domingo, 19 de octubre de 2014

Catalunya y el ciclo de 14 años

Observo que determinados acontecimientos que afectan a la historia reciente de Catalunya presentan una clara vinculación con el ciclo sinódico de 14 años que forman Júpiter y Urano. Los hechos concretos a los que me referiré coinciden con las conjunciones. 
Para que se perciba mejor, y antes de pasar a los detalles, les diré que el inicio de la Revolución Francesa coincidió con una triple conjunción entre Urano, Júpiter y Venus. Sin embargo, y debo decirlo ahora, el significado asociado a este ciclo es conflictividad y revolución (primeros 7 años del ciclo), que acaba derivando hacia un reformismo (segunda mitad del ciclo). Por tanto, pues, la mitad del ciclo es clave (hacia final del 2016).

Hubo conjunción entre Júpiter y Urano en los siguientes momentos:
• en 1886, cuando se celebró la primera Diada.
• en 1914, cuando se instauró la Mancomunitat.
• en 2010, cuando se produjo la sentencia contra el Estatut por parte del Tribunal Constitucional, lo cual dio lugar a una gran manifestación popular. Este hecho supone el inicio del actual proceso soberanista en Catalunya.


Viendo esta connotación, podríamos ir poniendo en el tiempo los aspectos que Júpiter y Urano forman entre la última conjunción, la del 2010, y la próxima, la que tendrá lugar en el 2024.
A saber:
• conjunción (2010)
• sextil (2012). Constitución de la Assemblea Nacional Catalana.
• cuadratura (2013). Un pacto entre diversos partidos favorece la convocatoria de una consulta fechada para el 9N de 2014.
• trígono (2014). ley de consultas, firma del decreto, convocatoria y celebración de la consulta popular para el 9N, rechazo por parte del gobierno de Madrid, etcétera.
• quincuncio (final del 2015). Este momento es de incógnita y ambivalencia.
• oposición (final 2016 y principios del 2017). Este es el momento estrella de todo el ciclo, dado que se trata de un gran punto de inflexión que cierra un antes (2010-2016) y abre un después (2017-2024). Dicho sea de paso, la figura que se forma (una cruz en signos cardinales) recuerda mucho a la del 2010.
Así, pues, a partir de 2017 nos podremos situar ante un horizonte más despejado.

Lo dicho en este artículo se complementa con este otro texto:
Francisco Franco y la cruz del 2016.

jueves, 16 de octubre de 2014

El poder del error (y II)

Observo como los amos tratan a los perros y deduzco como son por dentro. Los hay que son suaves y cariñosos, acaso porque eso es lo que son; o porque eso es lo que quisieran de una relación: una tierna reciprocidad. Otros son duros y despreciativos con el can. Otros, autoritarios. Otros, laxos cuando deberían ser estrictos y estrictos cuando deberían ser laxos, con el cual el perro acaba tan esquizoide como el amo que le ha tocado en suerte. Otros, neuróticos, acaso como sus propios padres.

Así, pues, vemos que la relación con la mascota es un reflejo de la relación que se puede haber generado en otros modo de relación: por ejemplo, la jerarquizada, entre humanos. Por ejemplo: de padres a hijos; de jefes a empleados; de médicos a pacientes; de políticos a ciudadanos.

Por ejemplo, en este último caso, con la relación entre políticos y ciudadanos en escena, hemos presenciado recientemente como la pirámide social ha ido descargando su peso sobre el escalafón más humilde sucesivamente. Y así hasta llegar a Excalibur. Ahí vemos, pues, como el fracaso humano va rodando cual bola de nieve, desde lo alto de la pirámide hasta el punto más débil.

Entonces, pues, el asunto de base es que el humano difícilmente puede aceptar un error sin salpicar al eslabón social que tiene inmediatamente inferior.

Los padres culpan a los hijos. Y los hijos culpan a los padres.
Los médicos culpabilizan a los pacientes. Y los pacientes denuncian a los médicos.
Los políticos tratan de tapar sus miserias creando distracciones en la ciudadanía. Y luego, la ciudadanía descarga su falta de conciencia sobre los políticos, invirtiendo el orden entre escalafones.

Ello podría dar a entender que el orden se puede invertir a la que la descarga sobre el débil deja de funcionar.

También, con los perros. Un can muy estresado por un amo incapaz de facilitar la canalización de sus instintos puede provocar agresiones sobre otras personas (o sobre otros perros). O bien, para calmar el estrés, al perro le da por comer más de la cuenta hasta ponerse como una vaca.

Sin embargo, una excepción: la incompetencia del sistema cebándose sobre Excalibur, el perro que ha tenido que ser sacrificado, no sé si inútilmente. Me pregunto yo, pues, cuánto de inutilidad tienen los actos humanos, excepto que esa inutilidad sirva para paliar la incompetencia reinante. Es decir, que vivimos en un ritual perpetuo en donde nada sirve realmente si no es para ir camuflando nuestra debilidad como especie.

Y acabo con un aforismo:
El éxito dura poco; el fracaso, en cambio, es permanente.

martes, 14 de octubre de 2014

El poder del error (I)

El poder del error son sus consecuencias sobre el futuro, totalmente imprevisibles y fuera de control, que perjudican a unos y a otros. Cuanto más poder se tiene, peores consecuencias generan los errores cometidos. Quizá sea por eso que los hijos, tras haber sido totalmente crédulos en relación a sus padres, luego acaban culpando a éstos de los traumas que creen sufrir. Por tanto, los intentos por no cometer el mismo error ancestral es lo que hace que el error se cometa y sus consecuencias sean aún más frustrantes.

En el ámbito político, el mandatario oculta sus errores transfiriendo al pueblo (y al futuro) las miserias que no quiere que le sean vistas, excepto que su impostura y sus maquillajes hayan caducado a la vista de todos y el pueblo vea conscientemente los hechos. Es por eso que una guerra es una manifestación del fracaso de la élite, y es esa élite la que se las ingenia para cargar sobre los súbditos las malversaciones del poder ejercido, haciendo creer que es el pueblo quien entra en guerra por motivos propios, cuando esos motivos son de una minoría que se aprovecha de la ignorancia de la mayoría hasta hacer que la sangre derramada se convierta en un capital que embolsarse.

Quirón y el poder del error.

En este sentido, tanto en la astrología psicológica como en la astrología mundial Quirón es importante, pues su estudio ayuda a comprender como se transfieren los errores cuando éstos se cometen inconscientemente, o cuando conscientemente se cometen y no se quieren reconocer.
En esta línea, para quien le interese, propongo la lectura de este artículo: 

El Bigrama de Hitler.

Adolf Hitler tenía en su Carta una conjunción Luna-Júpiter en Capricornio opuesta a Quirón en Cáncer. Las piezas de esta oposición están situadas en el Bigrama de Libra, el espacio de 15 grados que abre los signos de Cáncer y de Capricornio.
Podríamos deducir que la figura materna (Luna-Júpiter) es importante para la construcción del mito personal que luego Hitler encarnó. La oposición de Quirón nos podría dar a entender que el rol materno, que compensa el de un padre despótico, frío y emocionalmente lejano, puede haber generado el tipo de consecuencias que aquí hemos venido a llamar "el poder del error".

Los Bigramas, la división en dos de cada Signo zodiacal -así, pues, 24 en total-, describen la alucinación básica que ha de servir para dar forma a un idealismo difícil de cumplir, y que luego derivará en una neurosis. En este caso, el Bigrama 1, correspondiente a la primera mitad del eje Cáncer-Capricornio, es Libra, el cual sirve para proyectar un conflicto paterno-materno-filial sobre todo un pueblo. Y, como ya comenté al principio, esta proyección genera efectos más devastadores en proporción al poder disponible, que en el caso de Hitler era mucho.

Si les interesa leer algo más en relación a la conjunción Luna-Júpiter de Hitler, les invito a leer este artículo de Juan de la Fuente.

lunes, 13 de octubre de 2014

Nitricum Acidum y el grado 23 de Sagitario

Nitricum Acidum, la orfandad y el grado 23 de Sagitario.

Nitricum Acidum es un homeopático que, entre otras cosas, es utilizado para tratar y prevenir el glaucoma. El nervio óptico es en sí mismo todo un símbolo: la visión, el enlace entre las imágenes recogidas por el ojo y el procesado en el cerebro. Así, pues, la psicología de Nitricum Acidum es la de una persona que necesita desarrollar o proteger la visión (del horizonte vital, de los demás, de sí mismo, etcétera)
Las primeras tomas que hice de Nitricum Acidum fue con una dilución de 30CH. Experimenté una sensación de euforia difícil de definir en cuanto a causas. Sospecho que Nitricum Acidum podría ir bien para revitalizar la ilusión perdida, poniendo cuidado en encauzarla hacia propósitos definidos. Por ejemplo, en casos de depresión o abandono de proyectos. También podría ir bien para definir anhelos y propósitos, y actitudes que resulten propicias a ellos, de forma más concreta, controlando la idealización, templando la euforia (para evitar que, sin canalizar, derive en depresión). Temas maníacos-depresivos, los de Nitricum Acidum.

En otro momento, con una dilución de 10.000 K, experimenté un desdén por la vida social, como si el tumulto  me resultara más incómodo de lo que en realidad es. Así, pues, deduzco que Nitricum Acidum puede ser útil para personas especialmente sensitivas hacia el orden-desorden ambiental. La persona Nitricum Acidum es alguien que se deja vampirizar energéticamente por la presencia de quienes tiene alrededor.

Uniendo ambas sensaciones, deduzco que la personalidad Nitricum Acidum es la de un sensitivo que no tiene claro cómo interactuar socialmente, alguien que no tiene una dirección clara al respecto, o que carece de habilidades para poder actuar con soltura. Sin embargo, sus emociones son las de un extravertido. Toda una paradoja, pues.

El grado 23 de Sagitario.

El grado en el que reverbera Nitricum Acidum es el 23 de Sagitario. En él queda representada la persona empática y compasiva. Es posible que en la infancia haya habido situaciones emocionales en las que al niño que uno fue se le haya proyectado una función para la que no estaba preparado. Podría ser que tuviera un padre o una madre ausente o disfuncional, o igualmente sensitivo e inadaptado para la vida social. Y, por eso mismo, podría tratarse de alguien que ha debido de reemplazar al padre o a la madre.
Así, pues, este grado refleja un anhelo de interacción social que puede quedar coaccionado por la propia sensibilidad. O, si lo prefieren, por la orfandad, dado que este grado es el del huérfano: de padre, de madre, de asidero emocional, de horizonte vital, de una conducta congruente, etcétera.

sábado, 4 de octubre de 2014

Urano y el mundo de los negocios


Urano: la vida como empresa. 

Se dice que allá donde se tenga a Urano en la Carta natal será indicio de una fuerte tendencia individualista. Sin embargo, permítanme que lo ponga en duda.

Urano no es un factor de individualismo, más bien al contrario. Urano es la acción colectiva y coordinada a la procura de un logro que resultaría imposible sin una complicidad sistémica. Así, pues, Urano es coordinacionista. Entonces, pues, ¿cómo es que a Urano se le atribuye la manifestación de una individualidad radicalizada?

La complicidad fracasada.

El ideal de Urano, sin embargo, es la acción en equipo animada por un proyecto compartido. Sin embargo, esta acción requiere de un gran conocimiento de sí, de los demás, del mundo, de las posibilidades reales del proyecto, de la idea, de los medios, de los motivos. Es decir, que, cuando uno se salta estas condiciones, la falta de logro se convierte en una frustración tan difícil de llevar que resulta insoportable, lo cual lleva, ante la dificultad de contenerla, a revertirla en forma de oposición a lo social, derivando en sociopatía o paranoia. Así, pues, la consecuencia es una individualidad que deroga toda posibilidad de colaboración coordinada y coherente en grupo.

A menudo la casusa de esta frustración proviene de la generación de los padres o de los abuelos. Así, pues, gran parte del individualismo que encarnamos procede de una reacción inconsciente a estafas o traiciones experimentadas por personas significativas pertenecientes a generaciones anteriores.

Como curiosidad:
Estados Unidos declaró su independencia en 1776. La Orden de los Iluminati fue fundada en 1776. En 1776 se publicó el libro “La riqueza de las naciones”, de Adam Smith, acaso el primer libro de economía, el cual sirvió de base para lo que luego iba a ser el sistema capitalista. Urano fue descubierto en 1779. La Revolución Francesa aconteció en 1789.

Todos estos acontecimientos, tan cercanos entre sí, demuestran que los logros son consecuencia de una acción que transcurre en un marco colectivo. Por lo tanto, pues, no es la individualidad separada la que guía sino que quien lo hace es una individualidad consciente de formar parte de un marco más amplio cuyos elementos actúan en cooperación. Comprender e intuir como se auto-construye esta cooperación, y actuar en consonancia, es la aspiración relacionada con Urano. Es cuando esta aspiración se ve traicionada que se sale por la tangente en forma de un individualismo exacerbado.

Es por todo ello que Urano, bien llevado, representa el mundo de los negocios, de los proyectos, de las empresas. Es la acción colectiva: la participación de diversos factores en el curso que lleva a una idea a su conversión en realidad concreta. Sin embargo, un Urano mal llevado puede dar muchas ideas pero sin la complicidad que necesitan para ser construidas, llevando a la persona al ostracismo. Como las personas necesitamos tanto de las ideas como de su plasmación, un Urano mal llevado dará lugar a las sociopatías y paranoias ya citadas. En este caso, Urano ve a la sociedad como un tinglado insano, con una voz tan crítica que anula las posibilidades de construir en la práctica cualquier idea.  Y hasta es posible que un Urano patológico se haya experimentado ya en familia, como si ésta se tratara de un anticipo de la sociedad en la que uno luego iba a participar. Así, pues, la participación o el desentendimiento de lo grupal ya comienza en la propia familia. La agudización de la crítica social o la aceptación gustosa de las condiciones es un reflejo del nivel de encaje que uno tuvo en su propia familia, el grupo que sirve de modelo de participación de todos los cónclaves posteriores.

Otra cosa que un Urano fuertemente aspectado puede dar es una sensación de desarraigo, de extrañamiento, de incomprensión; o, acaso, una evolución demasiado rápida en relación a los progenitores, lo cual lleva a una sensación de separación sin solución posible.

jueves, 2 de octubre de 2014

Phosphorus y el grado 18 de Acuario

Phosphorus y el grado 18 de Acuario: la dispersión que agota.

En el libro de Rómulo Valls Sabater encuentro escrito lo siguiente, referido a la moralidad de Phosphorus:
“tristeza, abatimiento, taciturnidad, melancolía con llantos y ansiedad”; “somnolencia durante el día; agitación e insomnio por la noche”.

Por otro lado, George Vithoulkas dice, al respecto de Phosphorus, que es como una difusión de la mente, que se expande como el humo por el entorno, como si no hubiera ninguna limitación, lo cual puede llevar a ser vulnerable a influencias. Las emociones se proyectan hacia los demás con poca capacidad para contenerlas y protegerse emocionalmente de sus consecuencias. Hay, por tanto, una tendencia al sobresalto que deja una secuela de agotamiento.

Es más que probable que la descripción que hace Rómulo Valls sea la consecuencia somática y mental de la cualidad descrita por George Vithoulkas. Es decir, que la consecuencia de la dispersión emocional sea el abatimiento, el agotamiento, la dificultad para recogerse tras haberse abierto a tantas influencias sin control. Y que la causa de todo ello sea un tema emocional relacionado con el vacío y con el pánico a la soledad y a la ausencia.

Por mi parte, a resultas de haber tomado Phosphorus en diversas ocasiones (en tandas de 30 CH, 200 CH, 10 MK, 50 MK y 500 MK), vinieron a mi diversas imágenes. La más impactante fue la que relacionaba la hiperactividad y la dispersión con un estado más o menos permanente de discontinuidad emocional acaecido durante la infancia y primera adolescencia en el ámbito familiar.  Dicho de otro modo, los vacíos emocionales generados por tal discontinuidad fueron compensados con un énfasis en el desarrollo intelectual (gran curiosidad e hiperactividad), en la creatividad sin orden, en la falta de disfrute real. El resultado de este agotamiento deriva en una falta de conexión entre el potencial y la oportunidad, entre lo que uno lleva dentro y la posibilidad de plasmarlo exitosamente a través de una actividad que estabilice la sensibilidad.

En el momento que escribo estas líneas estoy tomando una dilución de 500 MK. Justamente ahora comprendo que haya personas que sientan que su potencial no llegue a plasmarse o proyectarse sobre las oportunidades que la vida les presenta, acaso porque no hay la chispa suficiente como para que la plasmación sea un hecho y no una ilusión. Así, pues, hay un anhelo de expresión y falta que haya un voltaje disponible para que esa expresión adopte una forma sólida. Por ello mismo, hay un desperdicio inconsciente de las oportunidades que la vida presenta, un dejarlas pasar por pura dispersión o agotamiento.

Se podría decir que no hay control del fuego, que sólo se produce combustión y humo disperso que nubla y no alumbra.

Es muy posible que tras la hiperactividad y la multiplicidad de intereses haya una depresión encubierta, o tristeza, o desinterés profundo en el plano emocional. Ello da lugar a una atención disgregada que huye de esas emociones. Ello explicaría la adicción a la vida social, a estudiar sin fin, al emponzoñamiento intelectual. Hay personas que trabajan sin cesar, acaso para no caer en su propio abismo, aunque lo que hagan no aporte satisfacción ni utilidad.

El grado 18 de Acuario.

Phosphorus reverbera en el grado 18 de Acuario. Este grado refleja la actitud humana de proyectarse sobre el mundo exterior sin haber contactado con el verdadero foco creativo interno. Mucho humo y poco fuego. Es como si una persona hubiera sido abducida por las formas y convenciones externas antes de haber contactado con lo esencial de sí misma. Por ejemplo, haber sufrido de comparación (agravio comparativo) con otros antes que haber recibido el respeto y amor incondicional por ser lo que llanamente es. Por otro lado, también puede haber una mitificación del otro en el sentido de que merece más respeto que uno mismo. Así, pues, veríamos personas simbolizadas por este grado que se dedican a complacer a los demás como forma de perderse.

Este grado, por otro lado, también refleja la presencia de un conflicto con la autoridad social (la sociedad como reflejo de conflictos familiares no resueltos). Se trata de una autoridad abstracta y no encarnada necesariamente por una persona en particular, aunque la pudo haber en el pasado, en la infancia y primera adolescencia. Esta autoridad intangible es transgredida a través de la dispersión, evitando centrar la actividad mental, eludiendo el compromiso que una salida creativa coherente pide.

Un tema concomitante con este grado es la mitificación que se hace del conocimiento (o de los dones) de los demás en detrimento de la sabiduría instintiva natural que cada cual posee como un regalo que le vida le da por el único hecho de estar aquí. En otras palabras, en este grado hay que tomar precaución en relación a la tentación de mitificar o idealizar a los demás, a la sociedad, a determinadas categorías sociales, a la fama, al éxito, al reconocimiento hueco, a las apariencias.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Catalunya y los sacrificios humanos

23/9/2014: Catalunya y los sacrificios humanos

Detrás de un sacrificio humano hecho con plena conciencia hay una ética y una moral en juego. Nos lo advierte Walter Burkert en uno de sus libros, en donde dice que incluso en las especies animales puede haber ofrendas al depredador a cambio de poder seguir con vida. Se podría entender que en estadios pre-humanos también hay un sustrato de religiosidad, de percepción de lo superior.

Todo esto lo digo porque nos estamos acercando a una situación de sacrificio político. Hasta ahora, la situación creada no ha supuesto sacrificio alguno para ningún partido político; sí, en cambio, para la ciudadanía, que se ha sacrificado queriendo y sin querer. Sin querer, por ejemplo, con los recortes salariales y sociales derivados de la situación de crisis. Queriendo, cuando una parte importante de la ciudadanía se pone a disposición de los aparatos políticos manifestándose con clamor por un deseo de cambio. Este deseo, el que más cercanamente nos ocupa, gira en torno al proceso que se vive en Catalunya. Llega, al fin, la hora de los sacrificios políticos, a ver si por fin se produce una clara muestra de reciprocidad.

El gráfico que acompaña a este escrito corresponde a la entrada del Sol en Libra -23 de septiembre-, un factor clave en las interpretaciones que hacen los astrólogos para elucidar y visualizar lo que puede ocurrir en los próximos meses. La Carta está calculada para la coordenada de Barcelona.

Vemos que Lilith está en el ascendente, en el signo de Leo, lo cual es una clara indicación de que el gobernante está dispuesto a dar un golpe audaz, que tanto puede ser glorificador como suicida. Es muy probable que Artur Mas esté situado por encima de sus propios intereses personales en el proceso, lo cual da unas claras ventajas en relación a otros actores. Es decir, que no le importa equivocarse, si se diera el caso, y perder posición. Sin embargo, como en el lado del oponente no hasta ahora no ha habido ninguna muestra de utilizar el carisma, es más que probable que el asunto del sacrificio audaz genere muy buenos resultados.
Puede ocurrir que el gobernante deba traicionar, para que el proceso pueda proseguir adelante, a una buena parte de la audiencia que hasta ahora lo ha apoyado. Ello supondría una ruptura que afectaría a la coalición que gobierna en Catalunya (CiU), lo cual generaría el final para algunos y una migración de la militancia y del electorado hacia otros partidos más claros.

Otra cosa: la previa celebración del referéndum escocés ha sido una bendición del cielo. Con independencia del resultado, y de si hubo fraude o no, la posibilidad de ver que un partido pro independentista, con mayoría absoluta, pueda perder el referendum que él mismo convocó puede servir de mucho. ¿Qué pasaría si en Catalunya pasara algo así? ¿Se anularía el proceso pro independencia?, ¿se postergaría?, ¿o acaso preferirían los promotores del proceso no arriesgarse con el referendum, prefiriendo un dictamen adverso por parte del Tribunal Constitucional que sirviera de excusa para unas plebiscitarias -ya sea en el 2015 o cuando corresponde, en el 2016? Sin embargo, si se hiciera mediante esta última forma, el resultado obligaría a ejecutar la proclamación de independencia casi de inmediato, lo cual puede dar lugar a una temporada larga de tiranteces institucionales que requerirán de mediación internacional. Por otro lado, y esto ya lo comenté recientement, se avecina una crisis de las instituciones europeas para el 2016; y una recesión general a nivel mundial, además, que ya se empieza a notar. Y es por ello que me pregunto qué gobierno tendrá competencia y generará confianza ante la ciudadanía ante tal situación. También, ¿qué político, sabiendo esto, querrá hacerse cargo de un país que acaba de proclamar su independendia de un estado, el español, tan anclado en su memoria imperialista?

Otra cosa que puede caber, señalada en esta misma Carta, es la posibilidad de un cambio súbito de planteamiento por parte de las élites políticas de los bandos contendientes. Si ello ocurre, a través de un acuerdo trascendente, el siguiente paso sería hacer frente a la disgregación derivada de la presencia de enemigos interiores entre las élites políticas catalanas. Ello cuadraría con el sacrificio por parte del lider, un sacrificio que lo debe llevar a estar por encima de los aparatos de los partidos políticos.

Así, pues, a partir del día 23 empieza una cuenta atrás hacia un cambio de situación en la que ya no se podrá acudir a la dinámica que hemos estado presenciando hasta ahora, en la que el liderazgo acudía una y otra vez a enroques, dilaciones y posiciones defensivas.
Las fechas más determinantes de este periodo giran en torno a las próximas 3 semanas. Es decir, desde ahora mismo hasta mediado el mes de octubre. 
También, ya en noviembre, los días entre el 12 y el 15.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Los signos derivados

Al igual que sucede con las Casas derivadas, que cada una de ellas puede ser enfocada específicamente y correlacionada con las 11 restantes, con los Signos podemos operar de igual modo, derivándolos. Es decir, tomamos cada uno de ellos y les vamos confiriendo sucesivamente de un protagonismo que hará que el resto del coro se subordine a su propósito. Cada uno es solista y canta en el coro al mismo tiempo. Por ejemplo, Aries, que tiene a Tauro como su segundo signo. O Tauro, que tiene a Géminis como segundo; etcétera. Esta particularización viene dada por la singular relación que tiene cada signo con los otros 11. Es decir, que cada Signo es lo que es en virtud de ser un auxiliar de los otros 11.

Esta forma de abordar la inter-relación entre los signos permite algunas aplicaciones de interés realmente innovadoras:

• Tomar la astrología como una forma de astrosofía, es decir: un modo de entrar en contacto con información sutil y profunda a partir de un trabajo de refinamiento de la percepción.

• Una forma de entrenamiento en la que no se da nada por supuesto o sabido, pues el sistema de interpretación se transforma y se abre según la finura y agudeza del intérprete.

• Sirve para pulverizar generalizaciones perniciosas en lo referente a las características que damos a los signos, evitando caer en la tentación de la simplificación excesiva (los tópicos acostumbrados). Es decir, no hay 12 signos únicamente. O, mejor dicho, los hay, aunque en cada uno de los grados que los conforman se vive un proceso único y singular.

• También nos puede servir para rectificar finamente la hora natal.



Todas estas aplicaciones, y otras más, serán tratadas en una sesión que tendrá lugar este sábado, día 27.

Está organizado por Eventos Astrológicos. Para una mayor información, acude al siguiente enlace:


miércoles, 17 de septiembre de 2014

La comprensión retorcida

Ruta Graveolens y el grado 13 de Virgo: la comprensión retorcida.

Junto con Rhus Toxicodendron, Ruta Graveolens es el otro remedio para las torceduras, los esguinces, etcétera. Y tanto en el sentido literal como en el metafórico, ambos tratan del retorcimiento.
A diferencia de Rhus Toxicodendron, en el que que la actitud retorcida es en relación a uno mismo, en Ruta Graveolens, el retorcimiento se produce en forma de relación con los demás. La persona es esquiva, se esconde. Si participa, rara vez se abre a una comunicación llana y transparente. Es como si evitara hablar de lo que habría que hablar. Por tanto, pues, sigilo, secretos, oscuridad.
También, una tendencia a obsesionarse por el cuidado de algunas cosas mientras que otras quedan descuidadas. Hay una contradicción que afecta no sólo a este cuidado-descuidado sino, además, a una forma de relación en la que la comunicación es anhelada y evitada a partes iguales.
Una persona que encarnara Ruta Graveolens sufriría de hipersensibilidad a las palabras, a los ruidos, a supuestos pensamientos de otras personas, al qué dirán si digo a o b, o a cómo reaccionaré si me dicen a o b.

Mis tomas de Ruta Graveolens.

Las tomas que hice de este medicamento, entre otras cosas, me llevaron a tener un sueño. En concreto, me vi intentando limpiar de heces un espacio. Las heces eran descomunales. Por el tamaño difícilmente hubiera podido sostenerlas en los brazos, de grandes que eran. Cuando las tomaba, por si fuera poco, se me deshacían en trozos húmedos. Todo ello hacía difícil realizar la tarea de limpieza. Por decirlo de algún modo, me vi secuestrado por las heces, por la situación. Al final del sueño me pregunté de quién podrían ser tales heces. Luego, una vez recapacitado el sueño, pensé que esas heces eran las consecuencias de los actos humanos. Me pregunté, pues, si esas heces eran las mías propias o las de otros. Y tanto si eran mías como de otras personas, ello me llevó a percibir que Ruta Graveolens bien podría ser un buen homeopático para quienes se han visto obligados a cargar con las consecuencias de los actos, ya sean propios o ajenos.

El grado 13 de Virgo y la complicidad tóxica.

El grado 13 de Virgo describe a una persona a la que le resulta fácil que los demás le depositen sus propias sombras, sus secretos. Digamos que atrae que los demás le hagan cargar con sus secretos, con sus omisiones. Se podría decir que este grado encarna a la persona que ha podido tener relaciones morbosas o secretas con hermanos. Esta secretividad la lleva a no sentirse bien, sin libertad para poder soltarse en una conversación. Es alguien que guarda secretos, los cuales a menudo pueden resultar tremendos. Ello genera un desgaste, además de la coacción.
La persona opta por poner un candado. Y es así como la comunicación se fragmenta, se frena, se autocensura.
Una persona así capta el secreto, lo que se oculta, lo que hace sufrir a los demás. Si no está preparada para albergar tal información acabará retirándose de la vida social. Sin embargo, con una buena preparación psicológica, la persona puede convertirse en herramienta de ayuda para otros individuos que sufren por acontecimientos dolorosos acaecidos en el pasado y que todavía hoy lastran su libertad.

martes, 9 de septiembre de 2014

El error es la solución

Una solución que surge a partir de un error no reconocido.

El próximo 13 de septiembre Marte ingresa en el signo de Sagitario. Hace unas semanas lo hizo en el signo de Escorpio, coincidiendo, entre otras cosas, con la confesión de Jordi Pujol justo el mismo día de dicho ingreso. También, en otras latitudes, la violencia explícita, la prepotencia, la crueldad, etcétera, se han puesto en evidencia con singular crudeza.

La combinación de Marte en Escorpio es de alto voltaje, aunque merece una puntualización. Dicha mezcla genera lucha y sombra. Es decir, los motivos nunca se acaban de saber. También puede pasar que se sellen las paces en falso. O que se hagan guerras ficticias para despistar de las verdaderas causas. Y todo ello es inconsciente. No hay una intención de engaño, más bien al contrario. Lo que sucede es que el humano vive ataviado por sus propias emociones primarias. Por otro lado, por más que quiera racionalizar sus motivos, estos son muy difíciles de mostrar planamente, más que nada porque son mucho más antiguos que cualquier razón. Es decir, el lado más reptiliano asoma en este tipo de tránsitos, acaso para que el humanoide se de cuenta de que todavía no es humano, por más que presuma de ello.

El caso es que Marte va a entrar en el signo de Sagitario el próximo día 13 de septiembre, el mismo día en el que Miguel Primo de Rivera proclamó la Dictadura que llevaba su nombre, en Barcelona y con apoyo catalán explícito. Fue el 13 de septiembre de 1923. Ello supuso un error colosal, como luego se vio. La vida está llena de ellos. Y la vida política, aún más.

Así, pues, Marte entra en Sagitario el día 13. Poco después, hacia el 4 de octubre, Marte y Quirón forman una cuadratura, una aspectación que augura un error colosal a nivel político, económico o bélico. Sin embargo, del 5 al 8 de octubre, el mismo Marte formará un gran trígono con Júpiter y Urano. Y, miren ustedes por donde, es muy posible que ese error acabe llevando, sin querer, a un acierto por descuido.
En conclusión: este tránsito de Marte puede suponer que alguien, sin querer, ponga aceite en los ejes chirriantes de la carreta política y todo empiece a moverse mejor para espanto de unos y mayor gloria de otros.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Sobre la envidia y el mal de ojo

Mercurio y la envidia.

I.- Quien siente envidia es porque supone que el envidiado es feliz o, cuanto menos, está mejor que el envidioso. Sin embargo, ay, si lo conociera de veras comprobaría que no hay motivo para la envidia sino, acaso, para la compasión. Por otro lado, es posible que el envidioso resulte ser alguien que no ha encontrado su lugar en la vida y que se vea apresado por una alucinación que le hace ver que los demás sí lo han logrado y son felices. En realidad nada de eso es cierto. Nadie lo logra de veras desde la voluntad, pues es la naturaleza quien lo hace. Así, pues, el envidioso impide que la naturaleza opere la transformación que hará posible situarse en un mejor lugar.

Una primera conclusión es que el envidioso, acaso por su congoja, no ha encontrado el contexto en el que pueda sentirse feliz y contento. Así, pues, no será la envidia la que le facilite el camino sino la compasión y la empatía. El enemigo interior sería la comodidad de seguir sufriendo.

II.- Entonces, pues, podríamos decir que el envidioso tiene una falta de relación con la realidad. Es por eso que percibe la vida con un parámetro que la convierte en injusta sistemáticamente.
En realidad, el envidioso cataloga la realidad de forma desfavorable para sí mismo. Debido a ello, no es de extrañar que perciba más lo favorable encarnado en los demás que en sí mismo.

Otra conclusión derivada de este punto es que el envidioso ha recibido una información deficiente. Acaso, también, una mala alimentación en todos los sentidos. Una falta de buen contacto afectivo, en definitiva.

III.- El asunto de la envidia proviene de otra emoción anterior: la falta de comunicación familiar, la falta de incondicionalidad... en un ambiente primigenio en que las personas han sido vistas por lo que tienen, o parece que tienen, y no por lo que son en esencia. 

Por otro lado, al envidioso puede sobrecompensar y maquillar su envidia con la empatía, a menudo sentida hacia personas que no la necesitan, hasta convertirse en un impostor. El envidioso proclama su compasión como forma de camuflar un sentimiento de agravio comparativo primigenio.

IV.- El envidioso siente envidia del envidiado, acaso porque éste representa el eslabón perdido entre uno mismo y aquella felicidad prometida que acabó siendo robada o escatimada por otros.

El envidioso atribuye al envidiado la causa de su falta de conexión con aquel abrazo amoroso primigenio que nunca fue suficiente, o que quedó interrumpido por intrusos, dejando una herida remanente llamada envidia.

V.- Retomando lo que decía al principio, la envidia es una falta de compasión y de aceptación del otro. Y no sólo eso sino, más aún, el envidioso es alguien que no quiere quererse.

VI.- El quid de la cuestión del envidioso es un deficit de participación en los movimientos del amor. Es posible que haya un sentimiento de exclusión o de interrupción en relación al abrazo amoroso. En la vida adulta de aquel niño, que a día de hoy aún niega su lugar en el mundo envidiando el de los demás, tiende a escoger compañeros de viaje con quienes va a seguir reproduciendo aquel abandono o sentimiento de exclusión, mariposeando con nuevos vínculos idealizados, acaso porque no se fía de que ninguno de ellos satisfaga, o bien esperando a ser abandonado para así armarse de más argumentos acerca de lo injusta que es la vida.

Así, pues, desconfiando de la permanencia del abrazo, se acaba fomentando el bucle de la envidia y, por tanto, abonando la desconexión con la fuente incondicional del amor.

VII.- Hay dos rasgos que algunos envidiosos  muestran, según sus condicionantes culturales:
a.- Creen en teorías de la conspiración, especialmente en aquellos temas que afectan a sus intereses o aspiraciones personales, osen o no osen reconocerlas. En realidad, el envidioso es alguien con una ambición difícil de reconocer, tras un halo de victimismo al que dan de comer a la más mínima.
b.- Creen que otras personas ejercitan el mal de ojo contra ellas por cualquier motivo.

domingo, 24 de agosto de 2014

Las piedras de la Barceloneta

La Barceloneta es un barrio de Barcelona, inicialmente de pescadores, construido a partir de 1753 en un espacio ganado al mar. Recordemos que cuando fue fundado Barcelona estaba amurallada. La caida de las murallas llegó mediado el siglo XIX.

La retícula de las calles fue diseñada para que las tropas borbónicas pudieran bombardear la ciudad cómodamente desde el mar.

El gráfico que ven ahí corresponde a la puesta de la primera piedra.

Ahora, sin embargo, nos encontramos con otras piedras: la del turismo de borrachera, por ejemplo. La Barceloneta vuelve a estar de actualidad debido al conflicto de intereses que surge entre los vecinos de toda la vida, las hordas turísticas low cost mal gestionadas y el ayuntamiento, que es el que ha dejado que todo ello ocurriese.

La llamada "marca Barcelona", acuñada por los ayuntamientos socialistas que tripularon la transformación de la ciudad a fines de los 80 y principios de los 90, nos vuelve cual boomerang.