sábado, 12 de julio de 2014

Thulium Metallicum y el grado 28 de Piscis

Thulium Metallicum y el grado 28 de Piscis: las organizaciones humanas y la individualidad en peligro.

Probando Thulium Metallicum conecté con el desarraigo, el desinterés, la autoexclusión. El sentimiento fue de una filia-fobia hacia todos los modos de interacción social: la familia, el clan, la congregación, el gremio, la logia, la pertenencia que da seguridad y cobijo.
Thulium Metallicum simboliza la necesidad negada, la caridad conflictiva, el apoyo que otros brindan, y que uno niega o no sabe tomar, acaso porque uno no se ve en su justa dimensión.  Hay una mezcla (filia y fobia) conflictiva: se anhela pertenecer a una hermandad o familia sustituta. Sin embargo, la percepción que se tiene de ello es que participar en lo colectivo desde un interés egoista resulta repugnante y deshonesto.
Durante las tomas de Thulium pensé en afiliarme al Opus Dei, a la masonería, a un grupo evangélico, a una comunidad budista, a un partido político, etcétera, para saber qué diferencias puede haber en los motivos de unos y de otros para pertenecer a una u otra comunidad. Sin embargo, sentí una aversión hacia mi por pensar en utilizar para mi provecho el ingreso en estas comunidades. Así que intuyo que las razones que pueda haber en tal pertenencia bien podrían ser una mezcla: para uno aprovecharse y obtener seguridad... o para darlo todo por y para ellas; o para ambas cosas a la vez.

Sin embargo, lo esencial de Thulium Metallicum es la percepción de la posibilidad de que la humanidad pueda llegar a ser justa y respetuosa, aunque ello suponga fragmentarse en comunidades de apoyo e intercambio. En realidad, Thulium Metallicum es una ayuda para las personas a las que les cuesta encajar en relaciones de interés. Entiendo que la personalidad de Thulium Metallicum es la de alguien que utiliza a las comunidades para su propio beneficio; por contra, también representa a la persona que entra en una comunidad y se deja explotar para beneficio de una minoría; también, personas que viven con un sentimiento de desencaje social, como si la comunidad anhelada no pudiera ser posible en este mundo.

El grado 28 de Piscis.

Este grado retrata a la persona que anhela trascender su natural interés, alguien que busca la pertenencia incondicional en un grupo humano sin que la posibilidad se produzca. Sin embargo, por ello, tanto puede ser crítica o acrítica hacia los juegos sociales: alguien que ve como las personas se abusan entre sí y callan, sólo por las migajas de una protección que considera ficticia; o alguien que no tolera la injusticia que se comete en nombre de altos ideales compartidos en comunidad. Sin embargo, aún con ello, este grado arrastra una esperanza que a menudo puede ser muy traicionera.

Es muy probable que Thulium Metallicum pueda ayudar a tratar los celos que se originan en las comunidades humanas: celos por la soltura de otros, que son percibidos como aprovechados; celos masoquistas; etcétera.

2 comentarios:

Dr. Malcolm Wutz dijo...

La vida en sociedad es eso: afiliación y desafiliación. Nos damos de alta, nos damos de baja (a veces nos dan de baja sin quererlo nosotros). Hay que entrar y salir sin dramas, sin escrúpulos, con el pie ligero. Así vamos conociendo y cambiando el mundo.
¿Afiliarse al Opus Dei? Podría ser una experiencia interesante para usted y quizás para el mismo Opus (hasta que le expulsen, claro está). No pasa nada.

Jesús Gabriel Gutiérrez dijo...

en realidad fue un comentario irónico por mi parte...