domingo, 25 de octubre de 2015

Agonía 2016


La agonía del 2016.

Viendo que lo que va a ocurrir en el 2016 no va a poder caber en un año, hemos decidido adelantar su inicio a mitad de noviembre de 2015. Por la misma razón, también hemos pensado que sería bueno prolongar el 2016 hasta bien entrado el 2017.

En España y en Europa.

Realmente se nos avecina una temporada larga que va a dejar huella para el resto del siglo y que afectará a las generaciones que nos sucedan. En este sentido hay varias cuerdas en danza. La que concierne a Europa, su agonía bajo control. Y la que concierne a España, también en agonía. La diferencia entre ambas cuerdas es que la de España proviene de un ciclo en declive, y la de Europa, en cambio, resuena en un ciclo que aún debe subir y realizarse. Por tanto, Europa tiene un horizonte que le permite asumir riesgos con cierta audacia. En cambio, la dinámica española es muy delicada, pues requiere de un nivel de audacia que, aunque todos por lo bajini lo puedan reconocer, nadie quiere encarnar. Más que nada porque encarnarlo puede llevar a quien lo encarne a ser quien escriba una página triste en los estertores de la historia de España. ¿Quién va a querer tomar decisiones tan arriesgadas, pudiendo mantenerse agarrado al palo de lo conocido? Lo mejor, sin embargo, sería probar a soltarse del palo, para poder afrontar el inicio de una historia con un horizonte con más posibles.

En la relación entre Catalunya y España.


Habrá agonía, tanto en el movimiento independentista como en el pro unionista. Será una agonía bajo control, para quien sea capaz de ejecutarla de la manera más audaz, que llevará al triunfo de quien sepa morir mejor. En este sentido, final de agosto de 2016 hará surgir claramente el perfil de quien mejor lo haya sabido hacer. A partir de ahí podremos encarar el otro momentazo histórico: el de final del 2016 y primer semestre del 2017, momento en que habrá un reconocimiento de la situación. Sospecho, pues, que se fijará la celebración de un referendum, ya sea en esas fechas o a partir de ellas.
Mientras tanto, durante el periodo que va desde las últimas semanas de noviembre de 2015 y hasta final de verano de 2016, la agonía va a estar acompañada por una configuración astral que es casi calcada a la que acompañó a la declaración de guerra por parte de Francisco Franco en aquel 18 de julio de 1936. El fondo de la cuestión es el mismo, aunque las formas no lo sean. Por tanto, podríamos decir que hay una estructura de fondo que nos induce a pensar que vamos hacia una nueva guerra civil de nuevo cuño. Es decir, el ejército de entonces lo forman hoy los periodistas y los lobbies comunicacionales. Los periodistas son los pistoleros de entonces, los cañoneros, los de color caqui, excepto que hoy van con corbata y tacón. Los lobbies comunicacionales son los portavoces del mundo financiero, que se presentan, a través de sus soldados periodistas, en los medios de masas y en los medios más selectos como, por ejemplo, congresos de empresarios, reuniones, convenciones, clubs de opinión, tribunas, círculos, etcétera.
El escenario de guerra, y con razón, se escenifica hoy con el tema de la corrupción en los partidos políticos. Sin embargo, según mi entender, ello dará paso a otra etapa en el que la misma discusión será puesta en drama sobre el tema de la financiación ilícita de los medios de comunicación. Lo cual dará como para ver hasta qué punto la democracia está intervenida por ellos.

Habría que escudriñar sobre las diversas corrupciones, dicho sea de paso, tanto las que tienen su origen en la malversación o manipulación de fondos públicos como aquellas en las que la transacción no se efectúa con dinero sino con intercambios de otro tipo. Ya saben, privilegios, opacidades. Por ejemplo, se me ocurre ahora; ¿cómo es posible que un mismo medio de comunicación esté dando apoyo estratégico simultáneo a dos partidos políticos de ideologías opuestas al mismo tiempo? 

Finalizo con dos puntos:
Además de lo que empiece a ocurrir a partir de mediados de noviembre de 2015, la apertura de la gran caja de truenos, a finales de agosto de 2016 asistiremos a un momento excepcional que concernirá de forma muy directa al movimiento independentista. En concreto, a quienes hoy forman parte de la cabeza visible de Junts pel Sí. Recuerden esta fecha: agosto de 2016, la ascensión del Fénix, que marcará un punto de inflexión entre la agonía y la supervivencia. 
Esta fecha, agosto de 2016, abre un ciclo de dos años de yunque y martillo. Se trata del ciclo de las conjunciones entre Marte y Saturno. En este caso, coincide con que se forma en los primeros grados de Sagitario, en conjunción con el ascendente de Artur Mas, con el ascendente de la puesta en marcha del Decreto de Nueva Planta -en el 2016 hará 300 años de su implantación- y con el grado en el que se produjo la conjunción entre Quirón y Urano de 1898, que abre un ciclo de capital importancia para comprender la deriva de la España posterior a la pérdida de Cuba en la guerra contra USA.

El último:
El video que adjunto más abajo contiene uno de los gags perteneciente a un programa satírico de TV -Polonia- en el que se escenifica lo que les acabo de contar. Puede servir para poder captar el espíritu en el que ya estamos y que nos llevará directamente a un 2016 agónico.

Para quien le apetezca leer los otros escritos del blog que se relacionan con el de hoy: