domingo, 8 de marzo de 2015

Ledum Palustre y el grado 3 de Piscis


Ledum Palustre y el grado 3 de Piscis: el abuso consentido.


Ledum Palustre suele utilizarse en casos de picadura de insectos. También, en operaciones con bisturí, aunque sea con cirugía menor. Es decir, indicado para picaduras o heridas cuyas consecuencias se perciben de forma no inmediata.

Por extensión, Ledum Palustre podría aplicarse en casos de violación, acoso, persecución, etcétera. Cuando la persona se ha sentido vejada y ha quedado dolorida e indefensa. Puede ocurrir, además, que la persona no haya podido mostrar su dolor y las consecuencias de aquellas invasiones emocionales hayan quedado interiorizadas, somatizándose a través de molestias o inflamaciones.

En el ámbito emocional, la especificidad de Ledum Palustre se ciñe a los pequeños daños, o a daños a los que uno no dio importancia en un primer momento. Puede tratarse de actos que alguien cometió contra uno, que se percibieron con una levedad que no correspondía con las consecuencias que luego tuvieron lugar. Por la misma razón, la persona lastimada vive la lesión o vejación sin haberse podido defender, por lo sutil del acto. Un agravante se une a todo ello: el agresor puede estar bien visto por la víctima; y acaso, además, exculpado por ella. Todo lo cual da lugar a pensar que la víctima entregó su razón y su dignidad a aquel que abusó de su confianza y buena fe.

Como las picaduras del minúsculo mosquito, cuyas consecuencias uno detecta cuando el insecto ya se ha alejado, la acción de Ledum Palustre va dirigida a aquellas consecuencias de abusos, aparentemente leves en primera instancia, que acaban minando el campo energético y la confianza en sí misma de la persona abusada.


El grado 3 de Piscis.


Este grado representa a la persona sumisa, servicial, incluso servil, de gran bondad y excesivamente laxa en la defensa de su dignidad. Por ello, es posible que ciertos propósitos e intereses no lleguen a fructificar, o que los esfuerzos resulten infértiles, debido a la vulnerabilidad.

Se trata, pues, de una persona que inconscientemente permite que otros abusen de ella, sin darse cuenta de las consecuencias. Esta permisión es como un agujero energético que está fuera de control, lo cual está indicando que Ledum Palustre puede ser de utilidad en personas que se sientan desprotegidas ante personas de confianza.