martes, 15 de julio de 2014

La destrucción de Europa: 2015-2017

La destrucción (controlada) de Europa (2015-2017) y el ego de las naciones.

Empecé a interesarme por la astralidad de la Unión Europea (UE) desde hace un tiempo. Voy atando cabos, valorando ciclos, sopesando grandes momentos: 1950 (declaración Schuman) y 1992-1993 (puesta en marcha del Tratado de Maastricht), por ejemplo. También, cómo no, me pregunto si la actual crisis afectará al futuro de la UE.

Lo cierto es que los países, al igual que las personas, tienen su propio ego. La futura federalización de la UE pide que estos egos sean dejados de lado. Sin embargo, según vemos, desactivar estos egos cuesta un gran trabajo. Ojalá fuera posible borrarlos todos y crear uno nuevo, mayor, en el que cupiesen todos bien a gusto.

El ego de los países, ahora que se celebran los 100 años de la 1a. guerra mundial, es el que pone combustible a los conflictos. Por otro lado, estos egos son el resultado (o el residuo) de los viejos imperios (el británico, el francés, el austro-húngaro, el español, etcétera).
Es posible, pues, que en este proceso de construcción se produzca una destrucción estratégica de parte de lo hecho hasta ahora. Y hasta es posible que, para que esta destrucción resulte catártica, deba experimentarse dramáticamente. Es decir, que para seguir adelante deberemos asistir a un derrocamiento parcial del sistema. Y todo ello va encajando para que ello suceda en el lapso de tiempo que va desde finales de 2015 hasta bien entrado el 2017.

Más adelante, ya en el 2020, un año de grandes conjunciones, el proyecto europeo seguirá adelante con un renovado horizonte en perspectiva. Sin embargo, no será sino hasta el 2026 que la estabilidad del proyecto no será un hecho lo suficientemente sólido.

De la Europa del 2020 ya dejé constancia en algunos de los artículos de este blog. Tan sólo añadiré que ojalá durante estos próximos años, de aquí al 2020, se construya el terreno propicio para que los paraísos fiscales vayan pasando a mejor vida, para que la unión fiscal pueda ser una realidad, y que las elecciones al parlamento europeo sean la matriz del resto de parlamentos locales.

Dicho sea de paso, auguro el principio del fin de la era del petróleo en tres fases. La primera de ellas, durante el septenio 2017-2024. También, para el siguiente (2024-2031), la robotización y la implantación de la neo-máquina y de la biónica en lo que sería una auténtica revolución industrial (máquina de vapor -> ferrocarril -> internet y telefonía móvil -> robotización).

Es posible que el siglo XXI empiece verdaderamente en el 2020, y que lo debamos vivir hasta entonces sean los residuos y las consecuencias del siglo XX.

5 comentarios:

Xavier Pinell dijo...

¿La destrucción la remataran los islamistas?

Jesús Gabriel Gutiérrez dijo...

no, será una autodestrucción monda y lironda

Elia SF dijo...

Me pregunto si lees a Benjamin Fullford...y sus visiones sobre los grandes movimientos en el mundo...saludos solidarios y atentos a lo que pasa a escala mundial (lo poco de lo mucho que hay por saber - pero que influye diariamente en todo lo que nos ocurre).
Sigue con las antenas puestas...hay respuestas...Elia

Jesús Gabriel Gutiérrez dijo...

Hola, Elia... pues no, no conozco al autor que mencionas. ¿Me recomiendas algo de él?

Jesús Gabriel Gutiérrez dijo...

http://benjaminfulfordcastellano.wordpress.com/

¿es él?