miércoles, 10 de julio de 2013

La confabulación de 1992

El estado es una entidad suprafeudal que ahora, con los recortes, está siendo reducido. Si sigue todo así dentro de poco podremos comprobar que el feudalismo no sólo no había desaparecido sino que permanecía activo tras esa gran maraña que llamábamos instituciones. Al reducirse éstas se verá lo que había, y seguirá habiendo, debajo, encima, a la derecha y a la izquierda.

Jesús Gabriel Gutiérrez
El Arte de la Metáfora.

Antes del 2010 Santiago Niño Becerra auguró, como fase siguiente a la actual crisis financiera, que el estado se iba a ir miniaturizando. Ahora les explico algo referido a ello.

Todo empezó alrededor de Barcelona'92

La última gran conjunción entre Urano y Neptuno se hizo en 1993, momento en que se inicia un ciclo que resulta clave para la historia de personas, organizaciones y países. La próxima será en el 2165. Cuanto más largo es un ciclo, más profunda e inadvertidamente influye en nuestras vidas.

Los eventos que acontecen alrededor del momento en que una conjunción con tanta enjundia se gesta resultan ser bien interesantes, pues nos sirven para entender la dirección que va a ir tomando el mundo. El caso es que alrededor de aquel momento, los primeros años de la década de los 90, pasaron cosas, las justas como para poder captar la dimensión de los movimientos que iban a ir afectando a instituciones, personas, grupos, sociedades, empresas y economías.

A saber, por poner unos ejemplos:

• Se firmó el Tratado de Maastricht, determinante para captar el devenir de un futuro que ya es presente candente. 

• Se celebraron los fastos del 92, que en España se tradujeron en las Olimpiadas de Barcelona y en la Expo de Sevilla. 

• El modelo que sirvió para que el Holding Olímpico funcionara se convirtió en inspiración para los clusters de empresas que empezaron a surgir en el aquel momento. Los clusters empresariales son la clave de lo que en un futuro inmediato será la gestión, por ejemplo, de los hospitales que todavía están en manos de las administraciones públicas.

• A resultas de los fastos del 92, y debido a los convenios con empresas, multinacionales y otros países, se empezaron a privatizar progresivamente determinadas gestiones que hasta ese momento estaban plenamente en manos de los ayuntamientos.

• Se empezaron a hacer campañas animando a las personas a que suscribieran planes de pensiones alternativos. Mútuas y aseguradoras se aprestaron a ofrecer servicios y cuidados de la salud de los ciudadanos, acaso en prevención del adelgazamiento de la seguridad social, lo cual resultó ser un augurio de lo que ahora está sucediendo.

• Inicio de la privatización de la banca pública. Por ejemplo, en aquel momento, Argentaria.

• Inicio de la privatización de la gestión de determinados servicios en las instituciones públicas. Ello supone el fundamento de lo que luego ha ido proliferando como subcontrataciones.

Como ven, gran parte de lo que estamos presenciando en nuestros días -por ejemplo, los recortes en sanidad- se empezó a diseñar coincidiendo con esa conjunción.