sábado, 18 de abril de 2015

¿Qué es ser español?

¿Es el ser español un sentimiento genuino y auténtico o la consecuencia de un lavado de cerebro?

Según dicen, ser español (o francés) es un sentimiento de toda la vida. Lo cierto es que el origen del ser español (o francés) es la consecuencia de un lavado de cerebro, una construcción inspirada, o impuesta, por las élites de turno. Los españoles se sienten españoles porque alguien pensó que ello haría que el pueblo se adheriría inquebrantablemente a un sentimiento que les llevaría, entre otras cosas, a la guerra.

El sentimiento nacional arranca de la Revolución Francesa y, aún más, de la época napoleónica. Napoleón, que se coronó emperador él solito, promovió el sentimiento nacional en los franceses. Y fue así que consiguió implicar en tareas bélicas a personas situadas fuera del estamento militar profesional. De rebote, y para hacer frente a las guerras napoleónicas -la guerra de la independencia-, los españoles también fueron ganados para la causa patria a través de la inculcación de un sentimiento nacional.

Y esto a qué viene, preguntarán. Les explico: me encuentro con una amiga que me comenta, en relación al proceso independentista que se vive en Catalunya, que le sienta muy mal la idea de dejar de ser española, ella, que lo es y mucho. Mi amiga no sabe que el origen del "ser español" es la explotación del pueblo llano como mano de obra barata ante las guerras napoleónicas que se avecinaban. Por otro lado, el sentimiento de ser español (o francés) facilita la alineación de las conductas y de las motivaciones del pueblo. Antes de ello, y aún ahora, las festividades dedicadas a santos y vírgenes también servían para tal fin como generadoras de conductas que se alinearan según conviniera a las intenciones del guión.

A lomos de las decisiones tomadas

A lomos de las decisiones tomadas. 
Una aproximación al Aries que uno lleva dentro.

Las decisiones se convierten en nuestro destino. Nos condicionan hasta el punto de que uno no puede desdecirse una vez han sido tomadas y una vez han cristalizado en acciones concretas. Las decisiones, una vez se han imbricado en el modo de vida, se incrustan en la actitud y se convierten en irreversibles. Y ahí es cuando las decisiones que tomamos crean en el interior de uno una jerarquía innombrable que no se puede desobedecer ni aún queriendo.

Las decisiones tomadas, tanto las ya ejecutadas como las que aún no, se convierten en nuestro destino. De algún modo, nos acogotan, crean un mandato del que no te puedes librar.

El héroe ariano personifica justamente esto. Uno percibe un horizonte sobre el que se ve proyectándose; o proyectado, pues tal visión viene de un estrato que está en un lugar más hondo que el de la propia voluntad. Más tarde, ya en marcha, uno ya no puede desdecirse, ni rectificar, ni abdicar. Sólo le queda a uno que seguir hasta el final. Ante tal hecho, esas decisiones, que son más fuertes que la propia voluntad consciente, le van llevando a uno a la muerte. Uno muere llevado por las circunstancias que contribuyó a crear sin saber cómo ni por qué, pues el instinto deja marcado el camino a seguir. Y sin saber cómo ni por qué, uno vive para poder morir sabiéndose consciente de estar cavando la propia fosa. Al menos, pues, que la fosa sea hecha a medida de lo que ha sido la propia vida. La vida nos juzgará en función de si la fosa que vamos cavando y la vida que uno haya vivido, con el cuerpo ya despojado de alma, se troquelan bien.

martes, 14 de abril de 2015

Arnica Montana y el grado 6 de Libra

Arnica Montana y el grado 6 de Libra.
El odio al otro, el odio al miedo y el miedo al propio odio: la ofensa y la insufrible e inaceptable violencia interior que deja.


Como defensa ante el horror y el miedo al odio, tanto al propio como al ajeno, se fue formando una indolencia orientada a evitar la confrontación y exteriorización del duelo auténtico. Podríamos decir que Arnica Montana y el grado 6 de Libra personifican una actitud muy medida y alejada de manifestaciones que se entienden como groseras o poco educadas. Sin embargo, el miedo, el dolor y la presencia de la violencia en nuestras vidas ponen en evidencia la parte sombría de algunos de nuestros comportamientos, especialmente de los que no se quieren tener y aún siendo necesarios para darle un brío a la propia vida.
El odio al otro. O más bien, el miedo al odio que uno puede sentir por el otro. Odio al miedo y miedo al odio. Este asunto de las emociones que no se aceptan o que no se sobrellevan bien, si no se afrontan, se puede trocar en indolencia, confusión o falta de definición, u otras formas de enmascarar el dolor que el otro pudo habernos hecho sentir. Es decir, en realidad lo que se teme no es tanto al otro sino a una gama de sentimientos violentos que uno teme que se despierten. Desde este punto de vista, el perfil de Arnica Montana nos remite a un individuo que prefiere mostrarse ecuánime y equilibrado, aunque resentido o dolorido por dentro. Podría decirse que cuanto más dolor hay en el interior menos quiere uno manifestarlo.
Miedo a nacer, a sacar la cabeza, a recibir un golpe por ello.
A una dilución baja, Arnica Montana suele prescribirse en casos de magulladuras, golpes, hematomas y traumatismos. Sin embargo, a una dilución alta puede ir dirigido a golpes de fondo, antiguos, que acaso no fueron superados y que dejaron su poso en el inconsciente.
La toma de Arnica Montana me llevó a experimentar la ofensa, una forma de golpe moral. Es muy posible que el perfil psicológico de  Arnica Montana se corresponda con una persona sensitiva a la indiferencia de los demás, pues le puede recordar a las ofensas y decepciones recibidas y no superadas. Se trata, pues, de una persona que hará los posibles para no enfrentarse con nadie, y ni tan siquiera consigo misma, creyendo que así evita los conflictos, especialmente si percibe o teme que puede ser dañada si saca la cabeza, los sentimientos, las decisiones, las necesidades.
Arnica Montana también puede referirse a alguien que fracasó y que teme volver a hacerlo. Se trataría, pues, de un golpe o contusión en la autoestima. Lo que caracteriza aquí a Arnica Montana es la forma de gestionar el fracaso, evitando el riesgo a volver a caer. Pero, claro, evitando el fracaso se evita también el éxito.
El grado 6 de Libra.
El grado en el que resuena Arnica Montana es el 6 de Libra. Este grado describe a una persona educada y contenida, como si su principal predisposición fuera entablar buenas relaciones con los demás a costa de lo que sea. Pero, claro, a costa de lo que sea puede degenerar en relaciones vacías o desprovistas de contenido real.
Se podría decir que esta persona no se sabe manejar bien en medio de conflictos abiertos en los que su herida podría hacerse demasiado visible. Para tal fin, preferirá soslayar, soterrar o manipular las emociones, las propias y las ajenas, con tal de evitar que el viejo dolor se haga evidente. Puede preferir manejarse desde una actitud distante, como si el asunto lo tuviera bajo control o le importara menos de lo que realmente le importa. Esta actitud conlleva que sus emociones se mantengan invisibles y que los demás perciban a esta persona sin autenticidad, sin pasión y sin alegría.
Desde la perspectiva que nos da el grado 6 de Libra, veríamos que la elaboración consciente de este dolor ayudará a la persona a deshacerse de un comportamiento contenido y controlado a otro en el que poder reflejar las heridas, los traumas y los golpes recibidos, de tal manera que se permita expresar necesidades auténticas de forma clara y sin miedo. El resultado es una persona espontánea y transparente.
Otra manifestación posible relacionada con este grado es la de aquel individuo que hace cualquier cosa menos la que en realidad quería hacer: la dispersión de objetivos que lleva a que ya no se pueda distinguir el verdadero propósito de los pseudo-propósitos que utiliza para mantenerse oculto o alejado de la verdadera confrontación a la que la autenticidad le llevaría.
Tanto Arnica Montana como el grado 6 de Libra refieren a una persona que se representa a sí misma como si se tratara de uno de los personajes en el escenario de un teatro. En realidad, en la representación no está la persona entera sino aquella parte que prefiere mostrar, la que controla, la que cree que con ella quedará bien, la que la protege de sus propias emociones.
Arnica Montana es la intolerancia ante el dolor, que nos lleva a señalar a otros como causantes de él. Sin embargo, como el dolor está un uno, lo que acaba sucediendo es que no hay control real, pues al señalar al otro se le otorga el poder de generarlo.
Así, pues, aceptando que uno mismo puede ser causante de su propio dolor, el proceso de sanación nos irá llevando a no temerlo, a no temernos a nosotros mismos, pues una de las cosas más relacionadas con el grado 6 de Libra es la violencia interna, que es justamente lo que se despierta cuando el dolor es ocasionado por otro. Entonces, pues, el asunto es aceptar la violencia en la vida, en los demás y, muy especialmente, en uno mismo, pues el miedo al dolor y al sufrimiento acaba generando más violencia, tanto desde fuera como desde dentro.

domingo, 12 de abril de 2015

A lomos de la mundanidad

A lomos de la mundanidad.
Disertación sobre el síndrome capricornial.


Capricornio es alguien que quiere ser reconocido por Dios. También es alguien que detesta la mundanidad de cualquier ambición. Sin embargo, tolerará, porque la necesita, la mundanidad, pues será que a través de ella, alzándose sobre sus lomos, que podrá elevarse para tratar de alcanzar lo más alto.

Capricornio quiere estar en el vértice superior de la pirámide, lo más cerca del cielo posible, aunque tiene que ir subiendo por esos lomos que detesta. Se podría decir que el precio a pagar por llegar a lo más alto es vivir emponzoñado por las trivialidades de lo mundano, procurando no distraerse con las tentaciones engañosas o por los fastos con que la mundanidad tratará de tenerle engañado. Por tanto, Capricornio participa de lo mundano sin creer en ello y sin implicarse en lo más mínimo.
Le interesa Dios en comunión íntima, aunque, sin embargo, sólo accederá a él habiendo muerto y sepultado por lo mundano. Llegar a Dios incorpora una pretensión secreta: convertirse en él, cosa que sólo puede suceder, si es que sucede, cuando uno se ha despojado de su propia carne, de la temporalidad trivial de su propia vida.

En Capricornio, hay que decirlo, hay un contratipo: el de alguien que es pisoteado por la mundanidad y que se siente despreciado por Dios.

miércoles, 1 de abril de 2015

El suicidio de Europa

El suicidio de Europa y los pilotos que nos gobiernan.


Sigue reverberando entre nosotros la tragedia del avión de Germanwings estrellado en Los Alpes. Percibimos la muerte, la pérdida y la acción suicida como un Todo. Luego, intentamos tomar este Todo y diseccionarlo en partes, acaso para digerir mejor el hecho. Nos compadecemos de las familias y nos interrogamos acerca de los por qués de la patología del piloto. También nos podríamos preguntar cómo es posible que una empresa supuestamente rigurosa en la selección de personal se le puede haber escapado que uno de sus pilotos haya resultado ser un suicida capaz de matar matándose.

Dicho esto, plantearé los hechos como si fueran un sueño interpretable, o una metáfora. La vida es sueño, dicen.

El piloto suicida bien podría ser el traslaticio del gobernante europeo. El avión mismo es Europa, me refiero al proyecto que quedó consignado en el Pacto de Maastricht, bajo comando de Alemania. El pasaje es el pueblo.
En la escena están los médicos, los forenses y los psiquiatras, que tratan de definir qué tipo de patología sufre el gobernante. Hablan de un transtorno que tiene antecedentes. Es posible que comenten acerca de la sociedad en que vivimos, que hace tiempo yace enferma o zombi, incapaz de reaccionar ante las barbaries políticas y financieras que ella misma consintió y que ahora se ve incapaz de controlar.
En algún lugar veo a alguien, una vez sucedido el accidente, que se lleva las manos a la cabeza, acaso pensando cómo es posible que una empresa alemana haya podido contratar a un piloto con tan poco rigor. Me pregunto yo, pues, si esta falta de rigor es habitual en la élite de las empresas, de la sociedad, de los gobiernos. ¿O es que vivimos en un descontrol de fondo, por más que los poderes públicos se afanen en hacernos creer lo contrario?

También me pregunto cómo ante la tragedia, cualquier tragedia, incluso las de índole económico, como el caso de las consecuencias de las estafas bancarias y las de las corrupciones políticas, buscamos culpables concretos cuando es el sistema el que aúpa a psicópatas o permite que personas con ambición transtornada se pongan al frente de una responsabilidad cuya gestión puede afectar negativamente sobre cientos, miles o millones de personas inocentes.

La actitud del piloto podría tildarse de ambición incolmable que ha degenerado en desesperación, ante la cual ya sólo cabían acciones tan incomprensibles como la de la de llevar a la misma desesperación a las víctimas y a los familiares y allegados de éstas.

Espero que este mal sueño sea indicio de algo que ya ha pasado, o que lo sea de una proyección del inconsciente en forma de pesadilla; que no sea premonitorio, vamos. Porque si este sueño es una premonición, un aviso, nos espera un tiempo de órdago.

domingo, 29 de marzo de 2015

El gran triunfo de la astrología

La astrología ha vuelto a renacer. Ahora mismo, por ejemplo, es reconocida públicamente como nunca antes. Una prueba de ello es que tanto las neurociencias como la física cuántica defienden lo astrológico sin darse cuenta. Sin embargo, y aún con todo ello, es el astrólogo el que ya no pertenece al espíritu de esta época.

El gran triunfo de la astrología.



La astrología y los astrólogos tuvieron su época de oro, antes del advenimiento del racionalismo y de la ciencia positiva y de la consiguiente fragmentación en especialidades inconexas. Ahora, sin embargo, lo astrológico triunfa de una manera inaudita.

En tiempo pasado, la conexión entre Cielo y Tierra era tan obvia que a nadie se le ocurría ponerla en duda. Más adelante, con la eclosión de la racionalidad, empezamos a darle la espalda a lo obvio para entregarnos a ese nuevo paradigma, que fragmentó el conocimiento holístico en especialidades no holísticas. Antes de ello, la filosofía y la religión eran la madre. Luego, sus hijas -la psicología, la sociología, las ciencias, etcétera- se emanciparon y vieron crecer su propio ego. Tanto es así, que la cantidad de conocimiento creado por el enfoque científico-racionalista obliga al estudioso a especializarse en el fragmento escogido. De algún modo, la modernidad nos ha llevado a fraccionarnos. Y cada fracción ha ido creando visiones parciales que han dado lugar a gran profusión de datos.

Hoy, tras la eclosión de las neurociencias, de la física cuántica, por ejemplo, una concepción holística surge (o, más bien, resurge) para darnos a entender que el sistema nervioso humano está conectado con el sistema nervioso colectivo; que en lo que en cierto ámbito funciona como onda, en el otro contexto funciona como partícula. Lo cual es como decir que lo que en el sistema solar son los planetas, en el contexto humano son los órganos del cuerpo y de la sociedad.

Se podría decir que el paradigma astrológico -lo que es arriba es abajo- ha resurgido y está triunfando. Sin embargo, ay, los astrólogos ya no forman parte del espíritu de nuestro tiempo, en el que el fraccionamiento del conocimiento ha generado un ego para cada especialidad. Este ego no lo conlleva el conocimiento sino los intereses de cada tinglado académico humano, que vive a expensas de esta fragmentación.

Hoy en día, si sumáramos lo que dice un neurocientífico con lo que dice un astrofísico y un físico cuántico, nos daría lo que en el mundo antiguo sostenía la astrología.

sábado, 14 de marzo de 2015

Carbo Animalis y el grado 15 de Piscis


Carbo Animalis y el grado 15 de Piscis: la parálisis antigua.


Mientras hago las tomas de Carbo Animalis (10.000 K), una lectura casual me acerca a curiosear sobre casos de pintores que sufrieron de saturnismo, una intoxicación por plomo que les llevó a diversos padecimientos; entre ellos, alucinaciones, sordera, dolor, desesperación. Uno de los pintores curioseados personifica él mismo la genialidad, el esplendor creativo, la desesperación misma, el declive de un tiempo histórico memorable que ya nunca volverá pero que se resiste a desaparecer. En el mismo día otra lectura casual me lleva a un periódico que anuncia nuevos descubrimientos en el ámbito fósil que ponen de relieve ciertos aspectos del origen remoto de la existencia humana. En concreto, habla de la importancia que tuvieron los cambios climáticos enla extinción de antiguas especies y el surgimiento de las actuales.

El registro fósil, que de ello va Carbo Animalis, representa una vieja existencia sepultada bajo el modo de vida presente. Se me ocurre, pues, relacionar Carbo Animalis con algo muy antiguo, aún vivo en el recuerdo y que se anhela con nostalgia. Como el carbón, que procede de restos de un pasado cuyos elementos evolucionaron hasta que un cambio irrumpió y cortó abruptamente, nuestras vidas contienen memorias de existencias pasadas que acaso no fueron completadas. De ahí que quede un recuerdo traumático que reverdece hoy en forma de dolor. Este dolor procede de aquella interrupción. Podríamos preguntarnos qué es lo que se interrumpió y por qué en un momento determinado reverdece un recuerdo de aquello que pudo ser y no fue del todo. La sensibilidad aquí gira en torno a la realización incompleta. Es decir, la evolución no está para satisfacer nuestras expectativas. Son más bien éstas las que son sacrificadas en pro de una evolución que no comprendemos. Es posible que Carbo Animalis pueda ayudar a superar un sentimiento de falta de sentido.

Durante los días en los que hice las tomas experimenté dolor en los huesos, no necesariamente en las articulaciones. Es posible que Carbo Animalis sea interesante en casos de desmineralización o, por otro lado, mineralización excesiva, la cual puede conllevar problemas de circulación de retorno por carbonización en venas y capilares.

Como el grado de reverberación es el 15 de Piscis, es muy posible que deba ser indicado para dificultades circulatorias en pies, tobillos y piernas. Interesante, pues, para mejorar la acción de filtro del riñón, además de para tratar varices, trombos y flebitis que puedan afectar a la mitad inferior del cuerpo.


El grado 15 de Piscis.


Este grado es vecino del 14 (Silicea) y del 16 (Kalmia Latifolia), lo cual puede dar pistas acerca de sus posibles complementos.

El grado 15 de Piscis, asociado a Carbo Animalis, describe a una persona que sufre la sensación de no haber llegado a ningún lugar en la vida. Es posible que albergue dentro de sí aspiraciones muy antiguas que quedaron sin cumplir y que, según pasa el tiempo, se perciben ahora como más imposibles todavía. Sin embargo, y esta es la cuestión, el recuerdo sigue vivo y la persona se ve tentada por él hacia una realización que ya no podrá encarnar. De algún modo, la persona Carbo Animalis quisiera poder llevar a cabo lo que tiene pendiente de encarnar, mientras la realización posible en el presente se le escapa de las manos, pues no la valora ni se ve capaz de aprovechar las actuales circunstancias. Podríamos hablar de una parálisis de fondo, con el peligro potencial que comporta. Así, pues, Carbo Animalis puede ayudar a drenar, desestancar y desencharcar los desagües que permitan vaciar aquellos anhelos y permitir que el sistema interno se libere de las piedras negras de la parálisis, de los trombos, de las varices.
Un objetivo relacionado con Carbo Animalis podría ser establecer un puente entre aquellos anhelos de realización no consumados y las circunstancias presentes, procurando una mayor fluidez de la actitud. Es decir, desestancar la psique para favorecer que lo esencial de cada momento pueda ser encarnado. Así, pues, con las tomas de Carbo Animalis procuraremos evacuar la nostalgia paralizadora en aras a una actualización de las motivaciones, que es lo que hace que la vida tenga sentido de ser vivida por lo que es en cada momento.

domingo, 8 de marzo de 2015

Ledum Palustre y el grado 3 de Piscis


Ledum Palustre y el grado 3 de Piscis: el abuso consentido.


Ledum Palustre suele utilizarse en casos de picadura de insectos. También, en operaciones con bisturí, aunque sea con cirugía menor. Es decir, indicado para picaduras o heridas cuyas consecuencias se perciben de forma no inmediata.

Por extensión, Ledum Palustre podría aplicarse en casos de violación, acoso, persecución, etcétera. Cuando la persona se ha sentido vejada y ha quedado dolorida e indefensa. Puede ocurrir, además, que la persona no haya podido mostrar su dolor y las consecuencias de aquellas invasiones emocionales hayan quedado interiorizadas, somatizándose a través de molestias o inflamaciones.

En el ámbito emocional, la especificidad de Ledum Palustre se ciñe a los pequeños daños, o a daños a los que uno no dio importancia en un primer momento. Puede tratarse de actos que alguien cometió contra uno, que se percibieron con una levedad que no correspondía con las consecuencias que luego tuvieron lugar. Por la misma razón, la persona lastimada vive la lesión o vejación sin haberse podido defender, por lo sutil del acto. Un agravante se une a todo ello: el agresor puede estar bien visto por la víctima; y acaso, además, exculpado por ella. Todo lo cual da lugar a pensar que la víctima entregó su razón y su dignidad a aquel que abusó de su confianza y buena fe.

Como las picaduras del minúsculo mosquito, cuyas consecuencias uno detecta cuando el insecto ya se ha alejado, la acción de Ledum Palustre va dirigida a aquellas consecuencias de abusos, aparentemente leves en primera instancia, que acaban minando el campo energético y la confianza en sí misma de la persona abusada.


El grado 3 de Piscis.


Este grado representa a la persona sumisa, servicial, incluso servil, de gran bondad y excesivamente laxa en la defensa de su dignidad. Por ello, es posible que ciertos propósitos e intereses no lleguen a fructificar, o que los esfuerzos resulten infértiles, debido a la vulnerabilidad.

Se trata, pues, de una persona que inconscientemente permite que otros abusen de ella, sin darse cuenta de las consecuencias. Esta permisión es como un agujero energético que está fuera de control, lo cual está indicando que Ledum Palustre puede ser de utilidad en personas que se sientan desprotegidas ante personas de confianza.

domingo, 1 de marzo de 2015

1716-2016: 300 años del Decreto de Nueva Planta

En 2016 hará 300 años de la promulgación del decreto dictado por Felipe V. El Decreto de Nueva Planta supuso la homogeneización del Estado español. A partir de ese momento, Catalunya debió de empezar a regirse por las leyes castellanas. De hecho, durante los años anteriores, 1714 y 1715, ya se había disuelto la Generalitat y se había prohibido el uso legal del idioma catalán.
El Decreto de Nueva Planta solidifica una concepción de España en la que la raigambre castellana monopoliza y se impone sobre las demás.

La consecuencia de todo ello es la progresiva des-utilización del idioma, que llega a su punto más bajo ya en pleno siglo XIX. Una obra de Bonaventura Carles Aribau da testimonio de ello. A partir de ese momento, en el que se toca fondo, empieza a surgir un movimiento en sentido inverso que persiste hasta la primera restauración de la Generalitat en el siglo XX, en concreto, en 1931. Luego vinieron la Guerra Civil y la dictadura de Franco. La restauración de la Generalitat en 1977 da lugar a que el uso del catalán se normalice en todos los ámbitos.

Entonces, pues, en el 2016, el año de las dos cruces, se celebrarán los 300 años. Es todo un periodo de tiempo en el que podríamos ver la estructura típica de un ciclo. Nótese, por otro lado, que el movimiento reivindicativo catalanista coincide con etapas de crisis en el estado español. 

Las élites catalanas.

Como acabo de comentar, la catalanidad fue apartada de lo público en favor de la castellanidad. Durante estos 300 años, y por decirlo en pocas palabras, las élites catalanas han ido oscilando entre la conservación del idioma en privado y la connivencia con las directrices dictadas por la castellanidad impuesta por el gobierno central. Estoy pensando, por ejemplo, en la época franquista, en la que un sector de la burguesía abdica de la catalanidad para convertirse a la castellanidad, tanto en lo público como en lo privado. Además, nótese que la presencia de un movimiento obrero y el auge de los sectores anarquistas, con todo el tumulto que generaban, además del pistolerismo, aconsejaban aliarse con el gobierno central, que disponía de fuerzas represivas que resultaban muy convenientes para el empresariado. La connivencia consistió en abdicar de la catalanidad a cambio de protección.
Sin embargo, los nietos de aquellos que abdicaron de la cultura propia para establecer relaciones de connivencia con el gobierno de Madrid, se muestran ahora proclives a plantear más decididamente el apoyo al proceso soberanista que actualmente estamos viviendo.

Una muestra de esto último lo pueden ver en este programa:



El decreto de Nueva Planta, el que refleja la concepción castellana de España aún vigente, promulgado el 16 de enero de 1716, tiene su propio mapa astral. Sin embargo, vemos que una serie de movimientos planetarios afectarán a lo indicado en este mapa augurando cambios fuertes e irreversibles a partir de 2016.

Para acabar, otro apunte más. En un artículo, acaso de los más leídos de este blog, desarrollé la idea del ciclo repetido de 39 años que afecta a la historia de España. Lo tienen aquí: El Poder del 39. Les recuerdo que el momento final del periodo que va desde la muerte de Franco y la restauración de la monarquía borbónica coincide con el que va desde la mencionada restauración a estos meses primeros de 2015. En concreto, y lo verán muy claramente, entre el 6 y el 11 de marzo se producirá una vuelta de tuerca que augura el final claro de este periodo. Se trata de la misma afectación astral que aconteció alrededor del 9 de noviembre del pasado año. Así, pues, el 2016 se presenta como el de la apoteosis final. A partir de ahí un horizonte nuevo se abrirá.

jueves, 26 de febrero de 2015

Mercurius Corrosivus y el grado 11 de Libra

La debilidad mental y la disfuncionalidad en las relaciones humanas: la acción de Mercurius Corrosivus y el grado 11 de Libra.


La materia médica homeopática es muy parca en relación a los aspectos psicológicos de Mercurius Corrosivus. Todo gira en torno a la debilidad mental. Sin embargo, una aproximación más amplia y, a la par, minuciosa, nos puede dar a entender algunas cosas acerca del origen de dicha debilidad en relación a lo que Mercurius Corrosivus puede llegar a aportar.

Mi deducción al respecto de Mercurius Corrosivus es la siguiente:

1.- Ayuda a definir la identidad, tanto de las personas como de la relación entre ellas. Es interesante, pues, en enfoques sistémicos, tanto para mejorar la ubicación de un individuo en su medio como la de un grupo en la sociedad. Cabe decir que la indefinición en la identidad es una de las consecuencias de la debilidad mental con que se relaciona Mercurius Corrosivus.

2.- Ayuda a detectar y corregir disfuncionalidades en lo referente a la identidad, especialmente si ésta ha sido coaccionada o manipulada por otras personas. Por ejemplo, podemos darnos cuenta de que nuestro discurso ya no guarda relación con quienes somos. El discurso se volvió obsoleto y, más que decir algo de uno, lo que hacemos es dar pistas equivocadas acerca de nuestras necesidades sin darnos cuenta, lo cual derivará en una tendencia a ocupar un lugar que no nos corresponde ni nos puede satisfacer ya. También, y por la misma razón, los demás ocupan un lugar en nuestra vida que no nos satisface y, sin embargo, siguen ahí.

3.- También, en las relaciones, el proceso Mercurius Corrosivus llevará a detectar disfuncionalidades más antiguas. Podría tratarse de personas que adoptan a otras para que éstas ejerzan una función que no les corresponde. Un amigo que hace de marido sustituto de una amiga, sin que la acción esté clara. Es decir, alguien se vale de la falta de definición de otra persona para llevarla a llenar una carencia que no le corresponde satisfacer. También, otro ejemplo, una madre o un padre frustrado en su matrimonio hace que un hijo o hija haga de esposo o esposa de sustitución. Otra: que un esposo o esposa convierta a su consorte en padre o madre sustituto. Se podría decir, pues, que Mercurius Corrosivus puede ayudar a clarificar roles en relaciones, a deshacer nudos o laberintos.

El grado 11 de Libra y Mercurius Corrosivus.

El grado 11 de Libra, grado en el que resuena Mercurius Corrosivus, representa la anomia de un individuo en cuanto a la protección de sus propios intereses, en tanto en cuanto se entrega incondicionalmente a lo que otros quieran de él sin que quede claro en qué consiste el beneficio o el servicio. Además, este grado describe la transmutación de una persona con alta conciencia social, aunque sin ser consciente de lo que ello le supone, incapaz de decir que no a nada que otro humano le pueda solicitar. La transmutación consistirá en dejar la anomia y empezar a definir la identidad, los criterios, las necesidades. Es decir, nombrar lo que es menester, tanto en lo que se refiere a uno como en aquello que concierne a las relaciones.
Por la misma razón, Mercurius Corrosivus puede ayudar a personas poco explícitas a que sean más claras y explícitas en cuanto a sus necesidades, especialmente cuando éstas requieren de la relación o cooperación con los demás.

Una pregunta relacionada con el grado 11 de Libra y la acción de Mercurius Corrosivus podría ser:
¿Es posible que una de las causas de la falta de concreción mental provenga de una disfuncionalidad en las relaciones de origen -por ejemplo, entre los padres y los abuelos-? ¿Podría ser que uno esté cargando con las consecuencias de las disfuncionalidades de otros, con lo que ello supone de equívoco, y que esto sea lo que genere la debilidad mental? ¿Qué fue primero, la debilidad mental o la disfuncionalidad en las relaciones?

sábado, 21 de febrero de 2015

Mercurius Vivus y el grado 25 de Acuario

 
Mercurius Vivus y el grado 25 de Acuario: la inflamación y el miedo al vacío.

Inicio las tomas de Mercurius Vivus (dilución 10.000 K) y al día siguiente me sale un flemón en la boca. Paso a la dilución 9 CH y el flemón desaparece. Deduzco, pues, que Mercurius Vivus puede servir para tratar inflamaciones, y no sólo bucales. Sin embargo, antes del episodio del flemón vinieron a mi mente imágenes de una vida extracorpórea, como si el modo habitual de percepción y de pensamiento necesitara salir de las coordenadas habituales, acaso para fugarse, acaso para encontrar una perspectiva distante desde la cual percibir mejor el devenir cotidiano o el lugar que uno ocupa en la realidad material de todos los días.
En coincidencia con todo ello, escucho una conversación en la que alguien se queja de las rutinas a la par que fantasea con una vida más estimulante y aventurada. Deduzco, pues, que Mercurius Vivus refleja un conflicto entre la cautela, la conservación y la seguridad, por un lado, y un anhelo de cambio y libertad, por el otro. Este conflicto, además, puede irradiar a las personas queridas, pues ellas escenifican y reflejan buena parte del conflicto interior. Es posible que la persona que esté encarnando la psicología de Mercurius Vivus pueda transferir a otros los problemas derivados de sus contradicciones, haciendo como que son los demás la causa de ellos.

Por otro lado, intuyo que existe una relación entre la inflamación interna y el miedo inconsciente al vacío. Hay una realidad inflamada y un vacío que se teme afrontar y del cual hay resistencia a aceptar como propio. A mayor temor al cambio, mayor es el riesgo de padecer inflamaciones, supuraciones y aftas.

El grado 25 de Acuario y Mercurius Vivus.

Este grado encarna la idea pura que se espera encarnar en libertad, pero que queda condicionada o impedida por compromisos de orden afectivo y familiar, los cuales actúan como obstáculos y apalancamientos, ya sean éstos reales o imaginarios.

El grado 25 de Acuario, en el que reverbera Mercurius Vivus, describe un proceso que implica reconocer el peligro de estar utilizando los vínculos con los demás como escudo ante el miedo al fracaso, al vacío, al cambio y a la libertad. En definitiva, Mercurius Vivus puede ayudar a desmontar ciertas excusas que uno utiliza, transfiriéndolas a los demás, para seguir postergando ciertas decisiones que uno teme tomar.

La segunda mitad del signo de Acuario, y el grado 25 en particular, a parte de inflamaciones en cualquier parte del cuerpo, por su reverberación con Mercurius Vivus, se refiere al sistema venoso y capilar correspondiente a la pierna derecha (entre el tobillo y la rodilla).

jueves, 5 de febrero de 2015

A vista de águila


A vista de águila: el horizonte 2017-2020

En este blog he sostenido la idea de que Catalunya podría llegar a ser independiente, lo cual conllevará a una reformulación de España -de lo que quede de España- a medio plazo. En los últimos artículos que escribí de este asunto señalé que el periodo óptimo está entre los años 2017 y 2020. En el último de ellos sostuve que el trabajo que le correspondía hacer al pueblo catalán, la base social, ya está hecho. Lo que viene es no desperdiciar este capital o, lo que es lo mismo, que la élite política alcance el nivel de madurez y congruencia que el proceso requiere. Falta, sin embargo, otro factor: el de la complicidad expresa por parte de la comunidad internacional. Este apunte, no obstante, requiere de un dominio del tempo que va a ser tan importante como el que hasta ahora llevamos vivido. Me explicaré.

Remontándonos al periodo inicial del siglo XVIII, cuando el rey borbón sustituye al austria mediante la guerra de sucesión, vemos que la compactación del estado español (decreto de Nueva Planta) sucede con la connivencia internacional. Y lo mismo ocurrió con la expulsión de los judíos durante el reinado de los Reyes Católicos. Ello muestra que los aconteceres locales forman parte de un marco mayor sistémico. Lo que quiero decir con ello es que el desarrollo del proceso soberanista no depende sólo de los catalanes, sino, además, de las dinámicas y políticas sistémicas que están en desarrollo. Ello, claro está, supone un dominio del tempo. Es decir: mantener la tensión necesaria que permita no desperdiciar el capital social, por un lado, y percibir qué momentos son los justos para alinearse con el marco sistémico. El asunto requiere de una mirada de águila.

Y ahora voy a atreverme a hacer un vaticinio al respecto.
En relación a las elecciones del 27/9/2015 en Catalunya, me inclino a pensar que los partidos independentistas aumentarán ligeramente sus respectivos números de diputados en relación a las anteriores elecciones. Es posible que este aumento provenga de ciertas escenificaciones que a día de hoy aún no han podido darse. A partir del punto de inflexión que va a suponer las elecciones del 27/9/2015, el 2016 se presenta especialmente intenso -concentradamente intenso-, mucho más que todo el periodo que llevamos de proceso soberanista hasta ahora. Esta intensidad se debe a que el escenario sistémico mundial entra en convulsión. Y todo se empezará a mover a partir de noviembre de 2015, momento crítico con sangre y vísceras al aire.

Para una mayor detalle, les sugiero que lean los siguientes artículos: