viernes, 29 de noviembre de 2013

Neptuno en el cine

Cercanía de Neptuno.
x Jesús Gabriel
un astrólogo de Barcelona

Acudo a ver la última película de la directora Mar Coll. Trata de un estado de ánimo difícil de catalogar y, aún más, de comprender en sus causas. El papel protagonista lo encarna la actriz Nora Navas, cuya interpretación quedará en mi memoria durante largo tiempo.

El guión y la dirección dejan claro que evitarán buscar razón racional de tal estado de ánimo. Debo decir que al salir del cine tuve la sensación de que tal explicación faltaba. Sin embargo, según pasan las horas voy viendo que esta falta es la que da fuerza y dirección a lo que la película transmite.

El papel que encarna Nora Navas trata de una persona que experimenta una fragilidad difícil de contener, que vive en un estado de fuga/búsqueda: un desencaje.

Pretender comprender qué busca con la fuga, o qué busca y no sabe, supondría entrar en razones, cosa que, como he comentado, la película evita. Y ahí está la fuerza, en que la evite. Que evite caer en la tentación de dar pie a comprender el origen de tal fragilidad. Y es de esta manera que nos impregnamos de una emoción perturbadora por lo frágil que es.

También, la familia, tan fácil resultaría buscar culpabilidades en ella. Pero no, la hechura de la película también evita caer en ello. Así, pues, nos quedamos con el hecho en sí, al cual hay que aceptar incondicionalmente, sin que medie ninguna otra cosa que la de captar el caos interno humano, la vulnerabilidad, el agua que se escapa por entre los dedos de las manos.

Neptuno en el cine.

Tales sentimientos se asemejan a algunos de los principios que en astrología se corresponden con Neptuno: pérdida de los referentes, junto con una agudización de la necesidad de encontrar una salida que no sabe a dónde conduce. Una necesidad difícil de enmarcar, como pueden imaginar.

Náufragos, en definitiva.