domingo, 20 de enero de 2013

Apología o despellejamiento de la política

La política es una criatura que anhela estar siempre en el centro de la mirada del público. Si ve que miramos para otro lado, ella se las ingenia para mantener viva nuestra atención. 
Hay quien utiliza la política para hacer cosas feas fuera de escena, aprovechando que a todos nos gusta ver lo que sucede a la vista. Y la política misma hace todos los posibles para hacerles creer que siempre va a ser así. Sin embargo, cuando ella se da cuenta que el espectador, nosotros, se aburre, se las ingenia de una manera tal que la trastienda sea lo que más pueda verse.

¡ Si ahora que hace frío hay corrupción, imaginen qué puede ocurrir cuando haga más calor !
Gabrieloucho Marx

¿Apología o despellejamiento de la política?

Durante algún tiempo estuve sugiriendo proyectos a organizadores de eventos. Les proponía organizar uno sobre corrupción y desafección política. Me decían que no sería rentable, que a la gente no le gusta estos temas. Y así fue pasando el tiempo hasta que los aires de la corrupción empezaron a llenar páginas de los periódicos y conversaciones a pie de calle. Parece como si lo político vuelve a escena, después de haber generado tanta deserción y desinterés en las personas. Es como si esa criatura prefiriera que se hable mal de ella antes que ver cómo su interés declinaba a pasos agigantados. Prueba de esto último ha sido el nivel de abstención en las sucesivas elecciones.

La política se acusa a sí misma de corrupción para que volvamos a mirarla. A falta de buenos debates, ruido y mal olor.

Sin embargo, me pregunto, ¿a qué viene todo? ¿hay más corrupción ahora que antes? ¿es que es ahora que las personas estamos dispuestas a hacer una cruzada anticorrupción, empezando por nosotros mismos, y por eso pasa lo que pasa? ¿o es que nos hemos dado cuenta ahora que la política nos debe interesar, pues es a partir de ella que podemos introducir cambios en el mundo?

Como ven, la política no quiere ser ninguneada.

Astrología y apología de la política: el aspecto Júpiter-Lilith.

El caso es que he estado viendo con qué aspecto astrológico pudiera estar relacionada esta eclosión, y veo que hay una conjunción entre Júpiter y Lilith. Llevamos con ella desde el 2010. Pues bien, no acaba aquí. Durante todo el 2013 irán in crescendo los motivos para prestar atención a lo político. En especial a partir del verano, momento en el que se formará una gran cruz entre la susodicha conjunción y la cuadratura Urano-Plutón, la que nos tiene arrasados desde unos años a esta parte (y unos cuantos más que han de venir).

La última conjunción que hubo entre Júpiter y Lilith coincidió con una etapa clave de la transición hacia la democracia en España. Fue una etapa de efervescencia y reivindicación de lo político.
La consiguiente oposición, la mitad del lapso que va de aquella conjunción a a la presente, coincidió con los últimos años del gobierno de Felipe González, los de la cultura del pelotazo. A partir de ese momento, el desinterés por la política y el abstencionismo fueron a más. Se podria decir, debido a razones que se pueden imaginar, que los políticos prefirieron que el pueblo se desinteresara por la política. Prefirieron el desinterés antes que una conciencia fiscalizadora. Sin embargo, como estamos viendo, el ciclo vuelve por sus fueros.

A continuación les dejó incrustado el video de un debate tenido en un programa de tele. Sugiero que presten a atención a las palabras de Jorge Verstrynge (minuto 9:13 y siguientes) y Angel Expósito (minuto 12 y siguientes)