lunes, 29 de abril de 2013

ERC en 2013-2015

ERC en el periodo 2013-2015

La astralidad de ERC
 

Las organizaciones son organismos vivos sintientes. Tienen sus ciclos, su psicología, su fisiología y su espiritualidad. Una organización, más allá de los motivos (sin distinguir entre prosaicos o trascendentes) por los que ha sido fundada, exige a quien participa en ella que se cumplan unos requisitos, los cuales no son fáciles de captar en un primer momento. Estos rasgos suelen exigir que el motivo prosaico sea superado por una actitud más elevada. Y es así que nos damos cuenta de que el motivo es en realidad una excusa para conocerse a uno mismo y al mundo en el que vivimos. Únicamente la perspectiva que ofrece el pasar del tiempo permite captar qué rasgos de sí misma -de la organización- no deberían pasarse por alto, pues en ellos están representada la palanca del conocimiento al que nos deben llevar. Así, pues, es la historia la que permite comprender cuál puede ser su misión, qué rasgos de carácter deben ser específicamente desarrollados por los militantes, por qué procesos habrá de pasar para llegar a ser excelente y qué ciclos regulan su existencia. La historia y la astrología son aliadas de calidad para estos menesteres. 

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) fue fundada durante un encuentro que duró varios días. Conjeturando hechos y fechas deduzco que el momento clave es el 19 de marzo de 1931, en un punto que yo ubico entre el caer la tarde y el inicio de la noche. Cuando un evento se ha desarrollado durante varios días se hace difícil datar cuándo tal hecho empieza a ser astrológicamente interesante. Así, pues, tomando la cronología histórica anterior y posterior de ERC, el momento estelar es el que he utilizado para calcular el gráfico, como en él se ve.

Los primeros años de la década de los 30 fueron tumultuosos. Se acababa de producir el crash de 1929, que dejó secuelas en la economía durante más de una década, y Hitler estaba a punto para ser elegido democráticamente. Por otro lado, la Europa de entreguerras no acababa de aceptar que el centro de gravedad político y económico ya no era ella quien lo encarna. España, a finales del siglo XIX, cerraba traumáticamente su etapa imperial. Entonces, pues, tenemos un panorama agitado por todos sitios. Además, los intentos democratizadores en España no solían acabar bien.

Por encima de todo ello, el mapa de la Cronosfera de aquel momento contenía una cuadratura entre Urano y Plutón, dos de las agujas más lentas del gran reloj, que suele generar un periodo de incertidumbre, estrés colectivo y crisis sistémica. Lo curioso del caso es que este aspecto no se ha vuelto a repetir desde entonces, excepto en el actual periodo (2008-2018). Así que, de paso, ya les digo que estaremos así durante una temporadita más. El paso del ecuador de todo el periodo es el bienio 2013-2014.

Vayamos ahora al mapa de ERC.



La organización abnegada.

Como les decía, el mapa astral de una organización evoluciona de torpeza a excelencia a lo largo del tiempo. En él está contenida la información de los arquetipos que la organización irá encarnando. Es muy normal, pues, que haya momentos disonantes, en los que quienes encarnan la misión de la organización establecerán una mejor o peor sintonía, o se mostrarán más o menos competentes a la hora de servir a las ideas fundadoras. Un partido político engendrado en una etapa tan tumultuosa lleva dentro de sí las trazas de aquel momento fundacional. Es bien significativo que el protagonismo que ERC está alcanzando en el momento presente coincida con la repetición del aspecto astral indicado, el cual, como digo, sólo se había producido entonces y ahora mismo.

ERC es una organización que lleva en sí un componente Aries-Piscis. Así, pues, una mezcla entre combatividad y abnegación. Ello quiere decir que las personas que simpatizan con ERC deben ser así. A continuación me explayaré en estos principios.

La abnegación pisciana es la clave de todo el proceso, el tutor que sostiene a la organización, sus ideas, su militancia, sus votantes y simpatizantes. Abnegación puede ser renuncia a las formas concretas, a toda idea preconcebida relativa a la protección de los intereses egocéntricos de la organización. Abnegación, también, es sacrificio, un ir más allá de las metas a conseguir. Y no sólo de las metas, también de las formas. Dicho de otro modo, ERC es una organización que llega a la excelencia cuando es capaz de convertirse en esponja de la sociedad de cada momento. No debe comportarse, pues, como un partido de cuadros, en donde las personas utilizan unas siglas para beneficio propio. Su modo de funcionar es mediante la fusión con la sociedad, con otras plataformas, con la red, con la complejidad. Incluso, con la abnegación llevada a la máxima expresión, ERC podría desaparecer si con ello las ideas se realizan. O bien, ser capaz de canalizar y servir de catalizador de iniciativas complementarias. Ello pondría en evidencia que sus propósitos son trascendentes, que van más allá de la tentación por reivindicar para sí el hipotético triunfo.

Tiene a la Luna en Aries. Es una organización aguerrida, con un temperamento propenso a explotar, a incendiarse. De no ser por esta combatividad, ERC no hubiese sobrevivido a la larga noche del franquismo. Por otro lado, esta arianidad también se dejó notar en las disidencias vividas en los primeros años fundacionales.
El grado de esta Luna es el 3 de Aries. Por ahí hubo una afectación directa de la citada cuadratura Urano-Plutón, cosa que coincidió con un reemplazo fundamental en la cúpula dirigente y con la consiguiente diferencia de percepción externa con que ERC está siendo vista. Un cambio que no sólo es de estilo, es transformacional.

También vemos ahí que hay una interesante combinación Libra-Acuario. La conciliación, la filantropía, la necesidad de compañeros de viaje, la cultura, la comunicación. También, el libre pensamiento, la laicidad, el republicanismo, el sustrato masónico perceptible en el triángulo que aparece en sus insignias, logos y banderas.

Vemos a Saturno, el gran destilador, en Capricornio. Persistencia a toda prueba. Ambición. Resistencia a la adversidad. Está en la Casa 4, la del país, el hogar, la historia.

También vemos a Júpiter, Plutón y Marte en Cáncer, un signo cuyo significado cuadra muchísimo con el ideario de ERC. Están en zona de logro, la 10, una Casa astrológica que va a ser visitada por el retorno de Júpiter, lo cual abona la idea de que los años de este tránsito van a ser definitivos para la encarnación del ideario de ERC.
Si esta Carta correspondiera a una persona, diría que en su carrera profesional va a tener que tocar teclas visibles e invisibles, pues gran parte de lo ambicionado depende de alianzas a gran escala si se quiere que llegue al mejor puerto. Eso sí, todas ellas muy silenciosas y sutiles. Lo cual vendría a decir que la actitud esponja, ya mencionada, es la clave.

A parte del tránsito de Júpiter pasando por el signo en el que estaba en 1931, vemos el próximo reinicio del ciclo de 84 años correspondiente a la vuelta de Urano a la misma posición que ocupaba en 1931. Si a ello le añadimos su actual cuadratura con Plutón, que afectará a la Casa 4, podríamos decir que ERC está a punto de llegar a una etapa histórica excepcional, en la que se exigirá a las personas una octava más de abnegación y aguerrimiento, junto con el resto de atributos ya mencionados.

Después de estos próximos años, 2013-2015, ERC no será el mismo partido que es ahora. Se trata de una etapa determinante, en la que su capacidad para absorber y/o  fusionarse y/o coaligarse, su piscianidad, se va a poner de relieve.

Para finalizar este artículo, les adjunto una entrevista con el historiador Joan B. Culla. Quienes sepan un poco de astrología constatarán que gran parte de lo que dice tiene su reflejo en la Carta natal de ERC.




Post scriptum:
A resultas de este post, y sin que guarde relación con ERC, me ha dado por divagar acerca del concepto de abnegación. A saber:
- Si hace falta, abolición de los propios privilegios.
- Entrega de los propios privilegios a causas que los trascienden.
- Renuncia a cambio de logro.
- Incondicionalidad y altruismo.
- Transparencia y honestidad.
- Estar dispuesto a perder y a ganar sin que sea mejor una cosa que otra.
- Renuncia cuando uno es capaz de ver que él es el principal obstáculo.
- Abrir la propia casa, o salir de ella, para que otros entren.
- Olvido de uno mismo en pro de una conciencia mayor. Compartir la identidad, aún con el riesgo de que pueda quedar diluida en una identidad mayor. Renunciar a los propios intereses si con ello se beneficia a una comunidad mayor de intereses.
- Si embargo, paradojas, la abnegación en pro de una causa justa obliga a ejercer un control que puede parecer egoista e interesado.