martes, 8 de julio de 2014

Arctium Lappa y el grado 1 de Escorpio

Arctium Lappa y el grado 1 de Escorpio: el tamaño sí importa.

Sin conocimiento previo de la materia médica respectiva, la prueba con Arctium Lappa me trajo un conocimiento al respecto de lo microscópico en la vida, incluidos nosotros todos. Es muy probable que ayude este homeopático a rebajar el tamaño del ego, de las pretensiones, de las aspiraciones imposibles, de las fantasías de auto-realización. La reducción del tamaño del ego a su mínima expresión necesaria, acaso la real. Por tanto, minimización de las apetencias personales, incluyendo las sexuales. Poder penetrar en los intersticios, empequeñecerse para poder entrar en donde hasta ese momento resultaba imposible. Algo así como saber pasar desapercibido, aprendiendo a ser pequeño e insignificante. Ello comportaría una comunicación telepática que facilitaría la acción común en pro de objetivos trascendentes. El requisito previo es no querer nada que no sea pertenecer a la deriva misma de las cosas tal como suceden, dejando el miedo al no control. Ya no importa saber a donde vamos, sino ir a donde se esté yendo, sin más, sin pretensión de control. La abolición de la pretensión traería, pues, el conocimiento de lo real en sus justas dimensiones.
El trabajo mental con Arctium Lappa puede ayudar en los casos en los que la persona ha sido perjudicada por la incompetencia ajena. Por tanto, puede servir para drenar el rencor residual que ha quedado retenido en los intersticios profundos.
El paso siguiente sería llegar a reconocer la propia incompetencia y sus consecuencias sobre uno mismo y sobre los demás. Deduzco de ello que más que a ponerse a hacer discursos sobre el perdón, lo más interesante es captar qué motivos puede haber para que una persona pueda perjudicar a otra sin obtener beneficio. A este hecho se le llama estupidez. Y, más que estupidez, un hacerse notar, una reivindicación estéril. El estúpido se reivindica a sí mismo a partir de la exhibición de su propio fracaso en la vida, dado que le cuesta aceptar su insignificante pequeñez.

El grado 1 de Escorpio.

El grado 1 de Escorpio representa a la persona que se pone en peligro, quizá para provocarse un fracaso que le lleve a convertirse en menos de lo que creía ser hasta llegar a una minimización casi absoluta de su presencia en la vida. Este grado es la deconstrucción de la persona, lo cual puede llevarla a percibir el alma que permanece después de toda pérdida o fracaso existencial, cuando todo ha sido ya destruido o malgastado, incluso sí misma. Por otro lado, el grado 1 de Escorpio tiene mucha relación con el dinero y con el poder que puede dar, dato este que puede contribuir a alumbrar las razones de un divorcio, de un desencuentro con las personas amadas o de la ruptura del estatus social. Puede suceder que el malestar en el amor lleve a la persona a poner en peligro su modus vivendi en temas de dinero (por razones afectivas) o por lo contrario: que por dinero perjudique a personas amadas y acabe siendo abandonada.
Se podría entender que esta persona, consciente o inconscientemente, pone su vida en peligro, como si tratara de boicotearse la propia vida hasta acabar convertida ella misma en indigente con plena voluntad de serlo.