viernes, 6 de mayo de 2016

Aluminium Metallicum y el grado 5 de Acuario

Aluminium Metallicum y el grado 5 de Acuario.

¿Es el abandono de si una señal de dejadez, rebeldía, autoexigencia... o, más bien, de una falta de amor por la vida?

Una mirada superficial nos podría llevar a pensar que la persona flaquea en autoestima, y que por eso no persevera en la realización de sus propósitos. La potencia que podría aplicar a este fin queda disipada o degradada; o bien no existe una idea clara de cuáles son sus deseos. O al menos, no los percibe con la importancia que deberían merecer. En este sentido, la persona, como única artífice posible de su propia realización, se da demasiada poca importancia; pero, claro, si no es ella, ¿quién se la va a dar? Aunque también podría ser que el asunto no tuviera que ver con la autoestima sino con la estima a la vida en general. Estamos hablando, pues, de un perfil difícil de acotar o clasificar que nos podría llevar a engaño si no agudizamos nuestra mente.



La fuerza del yo de Aluminium Metallicum es discontinua. Ello nos lleva a plantear un posible trabajo: poner la atención en el proceso interior, como si se tratara del único y mayor propósito alcanzable. Posiblemente la persona se plantee objetivos que no están respaldados por una actitud en consonancia, lo cual provoca que los resultados no lleguen. A su vez, esta falta puede generar desinterés, al no percibir recompensa, pues ésta es la que genera el estímulo necesario para mantener constante el nivel de atención. Con una atención decreciente o interrumpida, la persona puede llegar a abominar de todo propósito de realización. Lo cual lleva a un abandono de sí que a veces podrá confundirse con rebeldía o autoexigencia.



La marca de Aluminium Metallicum es la dejadez. Se percibe en muchos aspectos: en los descuidos en el atuendo; en relaciones afectivas que parecen mal concebidas; en un aparente desinterés por todo lo que requiera concentración, ya sea a la hora de pensar, obrar o querer. La persona se ausenta de sí misma, a menudo de forma súbita. Podríamos llamarlo lagunas de atención, momentos en los que la persona lo deja todo a la deriva.



Un factor que pudiera actuar como causa de estos comportamientos bien podría venir de experiencias afectivas interrumpidas durante la etapa infantil. Es posible que la relación con los padres haya sido experimentada con discontinuidad. Así, pues, en el mundo afectivo de la persona caracterizada por Alumium Metallicum ha habido poco tiempo de comunión. La des-comunión ha dejado una marca: la persona tiende a des-comunicarse súbitamente de lo que siente, de lo que hace, de lo que piensa, de lo que quiere.



Así, pues, debe prestar atención a su interior, para procurar completar desde dentro lo que la vida le presenta fragmentariamente. La satisfacción no puede venir desde fuera, ni tan siquiera proyectando los anhelos sobre formas externas. Más bien ha de venir de una percepción de sí misma en la que se llegara a ver como la gran unificadora. Ello supone entender que el don potencial de Alumium Metallicum es la magia, la potestad de llenar los huecos, de percibir interacciones insospechadas. Por tanto, el servicio que alguien así puede prestar a la humanidad es el que contempla y anuncia posibilidades que nunca antes fueron vistas. Podríamos hablar de un potencial visionario.



Otra forma de percibir la estructura de fondo de Aluminiium Metallicum está en los anacronismos existenciales. Por ejemplo, cuando una misma cosa se presenta fragmentada y diseminada a lo largo de la vida de la persona, de tal manera que se experimentaría la sensación de que las experiencias se interrumpen y de que la plenitud no es posible. Así, pues, es posible anhelar algo que no se puede dar mientras se anhela, y obtenerlo sin querer cuando se ha dejado de anhelar y uno está en otra cosa. Por tanto, el trabajo de fondo es llegar a trascender la pretensión de satisfacción, pues es ésta la que impide la realización.



Una forma de ver si la persona está alineada o desalineada es escuchando su discurso. Si es despreciativo, ya sabemos que está en inarmonía. Es decir, si lo que se persigue es objeto de desprecio por su parte.



Por lo tanto, la persona significada por Alumium Metallicum debe llegar a percibir que la anacronía es una forma de armonía expandida en el tiempo. Sin embargo, cuando ha llegado a este punto, a partir de ahí ya todo es percibido como una gran sincronía. Desde esta visión, cuando ya se ha renunciado a una satisfacción completa referida a los ideales del yo, es posible captar que las cosas vienen y van siguiendo un orden que desafía toda pretensión de satisfacción. La persona, pues, debe aprender a sumar, a ensamblar las satisfacciones fragmentadas en una experiencia integrada. Y todo de tal manera que sea posible percibir que sólo puede haber una única satisfacción, la de ver la unión de las partes del todo.



Entonces, pues, la persona cuyo perfil contenga una base importante de Aluminium Metallicum debe situarse por encima de estos vaivenes hasta actuar como un observador imparcial, desapegado o despreocupado por el rumbo de las experiencias en las que participa. De lo contrario, intentar controlar para procurar la continuidad de lo que tan frecuentemente queda interrumpido, como si así la realidad pudiera utilizarse al servicio de la satisfacción egocéntrica, puede degenerar en una fuerte fragmentación interna y mucha frustración.



En Alumium Metallicum, dicho con otras palabras, debería cancelarse todo interés personal hasta dejarlo convertido en desinterés, pues es con este estado desde el que se puede percibir la unión de las piezas y la verdadera naturaleza de los movimientos entre ellas. La actitud contraria, la de una persona que aún estuviera reivindicando para sí una satisfacción que sólo puede darse a partir de la contemplación de este hecho, acabaría paralizando el proceso hasta dejar convertida toda acción en inútil y contraproducente. Por tanto, hay en Alumium Metallicum un potencial destructivo en proporción al anhelo de satisfacción egocéntrica.



El grado 5 de Acuario.



La resonancia de Aluminium Metallicum queda encarnada en el grado 5 de Acuario. Este grado representa a alguien que se siente desaprovechado, con una inteligencia poco común, desapegado, excéntrico, extraño entre los propios, diletante, que es capaz de lanzar por la ventana su propio talento. Y aún más: alguien que busca lo que nunca llegará a ser y rechaza lo que es.



Es posible que la tipología de este grado se corresponda con alguien que no ha encontrado el nivel de comprensión y complicidad que necesita, que haya nacido en una familia poco comprensiva en relación al propio potencial. Como se ve, la sensación de estar siendo desaprovechado viene de lejos. Es posible que se trate de una herencia y que otras personas ya hayan experimentado esta sensación. Lo podríamos llamar invisibilidad o desaparición en vida. Lo peor del asunto es que no tiene solución fácil. Por ello, tal invisibilidad puede re-encarnándose indefinidamente. Por ejemplo, a través de la vida en pareja. Lo peor del asunto es que estas personas también pueden estar provocando que los demás se sientan invisibles ante ellas, igualmente insignificantes.



Con el grado 5 de Acuario nos encontramos con un perfil de difícil expresión. Puede tratarse de alguien con apariencia normal, o de alguien que desafía el orden establecido, aunque mantenga una imagen supuestamente contenida y en aparente orden. Es decir, hay en Aluminium Metallicum/grado 5 de Acuario un conflicto con las apariencias. Es como si la persona no mostrara lo que en realidad es, quizá porque resultaría inaceptable si lo hiciera. Es posible que un poso de rebeldía esté actuando a despecho de las circunstancias. O simplemente, le trae sin cuidado el reconocimiento de sus congéneres, lo cual es negar en los demás lo que le ha sido negado a uno.



Como hemos indicado antes, la persona que se corresponde con este perfil es capaz de ver un universo en un pequeño detalle, por lo general inadvertido para el resto de sus congéneres. Sin embargo, y aquí está el problema, tal percepción es difícil de explicar o compartir. 

Una explicación alternativa referida al carácter de Aluminium Metallicum/grado 5 de Acuario es que se trata de una mente muy lógica, acaso demasiado, que vive rodeado de personas que a su lado parecen supersticiosas o prejuiciosas. Como es de suponer, en un contexto así es difícil la reciprocidad y el reconocimiento.



También puede tratarse de alguien brillante que ha escogido (o se ha visto obligado) a realizar funciones modestas. El asunto es si está conforme con ello o lo vive con un trasfondo de rebeldía. Si está conforme, vivirá una doble vida: por un lado, actuando según las convenciones; por el otro, desarrollando al margen elementos inusuales relacionados con dones insospechados. Si lo vive con rebeldía, ni encajará en las normas ni desarrollará una vía alternativa para que estos dones puedan ser desarrollados.



Otro detalle que puede ser encarnado por este perfil es el relacionado con una sexualidad oculta, paralela o clandestina, para vivir fuera de norma lo que las normas no permiten. 



El perfil relacionado con Aluminium Metallicum/grado 5 de Acuario es realmente difícil de expresar y de comprender. Ellos mismos se sienten así: difíciles hasta para ellos mismos.