sábado, 22 de junio de 2013

Desobediencia líquida: 2011-2025

Si consigues llegar hasta el final de esta lectura, te recomiendo que leas la primera parte -Grandes confusiones en la historia de la humanidad- y la segunda -Liderazgo Líquido-

El anhelo líquido.

El lapso de tiempo que va desde el 2011 al 2025 presenta curiosas similitudes con el correspondiente al periodo acaecido entre 1847 y 1861. El rasgo común que se repite es el gran despiste sistémico. Son años en los que lo sólido se convierte en líquido. Es así como lo que parecía imposible se vuelve posible, al menos en el anhelo colectivo. Es una etapa en la que se delira mucho, se visualizan muchas cosas, sin distinguir entre lo posible y lo imposible, y la utopía parece que esté más cerca. Otra cosa es si, después de estos periodos, los cambios que se visualizaban se concretan y cumplen en beneficio de todos o son capitalizados por minorías emergentes que luego se institucionalizan y suplantan a quienes estaban manejando los hilos del sistema de convivencia humano.

Desobediencia líquida.

El camino hacia un mundo mejor, si ello es posible, implica una desobediencia o desconfianza en relación al marco social imperante hasta ese momento. El periodo comprendido entre 1847 y 1861 es sumamente interesante que se tenga en cuenta, pues da muchas pistas acerca de los movimientos del mundo, muy similares entre entonces y ahora.

Paso a detallar una relación de pistas al respecto.

Entre 1847 y 1861:

• El planeta Neptuno estaba transitando por el signo de Piscis, tal cual como ahora -del 2011 al 2025-. 

• La historia de la fotografía ya se había iniciado antes de esas fechas. De hecho, la primera fotografía en color data de 1861. Ello indica lo rápido de la evolución de este invento. Sin embargo, atención a este dato: en 1847-48 se funda la hermandad prerrafaelita, un grupo de artistas que dejaron una marca profunda y viva, aún siendo breve su periodo de vigencia. La pintura que desarrollaron es de un realismo exacerbado. Es posible que su realismo, pintaban con lupa, resultara tan extremo que el resultado devino en utópico. Muy posiblemente compitieran con los fotógrafos, acaso para no perder el status que tenían los pintores como retratistas del mundo. Más tarde, acaso viendo que tenían la batalla perdida, el grupo evolucionó hasta dar paso al impresionismo, que abrió el camino a las vanguardias en coincidencia con el paso de Neptuno por el signo siguiente, Aries, entre 1861 y 1874. De ello deduzco que cuando Neptuno llegue a Aries, entre el 2025 y 2038, surgirá un modo liderazgo más definido que tanto afectará a lo político, a lo económico, a lo artístico, a lo ideológico, a lo religioso, a lo cotidiano.
Lo curioso del caso es que actualmente la pintura hiperrealista está teniendo mucho auge. Y muchos pintores de este estilo utilizan la fotografía como parte de la elaboración de su técnica.

• Entre 1847 y 1861 nacen una buena parte de los padres fundadores de la sociología y de la psicología: Emile Durkheim, Georg Simmel, Sigmund Freud, Alfred Binet, Hermann Ebbinghaus. Disciplinas desgajadas de la Filosofía dedicadas a estudiar los comportamientos individuales y colectivos. Con estas especializaciones podemos observar que cada rama del conocimiento crea su propio ego, su propio modelo de negocio.

• Se publica el Manifiesto Comunista de Marx y Engels. Marx, por otro lado, está gestando El Capital, obra clave cuyo concepto fundamental es clave en el desarrollo del modo de vida capitalista. Me refiero al fetiche de la mercancía, una idea aplicable tanto a objetos como a sujetos. Una muestra de esto último es el auge que está teniendo, por ejemplo, el personal branding o marca personal. La mercancía a vender es, además, la persona misma.

• Se produce un movimiento de desobediencia civil. Una figura clave es Henry David Thoureau. De algún modo, la conciencia ecológica e higienista experimenta un empuje que se volverá irreversible. Es posible que el movimiento que ahora llamamos "New Age" se haya iniciado entre 1847 y 1861.

• En esos años se llega al desarrollo máximo del romanticismo. Son los años de su máxima expresión, especialmente con Schumann y Brahms. Beethoven fue, a principios del siglo XIX, el iniciador, el primer músico free-lance. El modelo de persona-empresa que produce y trata de rentabilizar su propia obra.

• El auge del romanticismo, evolucionando desde principios del siglo XIX, pone de relieve la exacerbación del Yo a partir de la mitad del siglo. Ello da lugar a una nueva etapa en la vida emocional de las personas. Con la liquidación del marco cultural de referencia, el individuo anhela su propio desarrollo ilimitado, su utopía particular, lo cual augura cómo iba a ser la sociedad del futuro, hoy en quiebra. Este predominio del desarrollo del yo siembra de incertidumbres la vida de los humanos. De golpe y porrazo nos dimos cuenta de que la posibilidad de autorrealizarse supone una carga emocional que puede transtornar a más de uno. Es lógico que la consecuencia de este auge sea el surgimiento de todo tipo de psicoterapias.

• Por cierto, en 1859 Samuel Smiles publica el primer libro de autoayuda de la era moderna. Más tarde, ya en el siglo XX, viene Dale Carnegie, que inaugura lo que ha venido a llamarse la cultura de la autoayuda. 

• Charles Darwin, también en 1859, se decide a dar a conocer y publicar su obra clave, "El origen de las especies", tras muchos años de tenerla concluída y retenida en un cajón. La ciencia en progreso y la secularización dan una vuelta de tuerca determinante a partir de este hecho.

• En ese mismo año, John Stuart Mill publica "Sobre la libertad".

• Italia y Alemania, por ejemplo, se estaban unificando y dando lugar a lo que hoy son los estados-nación tal y como los tenemos concebidos (de momento, claro).

• Se produjo un hecho trascendente: la Revolución de 1848, la primavera de los pueblos, que dio lugar al sistema parlamentario moderno, todavía vigente. La idea de división de poderes surge de este hecho. Esta des-monopolización del poder político da lugar a formas cada vez más complejas. Surgen los partidos políticos. El poder se diversifica y resulta cada vez más difícil de ubicar y entender.

• La sociedad se hace más compleja. El individuo, empequeñecido ante tal complejidad, delira sobre sí mismo y sobre sus anhelos de autorrealización. Pues bien, esa etapa, la que emergió con el inicio del ciclo (1847-1861), está acabándose (2011-2025). No es de extrañar que esta sea una etapa caótica y líquida, en donde las formas cada vez son menos claras y más borrosas. Hay quien lo vivirá con nostalgia de un paraíso perdido; y hay quien pensará que la utopía vuelve a estar al alcance.