miércoles, 18 de abril de 2018

Los años de Quirón en Aries (2018-2026)

A Quirón lo asocio con la política. O mejor dicho, con la tipología de políticos surgidos a partir de la década de los años 60. O lo que es lo mismo: políticos que forman parte del simulacro social. Ello no quiere decir que no hubiera sucedido anteriormente, pero está claro que la política eficiente a la vista ha sido reemplazada por la política del simulacro. Los políticos que surgieron a partir de la década de los 60 tienen cada vez menos poder, menos autonomía, etcétera. Los asesinatos de Kennedy y Martin Luther King marcan el inicio. Los políticos, cada vez más, han ido asumiendo menos riesgos, pues la política ha sido despojada de su antiguo poder. ¿Y quién maneja el poder, si no es el político? Pues los poderes oscuros, a través de los medios de comunicación como punta del iceberg (lo que se deja ver). Los medios de comunicación, que hasta hace poco parecían subordinados a las directrices marcadas por los políticos, son ahora los grandes manejadores del cotarro. Ello quiere decir que los políticos están subordinados a la voz de sus amos, los cuales operan a través de estos medios de comunicación.
A Quirón también se le puede relacionar con la educación y con las políticas educativas, cosa que influirá mucho sobre el país del futuro. De ello hablé en un artículo anterior, en el que citaba que la última vez que Quirón transitó por Aries fue cuando se promulgó la gran Ley de Educación en España. De ello hablé en este artículo: ¿De qué va el 2018?

Quirón estará de tránsito por Aries entre el 2018 y el 2026. Transitar por Aries indica que se está iniciando un ciclo a partir del cual Quirón irá transitando por los diferentes signos, hasta llegar de nuevo a Aries (en el 2068).

Este tránsito de Quirón por Aries puede traer una recuperación de la política en su sentido más determinante. Las familias políticas se mostrarán más arriesgadas en sus propuestas y en sus acciones, acaso para compensar la neutralización y falta de peso que hasta ahora percibíamos. Sin embargo, esta reactivación la empezaremos a ver más claramente dentro de unos cuantos meses. El tránsito reciente de Quirón en Piscis ha puesto de manifiesto las consecuencias negativas de todo el ciclo anterior, el que se inició en 1968 (que fue la última vez que Quirón ingresó en Aries y, por consiguiente, inició un ciclo que ha durado hasta ahora mismo. 

Las otras veces que Quirón transitó por Aries coincidió con momentos muy mordientes. A saber:

La última vez que Quirón transitó por Aries, entre 1968 y 1976, presenciamos el mayo del 68 y asistimos a la muerte de Franco (y el inicio de eso que llaman "transición"). Por cierto, Francisco Franco designó, en 1969, a Juan Carlos I como su sucesor. Otra cosa: Nixon, en 1971, nos llevó a salir del patrón oro, un hecho relevante que nos ha traído muchas cosas: desregulación financiera y sus consiguientes consecuencias para la economía de las personas. Las corporaciones son cada vez más importantes, en detrimento de la política a la vista.

Quirón transitó por Aries entre 1918 y 1926, una década en la que se produjeron diversos eventos relevantes. Por ejemplo: la 1a. Guerra mundial, la dictadura de Primo de Rivera, la fundación del Partido Nazi y del Partido Fascista. Más concretamente, en 1919 se produjo la Huelga de La Canadiense, en Barcelona. Poco después, durante los años siguientes, hubo una epidemia de pistolerismo, que desembocó en esa dictadura que acabo de nombrar.

Quirón también transitó por el signo de Aries en el periodo comprendido entre 1870 y 1876. Recordemos que el atentado contra Prim se corresponde con la posición de Quirón en el grado 1 de Aries. La Primera República también es de ese periodo. Y la Tercera Guerra Carlista.
Por cierto, la carta correspondiente al atentado contra Prim contiene una conjunción entre Lilith y Plutón.

El tránsito de Quirón por Aries también se dio en los periodos siguientes: 1820-1828; 1771-1779; 1723-1731.

La consigna relacionada con Quirón en astrología política es que es un astro que augura estropicios, efectos secundarios a soluciones mal aplicadas, etcétera. Es decir, la incompetencia humana se pondrá muy de manifiesto con los tránsitos de Quirón por Aries.
Para compararlo, en estos últimos años, los de Quirón por Piscis, hemos asistido a una elusión o difuminación de los políticos. La política no ha aportado nada creativo. Sin embargo, con Quirón en Aries se asumirán riesgos... y esto es lo que hará que la competencia (o incompetencia) humana se ponga en evidencia.
Los años de Quirón en Piscis han sido estropiciales, aunque por elusión de la política. A partir de ahora, con Quirón en Aries, los estropicios vendrán por el riesgo y no por la elusión.

lunes, 9 de abril de 2018

Misterios del grado 8

Misterios del grado 8 de Capricornio y su relación con el bienio 2018-2020.

Hará cosa de una semana se formó una conjunción entre Marte y Saturno en el grado 8 de Capricornio. Esta conjunción cierra y abre ciclo de dos años. La próxima conjunción la tendremos el 31 de marzo de 2020 en el explosivo grado 0 de Acuario. Por cierto, este grado tan explosivo será el que acoja la gran conjunción entre Júpiter y Saturno que tendrá lugar a finales de ese año 2020. Estamos, pues hablando de un ciclo pequeño pero muy importante para entender el tipo de trabajos que debemos acometer. Este trabajo será más o menos notorio, o duro, o significativo, según si afecta a elementos importantes de la carta astral de cada cual. En el ámbito mundano, una conjunción entre Marte y Saturno es algo así como la forja en frío, que es como decir que sin calor resultará muy difícil dar forma a los propósitos. O lo que es lo mismo: Marte y Saturno conjuntándose en Capricornio es como un pacto entre la guerra y la imposibilidad de acometerla. Es decir: el poderoso no puede utilizar su poder si no cuenta con apoyo que le legitime. Por ejemplo: cuando Xijing Ping se autoproclama mandatario sin límite de tiempo, lo hace sabiendo que va a obtener el apoyo explícito por parte de la cámara. De hecho, fue aplaudido por la inmensísima mayoría. Otra cosa sería si el mandatario que aspira a dictador no contara con dicho apoyo. Por tanto, pues, en los países democráticos, especialmente aquellos en los que no hay mayorías claras, el poderoso no puede usar su poder. Esto quiere decir que en un país como España, que se ajusta claramente al ejemplo, el mandatario no puede actuar debido a la composición actual del parlamento español, que está muy fraccionado. Esto nos llevará a asistir a espectáculos en los que veremos agonizar a las instituciones... o como mínimo, y muy especialmente, a ciertos personajes que lucen notoriedad pública y dicen hablar en nombre de las instituciones del estado.

El problema catalán en España (una fabulación).

Si me lo permiten, voy a ponerme a fabular a gusto.

El gobierno español se está tomando el procés català como un escudo humano, posiblemente porque desde Europa le incriminan que el 30 % de la deuda se debe a la corrupción. Es decir, este escudo humano es como cuando un secuestrador pone a su víctima como escudo defensivo. De este modo, los gobernantes españoles tratan de ir aplazando las medidas correctivas con que la troika europea y demás poderes fácticos mundiales amenazan.
Si esta estrategia deja de funcionar, el plan B es favorecer la creación de un partido de extrema derecha que recoja las voces descontentas que muchas personas tienen en relación a la UE. 
Sigo con la fabulación: la creación de este partido español con vocación anti-UE formaría parte del esperpento consistente en ir poniendo escudos humanos...
En este sentido, habrá que esperar al primer trimestre del 2020 para saber si esta fabulación mantiene algún elemento de factibilidad con lo que llegue a ocurrir al respecto.

¿Cómo nos afecta este ciclo?

Esta conjunción entre Marte y Saturno forma parte de una serie mayor de conjunciones entre ambos. El signo de la actual conjunción se corresponde con la décima fase de un ciclo que se inició en Aries. Y justo cuando Saturno estuvo transitando por Aries (1996-1998) fue cuando nos pusimos a trabajar en lo habríamos de cosechar y recoger y que ahora estamos evaluando. ¿Recuerda el lector en qué estaba en esos años y que tenga relación con su situación actual?
O dicho de otro modo: ¿en qué estaba yo en los años 1996-1998 y que pueda tener relación con mis valoraciones actuales y demás circunstancias presentes?

Por cierto, en relación a la política nacional, un elemento de interés, y que tiene relación con los sucesos actuales, fueron los Pactos del Majéstic de 1996 entre Aznar y Pujol, que fueron un fracaso y sentaron las bases y las consecuencias de lo que iba a ir sucediendo durante las siguientes décadas. 

Unas notas en relación al grado 9 de Capricornio.

Este grado es el más mercurial de todos los capricornianos. En concreto, afecta a los medios de comunicación, que mandan, y aún mandarán más, que los gobiernos y las instituciones. También veremos que las mentiras se cobran un alto precio por parte de quien las profiere.

lunes, 2 de abril de 2018

1947 y el enigma 2020

En el 2020, año crucial donde los haya, se producen diversas conjunciones astrales. Cada una de ellas cierra y abre ciclo. 

Un primer ejemplo: se inicia la serie de conjunciones entre Júpiter y Saturno en signos de Aire. Por consiguiente, se cierra el ciclo de conjunciones en signos de Tierra que nos ha venido afectando durante los últimos 200 años (+-). En este ciclo de Tierra ha sido predominante la construcción del estado-nación. En el anterior, con conjunciones sucesivas en signos de Fuego, asistimos al apoteósis del absolutismo. 
La primera conjunción que tendremos en signos de Aire abre un ciclo que es parejo al que afectó a los siglos finales de la Edad Media, en las que hubo un modelo de gobernanza basado en las ciudades-estado. Lo curioso del caso es que los expertos de hoy señalan un retorno al poder de las ciudades.

El otro ciclo interesante es el que se deriva de las conjunciones entre Saturno y Plutón. La próxima la vamos a vivir en el inefable 2020. Esta conjunción pondrá fin al ciclo neoliberal, cuyo inicio coincidió con la conjunción de 1982. De este ciclo expuse mis pensamientos al respecto en este artículo: El enigma 2020 y la criptosociedad. Sin embargo, lo que más nos puede interesar, especialmente a quienes prestamos atención a la política española, es que estas conjunciones entre Saturno y Plutón son particularmente importantes. Por ejemplo, la última conjunción habida hasta ahora, la de 1982, coincide con la investidura de Felipe González. Recordemos que su victoria sobrevino como consecuencia del intento de golpe de estado de Tejero y la crisis de los partidos de derecha y de centro. Para algunos, la figura de Felipe González es determinante para la conservación de ciertos valores nacionales que se solían atribuir a la derecha. En realidad, la izquierda española es tan nacionalista-estatista (o más) que la derecha. Es decir, la mentalidad terrateniente (de derechas) llevada a lo nacional (travistiéndose de izquierdas).
Otra curiosidad relacionada con las conjunciones entre Saturno y Plutón: la anterior a la de 1982, la que acontece en 1947, coincide con la promulgación de la Ley de Sucesión franquista. Sí, esa en la que Franco lo dejó todo atado y bien atado. La cuestión que nos puede interesar, de cara al 2020, es si habrá re-atado y bien re-atado o si, por el contrario, habrá un desatado final.

viernes, 23 de marzo de 2018

Palabra de Escorpio

Voy a volver a tocar el tema de Catalunya. El proceso soberanista está siendo utilizado por el gobierno central como si fuera un escudo humano. Por alguna razón inconfesa, la camarilla que gobierna España está utilizando el procés català como si fuera una herramienta con la que protegerse ante el grupo de buitres negros que sobrevuela amenazadoramente el cielo peninsular. Es decir, al gobierno español no le interesa resolver el problema sino, más bien, acrecentarlo (incluso mediáticamente). O lo que es lo mismo: quieren todo excepto que el procés decaiga. O dicho de otro modo: a los burócratas europeos, que tanto dicen estar al lado de Felipe VI y Rajoy, y que no les interesa complicarse la vida, pues en el fondo les da pánico que el grano de pus hispano se desborde y les salpique. Por eso mismo, este pánico es lanzado a futuro, a la espera de que alguien con agallas se decida a abrir el melón. Esto el gobierno lo sabe y trata de explotar la situación a su favor: ir ganando tiempo mientras así trata de retrasar la justificación de la parte de dicha deuda. Es decir, que el procés català siga fuerte, para que el escudo humano resulte eficaz. Catalunya es un rehén que tanto sirve para estigmatizar a los hermanos como para amenazar a los primos extranjeros. ¿Y a quién amenazan? He aquí la cuestión: ¿contra qué amenaza el gobierno español trata de defenderse con el escudo catalán tomado como rehén protector? Se me ocurre que se trata de un asunto de deuda. Si, pero dirán ustedes, deuda la tienen todos los países. El asunto es que el caso español, de la deuda que tiene contraída, una tercera parte se debe a la corrupción. Y como el gobierno sabe que a los altos burócratas europeos el tema de la independencia les resulta un incordio, pues si se declara una independencia ello daría lugar a un efecto de contagio sobre otras comunidades nacionales. Esto puede ser una explicación, aunque no la única. Hay factores psicológicos, algunos de ellos muy relacionados con la inercia de la psicología propia del gobernante español, que es algo así como un campo morfogenético que hace que el aspirante a gobernante acabe comportándose como un calco de sus antecesores.

Júpiter y la política manifestada.

El caso es que yo quería hablarles de Escorpio, un signo que está adquiriendo gran relevancia desde un tiempo a esta parte. Me estoy refiriendo al lapso de tiempo en el que Júpiter estará transitando por este signo. En concreto, Júpiter ingresó en el signo de Escorpio en septiembre de 2017. Y permanecerá ahí hasta noviembre del 2018.
Vengo estudiando el procés català desde hace unos años y voy viendo que la situación presente viene monitorizada por diversos ciclos, como, por ejemplo, el de Júpiter, que es de 12 años. Y como todos los inicios de ciclo se manifiestan en el signo de Aries, he aquí un botón como prueba. Júpiter ingresó en Aries justo a tocar del momento en que se produjo la sentencia del Tribunal Constitucional, allá por el 2010. En la carta correspondiente al ingreso de Júpiter en el signo de Aries, el tema se veía clarísimo. Pues bien, luego de Aries viene el ingreso en Tauro, en Géminis, etcétera. Cada uno de los 12 signos es un fotograma. La película entera, que comenzó en el 2010, llegará al 2022, para volver a empezar . Y como Júpiter tiene que ver con la política manifestada, con los políticos, con las situaciones sociales, etcétera, podemos ir viendo lo que el tiempo da de sí a partir de cada uno de estos fotogramas. Ahora estamos en el fotograma de Escorpio. Y la carta correspondiente al ingreso en el grado 0 correspondiente presagiaba un año de muerte. Ya lo expliqué al detalle en este artículo escrito en octubre: 10/10/2017: Júpiter, Escorpio, Catalunya. En cambio, la carta del ingreso de Júpiter en Sagitario, a partir de noviembre de 2018, es bien diferente. Ya hablaré de ello según nos aproximemos a dicha fecha.

Otra cosa relacionada con el ciclo de 12 años.

Si tomamos un círculo y lo dividimos en 12 partes, veríamos que si unimos con una linea los signos de fuego se forma un triángulo equilátero. Ahí veríamos que el tránsito de Júpiter por el signo de Aries, el iniciador, coincide con el 2010, el año de la sentencia adversa del TC. Cuando Leo transita por el siguiente signo de Fuego, Leo, sucede coincidiendo con la consulta del 9N. Y a partir de noviembre (y durante un año vista), Júpiter ingresará en el signo de Sagitario, que representa la otra punta del triángulo. Como digo últimamente: ñam ñam.

Hay otro ciclo, el de 14 años, formado por las conjunciones que se suceden entre Júpiter y Urano. La última conjunción producida fue en el 2010. Podríamos ver que este ciclo también puede ser fraccionado en diversos fotogramas sucesivos. Ahí veríamos la secuencia formada por la conjunción, por el semisextil, por el sextil, etcétera. Pero ya hablé de ello en diversos artículos. Sólo les recordaré que la oposición, el momento álgido sumo, sucedió a finales del pasado año y principios de este. El aspecto próximo más favorable acontecerá a finales del 2019. Y como el 2020, además, se presentará lleno de agitación astral, soy del pensar que ese año será el más decisivo, aunque empezaremos a percibir más claramente el horizonte correspondiente a partir de este próximo noviembre.

sábado, 3 de marzo de 2018

Sobre el uso de pseudónimos en Facebook


Unos apuntes con bala sobre el uso de pseudónimos en las redes sociales y su relación con la esquizoidia social

De mi experiencia en facebook, fabulo y elucubro sobre lo siguiente:

Debo decir que no uso pseudónimo en ningún caso, ni en mi perfil personal ni en la página complementaria. Sin embargo, puedo entender que haya personas que hagan uso de un alias, de un nickname o de un pseudónimo. A este respecto se me ocurre lo siguiente:

Hay personas que usan pseudónimo para poder llevar una doble vida. Las hay que pueden utilizar más de un pseudónimo, tantos como vidas desdobladas necesiten vivir. Estas vidas desdobladas pueden tener diversas causas, algunas muy curiosas, pintorescas o, incluso, chocantes. Hay personas que prefieren esconderse, por razones que todos podemos imaginar. Como por ejemplo:

- Personas que no quieren que en su familia sepan quiénes son en realidad. También puede ocurrir que este perfil pseudonómico sirva para lo contrario. El nivel de esquizoidia es alto en el siglo XXI, y más con las redes sociales, que lo ponen las patologías sociales en una evidencia que clama al cielo.

- Personas que defienden una idea contraria a la que defenderían si diesen a conocer su nombre real.

- Personas que son muy conocidas y relevantes socialmente, pero que prefieren interactuar sin que se sepa quiénes son. En este sentido, nos podríamos encontrar con escritores o guionistas a la caza de ideas proferidas por personas sin relevancia social o mediática. Se trataría de tiburones a la caza de pececillos.

- Personas que trabajan para agencias de comunicación, que usan más de un perfil y con diferentes nombres. Por ejemplo, fulanito de tal usa un perfil para hablar mal de según quién (pagado por un adversario), mientras que en su otro perfil habla bien de la misma persona que en el otro hablaba mal (cobrando de la otra parte).

- Personas que actúan como asesores financieros, voceros de entidades oscuras relacionadas con bancos, usando un pseudónimo por las mañanas. En cambio, por las tardes militan en organizaciones que están en contra de la deshonestidad bancaria, eso sí, con otro pseudónimo. Me recuerdan a ciertos grupos de inversión, que ponen dinero para que en ciertos medios de comunicación se hable más de un partido que de otro; o viceversa, según lo que convenga en diferentes momentos. Dicho sea de paso: una misma mano, la que mece la cuna, da apoyo a partidos antagónicos, para que sus discrepancias beneficien a un tercero.

- Y también hay personas que usan el pseudónimo por motivos de trabajo (por ejemplo, muchos free-lances). Por ejemplo: personas que cobran pensión por minusvalía (o por otro motivo entre real y fingido) y que necesitan que no se sepa, para que no les quiten la pensión o subvención. Es decir, personas que trabajan ocultos, para que no se les vea la cosa. O personas que trabajan para instituciones del estado, pero que simultanean otra ocupación lucrativa por libre.

Seguramente se les ocurrirán más casos relacionados con otros usos de pseudónimos. Se admiten sugerencias.

Como ven, el nivel de esquizoidia colectiva sube sin parar. Ya lo dijo King Crimson en aquel memorable disco, del cual pongo la portada como ilustrativa de este artículo.

Experiencia Aurum Metallicum

La primera vez que tomé Aurum Metallicum fue como consecuencia de un bloqueo. Estaba escribiendo "La Empresa y los 5 elementos". En concreto, sentí una sequía creativa cuando estaba intentando describir el elemento Fuego, el que tiene que ver con el corazón y con el intestino delgado. No había manera de continuar la escritura de ese capítulo, y yo no soy muy dado a dejar un tema para seguir con otro. Me sentía bloqueado y obsesionado. Lo peor del caso es que me juzgaba a mi mismo muy duramente. O dicho de otro modo: me culpabilizaba por no ser capaz de proseguir. Llevaba semanas sin poder escribir. Estamos hablando de 10 años atrás. El caso es que me encontré por casualidad con Antonio Anguren, médico y homeópata, a quien había conocido unos años antes en una reunión tenida en una casa particular. El caso es que me recomendó que tomara Aurum Metallicum. Y a continuación paso a comentarles cómo fue la experiencia derivada de esas primeras tomas.

Fue tomar Aurum Metallicum y pasó lo siguiente: al cabo de un par de días aparece una noticia en el periódico. Versaba sobre un descubrimiento que unos neurocientíficos acababan de hacer acerca del segundo cerebro, muy relacionado con el intestino delgado, en el que hay tanta o más actividad neuronal que en el cerebro. El caso es que la noticia parecía venida del cielo. O lo que es lo mismo: algo de mi estaba esperando la pieza que faltaba para acabar de romper el rompecabezas. Y tanto fue así que retomé la escritura del libro y ya no paré hasta concluirlo. Mi conclusión de aquel momento es que la homeopatía funciona por dentro y por fuera. Y a veces comprendes mejor lo que sucede observando qué cosas suceden alrededor de uno. Es decir, tomas un homeopático, en este caso Aurum Metallicum, y en principio no notas nada por dentro. Sin embargo, a la que pones atención al mundo exterior, todo son pistas explícitas.

He ido tomando Aurum Metallicum en muy contadas ocasiones. Intuyo que es un medicamento que hay que tomar con mucho cuidado y sin abusar de él, pues remueve mucho. A veces remueve el cuerpo; otras, la psique; y otras, lo que se remueve es el entorno, como ayer, que hice unas tomas. Ahora les explico.

Antes de esta última toma de Aurum Metallicum había estado tomando Calcarea Phosphorica. La experiencia relacionada con este último homeopático fue la siguiente: cuando caminaba por la calle, daba la preferencia a las demás personas, a los ciclistas, a los peatones, a los patinadores, etcétera. De deduzco de ello que el tipo Calcarea Phosphorica es alguien que parece ser muy bien educado, que da preferencia al otro. Pocos días después, tras unos días sin tomar nada, vuelvo a tomar Aurum Metallicum. La experiencia es la siguiente: durante el primer y segundo día de las tomas siento que ya no cedo el paso a los demás. Me digo a mi mismo, cuando veo a un ciclista: "si te esperas que yo me aparte, lo tienes claro". La experiencia parecía el reverso de Calcarea Phosphorica. Ayer, durante la tercera toma, salgo de casa y al cabo de unas travesías me encuentro con que los coches de la guardia urbana llegan a toda velocidad en contradirección. Veo que hay un corro de personas alrededor de un hombre tendido en medio del asfalto. Estoy hablando de la calle Valencia esquina Passeig de Sant Joan, un lugar especialmente transitado. A ese hombre le están practicando la respiración artificial. No se ve que haya sido un accidente, sino más bien un desplome por infarto. La experiencia resultó ser de impacto, tanto por los coches de policía, que iban en contradirección a toda velocidad, como la imagen del hombre tendido en medio del asfalto. ¿Podría deducirse que Aurum Metallicum pueda ir bien a alguien con riesgo de infarto? Es posible, pues en el sistema de medicina chino, como comenté al principio, el corazón y el intestino delgado forman parte del mismo sistema: el Fuego. El Fuego, que quema por dentro y por fuera. Y hasta es posible que los candidatos a padecer un infarto sean personas auto-exigentes, tanto como para sufrir por cosas que les lleven a auto-infartarse. Por cierto, la palabra infarto me lleva a pensar en harto, auto-harto de sí. Ignoro si hay conexión filológica al respecto.

Quien desee leer lo que escribí en el 2015 en relación al carácter relacionado con Aurum Metallicum, lo tienen aquí: Aurum Metallicum y el grado 5 de Sagitario.
Y quien desee hacer lo mismo con el carácter de Calcarea Phosphorica, lo tienen aquí: Calcarea Phosphorica y el grado 15 de Acuario.

miércoles, 28 de febrero de 2018

El tranvía esquizoide del siglo XXI

Estamos en Barcelona, en el siglo XXI. En el anterior, cuando desaparecieron los tranvías, allá por los primerísimos años 70, se celebró el hecho como si se tratara de algo bueno. Parece como si los tranvías fueran incordiantes. Sin embargo, intuyo, el motivo fue otro: ¿acaso favorecer a las constructoras de autobuses, que eran nacionales? Es muy posible, pues la mayoría de los tranvías entonces en circulación eran importados de Estados Unidos (de segunda mano). Unos cuantos años más tarde, en el 2004, los tranvías volvieron a rodar. Esta vez, eso sí, nuevos, flamantes. La razón de este retorno, según dicen, es porque es un medio más ecológico. Y yo tengo mis más y mis menos con esta excusa pro ecológica.

De acuerdo con que el tranvía es (o era) más ecológico que el autobús. Este argumento resultaba bastante creíble hace, por ejemplo, 20 años. Pero de un tiempo a esta parte, con los avances en motores híbridos, el asunto de la ventaja ecológica no está tan clara. El Ayuntamiento de Barcelona quiere impulsar la prolongación del tranvía por la Diagonal, una avenida que hace poco tiempo ha sido reformada. Ello supondría volver a reformarla, a hacer obras, etcétera. Y todo con la excusa de la ecología y la sostenibilidad. Pero en qué quedamos: las instituciones municipales apuestan por el motor híbrido o nos quieren meter un gol con el tema del tranvía. ¿Alguien me puede explicar si Barcelona está siendo gobernada por quienes suponemos o, más bien, por lobbies de todo tipo, incluyendo, por decir alguien, la Siemens. Y si estiramos del hilo, observaríamos que la mayoría de decisiones que se toman en otros temas vienen total o parcialmente influenciadas o coaccionadas por lobbies industriales o empresariales (etcétera).

Otra: ya puestos pensar en términos ecológicos, ¿por qué no implantar el trolebús, y más ahora que pueden conmutar el motor híbrido con la catenaria? Hay trolebuses que pueden funcionar de un modo eléctrico (con trole) o con motor (híbrido) según se den las circunstancias.

Y la otra: el tramvia blau está de pausa hasta nuevo aviso, según dicen, o quizá esté yendo hacia su desaparición definitiva. Me parece una buena idea que haya un tranvía como este, por el testimonio de un tiempo pasado. O por el turismo, que bien lo aprecia. Ya puestos: ¿por qué no prolongar su recorrido hacia Vallvidrera, por un extremo, como antiguamente, y hacia el Monasterio de Pedralbes, por el otro? Si de lo que se trata es ofrecer alicientes turísticos, ¿no podría acometerse un proyecto tal?

En fin, diletancias esquizoides en una ciudad igualmente esquizoide.

martes, 20 de febrero de 2018

El enigma 2020 y la Criptosociedad


¿Se volverá el capitalismo criptocapitalismo?
¿Se volverá la sociedad criptosociedad?

Me referiré a un tema que nos llevará a experimentar un punto de inflexión en el 2020. Hablo de las conjunciones entre Saturno y Plutón. Y justamente en el 2020 se produce una. De hecho, el 2020 va a ser un año rico en conjunciones, o lo que es lo mismo: un año de finales y principios muy sonados. Vamos, que lo vamos a notar, y muy mucho. A parte de la de Saturno y Plutón, tendremos la de Júpiter y Plutón y la de Júpiter con Saturno. Estamos ante una incógnita que puede ser dramática.

En 1982 se produjo la anterior, la que inicia el actual ciclo sinódico entre Saturno y Plutón que concluye en el 2020. Estamos, pues, ante la agonía del ciclo. Esa conjunción, la de 1982 acaeció en el signo de Libra. La anterior, la de 1947, fue en el signo de Leo. Entre Leo y Libra se forma un armonioso sextil. O lo que es lo mismo: el contenido histórico de los periodos respectivos -1947-1982 y 1982-2020- representa una cierta continuidad lógica. Sin embargo, la próxima, la del 2020, se hace en el signo de Capricornio, que hace cuadratura con el signo de Libra. Ello me lleva a pensar que la ley del péndulo actuará de forma particularmente intensa y dramática. Como Saturno y Plutón tienen que ver con el poder, con quienes lo ejercen y con quienes lo sufren, veremos una actitud como poquísimas veces antes habíamos visto. Este cambio de ciclo viene revestido de un reverdecimiento de lo inquisitivo. En otras palabras: vamos a asistir a un golpe de estado que quienes detentan el poder se hacen a sí mismos. Voy a procurar razonarlo.

La conjunción de 1982 abrió el periodo neoliberal, caracterizado por la deslocalización y desregulación de lo empresarial, de lo laboral, de lo económico y de lo financiero. Se nos vendió la historia de que el progreso era para todos, siempre que las personas fueran lo suficientemente astutas y avispadas. Fruto de esta idea son los nuevos ricos, aquellos quienes supieron llenarse los bolsillos. No me meteré con el tema de la honestidad. Lo cierto es que la crisis que nos ha asolado durante estos años ha sido fruto de toda esa forma de hacer (o de deshacer). Se podría decir que muchos contratos se escribían en servilleta de papel. O lo que es lo mismo: el progreso se basaba en la confianza de unos hacia otros. Esta confianza generó riqueza para algunos y estafas para muchos. Es lo que tiene pasar de lo regulado a lo des-regulado.

A partir del 2020, y lo vamos notando ya, como la conjunción se hace en Capricornio (y en cuadratura con la anterior, la de Libra), vamos a asistir a una super-regulación. Es decir, una regulación obsesiva y neurótica. O dicho de otro modo: la actividad libre, especialmente la profesional, va a ser interceptada. De hecho, cada vez hay más personas que se quejan de que sus cuentas en redes sociales han sido bloqueadas. Por consiguiente, vamos a ir viendo como se forman dos clases sociales: una aristocracia laboral negra y un precariado multicolor. El mundo va camino de convertirse en un feudo desde el cual se intentará controlar todo. Pero el problema no será el control sino la forma que adoptará, neurótica y obsesiva. Ello nos llevará a vivir episodios que nos recordarán a los de la inquisición.

Una consecuencia previsible es que se procurará que en las profesiones no haya demasiadas personas que se dediquen a cada una de ellas. Es decir, podrán desarrollar una carrera profesional unas pocas personas. El resto vivirá del vasallaje y de la prostitución (laboral) a bajo precio.

Ignoro qué pasará con los astrólogos, que tanto proliferamos en las redes sociales. Si aplicamos lo anteriormente dicho, únicamente podrán dedicarse quienes paguen impuestos por su dedicación. Es decir, los que estén dados de alta en el gremio correspondiente. ¿Quiere ello decir que se va a acabar el trabajo ejercido por libre? Es posible.
El otro motivo de inquisición es que se rumorea de que se va a impedir la libre circulación de opiniones. Es decir, supuestamente vamos a ir a un mundo más seguro y mucho menos libre. Bueno, lo de la seguridad es un decir. Supongo que los astrólogos, en la medida que vaticinamos cosas que atañen a los poderosos y a los aspirantes a ejercer el poder, especialmente por parte de quienes hacemos astro-mundial, vamos a ser objetivo experimental. Es algo que lo notaremos progresivamente según atravesemos el 2020. Los motivos para la persecución de la astrología van a volver por sus fueros. Y los que hacen astrología psicológica también van a recibir invectivas por quienes se sientan únicamente legitimados para ejercer oficios psicológicos. O lo que es lo mismo: los astrólogos que quieran ver protegido su trabajo deberán colegiarse, constituirse en aristocracia y pagar impuestos. Y hasta es posible que si los astrólogos nos constituyéramos en colegio profesional, éste acabaría siendo igual de inquisitorial.

Discúlpenme, pero hoy estoy goyescamente fabulador. No me hagan mucho caso.

Para quienes están siguiendo el tema político que afecta a la relación entre España y Catalunya: Este ciclo, el que se inició en 1982, prácticamente discurre en paralelo con la formación del estado autonómico español y el desarrollo y despliegue de las leyes que lo regulan. Como decía antes, ahora estamos en la agonía de dicho ciclo. Pronto veremos qué es lo que pasa con España y con su estado autonómico.


sábado, 17 de febrero de 2018

El Eneagrama de David Barba

A resultas de una conferencia sobre el Eneagrama.

Durante mis primeras incursiones en el Eneagrama, deduje que mi Eneatipo era el 6. Era una etapa en la que me había asociado a un sentimiento de fracaso (y le tenía mucho miedo, todo sea dicho). Más adelante, unos cuantos años después, me asociaron con el 7. De hecho, una amiga que es terapeuta gestáltica, y muy fan del Eneagrama, me dice que soy muy locuaz. Bien, puntualizo, soy muy locuaz con ella, que me inspira a ello.

En cambio, ayer, en la conferencia de David Barba, me consorcié con el Eneatipo 5, el que corresponde al avaro. O sea: durante una buena temporada pondré mi percepción acerca de mis capacidades (las que me quedan) en adobo, a ver si hay algo que sea digno de fructificación.

Otra cosa de la conferencia de ayer: el Eneatipo número 4 es el que corresponde a la envidia. Y según leo en el libro de David, se corresponde con las brujas (y los brujos). Y según recuerdo, en mis andanzas con videntes, veo que es donde hay más envidias y puñaladas traperas. Lo cual no quiere decir que alguien que encaje en el Eneatipo 4 tenga que ser vidente o paranoico.

En fin, menos mal que el mapa no es el territorio, y que el territorio no es el terreno. ¡¡ Menos mal !!

miércoles, 7 de febrero de 2018

El fracaso de la política

El fracaso de la política o la enfermedad como forma de poder.


Observando lo que ocurre en el mundo, parece que la política sea una tortuga con artrosis. Todo avanza a gran velocidad, aunque hay países en los que la artrosis es mucho más grave e invalidante. Lo vemos, por ejemplo, en España, un viejo país que parece no poder sostenerse. El resultado es que todo se ve patético y agónico, mientras soluciones que darían agilidad a los conflictos planteados resultan amenazadoras para el enfermo, que utiliza el inmobilismo propio de su enfermedad como forma de poder.


La política según la astrología moderna.

La política, y los políticos, están asociados a Júpiter. Eso es lo que sostiene la tradición astrológica. Sin embargo, desde que se descubrió Quirón los políticos pertenecen a su ámbito. Es decir, son jupiterianos, por su exposición pública ante la gente y ante los medios de comunicación. Y son quironianos, además, porque no pueden decir la verdad, ni pensar abiertamente. Si Quirón es un lisiado, los políticos entran dentro de esta categoría. Antes del descubrimiento de Quirón, los políticos podían estar revestidos de un carisma. Recordemos a Churchill o a Eisenhower. En cambio, a partir de la década de los años 60, a resultas del asesinato de Kennedy, el perfil que se corresponde con el político contemporáneo es el de alguien cuyas decisiones están coaccionadas por elementos ajenos a lo político: el mercado, las corporaciones, lobbys, etcétera. Por tanto, pues, la figura del político es cada vez más oscura y entorpecedora. Podríamos decir que los políticos son los cortafuegos del sistema. Son personajes con gran exposición pública y sin nada que decir. El político es un valido inválido.

Sobre un aspecto astral que influye, y mucho, en la historia de España.

Siguiendo con lo dicho al iniciar este escrito, vemos que ahora mismo hay un aspecto entre Saturno y Quirón. Es un aspecto lento que viene aquejándonos desde hace unos cuantos meses. Los aspectos entre Quirón y Saturno son de lo más frecuente en cartas astrales de políticos. La unión de ambos da lugar a la procrastinación, una forma de miedo o imposibilidad para decidir, pues la persona se halla fuertemente coaccionada por cosas que no puede desvelar. Sin embargo, más allá de las cartas astrales de personas que se dedican a la política, el actual aspecto de cuadratura entre ambos es decisivo en la historia reciente de España.

La actual cuadratura entre Quirón y Saturno la percibimos, por ejemplo, en la actitud del gobierno de Madrid ante el tema planteado en Catalunya. También lo vemos en el resto del mundo, en el que la política se ve desbordada por los viejos y por los nuevos problemas que una sociedad en rápida transformación plantea a los poderes públicos.
La anterior cuadratura entre Saturno y Quirón coincidió con la muerte de Franco y la consiguiente restauración de la monarquía borbónica. Y la anterior, 1935-1936, coincidió el inicio de la guerra civil española. Y la anterior, en 1914, coincidió con el inicio de la primera guerra mundial y la puesta en marcha de la Mancomunitat de Catalunya.

Este aspecto de cuadratura entre Saturno y Quirón se manifiesta como debilidad profunda disfrazada de prepotencia inmobilista. O lo que es lo mismo: un profundo sentimiento inconfeso de torpeza, el cual es maquillado con una actitud legalista e inflexible.

Un apunte sobre el actual tránsito de Júpiter en Escorpio.

Júpiter ingresó en Escorpio en octubre de 2017. Y ahí estará hasta noviembre de 2018. Escribí de ello en un artículo que publiqué y que llevaba por nombre 10/10/2017: Júpiter, Escorpio, Catalunya.
Las dos ideas básicas que se pueden asociar a esta posición es que el proceso catalán ha entrado en fase de oscuridad. Si tenemos en cuenta que la situación es como un fotograma de una película, la oscuridad es previa a la luz. La cuestión es ir prestando atención a los ingresos de Júpiter en cada signo. Y si tenemos en cuenta que en el 2010 Júpiter ingresó en Aries, y si vamos viendo las cartas de los ingresos en cada signo, desde Aries hasta el día de hoy, vemos que el proceso y cada una de estas posiciones han ido a la par. La próxima entrada de Júpiter en Sagitario, en noviembre de este año, presenta un panorama muy diferente del que está presentando ahora, con la carta del ingreso de Júpiter en Escorpio. O lo que es lo mismo: mientras Júpiter esté en Escorpio, el débil se mostrará fuerte y el fuerte, para seguir siéndolo, deberá hacerse pasar por muerto, herido, náufrago o vulnerable. Esta situación cambiará rápidamente cuando Júpiter ingrese en Sagitario (a partir de noviembre).

En relación al ciclo de 12 años de Júpiter, que se inició con su ingreso en Aries, vemos que su tránsito en signos de Fuego, que forman un triángulo en el tiempo, están coincidiendo con puntos de inflexión muy significativos. En Aries se inició el proceso soberanista; en Leo se celebraron las consultas del 9-N, que sirvieron para aquilatar la fuerza del independentismo. Y ahora falta por saber qué nos puede traer el tránsito de Júpiter por Sagitario. De momento, la carta del ingreso (noviembre de 2018) augura un punto de inflexión muy sustancioso. Vamos, nada que ver con la carta del ingreso en Escorpio.

Este futuro tránsito de Júpiter por Sagitario me da pie para la siguiente reflexión: Si España fue rescatada debido al tema financiero (aunque haya alguien que diga que no lo fue), también podría ser rescatada por el tema político (aunque ese mismo alguien sostenga que no lo será). 

El otro ciclo relacionado con el proceso catalán, a parte del ciclo de 12 años de Júpiter, es el de 14 años formado por el ciclo sinódico entre Júpiter y Urano, cuya conjunción iniciática tuvo lugar en el 2010. Por consiguiente, tomando este ciclo para monitorizar las diferentes situaciones acontecidas desde entonces, vemos que cada aspecto que forman tiene relación con los sucesivos quiebros y requiebros que el proceso político ha ido experimentando a lo largo del ciclo. Una curiosidad relacionado con el ciclo Júpiter-Urano es que la historia del catalanismo está trufada en sus acontecimientos fundamentales por este ciclo. Si les interesa información complementaria relacionada con ello, pueden encontrarlo en este enlace: Catalunya y el ciclo de 14 años.
Del actual ciclo, el que se inicia en el 2010, el primer trígono que ambos formaron aconteció en el 2014; y el segundo y último trígono acontecerá a finales de 2019. Los trígonos son favorables para las causas auguradas por la respectiva conjunción, la del 2010. Y todo se pone a tiro para que el 2020 resulte fundamental, un año rico en eventos astrales. 

La astralidad de Saturno y Pholo.

Además de los ingresos por signo de Júpiter, y el ciclo sinódico formado por Júpiter y Urano, tenemos los ingresos respectivos de Saturno y Pholo en Capricornio. Saturno en Capricornio representa la tentación de acumular más poder por parte del poderoso. En cambio, Pholo representa una tendencia inconsciente a actuar en contra de los propios intereses. Y eso es algo que estamos viendo en muchos aspectos de nuestras vidas. La función de Pholo, compleja, es que cuanto más se propone uno conservar algo, más acaba perdiéndose. Este hecho resulta más patético cuando uno está expuesto a la mirada pública, como es el caso de los gobernantes. En relación al conflicto entre los catalanes y el gobierno de España, y viendo que la política va de parálisis en parálisis (asociando este hecho a la cuadratura entre Saturno y Quirón), los progresos se producirán desde iniciativas privadas, por estar liberadas de la exposición pública.

Macroastrología: Afectación del ciclo Eris en España.

En algunos artículos publicados en este blog, les comenté la importancia que tienen los tránsitos de Eris en la historia imperial de España. Eris es un planetoide del mismo tamaño que Plutón, pero mucho más alejado. Su ciclo se le puede asociar con uno de los que maneja Alexandre Deulofeu en su Matemática de la Historia. Por ejemplo: Eris está en el grado 19 de Aries en el mapa correspondiente con la boda de los Reyes Católicos. La siguiente vez que transitó por ese grado fue durante el gobierno de Zapatero.

En relación al ciclo sinódico formado por Eris y Plutón, podemos deducir que es especialmente importante para la relación entre la élite burguesa catalana (aspirante a influir en los gobiernos españoles) y la élite caciquil española. Esta idea la expuse especialmente en este artículo: El ciclo capital de 357 años. En él desarrollé la idea de que la conjunción y las cuadraturas son determinantes para esta relación. Y ahora tenemos ante nosotros la próxima cuadratura, que acontecerá en el 2020.
En relación a este punto, deduzco que el proceso independentista catalán está siendo utilizado por parte de esta élite para situarse en España. El síntoma más claro es el auge de Ciudadanos, apoyado por el Opus Dei, por La Caixa, por el Banc de Sabadell, etc... además de por la FAES de Aznar. 
Deduzco de ello que el ámbito privado está haciendo lo que la exposición pública de la política no permite hacer.

martes, 30 de enero de 2018

2018: Dies Irae

Seré breve en este escrito. Hace unos días puse en el muro de facebook un listado de fechas que califiqué de demoníacas. A resultas de algún comentario por parte de lectores, pensé que sería bueno matizar qué quise decir con la palabra demoníaco. El demonio no existe fuera del humano. Y no es que la energía de lo demoníaco no exista en la naturaleza, que lo está, y mucho. Es más bien el uso que el humano hace de esa energía. O dicho de otro modo: lo demoníaco es la transformación negativa de una energía que en estado natural no es ni demoníaca ni angélica. Esto nos llevaría a pensar que lo demoníaco (o como lo quieran llamar) es la consecuencia de estar dando la espalda a la naturaleza. O lo que es lo mismo: eso que llaman progreso tiene algo de maléfico, acaso agazapado tras eso que llamamos ley, orden, progreso, etcétera. Lo demoníaco es la consecuencia de una idea de progreso que se ha ido pervirtiendo. Por ejemplo: el menosprecio de la intuición y de lo femenino, en beneficio de una idea de progreso racional que ha resultado totalmente quimérica, trae que esa energía menospreciada, en la medida que es una traición a la naturaleza, se vuelve en contra nuestra. Este volverse en contra es proporcional a los prejuicios racionalistas con que hemos ensalzado una determinada comprensión de progreso. 
También veríamos que este anihilamiento tiene otras repercusiones. El racionalismo ha supuesto una represión de las capacidades mágicas. Y cuando a la magia se le da la espalda, la naturaleza en la que se ampara se pervierte hasta volverse en contra.

Si lo prefieren, podemos llamar Dies Irae a estos días demoníacos. En estos días son posibles los brotes psicóticos, los suicidios, las tendencias suicidas no consumadas del todo, la violencia inesperada, los actos fallidos, actos impropios de personas que se tenían por letradas, calmadas y racionalistas. También: actos de desobediencia, actos ridículos por pérdida de control, actos vandálicos por parte de personas con corbata y tacón. O incluso, la manifestación del lado más oscuro en personas que dicen defender la razón, la ley y el orden.

Por cierto, la película de Carl Dreyer que propongo como apoyo a este texto es un ejemplo magistral de esto que les digo: la persecución de la sabiduría legítima (de una mujer, que somos todos) por parte de quienes dicen defender el orden. Si ustedes ven la película, verán que es de rabiosa actualidad. Y digo de rabiosa porque es justo con lo que nos estamos encontrando, la rabia extrema, nos encontraremos y nos seguiremos encontrando si seguimos negando lo obvio de la naturaleza completa que existe en el humano (y en la naturaleza insobornable de su bestialidad de fondo, de una bestialidad que comparte con la naturaleza elemental de la existencia).

La soociedad moderna, de tanto presumir de progreso y evolución, acabará fagocitándose a sí misma. La barbarie no ha sido superada. El ser humano, en según qué condiciones, es vandálico, por más que presuma de evolución y demás argumentos ilusorios.

El listado de los días en cuestión, Dies Irae, son estos:

- el 31 de enero.
- el 1 de febrero.
- del 7 al 13 de febrero.
- el 18 y el 19 de febrero.
- el 5 y 6 de marzo.
- el 13 y el 14 de marzo
- el 19 y el 20 de marzo.
- el 22 y el 23 de marzo.
- el 10, 11, 12 y 13 de abril.
- el 27, 28, 29 y 30 de abril.
- el 1, 2 y 3 de mayo.
- el 13 de mayo.
- el 26 de mayo.
- el 29 y 30 de mayo.
- el 10 y el 11 de junio.
- el 17 de junio.
- el 27 y el 28 de junio.

El tema del que hablo es de la energía de Lilith, un eje energético de alto voltaje que hace sufrir a quien la niega o la reprime.

Ah, por cierto, un ejemplo de ello es la estrecha relación que tienen las zonas en las que la corrupción política está más instalada con la existencia de prácticas satánicas. Si ustedes van a internet, pueden consultar palabras como: Carlos Fabra, sectas satánicas, el caso del Bar España. No sería de extrañar que durante estos días de ira aparezcan casos aún más escandalosos que relacionan corrupción política con asesinatos rituales.

Estos días aquí señalados afectarán a personas que tengan aspectos  sensitivos de Lilith en su Carta astral. En estos días hay más posibilidades de enloquecer. Prueba de ello es que las consultas de terapeutas, psiquiatras y exorcistas van a ir muy solicitadas. De ello hablé en un libro de psicología astrológica llamado: Lilith: el enfado interior.

domingo, 28 de enero de 2018

Presencia del Gran Cabrón


" En aquellos tiempos, entre 1984 y 1998, se generó el autoengaño que nos llevó a aplaudir lo que ahora condenamos."

Los años de Plutón en Capricornio (Presencia del Gran Cabrón: 2008-2023).

En otros escritos, todos publicados en este blog, les hablé de lo importante del tránsito de Plutón por Capricornio. En concreto, y refiriéndome a los decanatos, describí cómo sería el paso por cada uno de ellos. El paso por el primer decanato, entre el año 2008 y el 2013, nos puso en alerta por temas financieros y bancarios. El paso por el segundo, entre el 2013 y el 2018, nos ha dejado una serie de reformas en el mercado de trabajo que han provocado una degradación de las condiciones laborales y una amenaza en lo relativo a la seguridad, además de un sentimiento de zozobra en cuanto al futuro de las coberturas sociales. Y el tránsito de Plutón por el tercer decanato de Capricornio, el más agresivo de los tres, a partir de febrero de 2018 y hasta el 2023, augura grandes cambios en el funcionamiento de las instituciones. O lo que es lo mismo: la etapa proteccionista que se inició con la instauración del moderno estado-nación, que es como decir de 200 años para acá, se va a ir extinguiendo y transmutando durante estos próximos 5 años. El tercer decanato es el más delicado, hermético y profundo. 

El común denominador de este tránsito de Plutón por Capricornio (2008-2013) está poniendo en evidencia el alcance de ciertas ambiciones humanas. En concreto, estamos viendo cómo el sistema funciona sin ningún tipo de vergüenza. Lo cual es como decir que se nos ha caído la venda de los ojos. O sea: no es que el sistema se haya vuelto más corrupto en estos años, sino que, más bien, estamos viendo lo que antes no estábamos preparados para ver. La consecuencia es que observamos con horror todo lo que de perverso tiene el sistema político, financiero e institucional que forma el sistema en que vivimos.

Aún con ello, me gustaría plantear la siguiente hipótesis: Plutón tiene que ver con el poder. O mejor dicho: con la percepción que se tiene de él y de quien lo detenta. El verdadero poder no es tanto de Plutón como de Neptuno. Es Neptuno el planeta cuyos principios auxilian y apoyan la pervivencia de las élites en el poder: cómo se lo reparten, cómo se blindan, cómo nos engañan, cómo nos duermen. Plutón sería el despertar de la anestesia.

Así, pues, para poder comprender este tránsito, el de Plutón por Capricornio, recordemos qué sucedió cuando Neptuno transitó por este signo, pues fue ahí cuando se crearon las condiciones bajo las cuales fuimos adormilados.

Los años de Neptuno en Capricornio (Presencia del Gran Cabrón: 1984-1998).

Como les acabo de indicar, los años de Plutón en Capricornio muestran lo que se estuvo abonando durante los años de Neptuno en Capricornio. Lo que hoy es de una agresividad que asusta y nos horroriza (Plutón transitante por Capricornio), ayer estuvo escenificado por una ambición que la manada humana anhelaba, aplaudía y envidiaba (Neptuno transitante por Capricornio).

Voy a simplificar con esta generalización: el tránsito de Neptuno por Capricornio generó el autoengaño necesario como para hacer que aplaudiéramos lo que ahora condenamos

El tránsito de Plutón por Capricornio opera como si se tratara de una lupa o un bisturí. Vemos a través de él lo que entre 1984 y 1998 no éramos capaces de intuir en sus consecuencias. Lo que Neptuno adormece, Plutón lo despierta de su letargo.

Durante los años de Neptuno en Capricornio fueron los de la cultura del pelotazo, los de la llamada beautiful people. Recordemos, por ejemplo, el ascenso social y económico de Miguel Boyer. Recordemos a Mario Conde, a Javier de la Rosa, etcétera. Recordemos que en esos años George Soros hizo salir la Libra esterlina del sistema financiero mundial, mediante una maniobra especulativa. Durante esos años (justo al iniciarse el tránsito de Neptuno por el tercer decanato) tuvimos noticia del caso de las niñas de Alcásser, que nos conmovió a fondo. Lo curioso del caso es que ahora, con Plutón transitando por los mismos grados por los que transitó Neptuno en aquel momento, el asunto ha vuelto a ocupar espacio en los medios de comunicación, junto con otros casos de violencia brutal (el caso Diana Quer, por ejemplo, o rumores de sacrificios humanos cometidos por sectas satánicas, las cuales, parece ser, actúan por encargo de personas socialmente relevantes). Por si fuera poco, Paco Lobatón, un periodista muy popular en aquellos momentos, está volviendo ahora a la televisión nacional. Y ahora sólo falta que vuelva Pepe Navarro. Ah, y fueron los años de la presidencia de José María Aznar, el gran sembrador de lo que ahora ocurre en España y en Catalunya. Otro ejemplo de esto último fue la creación del Foro Babel en 1996, movimiento que sirvió para propulsar, años más tarde, la creación de Ciudadanos. 

Los años de Neptuno en tránsito por Capricornio fueron los años en los que implantó el sistema neoliberal, consistente en des-regular y privatizar todo lo que antes estaba regulado y bajo el poder de las instituciones públicas. Recordemos que la caída del muro de Berlín y el quiebre de la Unión Soviética tienen lugar con Neptuno en tránsito por Capricornio. En España, por poner un ejemplo, se crea el Ibex-35, del cual les recomiendo que lean este artículo: Cáncer Terminal: 2010-2020pues resulta complementario de todo lo que les estoy contando. Y en Barcelona, con sus olimpiadas de 1992, que sirvieron para implantar un modelo turístico del cual ahora abominamos.

Resulta curioso observar cómo una etapa ya sucedida reverbera en tiempo presente.