viernes, 9 de diciembre de 2016

Coffea Cruda y el grado 23 de Escorpio

Coffea Cruda y el grado 23 de Escorpio.

Para afrontar el caso de Coffea Cruda nos irá bien entender que la curiosidad y el afán de experimentación forman parte del centro de la existencia humana, y que una represión de este instinto debe derivar necesariamente en una forma de obstrucción mental que puede manifestarse como obsesión. Y la obsesión podría ser tomada como la reacción ante dicha represión. Es decir, la obsesión sería una forma de intentar revertir la represión primeriza de la curiosidad por saber.

Así, pues, el carácter de Coffea Cruda derivado de esta represión se corresponde con la obsesividad y la compulsión. Podríamos entender que se trata de una debilidad o malformación del carácter, que es enmascarada o sepultada con obsesiones diversas; o bien estamos hablando de un problema espiritual que afecta a multitud de facetas de la experiencia vital –de aquí que tomemos como punto de partida la represión de la curiosidad como elemento a partir del cual se construye el carácter obsesivo-compulsivo-.
Podemos ser obsesivo-compulsivos con la comida, con el deporte, con la sexualidad, con las ideas, con el saber, con la salud, con el amor, con el trabajo, con el dinero, con los detalles, con la propia imagen o con el comportamiento de los demás y con el propio. Cabrían aquí otras formas emocionales que actuarían de forma complementaria: el miedo a la impotencia, los celos, la incomunicación, la falta de contacto con el placer primordial, el miedo a ser excluido y, aún más, la necesidad de que la realidad no esconda nada, como si ésta estuviese al servicio de la mente humana. Entonces, pues, podríamos relacionar el carácter obsesivo con el de una persona que no acepta de buen grado la naturaleza de sus impulsos. Es decir, a partir de este punto podemos entender que estas personas se interesan por percibir y comprender aspectos de la conducta humana, justamente aquellos que les cuesta admitir y expresar desde si mismos.

El trabajo de fondo con Coffea Cruda gira en torno al adiestramiento mental. Estamos hablando, pues, de una persona que posee una mente que es más fuerte que su voluntad. O lo que es lo mismo: alguien que vive esclavo de la voracidad escrutadora de su propia mente. Hablamos, pues, de convertir lo que es una tortura martirizante en una habilidad al servicio de un propósito.

La necesidad de escudriñar en los pliegues de la existencia podría convertir a la persona Coffea Cruda en alguien que investiga, que recela de la apariencia de las cosas, que sospecha. El fondo del asunto está en la curiosidad, en una curiosidad primeriza que fue reprimida, pero que, lejos de haber sido eliminada, ha sido amplificada. Entonces, pues, Coffea Cruda es alguien que quiere liberar su mente de la tendencia a sospechar. Si el origen de esta tendencia es la represión de la curiosidad infantil, entonces, pues, el trabajo debe ir dirigido a reconectarse con la infancia. Es posible que haya que llegar hasta las primeras prohibiciones para poder desactivar un sentimiento infantil de separación, verdadero origen de lo compulsivo y de lo obsesivo.

La creatividad de Coffea Cruda está más orientada a la observación y a la crítica más que a la expresión espontánea. Y es posible que un desequilibrio excesivo en este sentido sea la razón de la tendencia obsesiva de la mente, que tiende a fijarse más en los fallos que en la vivencia del placer.

Coffea Cruda no permite que los demás le conozcan. Por eso mismo, procura mostrar una imagen de superficialidad, frialdad, distancia o hermetismo. Coffea Cruda se corresponde con alguien que prefiere mostrarse flemático o emocionalmente indiferente. Sin embargo, estos individuos esconden sus misterios insondables en compartimentos estancos, de tal manera que nadie diría que llevan el infierno en su interior.

La obsesión es un impulso agresivo reprimido e interiorizado. Además de lo indicado anteriormente, es posible que en su niñez la persona haya podido presenciar escenas violentas o dramáticas entre terceros, o desavenencias profundas que fueron silenciadas. Y es entonces que se vuelve susceptible a todo lo que sospecha que se le oculta.

El grado 23 de Escorpio.

La reverberación de Coffea Cruda se manifiesta en el grado 23 de Escorpio. Se refiere a nativos que llevan una vida exterior aparentemente calmada y equilibrada. Sin embargo, su modo de ver la vida es como la de un investigador secreto. La capacidad para escudriñar es insaciable, hasta el punto de crearse preocupaciones que acaban siendo más fuertes que su voluntad.

El problema de la mente está en que no todo es intelectualizable. Es decir, la pulsión por mantener bajo control lo observado lleva a vivir la mente como si fuera un fin en si misma, cuando es sólo un medio. Por tanto, un reto asociado a Coffea Cruda y su relación con el grado 23 de Escorpio es la procura del desarrollo de otros aspectos de la percepción como, por ejemplo, la imaginación, la intuición, la creatividad, el disfrute... o simplemente, dejar que lo que uno pretende saber se manifieste cuando corresponda.

Aún con todo, y para ir cerrando este capítulo, hay que entender que gran parte de las obsesiones son formas excitadas del intelecto y de las emociones. Y habría ir con mucho cuidado, pues la persona que encaja con este rubro es posible que necesite de la excitación que la obsesión le provee. El asunto es cuando la obsesión se convierte en un martirio sobre el cual no hay manera de ejercer control. Estamos hablando, pues, de la excesiva excitabilidad. Por lo tanto, la secretividad, la tortura o el masoquismo, la excitación y la compulsión sexual confluyen en Coffea Cruda.