lunes, 22 de septiembre de 2014

Catalunya y los sacrificios humanos

23/9/2014: Catalunya y los sacrificios humanos

Detrás de un sacrificio humano hecho con plena conciencia hay una ética y una moral en juego. Nos lo advierte Walter Burkert en uno de sus libros, en donde dice que incluso en las especies animales puede haber ofrendas al depredador a cambio de poder seguir con vida. Se podría entender que en estadios pre-humanos también hay un sustrato de religiosidad, de percepción de lo superior.

Todo esto lo digo porque nos estamos acercando a una situación de sacrificio político. Hasta ahora, la situación creada no ha supuesto sacrificio alguno para ningún partido político; sí, en cambio, para la ciudadanía, que se ha sacrificado queriendo y sin querer. Sin querer, por ejemplo, con los recortes salariales y sociales derivados de la situación de crisis. Queriendo, cuando una parte importante de la ciudadanía se pone a disposición de los aparatos políticos manifestándose con clamor por un deseo de cambio. Este deseo, el que más cercanamente nos ocupa, gira en torno al proceso que se vive en Catalunya. Llega, al fin, la hora de los sacrificios políticos, a ver si por fin se produce una clara muestra de reciprocidad.

El gráfico que acompaña a este escrito corresponde a la entrada del Sol en Libra -23 de septiembre-, un factor clave en las interpretaciones que hacen los astrólogos para elucidar y visualizar lo que puede ocurrir en los próximos meses. La Carta está calculada para la coordenada de Barcelona.

Vemos que Lilith está en el ascendente, en el signo de Leo, lo cual es una clara indicación de que el gobernante está dispuesto a dar un golpe audaz, que tanto puede ser glorificador como suicida. Es muy probable que Artur Mas esté situado por encima de sus propios intereses personales en el proceso, lo cual da unas claras ventajas en relación a otros actores. Es decir, que no le importa equivocarse, si se diera el caso, y perder posición. Sin embargo, como en el lado del oponente no hasta ahora no ha habido ninguna muestra de utilizar el carisma, es más que probable que el asunto del sacrificio audaz genere muy buenos resultados.
Puede ocurrir que el gobernante deba traicionar, para que el proceso pueda proseguir adelante, a una buena parte de la audiencia que hasta ahora lo ha apoyado. Ello supondría una ruptura que afectaría a la coalición que gobierna en Catalunya (CiU), lo cual generaría el final para algunos y una migración de la militancia y del electorado hacia otros partidos más claros.

Otra cosa: la previa celebración del referéndum escocés ha sido una bendición del cielo. Con independencia del resultado, y de si hubo fraude o no, la posibilidad de ver que un partido pro independentista, con mayoría absoluta, pueda perder el referendum que él mismo convocó puede servir de mucho. ¿Qué pasaría si en Catalunya pasara algo así? ¿Se anularía el proceso pro independencia?, ¿se postergaría?, ¿o acaso preferirían los promotores del proceso no arriesgarse con el referendum, prefiriendo un dictamen adverso por parte del Tribunal Constitucional que sirviera de excusa para unas plebiscitarias -ya sea en el 2015 o cuando corresponde, en el 2016? Sin embargo, si se hiciera mediante esta última forma, el resultado obligaría a ejecutar la proclamación de independencia casi de inmediato, lo cual puede dar lugar a una temporada larga de tiranteces institucionales que requerirán de mediación internacional. Por otro lado, y esto ya lo comenté recientement, se avecina una crisis de las instituciones europeas para el 2016; y una recesión general a nivel mundial, además, que ya se empieza a notar. Y es por ello que me pregunto qué gobierno tendrá competencia y generará confianza ante la ciudadanía ante tal situación. También, ¿qué político, sabiendo esto, querrá hacerse cargo de un país que acaba de proclamar su independendia de un estado, el español, tan anclado en su memoria imperialista?

Otra cosa que puede caber, señalada en esta misma Carta, es la posibilidad de un cambio súbito de planteamiento por parte de las élites políticas de los bandos contendientes. Si ello ocurre, a través de un acuerdo trascendente, el siguiente paso sería hacer frente a la disgregación derivada de la presencia de enemigos interiores entre las élites políticas catalanas. Ello cuadraría con el sacrificio por parte del lider, un sacrificio que lo debe llevar a estar por encima de los aparatos de los partidos políticos.

Así, pues, a partir del día 23 empieza una cuenta atrás hacia un cambio de situación en la que ya no se podrá acudir a la dinámica que hemos estado presenciando hasta ahora, en la que el liderazgo acudía una y otra vez a enroques, dilaciones y posiciones defensivas.
Las fechas más determinantes de este periodo giran en torno a las próximas 3 semanas. Es decir, desde ahora mismo hasta mediado el mes de octubre. 
También, ya en noviembre, los días entre el 12 y el 15.