viernes, 15 de agosto de 2014

El ciclo de 2 años

El ciclo de 2 años: las conjunciones Marte-Saturno.

El próximo día 25 de agosto se inicia el ciclo bianual correspondiente a la sucesión de conjunciones entre Marte y Saturno. En esta ocasión la conjunción recaerá en el signo de Escorpio, un signo muy relacionado con la economía, con las deudas, con las cargas psicológicas y emocionales, con la transformación del yo, el cual debe pasar de reivindicante a cooperante en la sombra. Por otro lado, el grado de la conjunción, el 17, pone de relieve un aspecto muy pragmático relacionado con el trabajo, el trabajador, el sacrificio y lo que esté dispuesto a hacer para enaltecer la labor. Una labor que acaso se presente dura y que en sus manos irá transformándose en noble. 
Por otro lado no olvidemos que ese mismo grado de Virgo, el 17, es en el que se produjo la gran conjunción entre Urano y Plutón que tuvo lugar en los años 60, cuya influencia podemos ver hoy en su actual fase de cuadratura, muy relacionada con la crisis sistémica que afecta a toda la humanidad. Así, pues, esta conjunción agudizará determinados asuntos que nos tienen en vilo desde hace unos años.

Es la conjunción entre Saturno y Marte un émulo del trabajo en la forja, con yunque y martillo. O sea: trabajo duro.
Ahí veremos hasta qué punto los gobernantes y los líderes son capaces de convertir lo plomizo y lo herrumbroso en algo digno. Sin embargo, como la situación pinta difícil, pues la acción de este grado 17 es sumamente agresiva, lo cual hemos visto con la conjunción triple entre Sol, Mercurio y Lilith acaecida en el grado 17 de Leo de hace pocos días, es más que probable que el nivel de vida vuelva a caer, que el trabajo se devalue más de lo que ya está. Todo ello convierte al trabajador en un heroe anónimo.

Mientras, al lado del héroe siempre habrá quien presuma de lo rico que es (eso sí, especulando con el trabajo devaluado del héroe anónimo).

Como ven en el gráfico, el momento de la conjunción está calculado para la coordenada de Barcelona. Ahí vemos que Urano y Plutón están muy destacados, en casas angulares. Ello augura un bienio de yunque y martillo, de transformación de lo plomizo y lo herrumbroso en un trabajo digno de que algún día se convierta en oro. Mucha paciencia y contención van a ser necesarias para tan arduo trabajo.

La posición del eje nodal en Libra-Aries nos viene a decir que el avance vendrá por la cooperación, aunque una tendencia a hacer las cosas desde un solo punto de vista, o excesivamente unilateral, puede jugar en contra en forma de desmoralización, especialmente cuando los resultados de la acción no son los esperados. Es decir, un sentimiento de fracaso puede erosionar una acción que podría seguir siendo creativa si no fuera por la tendencia egocéntrica y unilateral.

Como Catalunya está regida por Escorpio, esta conjunción va a exigir un trabajo de yunque y martillo sobre las emociones. Atención, pues, a los fanatismos emocionales, que luego son los que pueden causar la bipolaridad euforia-depresión. La lucha está aquí ceñida a la capacidad para contener, perseverar y contemplar al enemigo interior, que no es otro que el del carácter del país.