viernes, 12 de diciembre de 2014

El berenjenal español

El berenjenal español y la política líquida.

De Alfred Pastor leo un artículo sin desperdicio publicado hace unos días en el que habla de la aversión al riesgo, que me da para pensar si este asunto es extrapolable a otros ámbitos. De su lectura deduzco que es un tema endémico, el del miedo. Miedo al fracaso, aversión al riesgo: todo uno. En ese mismo día escucho a Gemma Ubasart, la representante catalana de Podemos. Denoto en sus palabras algo que me recuerda a otros líderes de nuevo cuño: parece que no tengan ideas propias (o tengan miedo a tenerlas, pues evitan la concisión por sistema), a excepción de las que les sirvan de apoyo a su ambición personal (y no lo digo sólo por ella). Su discurso es una contrucción de mercadotecnia, puro marketing. Nada nuevo bajo el Sol, por otro lado.
Por cierto, de los parlamentos de Gemma, que últimamente veo que sale mucho en TV3, no he entendido nada, salvo que ella esté hecha un lío (o yo).

Entre una cosa y la otra me da por pensar que eso del miedo y la aversión al riesgo lo copa todo y más. Incluso en actitudes aparentemente aguerridas, como las de Oriol Junqueras, etcétera. Me pregunto cómo alguien podrá justificar un cambio de opinión tras haber estado proclamando algo que ha sido contestado desde dentro y desde fuera. Habría que ser muy valiente, además de aguerrido, para contradecir, si ello es mejor, lo que se ha estado sosteniendo públicamente en estos últimos días. Me refiero a lo de las listas separadas, compitiendo con la propuesta de Mas.

Entiendo que estos tiempos de incertidumbre puedan dar lugar a que discursos y liderazgos se conviertan en cosa líquida (parafraseando a Zygmunt Bauman). Es decir, algo sin forma. O que la forma que tienen sólo pretende llegar a lo emocional de las personas, pues en realidad nadie sabe a dónde va, y ni tan siquiera qué ideas defiende (o defenderá, o podría llegar a defender, al cabo de unos días).

Estas personas, vuelvo al caso de Podemos, líderes de partidos emergentes de ideas líquidas, ya no van con un mensaje claro sino con un argumento que parecen haber aprendido en las escuelas de negocios según la moda que toca. Son argumentos, si es que se puede llamar así, artificiales, sin alma. Parecen aspirantes a actores y actrices ensayando para gustar a público y prensa. No importan las ideas sino las escenificaciones y los eslóganes hechos a medida de la indignación, del miedo o de lo que venda más. Sin embargo, de fondo hay una aversión al cambio y a asumir riesgos. Miedo de fondo camuflado de aparente osadía.

De los líderes convencionales, los de la casta, idem de idem: el mismo miedo y la misma aversión. Con un añadido: el fracaso de su modelo.

El lider tradicional tiene mucho que perder; el líder emergente tiene mucho que ganar. Y en ambos casos existe el mismo común denominador: el miedo a soltar lo viejo (unos) o el miedo a no ser consecuente con lo nuevo que dicen defender (los otros).

Vivimos, en estos tiempos que corren, la genial paradoja de ver como la ambición campa por sus fueros, al tiempo que vemos que no hay idea de a donde ir. Es decir: el líder que quiere posicionarse ante su audiencia no sabe a donde ir. Tiene claro que esta es su oportunidad... pero sin saber si lo que dice defender lo podrá defender una vez alcance la cumbre. Nada nuevo bajo el Sol.

Casualidad.

En el mismo periódico leo algo relacionado con Convergencia, que cito textualmente: 
La dirección del grupo de CiU ha visto como algunos diputados han expresado en privado una “lógica inquietud” por su futuro, a los que se ha tranquilizado ofreciendo ciertas garantías sobre salidas profesionales.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Están clavadas dos cruces...

Me propongo en este artículo señalar que los hechos, en concreto dos, pueden contener, más allá de su literalidad, sendas claves simbólicas que pueden interpretadas.

En el plazo de una semana Artur Mas y Oriol Junqueras han expuesto, en sendas conferencias, sus respectivas visiones acerca del panorama abierto a resultas del 9N. La conferencia de Artur Mas, en el Fórum, en el extremo este de la ciudad, allá por donde sale el Sol; la de Oriol Junqueras, en el Palau de Congresos, en el extremo oeste, allá por donde el Sol se dirige a su ocaso. Sólo con este detalle podemos entender que Oriol y Artur tratan de escenificar sus diferencias, por más que digan que quieran llegar a acuerdos. En esas conferencias, según lo visto por los lenguajes no verbales y por los símbolos que concurren, se escenifican las diferencias, más que la voluntad de acuerdo. Es mejor que ocurra ahora que más tarde. Que salga todo ahora, vamos. Imagino que en la próxima vuelta de tuerca, dentro del proceso político, concurrirán otros símbolos. De momento, los que hay indican que cada uno está estirando de la cuerda desde lugares situados a la máxima distancia.

Por cierto, el punto equidistante entre el Forum y el Palau de Congresos se situa en el cruce de Passeig de Gràcia i Diagonal, a tocar de la sede de Convergencia. Curioso, ¿no?

Debo decir que prefiero la lista única integradora propuesta por Mas. La diversidad de listas propuesta por Oriol denota que siente desconfianza hacia Artur. Mala señal. Por otro lado, y esto es lo que chirría, según sostiene Junqueras, que lo de que haya varias listas es para que nadie se sienta excluido. Esto es como decir que esa lista de Mas no puede ser, recela Junqueras, lo inclusiva que dice Mas que debe ser. Según esto, para que nadie se sienta excluido, debería haber listas por barrios, pueblos, gremios, colegios profesionales, asociaciones, sectores sociales, etcétera. Hasta yo quisiera participar en una lista, por favor, para no sentirme excluido.

La otra clave simbólica nos viene dada por la posición respectiva de la Luna en los días de celebración de las mencionadas conferencias. El día de la de Artur Mas la Luna estaba en Capricornio, un signo que indica avance lento, cauto, pragmático, calculador, disciplinado y discriminativo -el seny-. El día de la de Oriol Junqueras, en Aries, como él, un signo impulsivo, directo, impetuoso, aguerrido, espontáneo, rápido -la rauxa-. Estas Lunas denotan incompatibilidad. Habrá que esperar la llegada de otros hitos futuros, los cuales, con sus claves simbólicas respectivas, pueden alumbrar mejor el camino. De momento, la situación expuesta denota que faltan por atar cabos psicológicos importantes.

Artur y Oriol.

Mas y Junqueras, les guste o no, se den cuenta o no, mantienen una relación muy simbiótica y mutuamente interdependiente. De las dos posturas que cada uno defiende sólo una puede prevalecer. No es posible la igualdad, o el pacto a partes iguales, entre ambas posturas. O hay subordinación voluntaria por parte de uno de ellos, o la deriva es la muerte de uno o de ambos, y hasta del proceso independentista. Y esta es la cuestión: ¿quién estará dispuesto a sacrificar su posición en pro de lo que defiende? Y quien deba desdecirse, ¿cómo lo justificará ante su audiencia, especialmente si ésta la ha estado secundando explícitamente?

Según mi parecer, dado lo expuesto, la mejor función de Oriol es velar por que la lista de Artur sea verdaderamente representativa. Es decir, que lo que sostienen ambos acabe encarnándose y transmitiéndose sin fisuras, y no con desconfianzas y tiranteces. Deben aceptar lo simbiótico en su relación. Negar este hecho con tozudería puede llevar a la muerte.

Están clavadas dos cruces.

En relación al proceso soberanista, un elemento clave es la percepción por adelantado de los momentos que en el futuro puedan ser clave. En otros artículos de este blog me he estado refiriendo al 2014, ya cumpliéndose, al 2017 y al 2020. En concreto, el tramo que va de 2014 a principios de 2017 promete ser explosivo. En concreto, y de forma especialmente concentrada, el 2016.

Desde este blog he estado avisando de que en el 2016 se forman dos cruces tremebundas. La primera de ellas la forman Júpiter, Saturno, Neptuno y Quirón, cuya posición en signos mutables se había producido en 1936. Se podría decir que 1936 y 2016 presentan grandes parecidos. Estas cruces, la de 1936 y la de 2016 afectan a aspectos esenciales del carácter de España, en lo social, en lo económico, en lo referente a luchas por el poder, en la tendencia a negar la realidad, en ese espíritu reaccionario que no acaba de soltarse. Así, pues, no hemos llegado aún al annus horribilis español.

La primera cruz, la que asemejará el 2016 a 1936, afectará al primer semestre; la segunda, diferente, lo hará durante el segundo semestre de 2016 y primeros meses de 2017. Esta última se asemeja a la cruz que se formó en el 2010, un año clave en el proceso relacionado con la crisis sistémica. Es de esperar que el 2016, entre una y otra cruz, sea el de los grandes recortes, la de la autodestrucción controlada de la Unión Europea. Lo vamos a notar todos, ya verán.

Yo me pregunto, ante este panorama que les acabo de narrar, qué gobernante querrá estar al frente de un país, con el marrón que nos va a caer encima, si no es por un motivo trascendente.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Silicea y el grado 15 de Piscis

Silicea y el grado 15 de Piscis: la rigidez blanda o la blandura rígida.

“A una zona del cuerpo excesivamente rígida le corresponde otra excesivamente blanda.”
Este aforismo, procedente de las lecturas de los libros de Alexander Lowen, me parece que cuadra muy bien con el temperamento que se correspondería con el homeopático Silicea. Se trata, pues, de un carácter que siente que le falta consistencia, la cual es compensada con rigidez, tanto en la musculatura como en la actitud. Probablemente se trate de alguien que siente que no puede llegar a donde pretende. Quizá se trate de personas ambiciosas, aunque con una falta de estructura interna difícil de asumir o de definir. La mezcla de ambas cosas puede dar lugar a que la persona pueda actuar laxa, cuando la situación requería de firmeza, o rígida, cuando la situación requería de flexibilidad. El resultado de ello es una actitud en la que se alternan la permisividad y la prohibición.

El silex, el sílice, es uno de las materiales más duros existentes en la naturaleza. Por esa razón, Silicea puede ser interesante en casos de rigidez muscular y/o falta de consistencia ósea. En lo psicológico, Silicea puede ser excelente para reestructurar actitudes: para flexibilizar los comportamientos rígidos y para aportar firmeza a actitudes a través de las cuales uno permite lo que no debería permitir.

El grado 15 de Piscis.

Silicea resuena en el grado 15 de Piscis, uno de los grados más saturninos existentes en este signo.
El grado 15 representa a la persona que proyecta sus ambiciones sobre instituciones, comunidades, congregaciones; en definitiva, sobre ideales y causas colectivas, etcétera. Es como si al trascender las propias ambiciones en nombre de una causa mayor se pudiera dar uno el gusto de proclamar que no las tiene, que las ha superado, que ha quedado exento de estar obligado a cumplirlas o a realizarse individualmente a través de ellas. O que tiene un interés transpersonal bajo el cual se cobija. Dicho de otro modo: las comunidades humanas, a través de ideales colectivos, son el vehículo perfecto para obtener la dispensa de encarnar las ambiciones en primera persona. Puesto que uno siente que no tiene fuelle para permitirse la realización en primera persona del singular, mejor que sea en nombre de la primera persona del plural; en definitiva, de un nosotros grande que autorice y legitime lo que a un yo pequeño no le está permitido.
A menudo encontramos personas representativas de Silicea en entornos de poder de alto rango. En estos contextos los individuos son relevantes en la medida en que la institución lo es. Así, pues, son servidores en comunidades complejas, en las cuales pueden encontrar el cauce adecuado para sublimar sus ambiciones.

martes, 18 de noviembre de 2014

Astrología política


A parte de su expresión en la vida de las personas, los momentos fundacionales de empresas, partidos políticos y países también pueden ser monitorizados a través de un mapa astral. Estos que expongo corresponden a las fechas de fundación de Esquerra Republicana de Catalunya y de Convergencia Democrática de Catalunya, partidos que están en el punto de mira. Ambos articulan una buena parte del proceso soberanista que está en ebullición en Catalunya. Sin embargo, gran parte de los debates giran en torno a si la actitud de los partidos (y no sólo CDC y ERC) es la adecuada dada la excepcionalidad del momento. En concreto, se dice que los partidos no muestran señal de sacrificio. Vamos, que no dan muestra de ir más allá de sus intereses de partido. También se dice que haría falta algún tipo de plataforma transversal más transparente y participativa.

Entonces, pues, observo qué movimientos hay en los partidos que pueda augurar algún cambio significativo. Observando ambos mapas se constata que los va a haber. En concreto, en ERC hay un proceso de transformación muy marcado -perceptible en los tránsitos planetarios, tanto de estos últimos años como de los venideros a corto y medio plazo-. En concreto, en ERC se percibe que el periodo de cambios seguirá con gran intensidad hasta el 2019. Sin embargo, las transformaciones en ERC no son nuevas. DE ello deduzco que es un partido muy sufridor y capacitado para aguantar crisis y más crisis.

En la Carta de CDC se percibe que el periodo más intenso todavía ha de venir. En concreto, desde primavera del 2015 hasta el 2018. Sin embargo, en el mapa de CDC no percibo que exista el mismo nivel de resistencia heroica que el que está señalado en el mapa de ERC.

Me pregunto yo si estos partidos, especialmente CDC, aguantarán pruebas de estrés tan intensas. La máquina de arrasar les está afectando, y más que les afectará en estos años que vienen. El ego de cada partido no será el mismo después de este tsunami, si es que queda algo para la posteridad.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Consecuencias de no haber votado NO

Sobre la irresponsabilidad de no haber votado NO.

Pasados unos días, tras la consulta del 9N, los rescoldos siguen vivos. Cada cual ha interpretado los resultados según la opción de sus preferencias. Los partidarios del Sí-Sí  han sido consecuentes. En cambio, los partidarios del NO que no acudieron a votar, aduciendo que era un sucedáneo de referéndum, aún pudiendo haber sido coherentes, incurrieron en una grave irresponsabilidad. Entiendo que si alguien opta por la unidad de España, y quiere ser consecuente con esta opción, debe aprovechar todas las oportunidades que se le planteen para manifestarla, incluyendo, y con razón, la del 9N. Debido a esta irresponsabilidad, el resultado del NO resulto claramente minoritario, lo cual da lugar a que el gobierno de Madrid elimine la posibilidad, si es que había alguna, de apoyar un referendum legal en el futuro.
Si los partidarios de la unidad de España que no acudieron a votar, irresponsables ellos, hubieran acudido, el gobierno central hubiera podido empezar a ver con mejores ojos la posibilidad de facilitar una consulta legal. Así, pues, el gobierno central y los partidarios del NO que no acudieron a votar pueden darse como causantes del auge de las opciones soberanistas.

Paralizando toda posibilidad de consulta legal, el gobierno del Estado aporta gran cantidad de motivos al proceso soberanista. Lo contrario, facilitar la consulta legal, hubiera podido servir para pasar página al asunto. Pero parece que a nadie le interesa pasar esta página. Lo cual me lleva a pensar que lo mismo que la crítica a los soberanistas, en el sentido de que utilizan el independentismo para tapar otras cosas, también se les podría hacer a ellos. Es decir, el gobierno fomenta el independentismo para tapar lo mal que funciona España.

La llegada de un gran tsunami: el Crash del 2016.

Y ahora me referiré a algo que ya he tratado en este blog. El elemento nuevo es el auge de Podemos en el mapa de opciones electorales. Recordemos que la próxima convocatoria de elecciones al Parlamento español es dentro de un año, que es como decir que el gobierno que resulte se va a encontrar con un tsunami descomunal. Lo argumentaré a continuación.

Los movimientos planetarios que nos harán danzar de aquí al 2017 auguran un tsunami descomunal, tanto o más que el que nos trajo a la fase máxima de la crisis hasta ahora vivida (alrededor del 2008-2010). La etapa más cruda está concentrada en el primer semestre del 2016, especialmente en el trimestre formado por marzo, abril y mayo. Antes de ese annus horribilis que se nos avecina, el gran lobo nos enseñará su patita en los momentos siguientes:
• diciembre de 2014.
• entre el 20 de febrero y final de marzo de 2015.
• julio y agosto de 2015.
• el otoño de 2015 augura fenómenos comparables a los de las acampadas del 15M, con una indignación popular que se agudizará.
• y todo desembocará en el annus horribilis que será el 2016.

A partir de esta prospección, afirmo y pregunto:

• Los recortes sociales no han acabado. Más bien parece que se estén enmascarando con artefactos semánticos, los cuales caerán a partir de la celebración de las legislativas del 2015. Me pregunto qué partido político quisiera afrontar algo tan impopular en solitario. Es por ello que me inclino a pensar que puede llegar a formarse un gobierno de coalición que reparta las culpas. Y hasta es posible que la formación de este gobierno requiera de los votos de algún partido catalán con representación significativa en el Congreso de los Diputados, lo cual podría favorecer algo relacionado con el proceso soberanista en Catalunya.

• El tsunami del 2016 invita a pensar que las grandes decisiones relativas al futuro de la relación entre Catalunya y España no serán tomadas antes de ese año, por más que la opción de elecciones plebiscitarias adelantadas sea un clamor. Habrá, pues, que manejar, mantener, administrar y no desperdiciar el capital popular que se ha ido generando durante estos últimos años.

• La otra cosa que quisiera comentar es que a la consulta del 9N acudieron a votar jóvenes a partir de los 16 años. Ignoro el peso que ha tenido esta franja de edad, de los 16 a los 18, en los resultados. Sin embargo, ello me invita a pensar que se trata de un guiño por parte del equipo que ideó la consulta. Digo esto por la siguiente razón. Suponiendo que el peso de esta franja haya sido significativo, ¿qué sentido tendría convocar un referéndum legal o adelantar unas elecciones que serían plebiscitarias si la edad legal a partir de la cual se puede votar es de 18 años?

Y ahora sí que acabo:
El tsunami del 2016 acabará por favorecer una federación formada por España y Portugal. Así, pues, a partir de este año (yéndonos hacia el 2020, año en el que empezará verdaderamente el siglo XXI) asistiremos a una evidencia que se hará cada vez más obvia. Me refiero a un cónclave ibérico de dos velocidades en base a dos polos:  uno formado por la región ibero-atlántica y el otro, por la región euro-mediterránea.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Marte y el grado 12 de Capricornio

En noviembre, casi ahora mismo, sobre los días siguientes al 9, llega Marte al grado 12 de Capricornio, un grado que resulta de vital importancia para la historia de España. La acción de Marte, por otro lado, es muy guerrera. También, el mismo Marte se encontraba en el grado 12 de Capricornio en la fecha de entrada en vigor de la actual Constitución.

Hablé de este grado en bastantes artículos publicados en este blog. Para quien quiera echar una mirada, aquí les paso los enlaces a algunos de ellos:

El Poder del 12 de Capricornio y la máquina de arrasar.
El Poder según Capricornio.
Deconstrucción del Estado español.
Calendario de los días finales.

Así, pues, los días que rodean al 9 de noviembre (y siguientes) presagian vértigo, órdago, opa, sopa y ropa rasgada. Incluso la carta astral de Juan Carlos I va a quedar afectada. Pronto conoceremos nuevos motivos del por qué abdicó. El annus horribilis todavía no ha llegado... pero está a punto. Atención, pues, al enclave histórico que se abre ahora. La entrada de Marte en este grado 12 abrirá otra caja de truenos, especialmente virulenta, que nos tendrá en vilo hasta el segundo semestre del 2016 (hasta que Marte vuelva a pasar por este grado).

domingo, 19 de octubre de 2014

Catalunya y el ciclo de 14 años

Observo que determinados acontecimientos que afectan a la historia reciente de Catalunya presentan una clara vinculación con el ciclo sinódico de 14 años que forman Júpiter y Urano. Los hechos concretos a los que me referiré coinciden con las conjunciones. 
Para que se perciba mejor, y antes de pasar a los detalles, les diré que el inicio de la Revolución Francesa coincidió con una triple conjunción entre Urano, Júpiter y Venus. Sin embargo, y debo decirlo ahora, el significado asociado a este ciclo es conflictividad y revolución (primeros 7 años del ciclo), que acaba derivando hacia un reformismo (segunda mitad del ciclo). Por tanto, pues, la mitad del ciclo es clave (hacia final del 2016).

Hubo conjunción entre Júpiter y Urano en los siguientes momentos:
• en 1886, cuando se celebró la primera Diada.
• en 1914, cuando se instauró la Mancomunitat.
• en 2010, cuando se produjo la sentencia contra el Estatut por parte del Tribunal Constitucional, lo cual dio lugar a una gran manifestación popular. Este hecho supone el inicio del actual proceso soberanista en Catalunya.


Viendo esta connotación, podríamos ir poniendo en el tiempo los aspectos que Júpiter y Urano forman entre la última conjunción, la del 2010, y la próxima, la que tendrá lugar en el 2024.
A saber:
• conjunción (2010)
• sextil (2012). Constitución de la Assemblea Nacional Catalana.
• cuadratura (2013). Un pacto entre diversos partidos favorece la convocatoria de una consulta fechada para el 9N de 2014.
• trígono (2014). ley de consultas, firma del decreto, convocatoria y celebración de la consulta popular para el 9N, rechazo por parte del gobierno de Madrid, etcétera.
• quincuncio (final del 2015). Este momento es de incógnita y ambivalencia.
• oposición (final 2016 y principios del 2017). Este es el momento estrella de todo el ciclo, dado que se trata de un gran punto de inflexión que cierra un antes (2010-2016) y abre un después (2017-2024). Dicho sea de paso, la figura que se forma (una cruz en signos cardinales) recuerda mucho a la del 2010.
Así, pues, a partir de 2017 nos podremos situar ante un horizonte más despejado.

Lo dicho en este artículo se complementa con este otro texto:
Francisco Franco y la cruz del 2016.

jueves, 16 de octubre de 2014

El poder del error (y II)

Observo como los amos tratan a los perros y deduzco como son por dentro. Los hay que son suaves y cariñosos, acaso porque eso es lo que son; o porque eso es lo que quisieran de una relación: una tierna reciprocidad. Otros son duros y despreciativos con el can. Otros, autoritarios. Otros, laxos cuando deberían ser estrictos y estrictos cuando deberían ser laxos, con el cual el perro acaba tan esquizoide como el amo que le ha tocado en suerte. Otros, neuróticos, acaso como sus propios padres.

Así, pues, vemos que la relación con la mascota es un reflejo de la relación que se puede haber generado en otros modo de relación: por ejemplo, la jerarquizada, entre humanos. Por ejemplo: de padres a hijos; de jefes a empleados; de médicos a pacientes; de políticos a ciudadanos.

Por ejemplo, en este último caso, con la relación entre políticos y ciudadanos en escena, hemos presenciado recientemente como la pirámide social ha ido descargando su peso sobre el escalafón más humilde sucesivamente. Y así hasta llegar a Excalibur. Ahí vemos, pues, como el fracaso humano va rodando cual bola de nieve, desde lo alto de la pirámide hasta el punto más débil.

Entonces, pues, el asunto de base es que el humano difícilmente puede aceptar un error sin salpicar al eslabón social que tiene inmediatamente inferior.

Los padres culpan a los hijos. Y los hijos culpan a los padres.
Los médicos culpabilizan a los pacientes. Y los pacientes denuncian a los médicos.
Los políticos tratan de tapar sus miserias creando distracciones en la ciudadanía. Y luego, la ciudadanía descarga su falta de conciencia sobre los políticos, invirtiendo el orden entre escalafones.

Ello podría dar a entender que el orden se puede invertir a la que la descarga sobre el débil deja de funcionar.

También, con los perros. Un can muy estresado por un amo incapaz de facilitar la canalización de sus instintos puede provocar agresiones sobre otras personas (o sobre otros perros). O bien, para calmar el estrés, al perro le da por comer más de la cuenta hasta ponerse como una vaca.

Sin embargo, una excepción: la incompetencia del sistema cebándose sobre Excalibur, el perro que ha tenido que ser sacrificado, no sé si inútilmente. Me pregunto yo, pues, cuánto de inutilidad tienen los actos humanos, excepto que esa inutilidad sirva para paliar la incompetencia reinante. Es decir, que vivimos en un ritual perpetuo en donde nada sirve realmente si no es para ir camuflando nuestra debilidad como especie.

Y acabo con un aforismo:
El éxito dura poco; el fracaso, en cambio, es permanente.

martes, 14 de octubre de 2014

El poder del error (I)

El poder del error son sus consecuencias sobre el futuro, totalmente imprevisibles y fuera de control, que perjudican a unos y a otros. Cuanto más poder se tiene, peores consecuencias generan los errores cometidos. Quizá sea por eso que los hijos, tras haber sido totalmente crédulos en relación a sus padres, luego acaban culpando a éstos de los traumas que creen sufrir. Por tanto, los intentos por no cometer el mismo error ancestral es lo que hace que el error se cometa y sus consecuencias sean aún más frustrantes.

En el ámbito político, el mandatario oculta sus errores transfiriendo al pueblo (y al futuro) las miserias que no quiere que le sean vistas, excepto que su impostura y sus maquillajes hayan caducado a la vista de todos y el pueblo vea conscientemente los hechos. Es por eso que una guerra es una manifestación del fracaso de la élite, y es esa élite la que se las ingenia para cargar sobre los súbditos las malversaciones del poder ejercido, haciendo creer que es el pueblo quien entra en guerra por motivos propios, cuando esos motivos son de una minoría que se aprovecha de la ignorancia de la mayoría hasta hacer que la sangre derramada se convierta en un capital que embolsarse.

Quirón y el poder del error.

En este sentido, tanto en la astrología psicológica como en la astrología mundial Quirón es importante, pues su estudio ayuda a comprender como se transfieren los errores cuando éstos se cometen inconscientemente, o cuando conscientemente se cometen y no se quieren reconocer.
En esta línea, para quien le interese, propongo la lectura de este artículo: 

El Bigrama de Hitler.

Adolf Hitler tenía en su Carta una conjunción Luna-Júpiter en Capricornio opuesta a Quirón en Cáncer. Las piezas de esta oposición están situadas en el Bigrama de Libra, el espacio de 15 grados que abre los signos de Cáncer y de Capricornio.
Podríamos deducir que la figura materna (Luna-Júpiter) es importante para la construcción del mito personal que luego Hitler encarnó. La oposición de Quirón nos podría dar a entender que el rol materno, que compensa el de un padre despótico, frío y emocionalmente lejano, puede haber generado el tipo de consecuencias que aquí hemos venido a llamar "el poder del error".

Los Bigramas, la división en dos de cada Signo zodiacal -así, pues, 24 en total-, describen la alucinación básica que ha de servir para dar forma a un idealismo difícil de cumplir, y que luego derivará en una neurosis. En este caso, el Bigrama 1, correspondiente a la primera mitad del eje Cáncer-Capricornio, es Libra, el cual sirve para proyectar un conflicto paterno-materno-filial sobre todo un pueblo. Y, como ya comenté al principio, esta proyección genera efectos más devastadores en proporción al poder disponible, que en el caso de Hitler era mucho.

Si les interesa leer algo más en relación a la conjunción Luna-Júpiter de Hitler, les invito a leer este artículo de Juan de la Fuente.

lunes, 13 de octubre de 2014

Nitricum Acidum y el grado 23 de Sagitario

Nitricum Acidum, la orfandad y el grado 23 de Sagitario.

Nitricum Acidum es un homeopático que, entre otras cosas, es utilizado para tratar y prevenir el glaucoma. El nervio óptico es en sí mismo todo un símbolo: la visión, el enlace entre las imágenes recogidas por el ojo y el procesado en el cerebro. Así, pues, la psicología de Nitricum Acidum es la de una persona que necesita desarrollar o proteger la visión (del horizonte vital, de los demás, de sí mismo, etcétera)
Las primeras tomas que hice de Nitricum Acidum fue con una dilución de 30CH. Experimenté una sensación de euforia difícil de definir en cuanto a causas. Sospecho que Nitricum Acidum podría ir bien para revitalizar la ilusión perdida, poniendo cuidado en encauzarla hacia propósitos definidos. Por ejemplo, en casos de depresión o abandono de proyectos. También podría ir bien para definir anhelos y propósitos, y actitudes que resulten propicias a ellos, de forma más concreta, controlando la idealización, templando la euforia (para evitar que, sin canalizar, derive en depresión). Temas maníacos-depresivos, los de Nitricum Acidum.

En otro momento, con una dilución de 10.000 K, experimenté un desdén por la vida social, como si el tumulto  me resultara más incómodo de lo que en realidad es. Así, pues, deduzco que Nitricum Acidum puede ser útil para personas especialmente sensitivas hacia el orden-desorden ambiental. La persona Nitricum Acidum es alguien que se deja vampirizar energéticamente por la presencia de quienes tiene alrededor.

Uniendo ambas sensaciones, deduzco que la personalidad Nitricum Acidum es la de un sensitivo que no tiene claro cómo interactuar socialmente, alguien que no tiene una dirección clara al respecto, o que carece de habilidades para poder actuar con soltura. Sin embargo, sus emociones son las de un extravertido. Toda una paradoja, pues.

El grado 23 de Sagitario.

El grado en el que reverbera Nitricum Acidum es el 23 de Sagitario. En él queda representada la persona empática y compasiva. Es posible que en la infancia haya habido situaciones emocionales en las que al niño que uno fue se le haya proyectado una función para la que no estaba preparado. Podría ser que tuviera un padre o una madre ausente o disfuncional, o igualmente sensitivo e inadaptado para la vida social. Y, por eso mismo, podría tratarse de alguien que ha debido de reemplazar al padre o a la madre.
Así, pues, este grado refleja un anhelo de interacción social que puede quedar coaccionado por la propia sensibilidad. O, si lo prefieren, por la orfandad, dado que este grado es el del huérfano: de padre, de madre, de asidero emocional, de horizonte vital, de una conducta congruente, etcétera.

sábado, 4 de octubre de 2014

Urano y el mundo de los negocios


Urano: la vida como empresa. 

Se dice que allá donde se tenga a Urano en la Carta natal será indicio de una fuerte tendencia individualista. Sin embargo, permítanme que lo ponga en duda.

Urano no es un factor de individualismo, más bien al contrario. Urano es la acción colectiva y coordinada a la procura de un logro que resultaría imposible sin una complicidad sistémica. Así, pues, Urano es coordinacionista. Entonces, pues, ¿cómo es que a Urano se le atribuye la manifestación de una individualidad radicalizada?

La complicidad fracasada.

El ideal de Urano, sin embargo, es la acción en equipo animada por un proyecto compartido. Sin embargo, esta acción requiere de un gran conocimiento de sí, de los demás, del mundo, de las posibilidades reales del proyecto, de la idea, de los medios, de los motivos. Es decir, que, cuando uno se salta estas condiciones, la falta de logro se convierte en una frustración tan difícil de llevar que resulta insoportable, lo cual lleva, ante la dificultad de contenerla, a revertirla en forma de oposición a lo social, derivando en sociopatía o paranoia. Así, pues, la consecuencia es una individualidad que deroga toda posibilidad de colaboración coordinada y coherente en grupo.

A menudo la casusa de esta frustración proviene de la generación de los padres o de los abuelos. Así, pues, gran parte del individualismo que encarnamos procede de una reacción inconsciente a estafas o traiciones experimentadas por personas significativas pertenecientes a generaciones anteriores.

Como curiosidad:
Estados Unidos declaró su independencia en 1776. La Orden de los Iluminati fue fundada en 1776. En 1776 se publicó el libro “La riqueza de las naciones”, de Adam Smith, acaso el primer libro de economía, el cual sirvió de base para lo que luego iba a ser el sistema capitalista. Urano fue descubierto en 1779. La Revolución Francesa aconteció en 1789.

Todos estos acontecimientos, tan cercanos entre sí, demuestran que los logros son consecuencia de una acción que transcurre en un marco colectivo. Por lo tanto, pues, no es la individualidad separada la que guía sino que quien lo hace es una individualidad consciente de formar parte de un marco más amplio cuyos elementos actúan en cooperación. Comprender e intuir como se auto-construye esta cooperación, y actuar en consonancia, es la aspiración relacionada con Urano. Es cuando esta aspiración se ve traicionada que se sale por la tangente en forma de un individualismo exacerbado.

Es por todo ello que Urano, bien llevado, representa el mundo de los negocios, de los proyectos, de las empresas. Es la acción colectiva: la participación de diversos factores en el curso que lleva a una idea a su conversión en realidad concreta. Sin embargo, un Urano mal llevado puede dar muchas ideas pero sin la complicidad que necesitan para ser construidas, llevando a la persona al ostracismo. Como las personas necesitamos tanto de las ideas como de su plasmación, un Urano mal llevado dará lugar a las sociopatías y paranoias ya citadas. En este caso, Urano ve a la sociedad como un tinglado insano, con una voz tan crítica que anula las posibilidades de construir en la práctica cualquier idea.  Y hasta es posible que un Urano patológico se haya experimentado ya en familia, como si ésta se tratara de un anticipo de la sociedad en la que uno luego iba a participar. Así, pues, la participación o el desentendimiento de lo grupal ya comienza en la propia familia. La agudización de la crítica social o la aceptación gustosa de las condiciones es un reflejo del nivel de encaje que uno tuvo en su propia familia, el grupo que sirve de modelo de participación de todos los cónclaves posteriores.

Otra cosa que un Urano fuertemente aspectado puede dar es una sensación de desarraigo, de extrañamiento, de incomprensión; o, acaso, una evolución demasiado rápida en relación a los progenitores, lo cual lleva a una sensación de separación sin solución posible.

jueves, 2 de octubre de 2014

Phosphorus y el grado 18 de Acuario

Phosphorus y el grado 18 de Acuario: la dispersión que agota.

En el libro de Rómulo Valls Sabater encuentro escrito lo siguiente, referido a la moralidad de Phosphorus:
“tristeza, abatimiento, taciturnidad, melancolía con llantos y ansiedad”; “somnolencia durante el día; agitación e insomnio por la noche”.

Por otro lado, George Vithoulkas dice, al respecto de Phosphorus, que es como una difusión de la mente, que se expande como el humo por el entorno, como si no hubiera ninguna limitación, lo cual puede llevar a ser vulnerable a influencias. Las emociones se proyectan hacia los demás con poca capacidad para contenerlas y protegerse emocionalmente de sus consecuencias. Hay, por tanto, una tendencia al sobresalto que deja una secuela de agotamiento.

Es más que probable que la descripción que hace Rómulo Valls sea la consecuencia somática y mental de la cualidad descrita por George Vithoulkas. Es decir, que la consecuencia de la dispersión emocional sea el abatimiento, el agotamiento, la dificultad para recogerse tras haberse abierto a tantas influencias sin control. Y que la causa de todo ello sea un tema emocional relacionado con el vacío y con el pánico a la soledad y a la ausencia.

Por mi parte, a resultas de haber tomado Phosphorus en diversas ocasiones (en tandas de 30 CH, 200 CH, 10 MK, 50 MK y 500 MK), vinieron a mi diversas imágenes. La más impactante fue la que relacionaba la hiperactividad y la dispersión con un estado más o menos permanente de discontinuidad emocional acaecido durante la infancia y primera adolescencia en el ámbito familiar.  Dicho de otro modo, los vacíos emocionales generados por tal discontinuidad fueron compensados con un énfasis en el desarrollo intelectual (gran curiosidad e hiperactividad), en la creatividad sin orden, en la falta de disfrute real. El resultado de este agotamiento deriva en una falta de conexión entre el potencial y la oportunidad, entre lo que uno lleva dentro y la posibilidad de plasmarlo exitosamente a través de una actividad que estabilice la sensibilidad.

En el momento que escribo estas líneas estoy tomando una dilución de 500 MK. Justamente ahora comprendo que haya personas que sientan que su potencial no llegue a plasmarse o proyectarse sobre las oportunidades que la vida les presenta, acaso porque no hay la chispa suficiente como para que la plasmación sea un hecho y no una ilusión. Así, pues, hay un anhelo de expresión y falta que haya un voltaje disponible para que esa expresión adopte una forma sólida. Por ello mismo, hay un desperdicio inconsciente de las oportunidades que la vida presenta, un dejarlas pasar por pura dispersión o agotamiento.

Se podría decir que no hay control del fuego, que sólo se produce combustión y humo disperso que nubla y no alumbra.

Es muy posible que tras la hiperactividad y la multiplicidad de intereses haya una depresión encubierta, o tristeza, o desinterés profundo en el plano emocional. Ello da lugar a una atención disgregada que huye de esas emociones. Ello explicaría la adicción a la vida social, a estudiar sin fin, al emponzoñamiento intelectual. Hay personas que trabajan sin cesar, acaso para no caer en su propio abismo, aunque lo que hagan no aporte satisfacción ni utilidad.

El grado 18 de Acuario.

Phosphorus reverbera en el grado 18 de Acuario. Este grado refleja la actitud humana de proyectarse sobre el mundo exterior sin haber contactado con el verdadero foco creativo interno. Mucho humo y poco fuego. Es como si una persona hubiera sido abducida por las formas y convenciones externas antes de haber contactado con lo esencial de sí misma. Por ejemplo, haber sufrido de comparación (agravio comparativo) con otros antes que haber recibido el respeto y amor incondicional por ser lo que llanamente es. Por otro lado, también puede haber una mitificación del otro en el sentido de que merece más respeto que uno mismo. Así, pues, veríamos personas simbolizadas por este grado que se dedican a complacer a los demás como forma de perderse.

Este grado, por otro lado, también refleja la presencia de un conflicto con la autoridad social (la sociedad como reflejo de conflictos familiares no resueltos). Se trata de una autoridad abstracta y no encarnada necesariamente por una persona en particular, aunque la pudo haber en el pasado, en la infancia y primera adolescencia. Esta autoridad intangible es transgredida a través de la dispersión, evitando centrar la actividad mental, eludiendo el compromiso que una salida creativa coherente pide.

Un tema concomitante con este grado es la mitificación que se hace del conocimiento (o de los dones) de los demás en detrimento de la sabiduría instintiva natural que cada cual posee como un regalo que le vida le da por el único hecho de estar aquí. En otras palabras, en este grado hay que tomar precaución en relación a la tentación de mitificar o idealizar a los demás, a la sociedad, a determinadas categorías sociales, a la fama, al éxito, al reconocimiento hueco, a las apariencias.