viernes, 18 de diciembre de 2015

Calcarea Phosphorica y el grado 15 de Acuario


Calcarea Phosphorica y el grado 15 de Acuario: el compromiso comunitario y la evasión de la individualidad.

La tipología más relacionada con Calcarea Phosphorica está representada por personas sensibles hacia el bienestar de los demás. Suelen ser empáticas, volubles y dispersas. Suelen idealizar la relación con lo comunitario, acaso porque tienen mal conceptualizado su propio egoísmo.
Por estas mismas razones, alterna la predisposición a ayudar a los demás con la superficialidad o falta de concreción en cuanto expresar las propias necesidades, lo cual da lugar a que estas personas acaben poniendo difícil que los demás las conozcan en profundidad.  Por decirlo con pocas palabras, el punto débil de estas personas gira alrededor de la intimidad. Se encuentran más cómodos en el grupo o en relaciones etéreas, pues es de esta manera que se esconden. También se esconden a través de la soledad, lo cual da a entender que esta persona necesita tanto de la compañía como de la soledad. El otro punto de gravedad es que Calcarea Phosphorica siente que le falta solidez y solvencia emocional, lo cual dificulta que pueda tomar decisiones. Es decir, teme definir para así evitar enfrentarse a las consecuencias de los actos.

Estas personas pueden prestar atención a diversas necesidades de otros, yendo de aquí para allá sin realmente centrarse o profundizar en ninguna de ellas. Se podría decir, pues, que a Calcarea Phosphorica le cuesta comprometerse, contradiciendo lo que aparentemente quiere transmitir. En realidad no se permite expresar abiertamente lo egoísta que en realidad es. Al tratarse de una persona empática y voluble, transita por las emociones sin dejar que ninguna le llegue hasta el fondo de manera estable y confiable. Calcarea Phosphorica rehúsa permanecer, concentrarse, entregarse. Podría tratarse de una persona angelicalmente etérea, que viaja por las emociones sin detenerse, interesándose por ellas y eludiéndolas a partes iguales.

El otro aspecto de Calcarea Phosphorica guarda relación con las limitaciones. Pareciera que resbalara por ellas, como si tratara de escapar. Experimenta los inconvenientes de la vida como si éstos fueran una imposición que viene desde fuera. Quizá sea por eso que su interés por los demás lo es mientras no suponga un compromiso. Es como si la tipología Calcarea Phosphorica fuera, más que una persona presente, una varita mágica que se posa fugazmente: un ser más espiritual que físico. Quizá sea por ello que a la persona Calcarea Phosphorica le cuesta definir objetivos y necesidades, pues su dispersa fugacidad se lo impide. Así, pues, comprometerse con estar presente y prestarse profundamente a los demás llevaría a esta persona a tener que solidificar, concretar y asumir sus limitaciones y compromisos, lo cual es justo lo que está tratando de evitar.

El grado 15 de Acuario.

Calcarea Phosphorica reverbera en el grado 15 de Acuario. Este grado es uno de los más maternales que pueda haber en el signo de Acuario, lo cual nos lleva a pensar que puede contener un buen potencial para desarrollar habilidades terapéuticas, médicas o psicológicas. Se trata de alguien que conoce el sufrimiento y, por ello, no quiere sufrir. Quizá sea por eso que tiene en potencia el don de tratar con el dolor de los demás, procurando solución o alivio. Sin embargo, este interés por el sufrimiento ajeno puede ser una forma de olvidarse de sí mismo.

Aún con la fugacidad de su empatía, este grado representa una tendencia a somatizar el desorden emocional sobre el sistema digestivo y sobre la piel y los huesos (incluyendo los dientes). Se trata, sin duda, de una forma que tiene la psique de avisar de que algo no está siendo gestionado –por ejemplo, a través de la relación con la comida: ya sea porque come o porque no come-.

La persona representada por el grado 15 de Acuario es tímida o vergonzosa a la hora de expresar directa y claramente sus necesidades, acaso por temor a resultar absorbente o egoísta ante los demás. Prefiere ayudar que ser ayudada. Por lo tanto, podríamos decir que aprovecha su empatía para esconder sus necesidades y sus limitaciones. No sabe, o no quiere, pedir lo que necesita. Sin embargo, hay un temor de fondo en relación a tener que depender de los demás debido a estas necesidades.

Precisamente, una de las quejas internas de Calcarea Phosphorica está relacionada con la sensación de no estar llegando a ningún sitio, lo cual es consecuencia de su tendencia a la fugacidad. También, de tanta dispersión, la persona puede acabar aislándose profundamente del entorno, aún mostrándose cooperativa. Paradojas de Calcarea Phosphorica, la persona, de tan empática que es con las emociones de los demás, no se siente legitimada para expresar sus necesidades íntimas. En todo caso, si lo hace, lo hará sutil e indirectamente, inconscientemente, o procurando no ser demasiado explícita. O a través de una enfermedad que no podrá eludir.

Para Calcarea Phosphorica-grado 15 de Acuario, el sufrimiento humano crea conciencia comunitaria, a la vez que articula y legitima las relaciones de ayuda. Sin embargo, el drama existencial relacionado con Calcarea Phosphorica procede de la no aceptación de este hecho, en la medida que es una limitación, dando lugar a una oscilación entre aceptar y no aceptar estas condiciones engorrosas de la vida material. Acaso sea porque hay una tendencia natural idealista que lleva a aspirar a vivir sin sufrimiento ni dolor, para que no haya necesidad de exponerse a expresar necesidades poco agradables ante los demás.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Alumina y el grado 12 de Escorpio


Alumina y el grado 12 de Escorpio. El sentido insatisfecho de pertenencia.

Por lo general, como hago con todas las tomas homeopáticas, procuro no informarme para qué sirve ni a qué perfil mental corresponde el medicamento en cuestión. Siento que la homeopatia es un pozo sin fondo y que todo lo que hay escrito sobre la materia médica es tan sólo la punta de un iceberg. Por eso prefiero hacer las tomas sin dejarme condicionar. Por lo general, cada medicamento genera una información a nivel mental. 
La mayoría de veces, cuando he hecho tomas con otros medicamentos, esta información acaba llegando a los pocos días. Con Alumina, sin embargo, todo lo que llega parece escaparse. Me está costando descifrar la información, que seguro la hay. Por eso es muy posible que Alumina tenga relación con información sutil que no quiere ser desencriptada, como si se tratara de un registro oculto sumamente resistente a toda indagación. Posiblemente remueva memorias profundas, complejas, viejas lealtades, viejos temores, aprehensiones de origen desconocido, sospechas que se despiertan en relación a las supuestas intenciones de los demás.

Sin embargo, y ya que la información no la veía por dentro, vino desde afuera. La respuesta a mi búsqueda llegó a través de un proceso de coaching que compartí con dos personas que respondían al perfil de Alumina. Fruto de la pertinente observación es que llegué a una determinada conclusión, que expongo a continuación.

Pulsión y propósito. 

En la persona caracterizada por Alumina hay un propósito por mantener ocultas ciertas pulsiones, lo cual impide que se muestren claramente la nobleza de miras de tanto ella como de las personas con quienes comparte espacio vital. Es decir, Alumina disfraza, maquilla o suplanta determinados anhelos de encuentro profundo con los demás. Puede hacerlo, por ejemplo, a través de formas religiosas, espirituales, filosóficas o psicológicas. Sin embargo, el asunto reside en la idealización de este hecho. Entiendo que en Alumina duerme el anhelo por un mundo mejor imposible, y que esta imposibilidad, por otro lado, está encarnada en los demás en un nivel muy profundo y abstracto. Es decir, la persona Alumina es vulnerable a la mezquindad y egoísmo de los demás, tanto más en la medida de su idealización. Es decir, espera un mundo sano, equilibrado y altruista que nunca acaba de darse. Probablemente se trate de alguien que preferiría vivir separado, aislado y protegido de las actitudes mezquinas con las que fatalmente se encuentra (mientras sigue anhelando ese mundo mejor imposible). Por eso, cuando Alumina trata de defenderse, maquillando la realidad, aunque sea pensando en ese mundo mejor, fracasa. Y de ahí viene la sensación de ser agredido. La decepción, cuando se produce, es vivida violentamente. La persona cree que la decepción que experimenta forma parte de un propósito intencionado por parte de los demás. O si no intencionado, teme volver a ser agredida por quienes siente atracción. La fragilidad es alta; tanta, que uno podría sucumbir todos los días a ella. Todos los días hay peligro de experimentar como violación lo que es simple egoismo por parte del otro. Ante estas situaciones, la persona Alumina oscilará entre reclamar su dignidad o vivir sumisamente ante lo que es percibido como abuso. Y todo ello vivido con una gran violencia interna, la cual puede afectar tanto al estado de la psique como al bienestar físico.

El propósito de la persona simbolizada por Alumina, más que seguir defendiéndose sin llegar a sentirse protegida, es procurar tener claras las propias limitaciones, pues una persona así tiende a vivir más en los demás que en sí misma. Así, pues, el drama de Alumina es no poder vivir una relación con otra persona en la que ver reflejados y satisfechos sus anhelos más abstractos y profundos. Entonces, cuanta más frustración por la falta de complicidad, he aquí la paradoja, más se refugia en una abstracción que resultará incomprensible para los demás. Y tal es su intensidad, que si apareciera alguien que mereciera la confianza incondicional éste no entendería la complejidad del mundo interior de Alumina, llegando a confundir su anhelo de amor con engaño y manipulación. Es decir, tomaría la complejidad de la persona Alumina como si fuera un pantano de aguas movedizas, que te atrapa y te engulle en proporción a la necesidad de complicidad y reciprocidad amorosa.

Posiblemente el asunto de origen sea una sensación de pertenencia insatisfecha. Es decir, la persona vivió situaciones, acaso en un remoto pasado, en donde no pudo ver consumado su anhelo de sentirse abrazada o incluida en el mundo de los seres queridos. Por tanto, lo que necesita Alumina es ser querida. Sin embargo, y aquí está la cuestión, su nivel de desconfianza es tan alto que cuando alguien se acerca y es percibido como portador de amor puro, la tendencia a idealizar el encuentro acaba traicionando la posibilidad de satisfacción. Por tanto, pues, Alumina es como un pez que se muerde la cola, o como un escorpión que se mata a si mismo.

Si hubiera que plantear un trabajo específico relacionado con Alumina este sería el de la concentración, ya que la tendencia es a ir a buscar el amor en situaciones sobre las cuales uno mismo acabará matando o muriendo. Cuando hablo de concentración lo digo en el sentido de buscar una actividad que le centre a uno y que no le lleve a dispersarse en situaciones sobre las cuales no obtendrá satisfacción sino, más bien, desilusión. Y por lo que uno mata o muere es precisamente por la frustración a la que está expuesto.

El individuo Alumina es sentimentalmente hipocondríaco, lo cual alimenta el bucle de la insatisfacción y de la susceptibilidad. Entonces, pues, el trabajo sobre el que tomar conciencia consiste en un retorno a la concreción, para salir de la tendencia a dar a los afectos humanos más trascendencia de la que realmente tienen. O dicho de otro modo: salir de las arenas movedizas creadas por la mente no dominada, procurando re-educarla hasta convertirla en una herramienta fiable y justa.

El grado 12 de Escorpio.

La resonancia de Alumina es sobre el grado 12 de Escorpio. Este grado describe una psicología basada en la sospecha, como si la persona fuera un agente secreto que hubiera recibido un encargo de perseguir a asesinos, criminales, corruptos, falsificadores, etcétera. Quizá sea por ello que Alumina es un investigador que atrae lo que investiga multiplicado por dos y sin control. Si no es consciente de ello, la persona queda expuesta a todo tipo de engaños, tensiones y somatizaciones. De algún modo necesita un clima de paz, en donde las tensiones no obedezcan a asuntos sobre los cuales no tiene ningún control. Es decir, procurar no exponerse a promesas que no se cumplen.
Este grado, además, genera propensión a vivir clandestina o furtivamente los deseos amorosos, ya sea por activa o por pasiva. Es decir, tendencia a engañar al otro, por temor a ser egoísta y resultar rechazado, o, justo por la misma razón, dejarse engañar por el otro por temor a que recelar de él estropee la relación. También, y por la misma razón, a enzarzarse en malos entendidos. Por tanto, tenemos la traición como factor clave de este grado. Uno es traicionado, uno traiciona, uno se traiciona a si mismo.
Una forma de defensa es mediante la impostación intelectual o racional. Es decir, la persona parece haber desarrollado explicaciones para todo -en relación a si misma y en relación a la idea que tiene hecha de los demás-; incluso mediante formas paranoicas de comprensión que lo que hacen es dar pie a que se repita la falta de complicidad y apoyo de la que tanto se queja. 
Por tanto, la propuesta de Alumina y el grado 12 de Escorpio gira en torno a concretar y ceñir el conocimiento en base a la experiencia real y limitada, en lugar de estar saliéndose por la tangente de las emociones y quedar así expuesto a situaciones decepcionantes. También, quitar la importancia que se le da al vínculo con los demás, rebajando la idealización y procurando el conocimiento compasivo y sin sentirse obligado por ello a cargar con miserias que no ayudan a nadie.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Del Neoliberalismo al Neoactivismo (2)


Del Neoliberalismo al Neoactivismo (2)

Estados y personas en el Nuevo Orden Mundial.



La Conspiración de Capricornio es una revolución orquestada por las clases corporativas para ejercer un control total del mundo. La pasión por el poder se regenera y amplifica en proporción a cuantos más medios se tienen, y se tienen muchos y cada vez más. Por alguna razón, a las élites les parece necesario concentrar este poder, provocando la liquidación de una parte de la pirámide. Estoy hablando, pues, de que hay una operación de aislamiento y blindaje, lo cual quedaba hasta ahora paliado por la existencia de clases medias y un ascensor social, el cual ha quedado parado desde hace unos cuantos años.



A partir de estos hechos podemos reflexionar acerca de cuál es el papel de los estados en el Nuevo Orden Mundial. A por ello, pues.



a.- El estado debe competir con las empresas. Para ello necesita ser tan rentable como ellas. Mal asunto, pues eran los estados los que estaban disponibles para procurar por los ciudadanos lo que las empresas no suelen hacer.

Este estado competidor no garantista necesita empequeñecerse, para poder ganar en agilidad y así poder moverse con la facilidad de una empresa. Es decir, los estados irán soltando competencias a favor de empresas, dando lugar a un nuevo paradigma que afectará a los funcionarios. Por ejemplo, los recortes en sanidad que afectan a los usuarios son sólo un preámbulo para que el personal sanitario pase de funcionario a empleado. El resultado de todo ello es que el paciente acabará siendo atendido por oligopolios formados por los restos del estado mezclados con empresas privadas. Y lo mismo puede pasar con el resto del funcionariado público. Es decir, el estado se fragmenta y suelta sus fragmentos. A cambio, el estado, pactando con el mercado, al cual cedió gran parte de la soberanía financiera que tenía hace unas décadas, volverá a tener ciertas competencias reguladoras. Es decir, vamos a un mundo más regulado en lo financiero y menos regulado en cosas que hasta ahora estaban aún reguladas.



b.- La otra alternativa es un estado emprendedor capaz de abrir vías que las empresas no serían capaces de asumir. Este modelo sería bastante parecido a la relación que tiene el Estado chino con las empresas. Sin embargo, esta opción obliga a los estados, en relación a las empresas globales, a ser mucho más fuertes de lo que ahora son. Igual que la opción anterior, mal asunto, pues el mercado tiene demasiado poder. Debería ocurrir algo verdaderamente audaz para darle un giro a esta tendencia.



c.- Otra opción es crear mega-estados que lleguen a tener tanta o más fuerza que las mayores empresas, lo cual conllevaría multitud de problemas de gobernanza, incluida la exclusión social de grandes masas de población. Es decir, los mega-gobiernos ya no gobernaran los pueblos sino sólo para una minoría. El resto deberá habérselas con lo que les quede, lo cual facilitará el emerger de una nueva cultura colectivista. Un ejemplo de esta opción sería el TTIP.



Estas opciones requerirán de élites corporativas muy conscientes de lo que se traigan entre manos y de las consecuencias que ello genere. Es decir, en cualquier caso el escenario va a suponer que las instituciones del futuro inmediato sólo van a gobernar para una porción muy selecta de población. Y para el resto, las migas de pan.



Todo ello nos llevará a una conclusión: los grupos sociales que se sientan excluidos de la macro-gobernanza deberán apañárselas para hacerse notar, para tener voz,  para ocupar escenarios locales y globales, para que sus intereses sean tenidos en cuenta. Lo que quiero decir con ello es que no hay que esperar a futuras contingencias que sirvan de detonante, sino, más bien, de lo que estamos hablando es de que la energía que hemos gastado en ser individualistas la hemos de reciclar para convertirnos en individuos que trabajan comunitariamente.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Del Neoliberalismo al Neoactivismo (1)


Del Neoliberalismo al Neoactivismo (1)

Preparándonos para la Conspiración de Capricornio (2020-2053)



En este blog he dedicado varios artículos dedicados a glosar la deriva neoliberal que se viene produciendo desde 1982. En ese año se produjo la última conjunción entre Saturno y Plutón habida hasta ahora, la cual abr un ciclo que expirará en el 2020. Este ciclo, en el que aún estamos, lo he llamado el de la Conspiración de Libra, pues este es el signo en el que se produjo.
En resumidas cuentas, lo que este ciclo ha traído es una liberalización total de la moralidad capitalista, de tal modo que quien ha querido y podido enriquecerse lo ha hecho sin ninguna cortapisa ética. El resultado de ello es la acumulación de poder y de dinero en pocas manos, lo cual percibimos más claramente a partir de la segunda mitad del ciclo, crecientemente desde principios de los 90. La otra consecuencia ha sido el auge del individualismo, que se ha traducido en una desmovilización en relación a motivaciones más colectivistas. Es decir, el individualismo he predominado de tal manera que ha dejado erosionado lo comunitario –e, incluso, la individualidad misma-. Así, pues, al darle a la individualidad la supremacía absoluta (hasta hacerla crecer como un hígado de pato para convertirlo en foi), ha acabado fagocitándose ella misma, de tal manera que el individuo ha acabado convirtiéndose en mero títere del mercado. Es decir, el individualismo ha erosionado la individualidad. Y aunque la situación que vivimos hoy, con tantos recortes y tanta exclusión social, ha hecho rebrotar la conciencia de grupo, la solidaridad y la empatía, lo que se puede percibir es que el espíritu comunitario actual todavía no tiene suficiente fuerza. Y aún más, y dicho sea de paso, muchos, conscientemente o no, utilizan las necesidades del grupo para arrimar el ascua a su sardina particular.

En un artículo anterior traté de cómo podría ser la transición de una economía basada en la propiedad a una economía basada en el uso, en el que los coches y la vivienda, por poner un ejemplo, ya no serían de titularidad personal sino que las personas seríamos usuarias de bienes, los cuales sí serían propiedad de grandes oligopolios. Lo cual, dicho sea de paso, supondrá que esos oligopolios tendrán control de nuestros movimientos, y no sólo los que se producen a través de internet (como ahora). Pues bien, como tantas otras cosas, el que se llegue a ello o no dependerá de si las personas estamos de acuerdo con tal cosa y de si somos capaces de emprender campañas que compensen esta tendencia (si es que ponemos interés en el tema). Lo cual es como decir que habría que tomar la voz. Lo cual, insisto, dependerá de si abandonamos el individualismo y nos convertimos en activistas de intereses colectivos que no queremos que queden ignorados.

Lectura complementaria:
Terrorismo de corbata

miércoles, 25 de noviembre de 2015

La mujer invisible

La mujer invisible o el porvenir de una predicción.


Dejé escrito y dicho que entrábamos en un periodo de 52 días que sería de órdago, en el que podría pasar de todo: un atentado, un magnicidio, un nuevo crash, etcétera. De momento ya ha ocurrido el atentado de París, justo en el primer día del periodo de órdago (1). Sin embargo, los días que se postulan más intensos empiezan ahora. Antes de seguir razonando sobre este asunto, debo decir que la imagen que se me formaba en la mente mientras lo estaba estudiando era una columna de humo que surgía de una ciudad mediterránea situada en la zona costera que va desde Barcelona hasta Marsella. 

El factor astrológico clave es la conjunción entre Marte y Lilith (1), además del contexto en el que se inserta, que no es otro que el de la cuadratura entre Urano y Plutón, la que nos sirve para monitorizar la crisis que arrasa la globalidad desde el 2008 -y a la que todavía le queda cuerda-.

Lilith en el mundo.

Lilith es un punto invisible, pues no es planeta ni satélite ni asteroide. Su movimiento nos recuerda a un trompo, tal que así son sus efectos en nuestras vidas. Ella es invisible, imprevisible, caótica, desatada, sumamente telúrica.
No se la suele utilizar en astrología mundial. Sin embargo, podemos hacer una apología en este sentido: Lilith equivale a aquella parte animal de la naturaleza humana que queda guardada en el armario, como si se tratara de esconder todo aquello de uno que pueda no encajar en la familia, en las relaciones, en la sociedad, en las instituciones. Mientras el armario lo permite, solemos guardar en él nuestra animalidad -deseos, anhelos, secretos en relación a la verdadera naturaleza de nuestros impulsos-. Sin embargo, a través de un contexto que lo detone, el armario se desmonta y Lilith sale enfadada por tanto encierro: como un trompo que se vuelve loco e incontrolable. Esto lo podemos ver cuando Lilith hace conjunciones y/o forma cruces con otros planetas, dejando muestras claras en la mundanidad a través de comportamientos extraños y erráticos que surgen en personas y grupos en los momentos menos pensados.

La conjunción entre Marte y Lilith es especialmente violenta. Por lo tanto, pues, es de esperar que se produzcan acontecimientos igualmente violentos en los próximos días -a partir del 26 - 27 de noviembre-. (1). 

Una reflexión en torno a la predicción.

Sin embargo, el propósito de la predicción no es anunciar un crimen sino advertir de que el significado de estos hechos es que el sistema va a quedar patas arriba, como si fuera un armario que se desmonta y cae, acaso porque es necesario que lo haga, manifestando sus anomalías de forma espectacular. Ojalá pudiéramos llegar a la catarsis sin atentados, sin violencia, pacíficamente. A pesar de las buenas intenciones, no se ve en la historia colectiva que se hayan producido grandes cambios sin que se hayan generado heridas, traumas o catarsis dolorosas.

Vivimos en un mundo de paradojas, en el que mientras la tecnología avanza a pasos agigantados, la naturaleza animal que yace dentro del humano parece no querer hacerlo, más que nada porque el contrato social que promete encaje en las instituciones lo impide. Es decir, por adaptarnos al gran tinglado humano arrinconamos partes de nosotros mismos. Este arrinconamiento es el que puede degenerar en violencia, debido a la falta de reconocimiento del hecho.

Ojalá no hagan falta atentados o guerras nunca más. Algún día superaremos la estupidez, aunque no será por las buenas. Espero que algún día lleguemos a ser personas armoniosas y respetuosas sin que un colapso o una hecatombe nos obligue a serlo.

Predecir un posible atentado me ha llevado a preguntarme para qué sirve una predicción, si lo que se predice va a ocurrir igual (suponiendo que uno esté acertado). La única respuesta que se me ocurre es verdaderamente perversa: los astrólogos predecimos como forma de autobombo (o como un reto que uno se hace, como forma de exponerse al éxito o al fracaso). Por mi parte es un reto, aunque soy consciente de que una predicción así puede generar molestias o incomodidades. Sin embargo, y sin que sirva de paliativo, sobre el 2012 se hicieron tantas predicciones, augurios, libros que se publicaron, congresos y jornadas, y, sin embargo, nada de ello sucedió. El mundo sigue igual, como no podía ser de otra manera.

Entiendo que el posible significado de lo que ojalá no llegue a pasar es justamente que nos quitemos la venda de los ojos en relación a la verdadera naturaleza de la sociedad en la que vivimos, que es como un polvorín.  
Por mi parte, y para acabar este artículo, y siendo congruente con los contenidos de este blog, procuro ser lo más pedagógico y explicativo en cuanto a los fenómenos que describo. Mi propósito no es predecir, aunque entiendo que la predicción es necesaria para contextualizar en una coordenada de tiempo lo que pretendo explicar. 

(1) Lilith estuvo haciendo conjunción con Juno el día del atentado en París. Ahora vuelven a conjuntar, aunque en otro grado. En concreto, los días 26 y 27 de noviembre. Después vendrá la conjunción directa con Marte del día 15 de diciembre. 
Unos días después, alrededor del 18 de diciembre, nos encontraremos con una conjunción entre Lilith y Juno, que es la misma que coincidió con los atentados de París. Y acabando el mes, otra tanda de conjunciones. Y así hasta el 3 de enero, acabando el ciclo de 52 días de órdago.

Artículos relacionados:
52 días de órdago.
Violencia comparada: 2004-2015.
Lilith se infiltra en organizaciones.
El arte de martirizar a los demás.
Desorden político y trastornos psiquiátricos.
Obcecación romántica y abandono emocional.
Lilith y el suicidio.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Terrorismo de corbata

En este artículo estableceré un paralelismo entre el terrorismo radical, de sangre y víscera, surgido de unos años a esta parte, y el terrorismo de corbata, traje y tacón que está siempre ahí y que es el verdadero padre de tal horrenda criatura.

He dedicado algunos artículos a explorar el ciclo neoliberal. Este periodo tiene una duración de 38 años y viene pautado por las conjunciones entre Saturno y Plutón. La última de ellas fue en 1982; la próxima, en el 2020.

A través de esos artículos exploratorios hemos ido observando el modus operandi de la actual fase del capitalismo, la cual se ha venido caracterizando por las consecuencias de la desregulación financiera, la deslocalización de empresas y la reducción de poder de lo estatal en favor del mercado. Tanto la deslocalización como la desregulación ya venían abonadas por las políticas de los años 60 y, más aún, desde que en 1971 Nixon proclamó el fin del patrón oro.

Es decir, el ciclo neoliberal lo que ha hecho es consolidar esa tendencia y repartir sus consecuencias más perversas por toda la sociedad.

Una de las expresiones que más está caracterizando a este ciclo son unas palabras de Reagan en las que abogaba por la reducción del Estado en favor del mercado, justo en los años de inicio del ciclo. Una de las consecuencias de ello lo estamos viendo en forma de crisis financieras. Es decir, el mercado no sólo no se auto-regula excelentemente sino que, más bien, lleva a que la codicia prolifere sin contención.

Terrorismo de corbata.

Recientes los ataques terroristas acaecidos en París, se me ocurren dos reflexiones, y ambas muy relacionadas con lo que acabo de exponer:

• Anterior al terrorismo de sangre y víscera está el terrorismo de corbata y traje bien planchado. Es decir, mucho de lo que ahora ocurre fue implantado por terroristas de traje y corbata, algunos de ellos con apariencia de respetable político o ejecutivo financiero o bancario de confianza. No hay mucha diferencia entre unos y otros, salvo en el atuendo, pues el nivel de satrapía es el mismo, y ambos utilizan armas igualmente mortíferas.

• A resultas del empequeñecimiento del Estado en favor del mercado, las instituciones en las que confiábamos han perdido peso. Y con ellas, los políticos, incluso los de izquierdas. Sin embargo, éstos no se resignan a aceptar o a mostrar que su poder ha descendido, como buenamente ha sido demostrado con las políticas que han venido aplicándose a resultas de la crisis. Más bien al contrario, los políticos del ciclo neoliberal, aún habiendo perdido poder y credibilidad, aprovechan cualquier oportunidad para hacerse pasar como necesarios. El ejemplo más claro lo vemos en la forma de gestionar los efectos de un acto terrorista. Por decirlo de algún modo, los políticos aprovechan una coyuntura de crisis para hacer ver al pueblo que hay alguien que les protege.
Ahora mismo recuerdo a Juan Carlos I confesando, en el inicio de la crisis, que todo había cosa de los mercados. Me pregunté entonces qué hacen y para qué están las instituciones , si todo el poder le ha sido dado al mercado. Ahora vemos, por ejemplo, a François Hollande escenificando el rol de gobernante salvífico. Pero qué poca memoria tenemos, por favor.

A lo largo de este ciclo neoliberal hemos pasado de una concepción de Estado que distribuía la riqueza a un Estado que opera únicamente a favor de las élites extractivas.

I am your father.

Acabaré este escrito con una mención a una muy honorable película. Se trata de I am your father, todo un homenaje a los ignorados. En este caso, al actor David Prowse, que encarnó a Darth Vader en la Guerra de las Galaxias. Más que los vericuetos del rodaje, son las consecuencias posteriores las que más nos pueden interesar. Y aún más, la forma con la que George Lucas (no es el único que lo hace) y su equipo dirigían a actores, lo cual queda expuesto en I am your father.  La película puede ser tomada como una metáfora acerca de cómo el poder maneja a sus actores, a menudo sin que éstos sepan qué están haciendo.

Enlaces a los otros artículos dedicados al ciclo neoliberal:

lunes, 16 de noviembre de 2015

La Conspiración de Libra (4)

La Conspiración de Libra y el ciclo neoliberal.

Las claves ocultas en el grado 27.



El ciclo neoliberal (1982-2020) está sirviendo para poner en evidencia lo que el humano puede hacer con el poder en sus manos, y más cuando éste no ha sido expuesto al escrutinio de la mirada del otro. Es decir, la presencia del otro, como regulador o equilibrador de las propias actitudes, ha desaparecido. La presencia del otro como generador de conciencia propia se ha ausentado hasta que los aullidos de los lobos nos alertaron de que no podíamos seguir así. La individualidad quedó secuestrada por el individualismo hasta perder el sentido que el concepto tiene. La individualidad entendida como co-constructor de comunidades se vio secuestrada por el individualismo hasta hacer que el comunitarismo se volviera invisible.



El poder cambia de autoridad.



El poder en manos humanas tuvo una autoridad militar hasta que se decidió transferírselo a la autoridad de la economía. En nombre de ella se plantean batallas sin cañones y sin perder la compostura. El generalato de este ciclo ya no viste de verde sino que va ataviado con traje, corbata y tacón. Y además, para acabarlo de rematar, es un experto en esoterismo, empatía e inteligencia emocional.



Para acabar esta tanda de artículos, quisiera aclarar que el signo de Libra, un emblema de la cultura del diálogo y de las buenas maneras, no es el malo de la película, por más que haya titulado a esta serie "La Conspiración de Libra".



Libra es el signo en donde se han escenificado las batallas esquizoides de final del siglo XX y principios del XXI. El arquetipo que encarna Libra ha puesto en evidencia que para generar conciencia no hay mejor manera que mostrar lo que no queríamos ver por las buenas.



La clave oculta contenida en el grado 27 de Libra.



De los 30 grados contenidos en Libra, el 27 es de los más fríos. Representa a la persona que ha sido apartada o desposeída por su propia familia. Sin embargo, y por eso mismo, su reto es que se la llegue a tener en cuenta. Por lo tanto, no estamos hablando de alguien que prefiera estar emocionalmente exiliado. El grado 27 es alguien que quiere volver a ser querido, solo que hará méritos para que se le vuelvan a abrir las puertas. Este grado 27 de Libra contiene un mandato: la capacidad para superar el límite heredado de los padres. Es decir, el individuo (o la sociedad) simbolizado por este grado, para poder sentirse incluido debe aprender a competir, para superarse y mostrar su valía y su inteligencia a toda costa, pues sin tal demostración no se le abrirán las puertas al espacio emocional que anhela. En este caso, el complejo del exiliado emocional se encarna tratando de pulverizar records. Dicho de otro modo: entregando el alma al diablo.



El hombre (o la mujer) simbolizado por el grado 27 ve el poder como un instrumento para el logro de su propia autoestima, a la par que para someterse al escrutinio de los demás. Sin embargo, esta autoestima, que sigue un modelo impulsado por el sistema, ha sido diseñada desde fuera, de espaldas al alma, siguiendo las pautas mentales que han determinado el ciclo neoliberal. Es decir, el sistema ha inculcado un valor a encarnar por los individuos sin tenerles en cuenta. El resultado de ello es que la persona ha entregado al sistema su valor intrínseco. A cambio, el sistema le ha creado un icono cuya encarnación le somete a esclavitud.



El humano, impostado en forma de competidor, se ha visto asediado por un sistema que le coacciona para que se sienta continuamente comparado con los demás. Para tal fin, el modelo humano de crecimiento relacionado con este ciclo provocó que se generara una expectativa de éxito que ha resultado imposible para una mayoría. El resultado de tanta competición inútil es que el poder ha acabado acumulado en unas pocas manos.



El otro estrago relacionado con este ciclo es la oleada de divorcios que ha generado. De acuerdo en que la incorporación masiva de la mujer al mercado de trabajo, unida a la devaluación del varón como proveedor único, ha facilitado que ciertos desencuentros de género hayan salido a la luz.



Por tanto, pues, el propósito oculto del grado 27 de Libra es llegar a desenmascarar este modelo embaucador. Y para ello, ¿qué mejor que haberlo encarnado vivamente, hasta poner en evidencia las contradicciones del humano cuando se le inculca una determinada idea de éxito que puede entrar en contradicción con sus valores? Es lo esquizoide hecho sistema. Al menos, que haya servido para darnos cuenta de aspectos de lo humano sobre los que hay que prestar atención.



Es de necio confundir valor y precio.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Violencia comparada: 2004-2015


• ¿Hace falta un hacker para que el tinglado caiga, o sólo con la estupidez es suficiente?



• ¿Se repetirá la jugada del 2004 en lo que queda del 2015?



Me sigo preguntando por el componente de violencia que subyace en el comportamiento humano. También, sobre si la utopía civilizatoria ha acabado siendo, como todas las utopías, portadora y perpetuadora de la violencia. Es decir, si la animalidad del humano sigue siendo la que era, aún con los avances civilizatorios. Hemos evolucionado en las formas a través de los tiempos y, sin embargo, la violencia sigue siendo la misma más allá de esas formas.

Mientras escribía el libro sobre Lilith -Lilith. El enfado interior- comprendí que la naturaleza humana es un fiel exponente del telurismo planetario. Es decir, la vida va avanzando violentamente: en el Cosmos, en la Tierra, en la vida de animales y plantas, en la vida de los humanos. Si la naturaleza fuera toda ella paz no habría cambios, ni transformaciones, ni utopías, ni esperanza, ni procesos creativos. Sería un estanque. Sin embargo, el humano tal vez pensó que civilizándose podría llegar a saltarse su violenta condición y vivir a parte en un estanque artificial construido de espaldas al telurismo. El resultado es que el humano, huyendo de depredadores, ha acabado convirtiéndose en su principal enemigo, además de la principal plaga planetaria.

La violencia podría entenderse, pues, como una forma de desobediencia que emerge desde el inconsciente y que desafía la paz idealizada que el humano pretende construir de espaldas a la naturaleza. Dicho de otro modo, violencia es todo aquello que en pro de un comportamiento civilizado dejamos dentro del armario. Y ahí puede permanecer durante un tiempo, acumulándose, hasta que la tensión reprimida le lleva a abrir sus puertas de forma descontrolada.

Pues bien, preparémonos para una ola especialmente violenta.

Tenemos ante nosotros una temporada de vorágine. Ya hablé de ello en el artículo "52 días de órdago". Sin embargo, esos 52 días van a tener su intensidad mayor en el periodo que va de finales de noviembre hasta justo antes de las próximas elecciones legislativas. Durante esos días Lilith va a hablar claro y contundente.



Lilith en astromundial.



Lilith, la hacker del sistema, se usa poco en astrología mundial. Sin embargo, si hacemos una traslación de sus contenidos psicológicos a la esfera social y política, veremos que deja su huella de forma espectacular.
En astromundial Lilith es interesante cuando forma conjunciones y/o cruces. Ambos formatos la hacen especialmente expresiva, relevante y furibunda.  Además, Lilith es invisible, pues no tiene forma material, expresándose con los elementos que estén danzando en cada momento. Es por eso que cuando con Lilith se forma una conjunción y una cruz al mismo tiempo, como es el caso, los efectos de la violencia se hacen doblemente notables, pues emergen irrumpen desde la invisibilidad que le otorga su poder. Ello supone para el humano civilizado un factor altamente desconcertante y desestabilizador.

Llegados a este punto, podemos decir que estos protagonismos de Lilith son coincidentes con episodios violentos que acontecen de forma abrupta y disruptiva. Ello pone en evidencia hasta qué punto el humano está preparado (o no) para albergar esta violencia o, si más bien, sigue buscando culpables ante la paz perdida, como si sólo ellos fueran los violentos. Lo que quiero decir con ello es que con Lilith comprobamos que la violencia no nos abandona en nuestra evolución; y, además, pone en evidencia hasta qué punto somos humildes en cuanto al reconocimiento de este hecho y transparentes y honestos con la gestión de las consecuencias.



Curioso paralelismo entre los días finales del último gobierno de José María Aznar y los del último de Mariano Rajoy.



De esto último tenemos un ejemplo en la gestión que hizo José María Aznar del atentado habido en la red de Cercanías de Madrid en el 2004. Este acto terrorista coincidió con una conjunción entre Lilith y Marte a finales de Tauro. Si lo recuerdan, culpó a ETA de algo que no había cometido y, ante el clamor popular por tal cruel manipulación y mentira, el gobierno que él presidía perdió unas elecciones que a priori le daban como seguro ganador. El pueblo no se lo perdonó y votó a Zapatero. Tenemos, pues, la violencia y su intento de aprovechamiento por parte de alguien con aspecto flemático que en realidad resultó ser muy violento en sus fríos actos.

Pues bien, para esas semanas de órdago que se avecinan se va a producir otra conjunción entre Marte y Lilith. Y todo ello lleva a que la secuencia coincida: final de legislatura, gobierno del PP, cambio súbito e imprevisto motivado por el aprovechamiento cruel de una circunstancia sangrante.

Este hecho tanto puede ser un atentado masivo, un magnicidio, el asesinato de un líder politico de gran signficación para los tiempos que corren, un crash financiero (lean "52 días de órdago", en este mismo blog), una estafa de dimensiones descomunales, etcétera. El asunto es que la acción de Lilith puede poner patas arriba todas las previsiones que se tenían hasta ese momento. Y así es como una tendencia que se daba por segura da un giro y hace emerger una nueva capa de realidad cuya emergencia aguardaba dentro del armario.

La próxima conjunción de Lilith será con Marte en el signo de Libra. Además, coincidirá con que ambos formarán oposición y cuadratura con Urano y Plutón respectivamente. Así, pues, conjunción y cruz simultáneamente. Explosión e implosión. Repito: última semana de noviembre y primera quincena de diciembre, hasta poquísimos días antes de las mencionadas elecciones.

De entre los líderes políticos que puedan estar afectados tenemos a David Cameron, Vladimir Putin y Pablo Iglesias, los tres del signo de Libra. Es posible que alguno de ellos se vea atrapado por la vorágine y acabe siendo protagonista involuntario durante esos días.



Lilith y el terror.



Lilith formó conjunciones y/o cruces coincidiendo con los siguientes acontecimientos:



Además del mencionado atentado de 2004:



+ El jueves negro de 1929.

+ La represión minera de 1934 en Asturias.

+ El asesinato de Kennedy.

+ El asesinato de Carrero Blanco.

+ El asesinato de los abogados de Atocha.

+ El atentado de Hipercor.

+ El atentado que derribó las Torres Gemelas.

+ El atentado contra Charlie Hebdo.



Lilith también está relacionada con otros eventos no directamente sagrantes como, por ejemplo:



+ La auto-coronación de Napoleón.

+ La celebración de la primera Diada en Catalunya.


La conclusión a la que podemos llegar es que, tanto o más que la envergadura de los hechos, va a ser especialmente determinante la gestión clara y honesta por parte de los líderes políticos. En aquel episodio que llevó a Aznar a perder el prestigio que tenía, y que presumiblemente le hubiera llevado a ganar las siguientes elecciones, había una mezcla de deshonestidad e infantilismo desbocado. Ahora, ante lo que se nos avecina, ¿se volverá a repetir la historia?