martes, 9 de julio de 2013

El Karma de los partidos políticos

Las organizaciones humanas tienen un modo de funcionar que se asemeja al de una persona. Es decir, tiene -tenemos- memoria, comportamientos, idearios, valores, relaciones, objetivos, propósitos, conciencia, alma, cuerpo, espíritu, salud, enfermedad, luces, sombras, Karma. 

¿Y qué es el Karma?

Karma es todo eso que he apuntado en el primer párrafo. Es como una cebolla cuyas capas estuvieran ordenadas de mayor a menor densidad. Estaría, por ejemplo, la más densa, la que alberga la memoria corporal. También, las correspondientes a las actitudes, las de los intereses, las de las relaciones, las de lo patológico, las de lo excelente. 
Las más alejadas de lo denso, por ejemplo, contendrían información de lo ancestral de la organización, un registro intangible que marca, con más rotundidad de lo que nos pensamos, el destino de la organización. Es decir, en un partido político, por ejemplo, está la influencia de lo remoto. O lo que es lo mismo: la forma y circunstancias con las que fue fundado van a marcar su desarrollo posterior. Y aunque pasaran generaciones de personas, esta cualidad improntada va a estar influyendo en los actos futuros. 
La impronta fundacional es la clave de todo. En ella está recogida el cometido de fondo, las posibilidades de desarrollo, los obstáculos y el potencial que pide ser desarrollado.

Incluyo en el significado del término Karma un centro de gravedad profundo, un elemento de atracción que hace que personas, con factores de personalidad similares a los de la organización se acerquen a ella, vibren con ella, se superen con ella, perezcan con ella.

Karma es un trabajo a hacer que puede tener una relación directa con el ideario, aunque. más bien tiene que ver con algo que atañe a la porción de lo humano que se encarna en el partido en cuestión.

El Karma de los partidos y de las organizaciones políticas.

En los próximos artículos del blog me dedicaré a indagar y a explicar cómo es el Karma de cada partido. Considero que es un tema interesante, debido a la excepcional peculiaridad de la etapa histórica que estamos viviendo. 
En estos artículos también hablaré de las plataformas de reciente creación que han surgido recientemente y que suponen una alternativa de participación, distinta a la de los partidos. Estas organizaciones también tienen Karma.

Una curiosidad astrológica.

Observé que durante un tiempo, el signo de Tauro fue frecuente encontrárselo en algunos líderes de la política en Catalunya. Este signo conservador es el Coll i Alentorn, Alicia Sánchez Camacho,  Aleix Vidal Cuadras, Josep Lluís Carod-Rovira o Joan Saura. Sin embargo, de un tiempo a esta parte es más frecuente el signo de Aries. Por ejemplo: Pedro J. Ramírez, Mariano Rajoy, Jorge Fernández Díaz, Dolors Camats, Josep Antoni Duran i Lleida, Muriel Casals, Oriol Junqueras, Alfred Bosch, Juan José López Burniol, etcétera.
Debe ser que estos tiempos que corren que se las pelan necesitan de un perfil más arianamente aguerrido. 

Conflictos intestinos.

El sábado, día 13 de julio, Marte entra en Cáncer. La combinación sugiere un agravamiento de los conflictos intestinos, también, cómo no, en las organizaciones y en los partidos. Se tomarán decisiones drásticas motivadas por cosas que suceden por dentro. La tensión en los partidos puede hacerse insoportable. 
Esta etapa, corta e intensa, tendrá un momento especialmente significativo durante el lapso de tiempo que va desde ahora y hasta principios de agosto. Se me ocurre que en el mapa de Mariano Rajoy, como su ascendente es precisamente Cáncer, va a poner a este señor o bien entre las cuerdas, o bien hará que él mismo ponga a toda la especie política entre ellas. 
Podría ser drástico una convocatoria adelantada de elecciones para este mismo año. O, cosa improbable, que don Mariano haga una purga a fondo en su partido.