecto en empresa legalmente constituida ya no contenía la connotación aludida.

Las relaciones humanas y los 5 elementos.

La primera aplicación a la que le vi grandes posibilidades fue al estudio de compatibilidad entre una empresa y una persona. Está claro que en el ámbito laboral las pruebas grafológicas suelen ser utilizadas con éxito para dilucidar el nivel de compatibilidad entre personas que van a trabajar juntas. Sin embargo, la grafología, y otras herramientas aceptadas en el ámbito empresarial, no llega a poder saber cómo va a ser la relación entre una organización y un candidato a ocupar lugar en el equipo directivo. Sólo es posible tal cosa utilizando una herramienta que sepa equiparar y relacionar los rasgos de carácter de las personas y las organizaciones. Y esa es la astrología.

Además de los estudios de compatibilidad mencionados, la astrología estudia los ciclos de las organizaciones. Ahí está otra de sus excelencias.

También, y aprovecho para señalarlo, el eneagrama, una herramienta de conocimiento que últimamente se está integrando en entornos laborales y empresariales, cuyo origen viene del mismo caldo de cultivo en el que nació la astrología, puede ser correlatado con la fuerza de los arquetipos de una empresa, además de en las personas. Cada uno de nosotros resuena con un eneatipo, cosa que podemos comprobar a la que reflexionamos sobre el asunto. Lo que ustedes no se imaginan es que las organizaciones también tienen eneatipo, dado que emana de la idea-fuerza con que fue impregnada al nacer, y que éste puede ser deducido a partir del mapa astral correspondiente. Igual que en las personas, vamos.
En la segunda parte de este artículo les comentaré qué otras fuentes de inspiración encontré y que me sirvieron para ponerme a escribir el libro.
Y en la tercera, comentaré cómo es posible transformar el mapa astrológico que utilizamos en occidente con el sistema de 5 elementos.

Nota:
el próximo 16 de noviembre ofreceré una explicación de todo ello en librería Excellence de Barcelona. Se trata de una conferencia gratuita y abierta a todos. El título es el siguiente:
(R)evolucionar la Empresa: el wifi humano en organizaciones