lunes, 2 de junio de 2014

La repertorización astrológica

En el ámbito de la homeopatía, repertorizar supone todo un escrutinio, un arte. Hay mucha materia médica y las personas somos muy complejas. Así, pues, determinar cuál puede ser el homeopático adecuado ya es una buena tarea. Sin embargo, y aquí voy, la astrología puede ayudar en ello.

La repertorización astrológica.

Poder repertorizar la sintomatología, las características de la persona y determinar cuál puede ser el homeopático adecuado encuentra en la astrología la posibilidad de dotar al proceso de curación de una dimensión extra. Luego lo explicaré mejor.

Sin embargo, hacer una repertorización no exime del conocimiento de la materia médica. Tampoco exime de escuchar con atención los motivos que llevan a la persona a pedir ayuda, valorando su discurso y sus expectativas vitales. Por otro lado,  lleva a conocer mejor la astrología y, obviamente, su aplicación práctica para el menester que nos ocupa.

Medicamentos y grados del zodiaco.

Partiendo de la base de que cada homeopático está reflejado en un grado zodiacal, la repertorización astrológica conllevará escuchar y comprender las necesidades del consultante, tanto las que manifiesta como las que oculta. La captación fina de estas necesidades permite percibirlas reflejadas en el mapa astral. Y, en concreto, en qué grados quedan reflejadas mejor estas necesidades.

Por otro lado, y he aquí el valor añadido, repertorizar y escoger el homeopático en función de un grado zodiacal puede ayudar, además, a reestructurar los contenidos del signo (carácter), de la casa (circunstancias vitales) y del planeta con el que haga aspecto (elevando su calidad vibracional).

La homeopatización del mapa astral.

En líneas generales, los factores astrológicos que pueden reflejar las necesidades que una persona puede plantear son:

• Cualquier planeta en el grado en el que esté, especialmente si está mal aspectado, y que pueda reflejar cuál es rasgo doliente de la persona según ella misma nos haya contado. Habría que prestar atención a los planetas que simbolizan la vida (Sol y Luna) y a los que la deprimen (Saturno, Quirón o Neptuno). Especialmente si los primeros mantienen aspectos tensionales con los segundos.

• El grado de la conjunción Sol-Luna prenatal es de vital importancia para atender y tratar aspectos de la personalidad que vienen condicionados por la experiencia prenatal y perinatal. Este grado es uno de los que podríamos llamar constitucionales a efectos de materia médica homeopática.

• Los grados correspondientes al ascendente, descendente, mediocielo y fondo de cielo (y sus respectivos regentes) son sumamente importantes. Los homeopáticos correspondientes pueden servir, respectivamente, para re-estructurar la actitud, las relaciones, la posición en la sociedad y la posición en la familia. Sin embargo, el grado más importante es el del ascendente.

• También se puede valorar todo aquello que tenga relación con la Casa VI, pues puede estar indicando enfermedades que devienen del modo de vida de la persona: alimentación, forma de cuidarse, etcétera. También, la Casa VIII, pues describe la parte genética o heredada de las enfermedades.

La dimensión homeopática de la vida.

La homeopatía plantea la vida humana de un modo similar al de la astrología. Somos materia densa, vibracional, mental y espiritual. Los medicamentos homeopáticos, sus efectos sobre las personas, especialmente cuando se trata de diluciones más sutiles, reverberan afectando a la calidad de la expresión planetaria indicada por los grados de los que he hablado en este artículo. Si desean obtener alguna información complementaria al respecto, les invito a visitar este enlace: Diluciones astrales. En concreto, en el descargable llamado "diluciones astrales", uno de los que están ahí referenciados.