viernes, 19 de octubre de 2012

El ciclo de la monarquía

La monarquía y sus ciclos.
x Jesús Gabriel, un astrólogo de Barcelona.

Al plantearme escribir esta entrada pensé en ceñirla únicamente al ciclo de la monarquía borbónica. Luego fui viendo que el ciclo al que me estoy refiriendo tanto afecta ahora como afectó en su día a los Trastámara, a los Habsburgo, etcétera. Es decir, que estamos hablando de un ciclo que rige la formación de imperios, con sus esplendores y sus declives. Nada es eterno, como así quisieran algunos, y todo vuelve después haberse ido. Me pregunto yo que si ahora cayera la monarquía, como ya ocurrió anteriormente, ¿qué pasaría? ¿volvería pasados unos años?

El ciclo de la toma y de la quita del poder.

Urano y Plutón reflejan la innovación y la potencia dominadora respectivamente. Se trata de fuerzas cuyo peso específico se percibe en las formas con que el poder crece, entra en crisis, muere o se da golpes contra sí mismo. Esto último lo vemos cuando facciones entre poderosos entran en lucha entre sí y hacen caer etapas de la historia de un país. Obviamente estas facciones utilizan la vida del pueblo como aliado estratégico.
Además de lo indicado, el movimiento combinado de las agujas del reloj representadas por Urano y Plutón indican un movimiento de unificación de poderes, de disgregación y de vuelta a una unificación diferente de la que había.

Por lo general, las conjunciones de estas dos agujas suelen definir finales y principios de ciclo. Los sextiles y los trígonos indican aumento del poder sin que haya oposión por parte de contrincantes. Las oposiciones suelen ser críticas y conllevan enfrentamientos. Y las cuadraturas son declives fuertes debidos a causas internas de la institución monárquica. Ahora, por ejemplo, tenemos una cuadratura que ya es exacta pero que alcanzará una intensidad mayor hasta el primer trimestre del 2015 debido a otros tránsitos que colaboran en ello. Hay que entender que el tiempo en que predomina una dinámica determinada no se ciñe a un año sino 2 o 3 a su alrededor. En el listado que viene al final de este texto está indicados los años en que los aspectos se hacen exactos. Sin embargo, el lector hará bien en aplicar este margen de 2 o 3 años.

Para no extenderme, me referiré a un dato curioso en relación a las conjunciones.

Todas los aspectos de conjunción, 4 en total, entre Urano y Plutón que se han dado desde 1455, año que supone el inicio de la construcción de los estados-nación modernos, se han dado en signos de Fuego, bien imperialistas todos ellos. En cambio, la última, la habida en 1965, fue en un signo de Tierra. Ya vemos cómo ha funcionado el mundo entre 1455 y 1965, a base de unificar y aumentar el poder en base a matrimonios de conveniencia, conquistas, expolios y colonialismo intenso. En cambio, a partir de esta última conjunción se percibe un cambio de tendencia. Al llegar la cuadratura exacta, en el 2012, el primer punto de inflexión crítico en el devenir del ciclo, vemos cómo el viejo paradigma del imperialismo monárquico entra en crisis y empieza a emerger el nuevo paradigma auspiciado por las ideas que empezaron a proclamarse alrededor de 1965, momento de arranque de un ciclo que se extinguirá en el 2104 en coincidencia con otra conjunción en signos de Tierra.

El ciclo de la monarquía borbónica.

La conjunción de 1710 coincide con la llegada de la dinastía borbónica, que procedía de Francia, a España. La conjunción de 1850 coincide con oleadas revolucionarias en toda Europa, lo cual supuso, obviamente, la caída de la monarquía y la fundación de nuevas formas de gobierno. En cambio, la conjunción de 1965 dio lugar a que en España se hiciera un referendum para validar la Ley Orgánica del Estado que acabaría designando a Juan Carlos I como sucesor de Franco.

Las cuadraturas, como señalé anteriormente, suelen coincidir con situaciones críticas. Y ahora estamos en una de ellas. Que empiecen a confesarse, por favor, que el periodo que abarca hasta el primer trimestre del 2015 promete ser de órdago (y nunca mejor dicho).

Curioso y apasionante, ¿no?