viernes, 21 de julio de 2017

Sieranevada


Acudo a la sala en donde se proyecta esta película sin saber nada del asunto. No tengo referencias del director, el rumano Cristi Puiu, ni de sus otras películas. Y ni tampoco del tema. Sólo sé que la película es más bien larga. Así, pues, ya tienen a este cinevisionario adentrándose en la oscuridad de la sala, presto a asistir sin prejuicios, sin expectativas, sin referencias. Pues bien, me encuentro con una historia compleja acerca de la cotidianidad de una familia, que bien puede ser representativa de la sociedad de Rumanía. La acción transcurre casi toda ella en un piso de unos 70 u 80 metros cuadrados. Teniendo en cuenta que hay como unos 25 personajes (o más), ya se pueden imaginar cómo será de abigarrado el ambiente.

Cuenta la historia de una familia bastante numerosa: abuelos, hijos y nietos. Están juntos, por decir algo, para despedir al patriarca recién fallecido. Es decir, se juntan con ese pretexto, aunque rápidamente vamos observando la complejidad de sentimientos, de experiencias y de ajustes de cuentas que unos y otros se tienen entre sí. Debo decir que la sensación que experimenté mientras veía la película es que el equipo de guionistas, junto con el director y los actores, se lo han trabajado muchísimo. No han dejado al azar nada, todo y que parece que haya cierta improvisación. Y es posible que pueda haberla, aunque lo cierto es que si la hay obedece a una intención muy precisa: retratar el estado de una sociedad, la rumana, en la que hay personas que han vivido la dictadura (los más mayores), el final de ella (los medio mayores) y el mundo post-comunista (los más jóvenes). Incluso se podría trasladar al caso español. De ahí que nos venga bien una película así para poder escuchar de boca de los personajes ideas que nos resultan muy cercanas y actuales.

Sieranevada me ha parecido una película excelente. Y más que excelente, notabilísima. No solo hay una trama, la que forma la madeja de emociones y pequeñas historias, sino que todo el transcurso de la historia está trufado por comentarios muy interesantes, gestos, ambientes y climas. Y todo parece que transcurre improvisadamente, pero, atención, hay un trabajo de fondo muy exhaustivo. Y también está llena de símbolos, que el espectador podrá decodificar aplicándolos a situaciones más cercanas y particulares. Es posible que Cristi Puiu haya hecho un homenaje a la sociedad rumana (y mediterránea en general) a través de una familia que lo reúne todo para que cada cual penetre en la trama a través  del personaje con el que mejor empatice.

Sieranevada me ha hecho pensar acerca de hasta qué punto las familias están más unidas por el dolor que por el placer de estar juntos. En este caso, el dolor es el plato de todos los días. Incluso la comida que están preparando, empezada a tomar cuando la película ya enfila el tramo final, se deja comer de forma tardía y con la familia puesta patas arriba. Es decir, la preparación de la mesa, que es lo que más ocupa la película, discurre en paralelo con las cuentas pendientes que unos y otros tratan de zanjar. Y ese intento, con resultados dispares y hasta desafortunados, desemboca en la prometida comida, que más que unir muestra la evidencia de una familia que permanece apegada a sus crisis. Y en esa comida que tarda en llegar, cuando llega, pone aún más en evidencia la variedad de mundos que hay en un piso tan pequeño y tan abigarrado de criaturas que tratan de intentar vivir mejor unos con otros. Por ejemplo, presten atención al papel que hacen las puertas de las habitaciones dentro de la casa, cuando unos y otros entran y salen de cualquier estancia. O, por ejemplo, la señora mayor, que durante el primer tramo de la película aparece con un gorro blanco, y que luego se quita. Pues bien, este poner y quitar alumbra del cambio de lugar dentro del sistema de la abuelita en cuestión.

Ignoro si el director dejó que los actores improvisaran. Es de suponer que sí, pero la sensación con la que me quedé es que tanto da si improvisaban o no, el resultado es de una lógica que parece que todo esté tramado al milímetro.

La publicidad de la peli la compara con el cine de Fellini o Berlanga. Y es posible que la comparación esté bien atinada. A mi me ha parecido singular e incomparable, aunque la pista es buena.

miércoles, 12 de julio de 2017

Producto español a punto de caducar

El espíritu secesionista catalán es un producto típicamente español. Lo que quiero decir es que los catalanes son pactistas y negociadores. Sin embargo, la contraparte, los gobiernos de España, no lo es. Ello lleva a situaciones como la que estamos viviendo.
En Catalunya estamos viviendo una fase pre-determinante. Pongo lo de pre porque a partir de aquí a poco el rival de Catalunya ya no será la actitud habitual del gobierno español. El rival a habilitar es la UE (y sus contradicciones). Y hay una razón que nos viene que ni pintada, pues la UE, en horas bajas, necesita, o necesitará en breve, rehabilitarse ante la opinión pública. Ello quiere decir que la UE no puede dejar que un asunto se vaya cronificando o, lo que es peor, que la independencia se produzca unilateralmente, no sea que se convierta en un mal precedente para otros países.

La actitud del gobierno catalán, tanto los gabinetes liderados por Puigdemont, por Mas o por Maragall, ha sido ir poniendo al gobierno español cara a cara con sus propias contradicciones. Lo que está sucediendo, en cuanto a actitudes, es un calco de lo acontecido en 1898, que dio lugar a la pérdida de los restos del Imperio español de ultramar. Ahora, además, estamos en otra coyuntura. Esta coyuntura es que estamos en la UE, y que ésta no puede permitir que se llegue al extremo de una proclamación unilateral, pues ello daría lugar a ese mal precedente que habría que evitar. Más que nada, para que el corral de países que forman la UE no se ponga de patas arriba, pues ello daría un lugar a un desgobierno mayor que el que hay ahora.

Por tanto, pues, entiendo que en la próxima estación el desafío será aplicar la estrategia sobre la UE. Una vez puestos en evidencia las debilidades, miedos y contradicciones del gobierno español, el soberanismo catalán proseguirá con las contradicciones de la UE, de tal manera que se provoque, si se produce la declaración unilateral, una respuesta que dote a la UE del arbitrio y prestigio al que aspira. Ante la crisis europea, políticos y altos funcionarios que viven de la UE no querrán seguir perdiendo poder.

Así, pues, excepto que suceda el milagro de un referendum acordado, el gobierno catalán, tras el referendum del 1 de octubre, proclamará la independencia unilateralmente. Y si el referendum no se llega a celebrar, la proclamación seguirá adelante. Con o sin referendum, excepto que ocurra el milagro, vamos hacia la unilateralidad. A partir de este hecho, la dinámica habitual de los habrá sido superada. Por consiguiente, el proceso catalán se apresta a cerrar una etapa que se inició en el 2010 y a iniciar una nueva a partir de ahora (en concreto, a partir de final de agosto de 2017).

Acabaré este artículo haciendo referencia al sentimiento patrio de los españoles, el cual es muy respetable. Lo que está sucediendo en Catalunya es un conflicto entre instituciones, en sus visiones y proyectos, no entre pueblos. Esto lo digo por algunos comentarios que me llegan por parte de estimadas personas, españolas de sentimiento, que interpretan que los catalanes vamos en su contra. En realidad, el asunto es un desacuerdo con lo gubernamental e institucional.

martes, 11 de julio de 2017

La Via Lactea

¿Puede la realización de una película servir de justificación para que Emir Kusturika y Monica Bellucci puedan pasar más tiempo juntos?

Justo acabo de ver la última película de Emir Kusturika. Llego a la conclusión de que En La Via Lactea es la excusa que Emir Kusturika utiliza para estar el máximo tiempo posible con Monica Bellucci. A parte de ello, me pareció larga, pesada, inflada, vacía. O más que vacía, si es que algún valor quiere transmitir, En La Via Lactea sepulta lo bueno que podría decir en una parafernalia de trucos estéticos, en un intento por acercarse al maestro Federico Fellini por parte del bueno de Emir. Y a fe que se acerca, claro, pero sólo por fuera. Lo mejor, por supuesto, es la actuación de Monica Bellucci que, a parte de por su sola presencia, levanta el ánimo de este cinevidente aburrido.

domingo, 9 de julio de 2017

Especularidad: Noviembre 2017

La situación que se va a dar a finales de octubre y principios de noviembre de 2017 la estamos teniendo ya. Es un espejo que refleja la dinámica social y colectiva para una época dada. Digamos que lo que va a venir este otoño se está fraguando desde hace tiempo.

De momento, y mientras no llegamos a octubre, tenemos ante nosotros esta posición planetaria. A mi entender, esta combinación explica mucho de lo que está ocurriendo en todo el mundo. Vayamos por partes.

Según vemos en el gráfico, tenemos ahí una conjunción entre Saturno y Pholo. Saturno tiene que ver con la ley y Pholo, con los nuevos negocios surgidos de internet, en donde hay mucho de virtual y de especulativo. Esta conjunción entre Saturno y Pholo está en la carta natal de George Soros. Por ejemplo, una de las actividades que más han prometido riqueza son los cursos relacionados con la especulación financiera, lo cual ha sido favorecido exponencialmente con el auge de internet.

Esta conjunción entre Saturno y Pholo recibe una cuadratura de Quirón. Quirón representa a los políticos que surgen en el mundo a partir de la muerte de Kennedy. Es decir, una tipología que ya no tiene nada que ver con la jupiteriana, que es con la que la tradición designaba al personaje público. El político de hoy es especulativo, especulador, especulado, sujeto a erosión y a escarnio público, etc... Por consiguiente, nada que ver con Júpiter. Pues bien, esta cuadratura describe la política como algo que obstruye y dificulta la solución a los problemas. A menudo esta obstrucción viene revestida de conflicto legal, o comercial, o financiero, o identitario. Es decir, la burocracia política se nos muestra totalmente incapaz de comprender, de interpretar la realidad y de actuar correctamente, entre otras cosas porque esta burocracia política piensa únicamente en términos de la mano que mece las cunas respectivas del tinglado de cada partido político.

Por suerte, tenemos ahí a Urano aspectando positivamente a la conjunción entre Saturno y Pholo. Ello quiere decir que el mundo que avanza lo hace aprovechándose de las contradicciones del sistema, del caos burocrático y, por consiguiente, de forma alegal. Con alegal quiero decir que refiere a actos que no están contemplados aún por lo legal y que, por tanto, no pueden ser ilegales. 

Es alegal la acción libre, la naturaleza misma tal y como es. En el devenir humano, lo alegal es furor, innovación, progreso, audacia, evolución y hallazgo de soluciones inesperadas e incatalogables.