jueves, 31 de julio de 2014

España en depresión (III)


España en el diván (2014-2017)

Mariano Rajoy tomó las riendas del gobierno en el 2011, fecha de las últimas elecciones generales. Así, pues, si no hay adelanto de elecciones, tendremos nueva convocatoria durante el segundo semestre de 2015. Durante los dos primeros años de legislatura, hasta principios de 2014, Rajoy puso en manos del ciudadano los marrones que heredó de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y José María Aznar. Ahora, habiendo pasado por el ecuador de la legislatura, se dispone a maquillar la situación con mensajes optimistas en relación a la gran economía.

La economía va mejor, dice.

Es decir, el gobernante aplica las medidas más desagradables durante la primera mitad del mandato y las suaviza en los dos últimos. Dejará, pues, lo que queda por recortar para los primeros años de la siguiente legislatura (2015-16). Mientras esas fechas no llegan, el peso fuerte de los recortes los descarga sobre los lomos de algunas comunidades autónomas.
Hay que llegar al déficit cero en el 2017. Mientras tanto, el crash de las instituciones todavía no ha empezado. Se espera que ello ocurra de aquí al 2017, especialmente durante el primer tiempo de la próxima legislatura.
Si relacionamos este hecho, el gran recorte institucional en ciernes, con la crisis bancaria de Portugal, ya vamos viendo por dónde va la cosa.

Del 17% al 24%.

Junto con los recortes y el alcance del déficit cero se une el desnivel del 17% ahora existente entre la media de los sueldos que se perciben en la UE y los que se perciben en España. De aquí a poco tiempo, alrededor de 2016, el desnivel se agrandará hasta el 24%. Con una situación así, resultará rentable a las empresas re-localizar las plantas de producción en España, después de haberlas tenido ubicadas en los países denominados emergentes.

La situación en Catalunya.

En este apartado tan sólo formularé unas preguntas:
Siendo que el propósito es alcanzar el déficit cero en el 2017, con todos los sacrificios que ello le va a suponer al pueblo, ¿qué gobernante osaría acelerar un proceso independentista antes de esa fecha?
Por otro lado, la recesión de la economía va a ser generalizada, también para alrededor de esas fechas.
De ser yo el gobernante, si me dejaran controlar el tempo, me propondría el asunto para el 2017 en adelante.