jueves, 19 de junio de 2014

Los movimientos de la gran serpiente (y VII)


En este capítulo final de la serie expondré cómo los ciclos lentos afectan mucho más a la vida de las personas que los ciclos cortos. Los ciclos cortos son fáciles de detectar. Por ejemplo, los ciclos lunares. En cambio, los ciclos de larga duración suelen comportar movimientos subconscientes de los cuales nos damos cuenta cuando el ciclo ya está muy avanzado. Por ejemplo, del ciclo de 20 años (como los de 39 o 44), que influye mucho en la economía y en la sociedad, nos podemos dar cuenta al cabo de pocos años de su inicio, cuando gran parte de sus contenidos ya se han infiltrado en nuestras vidas. Y no digamos ya el de 139 años, el de 182, o el de 494.

Como he venido comentando en este blog, la pirámide humana avanza a lomos de una gran serpiente. La serpiente son los ciclos y la pirámide es la sociedad globalizada. Lo que quiero decir es que nuestra vida colectiva es una construcción en la que todos participamos de forma unívoca, nos guste o no, nos guste el resultado de dicha construcción o no, estemos locos o cuerdos.

Lo que quiero decir es que la fuerza de los hechos nos lleva más allá que la suma de intenciones de las personas que participan en ellos. Los ciclos es precisamente lo que hace que la construcción resulte tan trascendente, entendiendo que trascendencia es algo que sobrepasa la voluntad de los participantes (excepto que los participantes asuman las consecuencias remotas de sus actos, además de las de otros antes que ellos). Ya saben, el peso de la historia.

Ahora me referiré brevemente al contenido de cada ciclo:

- el ciclo actual de 494 años está asociado a la conjunción entre Neptuno y Plutón acaecida en 1891. Se la relaciona con el papel de los medios de comunicación de masas en el formateo mental de la población. También, con el inicio de las neurociencias, a partir de los estudios y descubrimientos hechos por Santiago Ramon y Cajal. Esta conjunción actúa muy sutilmente dando forma al gran marco mental a través del cual la mirada humana ve lo que el formato del marco le lleva ver.
Sobre este ciclo: 

- el actual ciclo de 182 está asociado a la conjunción entre Urano y Neptuno acaecida en 1993. Se le relaciona con la construcción de la Unión Europea, con la privatización de lo público, con la emergencia de los clusters, con la miniaturización del estado a favor de esos mismos clusters, con el fin de los estados-nación, con la acumulación de riqueza en pocas manos, con la emergencia de los hedge funds (que en realidad se iniciaron al final de la década de los 40 pero que alcanzaron su auge definitivo en la década de los 90), con el final del trabajo humano y el inicio de la robotización imparable en los procesos de producción.
Sobre este ciclo: 

- el actual ciclo de139 se inicia con la conjunción entre Urano y Plutón habida durante la década de los 60. Se trata de una conjunción que marca el inicio de lo que hoy es el mundo de las finanzas, por poner un ejemplo. En los 60 se deslocaliza el dinero -ciclo Urano-Plutón-; en los 80 se inicio el ciclo neoliberal -ciclo Saturno-Plutón de 39 años-; en los 90 se inaugura la cultura cluster -conjunción Urano-Neptuno-. Volvamos al ciclo de 139 años, el que ocupa casi la totalidad de la década de los 60.

La década de los 60 contiene toda ella pistas acerca de los contenidos de un ciclo que se irá desarrollando a lo largo de los siguientes 139 años, hasta el 2104. Nada más empezar, se funda la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP). Al cabo de pocos años acontece el asesinato de Kennedy y, casi al final de la década, el de Martin Luther King. Ello conlleva la idea de que el tiempo de los líderes carismáticos ha pasado a mejor vida y emerge un liderazgo más oculto, sombrío e innombrable. El liderazgo basado en la personalidad carismática acaba cayendo y surge un liderazgo corporativo (la OPEP es un ejemplo). Así, pues, se empieza a gestar un tipo de gobernanza que cada vez es más oculta. Por otro lado, los líderes, que siguen estando a la vista, cada vez tienen menos capacidad de mando. Por tanto, el lider ya deja de servir a las ideas y pasa a ser tapadera de quien realmente manda. El poder es cada vez más oculto, dado que así se garantiza su propia libertad. El lider carismático, en cambio, estaba demasiado a la vista y expuesto a riesgos.
Otro acontecimiento, muy relacionado con lo anterior, es la emergencia de la llamada new age, el auge de la contracultura y del ecologismo, el movimiento pacifista, los hippies, el movimiento de potencial humano. ¿Se podría decir, pues, que esta conjunción tiene que ver con la libertad? Es más que probable que la respuesta sea afirmativa. Sin embargo, visto lo visto, lo que más libertad ha alcanzado ha sido el dinero y sus movimientos. Lo que hoy llamamos ingeniería financiera toma fuerza a partir de esta década. Con ello veríamos como los dos principios relacionados con esta conjunción -el liderazgo oscurecido y el poder de lo financiero- colorean la actual crisis sistémica (primera cuadratura entre los cronocratores de este ciclo).

Por cierto, el actual rey de España, Felipe VI, nacido en 1968, tiene en su carta natal la conjunción entre Urano y Plutón. Me pregunto yo ahora si Felipe VI seguirá dándole fuerza a lo financiero o nos la permitirá ejercer a los españoles, por ejemplo, para que escojamos libremente lo que más nos interese en relación a nuestro destino colectivo.

¿No les parece paradójico que a la par que el dinero es cada vez más libre los ciudadanos lo seamos cada vez menos?

Sobre este ciclo:

El ciclo Urano-Plutón y su importancia en la historia de Europa. 

La decapitación del lider: el ciclo de 139 años.