lunes, 4 de agosto de 2014

España en depresión (IV)

Francisco Franco y la Cruz del 2016.

Dediqué al fenómeno de los años espejo un par de artículos en este blog, que resultaron ser de lo más leido hasta ahora. En concreto:

En este artículo voy a introducir otro caso. A por ello, pues.

Junto con la gran cuadratura que forman Urano y Plutón, que nos tiene taladrados coincidiendo con eso que llaman crisis sistémica, se nos avecina otra configuración formada por Júpiter, Saturno y Neptuno. Se trata de una Cruz en signos mutables. 

La Cruz que se formó en signos cardinales en el 2010, y con cuyas consecuencias aquí seguimos, afectó a la construcción, a la burbuja inmobiliaria, a la fiscalidad, a la economía, al mundo financiero, a las familias, a la vivienda, a los deshaucios, al auge de la emprendeduría sin remedio -pues es la única zanahoria a disposición-, a la actitud egoista (ya sea necesaria e inevitable como innecesaria e igualmente inevitable), la corrupción, los tribunales, el mal funcionamiento de la justicia, etcétera. Ahí estaban representados Saturno en Libra, Urano en Aries y Plutón en Capricornio.

La Cruz del 2016 en signos mutables afectará a los sectores siguientes: transportes, logística, pensiones, ayudas sociales, sanidad, sector farmacéutico, servicios públicos, funcionarios, enseñanza, educación, universidades, medios de comunicación (periódicos, radio, televisión e internet, publicaciones tanto analógicas como digitales, etcétera). Es decir, todo lo relacionable con lo que signos mutables indican. Se trata de un crash no financiero sino institucional. El futuro que quiere ser creado a partir del 2020 necesita de esta crisis. Así, pues, por más que se pueda prever y prevenir, no se puede evitar.
Precisamente serán España y Portugal dos de los países que van a  resultar más afectados.

Los años espejo: 1936-2016.

Haciendo una retrovisión, observo que durante el siglo XX tan sólo hubo una vez que se formó una Cruz similar formada por Júpiter, Saturno y Neptuno en signos mutables. Su fecha fue la del 18 de julio de 1936.
Me pregunto, pues, si en el 2016 sacarán a Franco de su tanque criogénico y lo harán resucitar.