sábado, 30 de septiembre de 2017

Deulofeu y el ciclo de Eris



Para quien no conozca la obra de Alexandre Deulofeu, les diré que fue un hombre cuyo conocimiento parece ser más propio de alguien que se hubiera desarrollado durante el Renacimiento. Es decir, se trataba de un hombre que estaba mentalmente abierto a enlazar diversos saberes. Sin ir más lejos, Alexandre Deulofeu sostuvo, y así lo explica en sus libros, que el desarrollo de las naciones, con especial atención a las que llegaron a ser Imperios, se explica biológicamente. Es decir, los hechos históricos discurren en paralelo según principios biológicos que pueden ser explicados matemáticamente. A partir de esta premisa es que empieza a desarrollar un método. Su hallazgo lo denominó La Matemática de la Historia. Quien desee saber más sobre esta persona puede dirigirse a internet y buscar. Recientemente se ha proyectado por televisión un documental concebido por su nieto, Juli Gutiérrez Deulofeu, a quien felicito desde aquí, que se puede localizar en la web de TV3. 

Parte de su hallazgo consistió en atisbar la duración del proceso por el que una nación se construye, se desarrolla, se convierte en imperio, se estabiliza y, finalmente, entra en crisis, decae, muere y se descompone. En concreto, Alexandre Deulofeu señala que la fase imperial dura en torno a los 550 años aproximadamente. Ignoro si Alexandre sabía algo de astrología. El caso es que este ciclo es el que se corresponde con Eris, un planetoide muy semejante a Quirón, cuyo ciclo prácticamente cuadra con el anteriormente mencionado. Es decir, Alexandre Deulofeu se adelantó a los astrólogos al hacernos entender que el ciclo de Eris es el ciclo de la fase imperial de una nación. El otro ciclo deulofeuiano es el de 1.700 años, que equivale a decir que son tres vueltas de Eris. Este ciclo tiene una dimensión civilizatoria.

Con independencia o no de si Alexandre Deulofeu conocía la astrología, está claro que no podía saber de la existencia de este planetoide, pues fue descubierto hace apenas 15 años.

Ahora tenemos a Eris en el último decanato de Aries. En concreto, en el grado 23. Pues bien, si nos vamos hacia atrás a buscar cuándo fue que Eris transitó la vez anterior por las cercanías de ese grado, vemos que coincidió con los siguientes eventos: Boda de los Reyes Católicos, con la consiguiente unión entre las coronas de Castilla y Aragón, la formación de la Inquisición, la expulsión de judíos y el descubrimiento de América en 1.492. Ahí fue que se inició el Imperio Español. Y ahora tenemos el fin del ciclo, con Eris transitando por esos mismos grados.

Sigo solamente con Eris. Ingresó en Aries a mitad de la década de los años 20 del siglo XX, y seguirá ahí hasta el 2040. Justo al poco tiempo de ingresar Eris en Aries es cuando empieza a brotar el nacismo en Alemania. Justo durante el año de la conjunción, en 1927, Hitler convoca un meeting multitudinario. Este año coincide con la conjunción de Eris con Urano en Aries. Pues bien, desde entonces no se había producido ninguna otra conjunción de Urano con Eris hasta ahora mismo. Y ya vemos cómo vuelve a brotar el tema de la xenofobia y el odio al semejante.
Publicar un comentario