jueves, 31 de marzo de 2011

Quirón: la sensibilidad traicionada


Los días 10, 11 y 12 de junio se celebra la próxima edición del Congreso Ibérico de Astrología. Será la edición 28. En esta ocasión está organizado por la Escola Mariló Casals.

Para una mayor información: 28 Congreso Ibérico
Participo en el Congreso con una ponencia llamada "Quirón: la sensibilidad traicionada"

A continuación os paso la exposición de motivos y la introducción. El texto entero se facilitará durante la celebración del Congreso

Resumen ponencia
La posición natal de Quirón en la Carta Natal señala y define uno de los motivos más fuertes por los que una persona necesita apoyo y ayuda de otra. De alguna manera, nuestro Quirón pone de manifiesto una necesidad que supera a la de la voluntad consciente. Con ello quiero decir que las personas, si no es por razones de fuerza mayor, no solemos darnos cuenta de que el motivo fundamental de una relación no está fundamentado en la voluntad, y ni tan siquiera en el sentimiento de atracción amorosa, sino en la fragilidad. Es la fragilidad la que da cuerpo a la razón por la cual nos relacionamos. Así, pues, la fragilidad es el motivo primigenio que nos lleva a pedir ayuda, el cual, por otro lado, va adquiriendo diversas motivos, formas y variaciones a lo largo de la vida de una persona.

Introducción. 
La gestión de lo adverso y la resiliencia.
La posición natal de Quirón ayuda a clarificar los reales motivos que llevan a una persona a solicitar ayuda o apoyo de otra. Se trata sin duda de algo que sólo mostramos o entregamos en confesión a personas que nos merezcan fiabilidad y sintamos que nos pueden dar apoyo sólido e incondicional. Sin embargo, para llegar a este punto hemos debido de vivir algún tipo de decepción infantil, momento a partir del cual las esperanzas de protección y amor incondicional se vieron truncadas. Esta decepción puede experimentarse a través de formas muy variadas; por ejemplo: ocultación, exclusión, automarginación, crítica y autocrítica, enfermedad, estrés, desgaste, etcétera.
La zona frágil de nuestro carácter está muy relacionada con esa decepción primigenia, con esa micro-ruptura de la confianza; sus secuelas se dejan ver de diferente manera en la infancia, en la adolescencia y en la edad adulta.  Aunque la presencia consciente de esta fragilidad en forma de dolor depende del peso astrológico que Quirón tenga en cada mapa astrológico, lo que realmente marca las diferencias gira en torno a la capacidad de gestión y transformación. Se podría decir que el anhelo de llegar a ser excelente en lo personal y en lo profesional tiene mucha relación con esta herida.
Así, pues, las experiencias de infancia que formatean eso que en nuestra Carta llamamos Quirón, tienen su origen en la discordancia entre lo que somos y lo que el mundo adulto quiere que seamos. A mayor discordancia, mayor sensibilidad uno desarrolla a la falta de amor incondicional… hasta el punto de llegar a afectar al cuerpo, por ejemplo, en forma de enfermedades. Sin embargo, aquella sensibilidad infantil traicionada no tiene por qué acabar en enfermedad o en dolor crónico. Quirón, no obstante, está relacionado tanto con comportamientos-escondite como con recursos que se desarrollan como consecuencia de todo ello. Tomar conciencia de nuestra forma de escondernos, parapetarnos, camuflarnos, maquillarnos o inhibirnos resultará determinante para que los recursos que iluminan la experiencia transformadora de nuestro Quirón acaben prevaleciendo sobre las experiencias patológicas.
Quirón, junto con Saturno, refleja fielmente ese fuerte sentimiento de incompetencia que hace que una persona se sienta mal con su vida y consigo misma y se vea en la necesidad de contar con un apoyo que la ayude a tomar una mejor perspectiva acerca de sí misma y de esos asuntos que la mantienen en vilo. Sin embargo, como acabo de exponer, el secreto está en la capacidad para gestionar la adversidad. Esta capacidad, que se aprende con la peripecia vital, tiene su origen en algo bien natural: la resiliencia o capacidad para mantener la propia dignidad en situaciones poco o nada halagüeñas. La resiliencia, por otro lado, está asociada a un espíritu profundo de superación.
Así, pues, la herida, el dolor, la resiliencia, la gestión de lo adverso, la superación, la humildad y la empatía forman un orden al cual llamamos Quirón.

Sobre el autor
Jesús Gabriel Gutiérrez
Ramificaciones profesionales: escritor, coach, astrólogo, entrenador personal, facilitador en procesos de cambio, generador de ideas, storyteller, nombrador, participante en sesiones de brainstorming.

Autor de:

• “Feng Shui. El arte de crear un entorno positivo para tus emociones” (RBA)
• "La Empresa y los 5 elementos. Medicina China y Management Holístico" (Almuzara)
• “Manual de Astrología” (Robin Book)
• “Lilith. El enfado interior” (pendiente de publicación)
• “Quirón. Viaje alrededor de un sentimiento herido” (pendiente de publicación)

Sitios web:

Dirección de correo: