lunes, 28 de julio de 2014

España en depresión (I)

La autodestrucción española (1898-2020)

La historia reciente de España es la de un declive auto-destructivo, salvo alguna burbuja entre medio que generó en los españoles la alucinación de que el futuro podría albergar alguna esperanza de cambio real a mejor y de manera permanente e irreversible. Por ejemplo, la generación de nuestros padres y/o abuelos se hizo cargo de la gran tarea de transformar los estragos de la guerra civil y de la posguerra. Gran parte de esta esperanza fue dejar una vida mejor para sus hijos, incluyendo la posibilidad de una democracia en paz.

El caso es que, tras la dictadura llegó la democracia y el furor generalizado por lo político. Poco después de la transición (1975-1981) llegaron los gobiernos de Felipe González. Durante esa época España entró en la OTAN, en la CEE (UE); también, se produjo la cultura del pelotazo, junto con los casos de corrupción. Todo ello llevó de la politización general al desencanto profundo en poco tiempo. El desinterés por lo político por parte de la ciudadanía fue a más. El pasotismo, que se decía, fue a más. Y de ahí, estos lodos.

Ahora, parece, que vayamos a iniciar una segunda transición, sólo que esta vez es hacia el declive final de los restos de aquel Imperio. 

En el escenario de este declive se percibe:
la corrupción, la crisis, los recortes, el final de un modelo de protección y seguridad social, el proceso que afecta a la relación entre España y Catalunya. La unión de estos factores será letal y acabará llevando a los restos de España a una refundación y a unirse a un Portugal en quiebra, acaso para formar una mancomunidad o una confederación. La caída del Banco Espirito Santo augura que no hay otra salida.

De este tema he desarrollado los siguientes artículos:

• Capricornio y el espíritu del capitalismo 

• El cerrojo de Capricornio

La reverberación de Capricornio

El poder del 39


domingo, 27 de julio de 2014

La complicidad fracasada: Lutetium Metallicum y el grado 21 de Acuario

Lutetium Metallicum y el grado 21 de Acuario: la complicidad fracasada.
 
El grado 21 de Acuario encarna la actitud de un individuo con gran conciencia de grupo. Debido a ello, la vida le plantea un conflicto en relación a su individualidad, a sus intereses en relación al contexto social en el que podría apoyarse y no quiere (o no se atreve). En concreto, le lleva a vivir un debate interno que gira alrededor de las posibilidades de sobresalir avaladas por el grupo, lo cual no acepta, o, amparadas por las posibilidades que éste le brinda, suponiendo que aceptara y se sirviera de la ayuda, desarrollar una actitud hostil o crítica hacia el grupo por el deber de someterse y sobordinarse a él. El conflicto, en cualquier caso, gira en torno a no hacer uso de tal prerrogativa para obtener beneficio individual, aún siendo un servidor incondicional del grupo. La conclusión a la que se puede llegar es que la persona representada por Lutetium Metallicum será poco explícita en sus ambiciones, lo cual también comportará que su lugar en el grupo también lo será. Incluso hasta es posible que desprecie sus ambiciones, pues la considera fuera de lugar, o, como autodefensa, llegue a frivolizarlas o a despreciarlas. La consecuencia de ello, como si se tratara de un espejo, es que siente que el grupo no le aprecia como quisiera. En realidad, proyecta y transfiere al grupo la relación que tiene consigo misma.

De otro modo, este grado también puede presagiar que el individuo ambicioso utiliza el grupo para exiliarse de sí mismo o de su propia pretensión (en cuanto a construir el éxito individual), para no tener que enfrentar o contener su propio anhelo de reconocimiento.

Sobre las tomas de Lutetium Metallicum.

Las tomas que hice de Lutetium Metallicum me llevaron a jugar al escondite a la vista de todos. Hasta ese momento yo pensaba que esconderse equivalía a ocultarse. En realidad, visto lo visto, uno no puede esconderse sin mostrar algo de sí. O, si lo prefieren, si uno permanece oculto, o sin decir nada de lo que anhela en la vida, no es posible jugar a desdecirse o, lo que es lo mismo, a esconderse.
Deduzco, pues, que Lutetium Metallicum describe un cuadro psicológico que oscila entre la responsabilidad, la ética, la libertad y el caos: la definición, en la que uno perdería su libertad; o la indefinición, en la que uno parece sentirse libre sin saber qué hacer con ello.

También podría servir para personas que experimentan algún modo de exilio, ninguneo o sensación de falta de acogida o de encaje. Y hasta es posible que exista un fondo moral en su actitud: de gran exigencia, lo cual explicaría alguna de las razones por las cuales la persona no es capaz de perdonarse su natural egoismo.

viernes, 18 de julio de 2014

La negación a sobresalir: Actaea Racemosa

Actaea Racemosa y el grado 15 de Aries: la negación a sobresalir.

Por la constancia que hay de ella en las materias médicas, suele recomendarse Actaea Racemosa a personas habladoras, que parlotean, acaso para taparse. Disertar para desertar, diría yo. También suele aplicarse en los casos en los que hay miedo al parto. Es posible que se trate de personas que no quieren tener hijos, o que viven la perspectiva del alumbramiento con temor a la muerte. Debido a ello, es posible que haya personas que hayan preferido adoptar hijos antes que engendrarlos. Este miedo podría venir de una memoria de otros partos habidos en la familia cuyo final fue la muerte del bebé o de la madre.

El miedo residual, que se traduce, en otros casos, en un mimo excesivo a hacer las cosas bien (por miedo a hacerlas mal, o a matarlas en el intento de hacerlas bien). Ello conlleva una tensión o estado de alerta sutil y continuo, como si a la que uno se descuidara el resultado de la acción pudiera acabar en tragedia.

La descripción psicológica correspondiente a Actaea Racemosa en relación a personas habladoras, podría referirse a una forma de defensa ante el vacío o la incertidumbre. Como si la abundancia en palabras fuera una tapadera ante el propio miedo. Por ello, Actaea Racemosa podría ser de interés para:
a.- personas que son víctimas del afán parlanchín de otros.
b.- hijos/as de madres que quedaron impregnadas por el miedo de éstas al parto y que tienen todavía registrada la congoja de aquel momento.

Curiosamente, uno de los síntomas para los que Actaea Racemosa va indicado son las contracturas en los hombros, en el cuello, en las cervicales. Quizá sea una zona en la que se experimenta tensión, opresión, corte, ahogo. Acaso sea ello una revereración procedente de aquella experiencia primigenia.
El simbolismo de estos síntomas puede dar pistas acerca de las posibilidades de Actaea Racemosa: la negación a sobresalir, a sacar la cabeza, a distinguirse de los demás, a dar un paso adelante, a mostrar claramente las propias necesidades (de apoyo, de afecto, de protagonismo, de atención). O, aún más, la tendencia a cortarse la cabeza cuando uno ve que sobresale.

Actaea Racemosa y el grado 15 de Aries.

El grado en donde Actaea Racemosa reverbera es el 15 de Aries. Este grado está sub-regido por la Luna. En un signo en el que todo él está regido por Marte, esta excepción no deja de augurar una paradoja.
La encarnación relacionada con el grado 15 de Aries se dejaría ver en personas inquietas y brillantes a las que no se les ha dejado sacar la cabeza (o no han querido sacarla, por las razones que sean). Se trataría, pues, de alguien que vive entre dar vía a su impulso creativo o atenerse a lo que se supone que los demás esperan de él: que siga dócil ante los mandatos con los que fue educado. El resultado de ello, ya en la madurez, puede ser muy variopinto en función de cómo la persona haya encajado en el rompecabezas: puede tratarse de alguien a quien se le impide sobresalir; o puede ser que no quiere sobresalir, mientras los demás le piden que lo haga.

martes, 15 de julio de 2014

La destrucción de Europa: 2015-2017

La destrucción (controlada) de Europa (2015-2017) y el ego de las naciones.

Empecé a interesarme por la astralidad de la Unión Europea (UE) desde hace un tiempo. Voy atando cabos, valorando ciclos, sopesando grandes momentos: 1950 (declaración Schuman) y 1992-1993 (puesta en marcha del Tratado de Maastricht), por ejemplo. También, cómo no, me pregunto si la actual crisis afectará al futuro de la UE.

Lo cierto es que los países, al igual que las personas, tienen su propio ego. La futura federalización de la UE pide que estos egos sean dejados de lado. Sin embargo, según vemos, desactivar estos egos cuesta un gran trabajo. Ojalá fuera posible borrarlos todos y crear uno nuevo, mayor, en el que cupiesen todos bien a gusto.

El ego de los países, ahora que se celebran los 100 años de la 1a. guerra mundial, es el que pone combustible a los conflictos. Por otro lado, estos egos son el resultado (o el residuo) de los viejos imperios (el británico, el austro-húngaro, el español, etcétera).
Es posible, pues, que en este proceso de construcción se produzca una destrucción estratégica de parte de lo hecho hasta ahora. Y hasta es posible que, para que esta destrucción resulte catártica, deba experimentarse dramáticamente. Es decir, que para seguir adelante, deberemos viviremos un derrocamiento parcial del sistema. Y todo ello va encajando para que ello suceda en el lapso de tiempo que va desde finales de 2015 hasta bien entrado el 2017.

Más adelante, ya en el 2020, un año de grandes conjunciones, el proyecto europeo seguirá adelante con un renovado horizonte en perspectiva. Sin embargo, no será sino hasta el 2026 que la estabilidad del proyecto no será un hecho lo suficientemente sólido.

De la Europa del 2020 ya dejé constancia en algunos de los artículos de este blog. Tan sólo añadiré que ojalá durante estos próximos años, de aquí al 2020, se construya el terreno propicio para que los paraísos fiscales vayan pasando a mejor vida, para que la unión fiscal pueda ser una realidad, y que las elecciones al parlamento europeo sean la matriz del resto de parlamentos locales.

Dicho sea de paso, auguro el principio del fin de la era del petróleo en tres fases. La primera de ellas, durante el septenio 2017-2024. También, para el siguiente (2024-2031), la robotización y la implantación de la neo-máquina y de la biónica en lo que sería una auténtica revolución industrial (máquina de vapor -> ferrocarril -> internet y telefonía móvil -> robotización).

Es posible que el siglo XXI empiece verdaderamente en el 2020, y que lo debamos vivir hasta entonces sean los residuos y las consecuencias del siglo XX.

lunes, 14 de julio de 2014

¿Qué hacer con el bienestar alcanzado?

Tras largo tiempo de sufrimiento, bloqueo o frustración, ¿qué hacer con el bienestar que se alcanza de súbito?

Durante estos últimos tiempos de práctica con la homeopatía, he llegado a percibir cambios y transformaciones que no pueden ser debidas a un efecto placebo. ¿Cómo podría ser, si no, que una persona experimente crisis y cambios que difícilmente podrían estar previstos en su agenda mental?

Deduzco, pues, que cuando el nivel de bienestar ha quedado re-establecido, tras tiempo de sufrimiento, la energía, que estaba siendo empleada para dar vida al malestar, al dolor o al bloqueo, queda libre y disponible para usos más creativos.

Los peligros del conformismo una vez alcanzado el bienestar.

Sin embargo, y aquí veo el siguiente paso, me pregunto qué hacer con el bienestar alcanzado, sin que uno caiga en la mera contemplación del hecho. La cuestión es clara: no conformarse con ello y hacer uso de la energía liberada poniéndola al servicio de una causa que trascienda la sensación de bienestar. Esta causa, la que sea, ha de servir para afianzar el paso dado.

Estando la conducta humana plagada de atavismos y memorias, se hace importante que el bienestar se vaya consolidando con nuevas costumbres, lo cual pide aplicar una cierta disciplina que ayude a superar aquellos esquemas mentales erróneos y dolientes, acaso todavía residuales.

sábado, 12 de julio de 2014

Thulium Metallicum y el grado 28 de Piscis

Thulium Metallicum y el grado 28 de Piscis: las organizaciones humanas y la individualidad en peligro.

Probando Thulium Metallicum conecté con el desarraigo, el desinterés, la autoexclusión. El sentimiento fue de una filia-fobia hacia todos los modos de interacción social: la familia, el clan, la congregación, el gremio, la logia, la pertenencia que da seguridad y cobijo.
Thulium Metallicum simboliza la necesidad negada, la caridad conflictiva, el apoyo que otros brindan, y que uno niega o no sabe tomar, acaso porque uno no se ve en su justa dimensión.  Hay una mezcla (filia y fobia) conflictiva: se anhela pertenecer a una hermandad o familia sustituta. Sin embargo, la percepción que se tiene de ello es que participar en lo colectivo desde un interés egoista resulta repugnante y deshonesto.
Durante las tomas de Thulium pensé en afiliarme al Opus Dei, a la masonería, a un grupo evangélico, a una comunidad budista, a un partido político, etcétera, para saber qué diferencias puede haber en los motivos de unos y de otros para pertenecer a una u otra comunidad. Sin embargo, sentí una aversión hacia mi por pensar en utilizar para mi provecho el ingreso en estas comunidades. Así que intuyo que las razones que pueda haber en tal pertenencia bien podrían ser una mezcla: para uno aprovecharse y obtener seguridad... o para darlo todo por y para ellas; o para ambas cosas a la vez.

Sin embargo, lo esencial de Thulium Metallicum es la percepción de la posibilidad de que la humanidad pueda llegar a ser justa y respetuosa, aunque ello suponga fragmentarse en comunidades de apoyo e intercambio. En realidad, Thulium Metallicum es una ayuda para las personas a las que les cuesta encajar en relaciones de interés. Entiendo que la personalidad de Thulium Metallicum es la de alguien que utiliza a las comunidades para su propio beneficio; por contra, también representa a la persona que entra en una comunidad y se deja explotar para beneficio de una minoría; también, personas que viven con un sentimiento de desencaje social, como si la comunidad anhelada no pudiera ser posible en este mundo.

El grado 28 de Piscis.

Este grado retrata a la persona que anhela trascender su natural interés, alguien que busca la pertenencia incondicional en un grupo humano sin que la posibilidad se produzca. Sin embargo, por ello, tanto puede ser crítica o acrítica hacia los juegos sociales: alguien que ve como las personas se abusan entre sí y callan, sólo por las migajas de una protección que considera ficticia; o alguien que no tolera la injusticia que se comete en nombre de altos ideales compartidos en comunidad. Sin embargo, aún con ello, este grado arrastra una esperanza que a menudo puede ser muy traicionera.

Es muy probable que Thulium Metallicum pueda ayudar a tratar los celos que se originan en las comunidades humanas: celos por la soltura de otros, que son percibidos como aprovechados; celos masoquistas; etcétera.

viernes, 11 de julio de 2014

Ciclología e Identificación de Tendencias




documento descargable...

miércoles, 9 de julio de 2014

Astrología para la Vida I y II

Astrología para la Vida (i y II)
Macro-Astrología y Micro-Astrología
Curso 2014-2015


Si te interesa estar al día con información acerca de las fechas de inicio de las clases, horarios, etcétera, envíame mensaje a: gabriel@pangea.org

El contenido de este curso está indicado en el siguiente documento.
Si hubiera problemas en su visualización, te lo puedo enviar por correo-e sin compromiso.

martes, 8 de julio de 2014

Arctium Lappa y el grado 1 de Escorpio

Arctium Lappa y el grado 1 de Escorpio: el tamaño sí importa.

Sin conocimiento previo de la materia médica respectiva, la prueba con Arctium Lappa me trajo un conocimiento al respecto de lo microscópico en la vida, incluidos nosotros todos. Es muy probable que ayude este homeopático a rebajar el tamaño del ego, de las pretensiones, de las aspiraciones imposibles, de las fantasías de auto-realización. La reducción del tamaño del ego a su mínima expresión necesaria, acaso la real. Por tanto, minimización de las apetencias personales, incluyendo las sexuales. Poder penetrar en los intersticios, empequeñecerse para poder entrar en donde hasta ese momento resultaba imposible. Algo así como saber pasar desapercibido, aprendiendo a ser pequeño e insignificante. Ello comportaría una comunicación telepática que facilitaría la acción común en pro de objetivos trascendentes. El requisito previo es no querer nada que no sea pertenecer a la deriva misma de las cosas tal como suceden, dejando el miedo al no control. Ya no importa saber a donde vamos, sino ir a donde se esté yendo, sin más, sin pretensión de control. La abolición de la pretensión traería, pues, el conocimiento de lo real en sus justas dimensiones.
El trabajo mental con Arctium Lappa puede ayudar en los casos en los que la persona ha sido perjudicada por la incompetencia ajena. Por tanto, puede servir para drenar el rencor residual que ha quedado retenido en los intersticios profundos.
El paso siguiente sería llegar a reconocer la propia incompetencia y sus consecuencias sobre uno mismo y sobre los demás. Deduzco de ello que más que a ponerse a hacer discursos sobre el perdón, lo más interesante es captar qué motivos puede haber para que una persona pueda perjudicar a otra sin obtener beneficio. A este hecho se le llama estupidez. Y, más que estupidez, un hacerse notar, una reivindicación estéril. El estúpido se reivindica a sí mismo a partir de la exhibición de su propio fracaso en la vida, dado que le cuesta aceptar su insignificante pequeñez.

El grado 1 de Escorpio.

El grado 1 de Escorpio representa a la persona que se pone en peligro, quizá para provocarse un fracaso que le lleve a convertirse en menos de lo que creía ser hasta llegar a una minimización casi absoluta de su presencia en la vida. Este grado es la deconstrucción de la persona, lo cual puede llevarla a percibir el alma que permanece después de toda pérdida o fracaso existencial, cuando todo ha sido ya destruido o malgastado, incluso sí misma. Por otro lado, el grado 1 de Escorpio tiene mucha relación con el dinero y con el poder que puede dar, dato este que puede contribuir a alumbrar las razones de un divorcio, de un desencuentro con las personas amadas o de la ruptura del estatus social. Puede suceder que el malestar en el amor lleve a la persona a poner en peligro su modus vivendi en temas de dinero (por razones afectivas) o por lo contrario: que por dinero perjudique a personas amadas y acabe siendo abandonada.
Se podría entender que esta persona, consciente o inconscientemente, pone su vida en peligro, como si tratara de boicotearse la propia vida hasta acabar convertida ella misma en indigente con plena voluntad de serlo.

lunes, 7 de julio de 2014

Coaching de almas remotas

Sobre el ejercicio de la responsabilidad entre personas cuando un proyecto común las pone a colaborar.

En el antiguo paradigma laboral, en el que las personas trabajan juntas en centros, factorías u oficinas, el ejercicio de la responsabilidad se producía como consecuencia de la proximidad cotidiana. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, tendemos a formar equipos temporales e, incluso, remotos, entre personas que no se conocen o que viven en entornos diferentes. Ello comporta un nivel de conciencia, de disciplina, de responsabilidad más exigente. Es por ello que existe la figura de coordinador o coach de equipos remotos.

¿Qué es un equipo remoto? Un grupo de personas puestas a colaborar en un proyecto o empresa. Estas personas no se conocen entre sí según el modo convencional, por proximidad, sino que han sido convocadas por el proyecto para formar parte de una red o equipo de trabajo. Es decir, son personas que se relacionan unas con otras desde sus casas o despachos. No disponen, pues, de aquel automatismo que la proximidad procuraba.

A la facilidad que hoy tenemos, gracias al uso de redes, habría que añadir un elemento crítico derivado de la falta de proximidad. Esta falta de proximidad debe compensarse con un aumento de la constancia, del compromiso y de la disciplina.

Un coach de equipos remotos cuida de las rutinas mínimas que el equipo necesita para mantener la responsabilidad, la regularidad y la coordinación. Ni que decir tiene que la responsabilidad y la constancia en las acciones es lo que más suele flojear en los trabajos en lo que las personas tienen presencia remota.

Sin embargo, el asunto de fondo no sólo afecta a individuos que no se conocen. Veo que ello sucede, además, entre personas próximas que trabajan como autónomas o free-lances desde sus casas. En este contexto percibo que una buena idea o proyecto puede quedar sin realizar debido a la falta de proximidad continuada. O mejor dicho: debido a una falta de responsabilidad, de concreción, de disciplina, de continuidad, por dejadez en detalles clave, por gestión deficiente del tiempo y de las tareas corrientes que el proyecto exige.

miércoles, 2 de julio de 2014

Manías realizatorias

Una de las falacias que nos rodean es la relativa a la auto-realización individual.  Tal cosa tiene su inicio durante la segunda mitad del siglo XVIII; es la época de la Revolución Francesa, de Adam Smith y de su indagación acerca de la riqueza de las naciones, y de la fundación de Estados Unidos como país independiente. Así, pues, de lo que estamos hablando es de la cultura que funda el espíritu de lo que luego recibirá el nombre de capitalismo.

Un amueblamiento mental me lleva a relacionar la auto-realización con la existencia de un propósito libre. Y todo ello unido a un ideal de justicia, equidad, libertad e igualdad. Aunque, todo sea dicho, lo cierto es que nada hay más incompatible que la libertad y la igualdad. Por tanto, si se anhelan ambas cosas a la vez, la auto-realización es imposible.

Otra forma de manía realizatoria es la que asocia auto-realización con la posibilidad de ejercer influencia o poder sobre el mundo, ya sea para cambiarlo o para aprovecharse de él.

Sin embargo, la forma de poder más clara sería ser capaces de eliminar toda tentación de proyectarlo hacia el exterior. Entonces, pues, lo único que podemos hacer es sacar de nuestra actitud todo aquello que sobra e impide la acción de la naturaleza esencial de las cosas.

Plutón es, pues, el gran neutralizador de proyecciones: las que uno hace y las que otros hacen sobre uno. Otra cosa es que uno sea capaz de salir indemne de tanta película que se nos proyecta.

Le dediqué a Plutón otro artículo, por si apetece leerlo: La acumulación afirmativa, también denominable como autorrealización maníaca.

De todo ello, me quedo con los siguientes aforismos:

La auto-realización es un gran sueño; la realización, en cambio, es un hecho corriente que requiere de una buena lupa para poder ser visto.

La auto-realización es una forma de escapar de la realización.
 

domingo, 29 de junio de 2014

El herpes emocional: el grado 25 de Tauro

Ranunculus Bulbosus y el grado 25 de Tauro: El herpes emocional.

Ranunculus Bulbosus es una planta velluda que, convertida en homeopático, suele recomendarse en casos de herpes. Sin embargo, la toma que hice me llevó a experimentar una sensación de rabia y tristeza, una mezcla difícil de expresar en una dirección definida. Acaso porque la rabia se presiente como injusta, o resulta difícil de manejar, acaba interiorizándose hasta derivar en tristeza. El caso es que las emociones asociadas a Ranunculus Bulbosus suelen conllevar una oscilación en sentidos opuestos. Se experimenta reivindicación del bienestar al mismo tiempo que se abdica de él por razones difíciles de clarificar. De hecho, el modo de clarificar supondría manifestar abiertamente un egoismo que puede resultar intolerable hasta para uno mismo. Este egoismo no es ni más ni menos que el que otras personas manifiestan sin que suponga problema alguno. Aquí, pues, el egoismo vendría de una necesidad emocional que toca aspectos tabú de la existencia.

El grado 25 de Tauro.

El grado 25 de Tauro está regido específicamente por la combinación Marte/Plutón. Este grado simboliza a una persona que anhela vivir de forma natural y desinhibida aspectos de la sexualidad que, directa o indirectamente, pueden provocar hostilidad por posesividad, control, intensidad en los quereres, celos o absorción excesiva. Parece un contrasentido que algo que se supone debería ser vivido sin mayor sofisticación acabe provocando un malestar por lo que indirectamente provoca.
Y hasta es posible que la naturalidad que la persona manifiesta ponga en videncia tabúes en los demás que permanecían escondidos dentro del armario.