miércoles, 28 de octubre de 2015

La Psicología del Dinero y el ciclo de 20 años


La Psicología del Dinero y el ciclo de 20 años.

En diferentes artículos de este blog me he venido refiriendo a la importancia que tienen los ciclos, ya sea para entrever hacia donde avanzan los procesos, como para poder percibir significados comunes y similitudes entre épocas históricas distantes entre sí en el tiempo.

Próximamente me referiré, por poner un ejemplo, al próximo tránsito de Plutón en Acuario, el cual tendrá lugar a partir del 2023. Esta similitud nos llevaría a relacionar la actual etapa -la de Plutón en Capricornio de nuestros días- con la inmediatamente anterior tras la cual aconteció la Revolución Francesa y el establecimiento posterior de la 1a. República. Podríamos decir, pues, que ahora mismo estamos viviendo los años previos a una revolución.

La Psicología del Dinero.

Hay un ciclo astrológico de 20 años, el formado por las conjunciones entre Júpiter y Saturno, que guarda relación directa con la economía, con el dinero y con un ritmo en el que se van alternando la prosperidad (primeros diez años del ciclo) con el declive (segundos diez años). Para este caso en concreto, la primera mitad ocupó desde el 2000 hasta el 2010; y la segunda, desde el 2010 hasta el 2020. El año medio de cada ciclo supone un punto de inflexión que resulta crucial para entender la forma de funcionar del humano en caldo social, político y económico. En este caso, el 2010, el año de reventón de la burbuja. Se podría decir que este ciclo de 20 años muestra a las claras una dinámica social en la que la economía actúa como detonante de procesos humanos grupales. También, como ahora señalaré, son igualmente remarcables los años en los que se forman las cuadraturas entre Júpiter y Saturno, las cuales presagian estrés y reajustes dramáticos.

Antes de continuar, y como curiosidad, les diré que la planificación de la economía en China suele ir en paralelo a este ciclo. Se hacen planes a 20 años vista formados por 4 planes quinquenales en los que se aplican los reajustes que van siendo necesarios.

La Psicología de la Burbuja.

Si lo observan, podrán constatar que el tamaño de la burbuja fue a más durante la primera mitad del ciclo, hasta estallar en el 2010, para pasar luego a un proceso de crisis, que es justamente la fase en la que estamos.

Otro dato más. Si cada mitad del medio ciclo de 10 años lo dividimos en dos nos dará dos quinquenios. Es decir, dentro de cada ciclo de 20 años hay cuatro fases críticas que sirven de puerta a cada quinquenio. La primera coincide con la conjunción (2000); la segunda, con la cuadratura creciente (últimos meses del 2005 y primeros del 2006); la tercera, cuando se produce la oposición o fase plena del ciclo (2010); y la última, la cuadratura menguante (últimos meses del 2015 y primer semestre del 2016).

Economía y emociones colectivas.

En cuanto a la psicología del dinero, la dinámica de cada uno de estos quinquenios genera las siguientes pautas emocionales sistémicas:

Durante los primeros cinco años (del 2000 al 2005), las emociones son más vivas y optimistas. Es en estos años que empieza a entrar el aire en la burbuja. Toda inversión que se haga es percibida como rentable y con grandes posibilidades. Como el ciclo es ascendente, en el caso de que algo no funcionara como esperábamos, siempre podremos rehacernos con facilidad, pues el ambiente acompaña.

Durante el segundo quinquenio (hasta el 2010) somos más propensos a poner nuestro dinero siguiendo pautas o modas colectivas, como si ello nos diera mejores garantías en cuento a lo acertado de nuestras decisiones. Sin embargo, al llegar a la fase plena podrán ponerse en evidencia los potenciales reales y los errores que hasta ese momento habíamos pasado por alto.

Es decir, durante la primera mitad tendemos a actuar con mayor optimismo, incluso obviando señales de peligro, las cuales saltan a la vista en cuanto Júpiter y Saturno llegan a formar la oposición (2010). En esta primera mitad, la especulación puede dar buenos resultados, aunque deberíamos haberle puesto el freno antes de que se forme la oposición.
En la segunda mitad del ciclo, del 2010 al 2020, la psique del dinero se hace más conservadora y las inversiones se hacen con más cautela, procurando ceñirse a lo que da resultado seguro y tangible. Por lo general, en esta segunda mitad del ciclo las personas preferimos ahorrar, recoger y administrar las ganancias, evitando riesgos y aventuras.

De toda esta fase, el periodo clave es el de la cuadratura menguante (2a. mitad del 2015 y 1a. mitad del 2016). Lo que viene a continuación es la administración y recogida  de los resultados que se derivan de las aventuras financieras que se hayan vivido durante la mitad creciente del ciclo (la del 2000 al 2010).

En otras palabras, las personas que pusieron a circular su dinero adecuadamente durante la primera mitad del ciclo, recibirán y administrarán los resultados y no se arriesgarán entretanto no se inicie un nuevo ciclo (a partir del 2020). En cambio, quienes hayan hecho inversiones equivocadas o fallidas, la segunda mitad del ciclo puede comportar una sobrecarga de deudas.

En definitiva, los primeros 10 años están indicados para hacer tentativas afortunadas. En cambio, los últimos 10 son más conservadores y las inversiones suelen orientarse a valores seguros.

Como podemos ver, ahora estamos a las puertas del punto de inflexión crítico de la fase menguante. Su momento más delicado empieza a finales de noviembre y se prolongará durante todo el primer semestre del 2016.