martes, 27 de mayo de 2014

Calcarea Carbonica y el grado 16 de Capricornio

Calcarea Carbonica Ostrearum y el grado 16 de Capricornio: La catedral y el refugio del alma herida.

-->
Durante estos días pasados he estado haciendo pruebas con Calcarea Carbonica Ostrearum, para investigar sobre el tema del abuso (en la infancia, en la vida en general, etcétera). La dilución fue la acostumbrada, 10MK. La materia prima de este medicamento viene del caparazón de la ostra, un símbolo que inspira vulnerabilidad, protección, dureza, fragilidad, valor, ocultación, secreto. También, la ostra misma, un laboratorio alquímico en el que una intromisión venida desde el exterior puede generar la formación de una perla. Probablemente esta tipología se corresponda con una persona que muestra una defensa, acaso dura y áspera, para proteger un mundo interior frágil y delicado. También podría darse lo contrario, alguien que no sabe defender sus límites, que está demasiado expuesto a intromisiones no deseadas.

Nada más empezar con la prueba acudo a un cine-forum para escuchar y ver la película de James Cameron "Avatar". Curiosa película, aunque exagerada para mi gusto. En los primeros minutos se escucha una frase: "los fuertes abusan de los débiles". Podría ser casualidad, aunque ya voy entendiendo que la homeopatía pone a reverberar información pre-existente. Probablemente hemos presenciado abusos por parte de los fuertes hacia los débiles a lo largo de la vida. Acaso en la familia, en el colegio. Incluso después, en la vida laboral o a través de las noticias en las que se habla de explotación de unos por otros, de expolio, de corrupción política, de estafas bancarias. De una manera u otra nos encontramos con manifestaciones de Calcarea Carbonica Ostrearum en muy diferentes contextos.

Durante los días de prueba, además de la película mencionada, ocurrieron algunas otras cosas. Empecé a dar una nueva mirada a las razones por las cuales las personas se agrupan, ya sea en familias, asociaciones, logias, comunidades, congregaciones, iglesias o partidos políticos. Reparo especialmente en la fascinación que nos producen las catedrales, las cuales parecen actuar como protectores de la comunidad. Probablemente actúen como refugio para el alma herida. Estos edificios pueden ser el equivalente del caparazón de la ostra. Somos frágiles y necesitamos congregarnos en comunidades en las que trascender nuestra debilidad individual. También, y por la misma razón, el culto al trabajo que se desarrolla en ciertas comunidades. O ser seguidor de un club deportivo, que para algunos puede dar sentido sostén y coraza a sus vidas. También, las instituciones, lo instituido, las leyes y los códigos, que sirven de refugio. De refugio y de trampa, que también.

El refugio puede ser una trampa, en efecto. La institución que supuestamente protege también puede abusar de aquel a quien debería proteger. Este es un tema que se percibe especialmente intensa en estos tiempos convulsos. Lo vemos en la actitud delincuente y corrupta de individuos perfectamente trajeados que ostentan cargos públicos. A partir de este hecho, es posible deducir que el perfil que se corresponde con Calcarea Carbonida Ostrearum tanto puede ser el del indigente, acaso alguien que fue engañado y estafado, como con el abusador, el cual también lleva dentro de si una gran cantidad de miseria psicológica y emocional.

Vuelvo a la película. En ese mismo día, el del cine-forum, por la mañana, mantengo una conversación con una amiga que trabaja en una institución pública. Me comenta de los abusos que se cometen en relación a las subvenciones que la tal institución concede a organizaciones poco transparentes, y al nivel de connivencia en relación a ello.

Así, pues, deduzco que Calcarea Carbonica es un maquillador de la vergüenza. O, si lo prefieren, un afinador de la conciencia en lo que respecta a cómo nos las ingeniamos para no manifestar nuestras fragilidades, corruptelas y secretos. No es de extrañar que un comportamiento relacionado con ello sea el de la persona elitista, que necesita relacionarse con otros congéneres a los cuales les atribuye un poder social. En realidad, este elitismo es una forma de esconder un sentido de miseria propia.

Las personas cuyo forma de ser resulta concomitante con la tipología de Calcarea Carbonica Ostrearum camuflan el sentimiento de miseria (o miedo a la miseria) con poder, seguridad o dinero.

Siguiendo con las pruebas, al día siguiente sintonicé con un sentimiento de soledad y tristeza muy antiguo. Probablemente de la época en que yo debería tener entre 7 y 10 años. En esa época yo no tenía muchas facilidades para pedir ayuda. Más que nada porque no sabía cómo hacerlo o qué expresar, o dónde ubicar una causa que legitimara mi necesidad. Digamos que me metí en un caparazón en el que permanecí hasta después de los 14 años.
Por esta razón, intuyo que Calcarea Carbonica puede servir para aquellas personas poco acostumbradas a pedir ayuda, que resultan difíciles de comprender en sus motivaciones más frágiles e íntimas, que se ocultan a través del trabajo, de una ocupación, de una religión, de una militancia o de la entrega a una causa que les roba todo el tiempo.

En el último día de la prueba escribo lo siguiente:

Quien no pidió ayuda en su momento, pudiéndolo haber hecho, luego es llevado por la vida hasta convertirse en un indigente.

Me fijo en los indigentes que frecuentan las calles y me pregunto si son ostras sin caparazón, si hubieran podido enmendar la trayectoria que les ha llevado hasta donde están. Y, también, me pregunto ahora, si la razón de no haber pedido ayuda en su momento es debido al orgullo, a la fragilidad, al miedo a mostrarse fracasado, al no saber cómo hacerlo o a una falta de apoyo endémico que existía desde mucho antes.

Calcarea Carbonica Ostrearum y el grado 16 de Capricornio.

El grado en donde este homeopático reverbera es el 16 de Capricornio. Este grado describe a una persona que porta un peso muy fuerte sobre sus espaldas. Sin embargo, más que pedir ayuda, lo que hace es seguir cargando con ello, perjudicándose poco a poco. También, y por la misma razón, se trata de una persona con gran conciencia social, que evita llamar la atención si no es por su mérito, capacidad y capacidad de servicio. Así, pues, estamos hablando de una persona que quiere ser digna por lo que aporta a la comunidad. En cambio, reclamar una atención para su fragilidad puede ser vivida como un drama que trata de mantener oculto. Y es precisamente esta vulnerabilidad la que contiene la perla más preciosa.
Aunque este tipo de personas pueda llevar una vida social intensa e implicada en temas de interés comunitario, los demás pueden no llegar a conocer de quién se trata en realidad.
También, quienes tengan activado este grado experimentarán una gran necesidad de que sea todo el grupo humano el que avance, pues así se sienten más legitimados. Lo cual es como decir que estas personas no suelen ser hábiles a la hora de reivindicarse a sí mismas. Prefieren avanzar a partir de motivaciones colectivas, tapando así sus necesidades personales mediante causas sociales.

En la vertiente más patológica, el perfil Carcarea Carbonica Ostrearum – grado 16 de Capricornio puede ser percibido a través de un sentimiento de inseguridad o desprotección tapado con elitismo, prepotencia o frialdad. Sin embargo, cosa curiosa, la persona es muy consciente de lo social. Es decir, usa lo social -ya sea para alabar o para criticar los comportamientos de los demás- para disfrazar un sentimiento de miseria y aislamiento interior.