domingo, 16 de diciembre de 2012

Historia del futuro de Catalunya

Historia del futuro de Catalunya: 1986-2020

Si el futuro fuese una alfombra extendida hacia el horizonte, hace ya tiempo que la estamos pisando, más de lo que parece. El proceso de independencia de Catalunya empezó hace años. En concreto, desde 1986, fecha en la que España entró en la CEE. Es posible que nadie pensara que ese año llegara a traer tales consecuencias. Así, pues, hay una alfombra puesta bajo nuestros pies. Esta alfombra muestra unos puntos de referencia en el camino: los de las grandes conjunciones planetarias, que dan la pauta y el ritmo con que los acontecimientos van transcurriendo.
Así, pues, este artículo apuesta por mostrar una hoja de ruta que se apoya en las conjunciones habidas de unos decenios a esta parte, y en la que ha de venir, la mayor de todas, la del 2020, que reunirá a Júpiter, Saturno y Plutón.

Las conjunciones entre planetas lentos suelen dar lugar a inusitados puntos de inflexión, nuevos contextos en los que los acontecimientos tienen una fuerza mayor que si sucedieran fuera de los momentos en los que no las hay, ciclos cuya influencia discurre entre una conjunción y la siguiente. Como la de 1982, por ejemplo.

En 1982 hubo una conjunción entre Saturno y Plutón que se la relaciona con el inicio del neoliberalismo, un modo intensivo de capitalismo que ha acabado extendiéndose por todo el planeta. Coincidió con la época Reagan-Thatcher. Por otro lado, 1982 es el año que supone el despuntar de China. Este ciclo abarca desde 1982 al 2020, momento en que vuelve a formarse otra y a iniciarse otro ciclo de 38 años.

La segunda parte de la década de los 80 fue especialmente rica en acontecimientos. Llegó Gorbachov, cayó el muro de Berlín... además de la integración de España en la Europa comunitaria. Por esas fechas Barcelona fue designada para ser la sede de los Juegos Olímpicos del 92. Todo ello facilitó la expansión e internacionalización de las empresas catalanas. Su economía, muy ceñida al mercado interior, empieza a abrirse al mundo.

El final de ese quinquenio fue rico en conjunciones planetarias entre planetas lentos, todo un augurio acerca del peso y consecuencias futuras de esos acontecimientos. Dicho sea de paso, estas conjunciones marcan el inicio de la historia que da título a este artículo. A saber:
- Saturno-Urano (asociada a un ciclo de 45 años).
- Saturno-Neptuno (asociada a un ciclo de 37 años).

Además de la ya citada integración de España en Europa, y muy relacionado con ello, en esos años la Generalitat crea el Cidem y el Copca -hoy Acc10-, organismos orientados a favorecer la internacionalización de las empresas catalanas. Se puede decir, pues, que a partir de ahí estas empresas empiezan a buscar, y a encontrar, nuevos clientes y mercados más allá del ámbito español.

En los primeros años 90 se produce una conjunción entre Urano y Neptuno -la anterior fue en 1821-. coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Expo de Sevilla y la capitalidad cultural de Madrid en 1992. Este primer acontecimiento favoreció grandemente a las empresas catalanas, a la vez que empezó a tomar fuerza la marca "Barcelona". Alrededor de estos años es cuando se inician los clusters empresariales. Catalunya es en donde más hay. De alguna forma, los clusters, señalan una dirección que tarde o temprano abarcará a todos los ámbitos de la sociedad.

Además, de esos años (1992-1993) es la firma del Tratado de Maastricht, que formatea el proceso de unión europea, que hoy vive momentos de crisis, y la recepción por parte de España del Fondo de Cohesión europeo, el cual supuso un aliciente grande para la economía y para las empresas del país.

El 2000 fue una fecha clave para la implantación del euro, en coincidencia con una conjunción Júpiter-Saturno que se produce cada 20 años. Esa conjunción, por otro lado, coincide con una migración de personas y con la deslocalización de muchas empresas.

En el 2010 se produce una conjunción entre Júpiter y Urano en Aries que abre un ciclo de 14 años. En ese año es cuando se produce la sentencia por parte del las instituciones del Estado a la reforma del Estatut de Catalunya propuesta por el Parlament. Y también es cuando la economía de las empresas catalanas denota que el cliente que las alimenta ya no procede del mercado español sino del internacional.

Así, pues, podríamos ver un hilo conductor que enlaza los siguientes años:

- Segunda mitad de los 80 > 1992-1993 > 2000 > 2010 > ¿?

Así, pues, además de razones histórico-emocionales, en el proceso de independencia de Catalunya está siendo determinante la internacionalización del empresariado catalán iniciada en el segundo quinquenio de los 80. El dinero manda. Resultaría inconcebible plantearse una secesión si el cliente mayoritario de las empresas procediera únicamente del mercado nacional.

Como ven, he dejado en interrogación el año de la próxima estación. Si atendemos a que las pautas formadas por conjunciones son tan determinantes, la próxima debería ser en el 2020. Sin embargo, y teniendo en cuenta la fuerza de otros ciclos, me inclino a pensar que los años venideros van a suponer la preparación escalonada de un gran cambio que tendrá una repercusión trascendente.