miércoles, 20 de abril de 2016

Astrología y corrupción (I)

Astrología y corrupción.
El poder del 58 (I).

 Se suele asociar, y con razón, al ciclo de Plutón con la fase actual del capitalismo. En concreto, con la fase del capitalismo ligada al ciclo del petróleo. En tiempo anterior, al capitalismo se le llamó de otras maneras. Por ejemplo, mercantilismo. Y es posible que en el futuro, eso que llamamos capitalismo reciba otro nombre. Por lo tanto, el capitalismo (o como se le haya ido llamando a lo largo de la historia) es consustancial a la existencia humana. Es la economía, la convivencia, la política, la sociedad, la religión, el poder. Es algo más complejo que va más allá de los nombres que se le pongan.

Vuelvo al tema de Plutón y su ciclo. La fase actual, asociada al ciclo del petroleo, empezó con el tránsito de Plutón en Aries (a partir de 1822) y finalizará cuando transite por Piscis (a partir del 2043). Por tanto, el ciclo siguiente empezará cuando ingrese de nuevo en el signo de Aries.
El funcionamiento de un ciclo es similar al ciclo de las cuatro estaciones del año. El de Plutón refleja muy bien esta estructura. La primavera del ciclo va desde que ingresó en Aries hasta que lo hizo en Cáncer; el verano, desde Cáncer hasta Libra; el otoño, desde Libra hasta Capricornio; y el invierno, desde Capricornio hasta Aries. Ahora mismo, con Plutón transitando por Capricornio, estamos viviendo el inicio del invierno del ciclo del capitalismo vinculado al petróleo.

De ello he tratado profusamente en este blog, sobre los ciclos y sus significados. También, y de muy recomendable lectura, Inma Fernández y Santiago Niño Becerra publicaron en el 2004 un artículo esencial al respecto que resultó altamente premonitorio. Se puede leer en el blog de Inma.

La astro-historia.

Antes de empezar a hablar del ciclo de 58 años, les propongo percibir los ciclos planetarios como si se tratara de un reloj en el que cada aguja está simbolizada por un planeta. En concreto, la de Plutón, la de Neptuno, la de Urano y la de Quirón. También, claro está, la de Júpiter y la de Saturno.

Percibido este hecho, el del reloj astro-histórico, podemos establecer lo siguiente:

Hay dos tipos de ciclos:

1.- Los que se derivan del paso de cada planeta por la secuencia zodiacal, de tal manera que cuando un planeta ingresa en Aries inicia un ciclo cuyo contenido está asociado a los principios que alberga. Por ejemplo, tal como he indicado antes, el de Plutón y sus cuatro estaciones.
Por tanto, podríamos decir que si cada aguja del reloj está asociada a un tema, éstos son los siguientes (me referiré únicamente a los planetas lentos):
- Plutón: el ciclo de la economía global; la explotación de los recursos; la oligocracia; la banca; las finanzas; lo corruptible.
- Neptuno: lo estatal; el liderazgo; la religión como cohesión (por ejemplo, la economía, tenida como religión del capitalismo); las grandes esperanzas colectivas; la espiritualidad innominada; la sociedad y el colectivo como sujeto psicótico.
- Urano: la libre empresa; la capacidad de los individuos para asociarse libremente para compartir propósitos comunes.
- Quirón: los políticos, especialmente cuando éstos sirven de máscara del poder en la sombra. Es decir, se refiere al político que ya no tiene el poder sino que sirve a quien lo tiene. Desde este punto de vista, el político que encaja en esta categoría actua para maquillar o enmascarar los desaguisados de quien realmente tiene el poder.
- Saturno: la ley; los acuerdos; los compromisos; los contratos; los mandatos; las estructuras que articulan la convivencia.
- Júpiter: los debates políticos; la ética; lo refrendario; los predicadores de todo tipo; lo que adquiere fama.

Del ciclo sinódico de 20 años formado por las conjunciones entre Saturno y Júpiter, les dejo este artículo: La Psicología del Dinero.

2.- Además de los ciclos ligados a la secuencia zodiacal, están los ciclos vinculados a las grandes conjunciones. Es decir, ciclos cuya duración viene definida por la frecuencia de las conjunciones del mismo par. Se les llama ciclos sinódicos. A estos ciclos también se les podría aplicar la estructura de las cuatro estaciones, solo que la primavera se correspondería con la fase que acontece a partir de la conjunción. Por tanto, el invierno vendría a ser cuando el ciclo sinódico entra en su cuarta y última fase.

De entre los ciclos sinódicos que nos afectan ahora, señalaré aquellos que tienen a Plutón como parte del par. Les recuerdo que Plutón guarda mucha relación con la corrupción. Por tanto, estos ciclos aportan e indican pistas sobre momentos en los que se han instaurado comportamientos perniciosos en la sociedad.

- Neptuno-Plutón: forman un macro-ciclo que dura cerca de 500 años. Hay astrólogos que lo relacionan con el estado del bienestar. Sin embargo, yo percibo en él la evolución de la ciencia asociada al poder del dinero. La ciencia como religión del sistema capitalista. Es decir, se considera digno de estudio lo que pueda resultar de interés para quien detenta el poder. El momento inicial del actual auge que tienen las neurociencias se remonta al momento en que se produjo la última gran conjunción (alrededor de 1891). De ello dejé escrito este artículo: La Gran Abducción de 500 años.

- Urano-Plutón: forman un ciclo largo. El actual se inicia en los años 60, coincidiendo con el inicio de la deslocalización de empresas, todo un antecedente de lo que luego será la desregulación financiera. Sobre este ciclo les recomiendo el artículo: La decapitación del lider y el ciclo de 139 años.

- Saturno-Plutón: forman un ciclo cuya conjunción más reciente aconteció en 1982. Se le relaciona con el neoliberalismo y con la desregulación financiera. Los términos ingeniería financiera y especulación están muy relacionadas con este ciclo y con el de Urano-Plutón.
Sobre este ciclo les sugiero este artículo: La Conspiración de Libra.

- Quirón-Plutón: este ciclo es tan peculiar y tan poco explorado que le dedicaré la parte II de esta serie. Su duración es de 58 años.

- Júpiter-Plutón: la última conjunción habida tuvo lugar en el 2007, coincidiendo con los primeros momentos de la crisis. Hay que decir que en ello está contribuyendo la cuadratura entre Urano y Plutón cuya conjunción de origen viene de los años 60, tal y como he indicado anteriormente.

Para finalizar esta parte, les diré que en el 2020 se produce el final de tres ciclos sinódicos: entre Júpiter y Saturno, entre Júpiter y Plutón y entre Saturno y Plutón. Como puede deducirse, un año capital el 2020.

El próximo artículo se lo dedicaré al inexplorado ciclo de 58 años.