martes, 29 de septiembre de 2015

Predicciones y partidos

Las predicciones de los políticos y el partido de los astrólogos.


Las predicciones de los políticos.
 
Una de las razones por las cuales la astrología fue apartada gira en torno al asunto de las predicciones. El argumento utilizado es que el futuro -o el destino- sólo puede estar en manos de Dios y que, por tanto, se entiende que los astrólogos que tratan de adivinar, cuando se ponen, lo que ambicionan es ser divinos, o emular a Dios, al menos en tal prerrogativa adivinatoria. Es decir, que para pontificar y administrar los designios de Dios ya les fue concedida la patente y la licencia a personal autorizado.
El caso es que los políticos también predicen, y de qué manera. Por ejemplo, unos dicen que una Catalunya independiente no podrá ser admitida en la U.E. En realidad deberían decir que ellos no quieren que una Catalunya independiente ingrese en la U.E. Que lo digan claro, por favor, y que dejen de utilizar las predicciones para camuflar lo que ellos harían en el caso de tener el poder al que aspiran. 
O, por ejemplo, algunos otros que sostienen que la independencia de Catalunya la haría más justa y más atenta a las necesidades sociales. En realidad no lo sabremos hasta que ocurra , y aún así, pues de llegar a ello las dinámicas que favorecen al capital o al pueblo llano irán discurriendo según el contexto mundial. Es decir, los gobernantes siguen pautas según las situaciones generales que se estén dando. Si el contexto general favorece A o B, el gobernante procurará A o B.

El partido de los astrólogos.

Y ahora, la otra. A resultas de las campañas políticas que no cesan, en los comentarios de astrólogos que han surgido en facebook se percibe una falta de neutralidad. Es decir: todos, utilizando las mismas herramientas, podemos llegar a conclusiones contradictorias. No le veo el problema, si no fuera porque, por dar más prioridad a la defensa del propio negocio, los astrólogos, compitiendo vanidosamente unos con otros, pierden la neutralidad y la ecuanimidad que deberían tener. Y no sólo la perdemos sino que en la calentura del debate caemos en la misma dinámica tendenciosa de la cual los políticos se sirven para intoxicar el ambiente. Es decir, que nos ocurre lo que a cada hijo de vecino, que sobre la defensa de causas nobles acaban solapándose los intereses mezquinos de cada cual.

En lo que a mi respecta, la defensa que hago en mis escritos son siempre en relación a mis vaticinios. Si a alguien le ha parecido que yo defendía a través de ellos una determinada preferencia política, allá él con su percepción. 
Y en el caso de quien auguró que mi vaticinio está equivocado, lamento decirle que habrá que esperar hasta el año 2020. En ese año hablaremos del asunto y haremos balance. Precipitarse ahora y ponerse a competir sobre quien tiene razón y quien no la tiene lleva a pensar que cada vaticinio defiende posturas ideológicas relacionadas con el tema vaticinado. O, si no es eso, entonces lo que hay es publicidad de bombo y platillo del propio negocio.

Así, pues, el gallinero de los astrólogos no se diferencia gran cosa del gallinero de los políticos.

2 comentarios:

Josep Lluesma dijo...

Lo ideal sería que los políticos utilizaran las predicciones de los astrólogos para hacer política.

No como ocurre en algunos casos de astrólogos que utilizan la Astrología para hacer política.

Discrepo no obstante en lo del gallinero común y pondría en acento de la cuestión en el gallo - astrólogo como problema.

Jesús Gabriel dijo...

En relación a lo que dices, yo creo que está ocurriendo a derecha e izquierda.

En cuanto a gallo-astrólogo, inventemos la galliastrología !!!

salut