lunes, 18 de diciembre de 2017

El agotamiento del ciclo español

En recientes escritos publicados en este blog sugerí que el ciclo de Eris, un plutoide cuyo ciclo supera los 500 años, está muy emparentado con el ciclo imperial español. Pongamos como punto de arranque la boda de los Reyes Católicos, que comportó la unión de la Corona de Castilla y la Corona de Aragón, cuyo cielo nos mostraba a Eris en el grado 19 de Aries. Pues bien, Eris no ha vuelto a transitar por ese grado hasta llegar a la primera década de este siglo, justo cuando Rodríguez Zapatero era presidente del gobierno. De ese tiempo podríamos destacar la maniobra de prometer apoyo, primero, y luego negarlo, en relación al Estatut de Catalunya, que finalmente fue esquilmado por el Tribunal Constitucional en el 2010. Otro evento de esa etapa zapateril fue la crisis financiera global, la cual puso en evidencia las fragilidades del sistema político e institucional español. Y una perla, acaso la más interesante y sintomática, fue la puesta en marcha de la Ley de Memoria Histórica, que puso en evidencia que hay mucho por hacer en el asunto de pedir perdón a la población por los crímenes cometidos en nombre de la patria. Las instituciones actuales deberían ser conscientes de ser herederas y portadoras de viejos sistemas tiránicos y criminales. Por tanto, son las instituciones democráticas de un país las que, aunque sea en diferido, deben favorecer que el dolor se supere. Recuerden, por ejemplo, los juicios de Nuremberg. O los que atañen a las últimas sentencias habidas en Argentina en relación a los militares que acompañaban a Videla. En España esta asignatura esté pendiente.

Rumiando sobre el funcionamiento de los gobiernos españoles, constato que no son capaces de vivir sin guerra y sin estar estigmatizando o demonizando a quienes manifiestan ideas disidentes. Por ejemplo: de 1936 a 1939 tuvimos una guerra civil. Luego vino una larga posguerra, que fue como una continuación de la guerra civil pero más soterradamente. Por cierto, la guerra civil, según el historiador Hilari Raguer, fue alargada por el bando nacional, para hacer que las heridas fueran más profundas, como forma de petrificar el poder.
Justo cuando se acaba la posguerra, entrados los años 50, entramos en el capitalismo a través del Plan de Estabilización. Coincidiendo con ese momento, a final de los 50, es fundada ETA. Volvemos a la guerra civil con otros medios. Bien, de hecho, es la misma guerra, que se trasviste según el contexto histórico.
Y justo cuando ETA abandona las armas, coincidiendo con el cambio de década, surge el independentismo en Catalunya. La misma guerra con otro estilo. 
En el caso de la política penitenciaria referida a ETA siempre me pregunté por el por qué la dispersión de presos. Obligar a la familia a desplazamientos de más de 1000 kilómetros siempre me pareció una forma de provocar que hubiera todavía más independentistas. Y yo creo que con el tema del proceso catalán el gobierno actúa según el viejo manual de estilo: cronificar, estigmatizar, señalar a otros como culpables de la propia torpeza, inflexibilidad y falta de reflejos.
Me pregunto yo si los sucesivos gobiernos seguirán necesitando de un chivo expiatorio para mantener cohesionada a la población.

¿Por qué un gobierno, pudiendo promover la paz, necesita de estar alentando y promoviendo guerras fratricidas?
¿Será que estas guerras tapan una forma fracasada de gobernar?

Siendo Eris el monitor del extinto ciclo imperial español, me pregunto yo ahora si España es un país con instituciones vivas o con instituciones zombies.

De este tema sugiero que lo complementen con los textos siguientes:

1959-2010: Los huevos de Larry Fink.
Cáncer terminal: 2010-2020.

Y ya que hablamos de los juicios de Nuremberg, les paso un enlace a un breve video. Verán que en la entrevista se habla de ello, aunque se guardan muy mucho de evitar hablar del caso español (la guerra y la posguerra civil), como si en España no hubiera habido barbarie institucional. Dirán que no hablan de ello porque el Tribunal que se instituyó a partir de los juicios de Nuremberg no contempla los crímenes anteriores. Y ya saben, la ley es la ley, según insisten los mismos que la incumplen.

2 comentarios:

iluminati dijo...

El ciclo imperial español que se inicia con los Reyes Católicos va de la mano de la Inquisición y la Contrarreforma. La ruptura que se produce en la etapa de Zp puede tener que ver con la secularización de la sociedad española (matrimonio gay, educación para la ciudadanía, valores "republicanos"...)

Jesús Gabriel Gutiérrez dijo...

todo influye... y las formas finales son formas, pues la energía está agotada desde hace bastante más tiempo.