martes, 14 de octubre de 2014

El poder del error (I)

El poder del error son sus consecuencias sobre el futuro, totalmente imprevisibles y fuera de control, que perjudican a unos y a otros. Cuanto más poder se tiene, peores consecuencias generan los errores cometidos. Quizá sea por eso que los hijos, tras haber sido totalmente crédulos en relación a sus padres, luego acaban culpando a éstos de los traumas que creen sufrir. Por tanto, los intentos por no cometer el mismo error ancestral es lo que hace que el error se cometa y sus consecuencias sean aún más frustrantes.

En el ámbito político, el mandatario oculta sus errores transfiriendo al pueblo (y al futuro) las miserias que no quiere que le sean vistas, excepto que su impostura y sus maquillajes hayan caducado a la vista de todos y el pueblo vea conscientemente los hechos. Es por eso que una guerra es una manifestación del fracaso de la élite, y es esa élite la que se las ingenia para cargar sobre los súbditos las malversaciones del poder ejercido, haciendo creer que es el pueblo quien entra en guerra por motivos propios, cuando esos motivos son de una minoría que se aprovecha de la ignorancia de la mayoría hasta hacer que la sangre derramada se convierta en un capital que embolsarse.

Quirón y el poder del error.

En este sentido, tanto en la astrología psicológica como en la astrología mundial Quirón es importante, pues su estudio ayuda a comprender como se transfieren los errores cuando éstos se cometen inconscientemente, o cuando conscientemente se cometen y no se quieren reconocer.
En esta línea, para quien le interese, propongo la lectura de este artículo: 

El Bigrama de Hitler.

Adolf Hitler tenía en su Carta una conjunción Luna-Júpiter en Capricornio opuesta a Quirón en Cáncer. Las piezas de esta oposición están situadas en el Bigrama de Libra, el espacio de 15 grados que abre los signos de Cáncer y de Capricornio.
Podríamos deducir que la figura materna (Luna-Júpiter) es importante para la construcción del mito personal que luego Hitler encarnó. La oposición de Quirón nos podría dar a entender que el rol materno, que compensa el de un padre despótico, frío y emocionalmente lejano, puede haber generado el tipo de consecuencias que aquí hemos venido a llamar "el poder del error".

Los Bigramas, la división en dos de cada Signo zodiacal -así, pues, 24 en total-, describen la alucinación básica que ha de servir para dar forma a un idealismo difícil de cumplir, y que luego derivará en una neurosis. En este caso, el Bigrama 1, correspondiente a la primera mitad del eje Cáncer-Capricornio, es Libra, el cual sirve para proyectar un conflicto paterno-materno-filial sobre todo un pueblo. Y, como ya comenté al principio, esta proyección genera efectos más devastadores en proporción al poder disponible, que en el caso de Hitler era mucho.

Si les interesa leer algo más en relación a la conjunción Luna-Júpiter de Hitler, les invito a leer este artículo de Juan de la Fuente.