jueves, 14 de abril de 2016

Zincum Metallicum y el grado 5 de Aries


Zincum Metallicum y el grado 5 de Aries.
La sabiduría invisible.



Empezaré por lo anecdótico exagerándolo: La persona que responde al perfil de Zincum Metallicum es maniática, adicta al trabajo, hipocondríaca; que fabula con sus enfermedades, ya sean reales o imaginarias. E incluso más: Zincum Metallicum podría ser un paranoico potencial, no tanto porque crea que otros le persigan o piensen mal de él, que también, sino porque se ve atrapado por factores más abstractos que están en su mente, a menudo poseída por minucias o problemas que no acaban de ser resueltos. Es decir, el problema de Zincum Metallicum es que se trata de alguien que no resuelve las situaciones debido a un conflicto que está más en su carácter que en las cosas en sí. Podríamos decir, pues, que Zincum Metallicum puede llegar a ser un paranoico espiritual.



Si está enfermo, Zincum Metallicum puede ser alguien que no quiere dejar de estarlo, ya sea porque no se fía de las soluciones que otros proponen, ya sea porque su nivel de identidad con lo enfermizo le impide pensar que pueda haber una forma de vivir más allá de la enfermedad. En cambio, si la persona no está enferma, entonces la patología se manifestará en otros ámbitos de la vida. Se podría decir que en Zincum Metallicum el modo de vida consiste en mantener saludable lo patológico.



Zincum Metallicum es alguien que se ahoga en una gota de agua, o que hace una montaña de un grano de arena. De algún modo, se constriñe al problema que se deriva de su visión patológica de la vida –la patología como religión-, hasta encajar en ello a la perfección. Es como si su personalidad fuera su enfermedad, de la cual uno no puede desprenderse. Sin embargo, podría parecer que Zincum Metallicum es un individuo modesto y humilde. O, al menos, lo parece. Sin embargo, puede tratarse de alguien con aspiraciones en la vida que no ha podido realizar, y que ha convertido la falta de realización en una enfermedad que le sirve para excusar no haber llegado al éxito al que se aspiraba.



A parte de todo lo dicho, más allá de lo esbozado hasta aquí, cuando la persona Zincum Metallicum está bien consigo misma es capaz de expresar un potencial excepcional consistente en la contemplación. Por lo tanto, la realización personal de Zincum Metallicum no reside en el éxito mundano sino en el desarrollo de una capacidad de observación poco frecuente que lo lleva a percibir la inmensidad del cosmos en una minucia de la vida corriente. Sin embargo, tal cosa no admite una traducción fácil. Podríamos decir que la calidad de la persona que encaja positivamente en el perfil de Zincum Metallicum posee una mirada Zen sobre la vida. Sin embargo, la expresión de esta percepción no admite que se traduzca en una vida brillante, heroica o con éxitos aplaudibles.



Debido a lo abstracto de este potencial, la persona cuyo perfil encaja con Zincum Metallicum parece que no sepa lo que en realidad sabe. De hecho, sabe mucho más de lo que realmente es capaz de expresar o demostrar. Es por ello que su sabiduría está en una percepción difícil de comunicarla o transferírsela a otras personas. Por todas estas razones, el individuo Zincum Metallicum difícilmente será valorado por los demás por lo que dice o demuestra. Se trata, pues, de sabios invisibles únicamente valorados por quienes sean capaces de ver a oscuras.



Si esta persona no aceptara esta función tan sutil y abstracta y, por el contrario, optara por intentar encajar en los marcos mentales convencionales relativos al éxito en la vida, acabaría convertido en un gruñón quejoso o en un paranoico espiritual.



Otra característica, muy relacionada con todo lo indicado hasta ahora, a parte de la silenciosidad, es la invisibilidad. Las personas Zincum Metallicum parecen replegarse sobre ellas mismas. Es posible que en el origen de este repliegue subyazca una falta de reconocimiento, debida en parte a las cualidades ya indicadas. Sin embargo, aún pudiéndonos acoger a esta hipótesis, hay en la persona Zincum Metallicum una falta de interés por la vida social, excepto en según qué momentos.



En definitiva, Zincum Metallicum puede ser alguien que no habla, que no le interesa expresarse, que le gusta más contemplar que compartir. Aunque pudiera anhelar el reconocimiento, en Zincum Metallicum hay una razón más potente que le lleva a mostrar poco interés en ser entendido.

El grado 5 de Aries.


Zincum Metallicum reverbera en el 5 de Aries, un grado que personifica al investigador en la sombra. Este detalle, la falta de notoriedad, es el que le proporciona su mayor ventaja: la libertad para contemplar y ser uno mismo en lo que contempla. En otras palabras, la capacidad para ver claramente lo que otro individuo no podría ver: el cosmos en un pequeño gesto de la vida corriente.



La persona Zincum Metallicum tiene más capacidad de percepción que de intelectualización. Su punto fuerte no está tanto en las palabras sino en una forma de mirar que se transmite a través de la actitud. Por lo tanto, no será vista por los demás como brillante. Podríamos decir que si Zincum Metallicum quisiera y pretendiera ser brillante ello le llevaría al fracaso total. Por lo tanto, su éxito está en la no pretensión. Lo suyo es más una actitud que un plan premeditado para conseguir gustar.



El perfil relacionado con Zincum Metallicum podría ser el de alguien que se relaciona mejor con la naturaleza, con las plantas o con los animales, mucho más que con las personas. Como paciente, por ejemplo, sería desconfiado o esquivo. Si fuera terapeuta, en cambio, sería protector y sin arrogarse ningún premio. Estamos hablando de alguien que es discreto, que trabaja con el silencio. Su fuerza podría estar en las manos; o en la mente, a través de la telepatía y la transmisión sutil. En este sentido, Zincum Metallicum, por poner otras metáforas, se encarnaría en un agricultor o en un veterinario. O alguien que prefiere el silencio; o no dar explicaciones, pues es la vida la que las da a través de los hechos.



También podría tratarse de un artista minimalista y abstracto, que no necesita transmitir de forma literal o explícita su cosmovisión. Más aún, Zincum Metallicum es alguien que expresa más cosas cuanto más inexplícito es.



Deduzco, pues, y así lo he vivido mientras hacía las tomas, que Zincum Metallicum puede servir para acallar el ruido de la mente, para entrar en meditación, en telepatía; para acceder a un poder que está más allá del intelecto racional. También, para unificar el campo mental derecho con el campo mental izquierdo; el raciocinio con la intuición; la acción con la contemplación.