martes, 28 de abril de 2015

Carbo Vegetabilis y el grado 15 de Aries


Carbo Vegetabilis y el grado 15 de Aries: La negrura en las pinturas de Goya.

La biografía de Goya contiene aspectos que son la encarnación de Carbo Vegetabilis. Este homeopático, recomendable para abordar o prevenir problemas de circulación que atañen a la zona superior del cuerpo, es complementario de Carbo Animalis, más indicado para la zona inferior (piernas, tobillos, pies). Así, pues, Carbo Vegetabilis es indicado para infartos, ictus, migrañas, dolores faciales y mandibulares, etcétera. Sin embargo, y aquí es donde quiero parar la atención, Carbo Vegetabilis corresponde con un perfil psicológico que la vida de Goya muestra a las claras.

Goya, pintor determinante y avanzado a su tiempo, padecía de crisis maníaco-depresivas que se manifestaban cíclicamente y sin que los momentos depresivos ni los de esplendor guardaran relación con las circunstancias. Lo que quiero decir es que el biorritmo del sufrimiento era autónomo e, incluso, contradecía lo que las circunstancias acompañaban. Es decir, éstas no actuaban como detonante, lo cual es indicado por situaciones exitosas acompañadas de depresión  o manía de forma independiente; o etapas en las que hay ausencia del éxito que Goya esperaba y que, sin embargo, no necesariamente provocaron depresión.

El grado 15 de Aries.

El grado de reverberación de Carbo Vegetabilis es el 15 de Aries, que describe a una persona tenaz pero cambiante, a la que le cuesta fijar los estados de ánimo que pueden resultar propicios para la encarnación concreta y satisfactoria de sus objetivos vitales. Se trataría, pues, de una persona cuyos estados emocionales parecen estar desvinculados de las circunstancias, con lo cual éstas no pueden cambiar debido a que las emociones son vividas de forma inconexa o desligada del ambiente.
Muy probablemente este grado, y el mismo Carbo Vegetabilis, refleje capas del Yo que han quedado sepultadas debido a contingencias ajenas. Por ejemplo, a través de aspectos biográficos transgeneracionales no resueltos por quienes los vivieron en primera instancia -experiencias ancestrales a medio concluir o resolver-.

El proyecto de cambio ligado a Carbo Vegetabilis implica un trabajo a favor de la armonía entre emociones y circunstancias, de tal manera que el poder transformador pueda liberarse y soltarse de viejos patrones. O, dicho de otro modo, que la persona responda a los estímulos en su justa medida y en proporción a lo que realmente acontece. Así, pues, el propósito de Carbo Vegetabilis es alinear emociones y circunstancias, procurando dejar atrás experiencias emocionales desmesuradas o que no guardan relación con los hechos actuales; también, superar preocupaciones residuales inconexas que responden a un patrón cíclico.

En definitiva, que el drama interior guarde relación con el drama exterior; que las alegrías que nos da la vida respondan con la alegría que circula en nuestro interior; que la subjetividad discurra en paralelo con el mundo de las formas objetivas.

La vida de Goya está muy influida por personajes del linaje materno que sufrieron de transtornos psíquicos. Deduzco, pues, que la acción de Carbo Vegetabilis puede guardar relación con la genética de las emociones.
En la Carta de Goya el grado 15 de Aries está rodeado por la acumulación de planetas en ese signo. Sin embargo, ese grado relaciona a Neptuno, que está en el 15 de Cáncer, y a Júpiter, que está en el 15 de Sagitario. Júpiter y Neptuno son los grandes psicóticos de la familia planetaria.

Goya murió a una edad avanzada debido a un accidente cardiovascular, muy en la línea de los Carbos homeopáticos (especialmente el que nos ha ocupado en este artículo).