domingo, 3 de septiembre de 2017

Cáncer terminal: 2010-2020

Durante estas últimas semanas he estado leyendo un libro de Rubén Juste. Trata sobre el Ibex 35. Está muy bien escrito y ofrece una perspectiva muy ajustada acerca de cómo funcionan ciertos negocios, especialmente los ligados a las instituciones del estado español y a las empresas, hoy privatizadas, que en un principio fueron creadas con capital público. Es decir,  trata de cómo las élites españolas se han estado perpetuando siguiendo un mismo modelo. Este modelo es sucesor directo del sistema caciquil que ha predominado a lo largo de la historia. Por hacerlo corto, vemos hoy que los gobernantes españoles y las empresas del Ibex 35 van de la mano. Es capitalismo de estado y de las empresas beneficiarias del BOE.
Bueno, más que ser capitalismo de estado, lo fue, pues en el 2010 estas empresas empiezan a ser vendidas a fondos de inversión. Para poderlo comprender habría que remontarse a la época de Franco, a partir del Plan de Estabilización de 1959, que sirvió para crear grandes empresas que pudieran competir en Europa. Como no había empresas grandes, tuvieron que ser creadas desde el mismo estado. Podríamos decir que en época de Franco, y en concreto a partir de 1959, se crean las clases medias, consecuencia de la entrada de España en el modelo capitalista , fundamental en cualquier proyecto de país. Este mismo proyecto fue luego aplicado por Felipe González y José María Aznar. Hasta los gobiernos de Aznar hubo proyecto de país, que giraba siempre en torno a la existencia de una clase media fuerte. Sin embargo, cuando llega Zapatero, coincidiendo con la crisis y los recortes, la clase media se ve disminuida y, con ello, la posibilidad de que en España pueda haber un nuevo proyecto de país, al menos no con la actual clase dirigente. Además, encontramos hoy que la precarización laboral va a impedir la reconstrucción de esa clase media, hoy muy disminuida. 

Sin embargo, el año clave fue el 2010, año en que, según cuenta Rubén en su recomendable libro, los fondos de inversión internacionales ponen sus manos en las empresas españolas, muchas de ellas creadas durante el franquismo con mucha parte de capital público (o avalado por el estado). Esto que les acabo de decir supone que el centro de decisiones que afectan a la economía española no está en España sino en las oficinas de esos fondos de inversión internacionales.

Si leen el libro, y en paralelo ven un documental sobre los escándalos económicos del franquismo, verán que todo se repite hasta la nausea. Lo que ocurría a resultas de la aplicación del Plan de 1959 (privilegios, enchufismo, corrupción, etcétera) es lo mismo que ocurre ahora. Y si ocurre ahora y durante el franquismo es porque ya venía sucediendo desde tiempo inmemorial. Y si nos ponemos a comparar, el fin del Imperio Romano discurrió igual que ahora discurre todo en la España institucional.

De aquí deduzco que España, al menos en cuanto a su élite dirigente, heredera de los modos de hacer del franquismo, está en la fase terminal de un cáncer que rebrotó irreversiblemente a partir del 2010. Esta fase terminal concluirá en el 2020, momento en el que un nuevo país deberá ser refundado.

Una curiosidad relacionada es el ciclo de 61 años, que median entre la guerra de Cuba (1898) y el susodicho Plan de Estabilización (1959). Los mismos 61 son los que median entre 1959 y el 2020, año que es final y principio. Es eso que digo que estamos en las últimas de una etapa histórica larga.
Publicar un comentario