viernes, 15 de enero de 2016

Apoteosis del capitalismo tardío: 2018-2023


La refundación del capitalismo tardío: 2018-2023



En el artículo anterior cité el asunto del TTIP. Lo hice procurando ser neutral, al tiempo que sopesando y tratando de comprender los contras que pone la izquierda y los pros que supuestamente pone la derecha. Mencioné que el TTIP la consecuencia lógica, un escalón más, de un proceso mayor y más antiguo que arranca de la transición del feudalismo a los reinos, a los estados, a los imperios, y de ahí a las grandes organizaciones transnacionales. De éstas, por ejemplo, las que salieron del final de la 2ª. Guerra mundial y de los acuerdos de Bretton Woods (el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial) y a lo que hoy llamamos UE. Como ven, el TTIP baila en la misma cuerda. Estamos, pues, en plena reinvención continuista del capitalismo.

Es decir, lo que viene -ya estamos en ello- es la fusión entre lo público y lo privado, una hibridación entre las competencias de los estados y las de las grandes corporaciones. Las corporaciones mandan y los estados serán los validos de ellas. O si lo prefieren, los estados funcionarán como empresas cuya justificación serán los resultados. Es decir, los estados serán, son, los instrumentos de las oligarquías. Entonces, pues, no hay nada nuevo en el tema del TTIP, que es un instrumento al servicio de la oligarquía global. En el fondo, una progresión más en la lógica de la historia.



Connotaciones astrológicas.



Además del determinante e inminente tránsito de Plutón por el tercer decanato de Capricornio, durante el tiempo que va del 2018 al 2023 se van a producir una serie de conjunciones. Una de ellas, la que formarán Saturno y Plutón en el 2020, pone fin al ciclo neoliberal que se inició en 1982. En aquella etapa gobernaban Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Una declaración de la primera proclamó que sólo podría gobernar para el 75%. Pues bien, visto lo que está ocurriendo, puesto en evidencia con la crisis, estamos viendo que los gobiernos gobiernan no para un 75% sino para un grupo bastante menor. A partir de este hecho podemos augurar que la exclusión social va a ir a más, entendiendo por exclusión toda aquella situación que afecta a sectores de la ciudadanía a las que las instituciones dejan de atender (excepto que surja un movimiento que modifique la tendencia). Me explicaré mejor en el párrafo siguiente.

El ciclo de la actual fase del capitalismo -la ligada a la era del petróleo- se inició en 1820-22 (Plutón en Aries) y acabará cerca del 2070 (cuando vuelva a Aries). La mitad ascendente del ciclo –recordemos la órbita excéntrica e irregular de Plutón- nos lleva hasta 1971 (Plutón en Libra), habiendo pasado por la crisis del cuarto creciente (Plutón en Cáncer), que coincidió con la 1ª Guerra mundial. La crisis del cuarto menguante acaece con la entrada de Plutón en Capricornio, lo cual coincide con la actual crisis.

Volvemos a Libra, fase plena del ciclo. En 1971 gobierna Richard Nixon. Un hecho clave de aquel momento fue cuando se produjo la retirada del patrón oro, que dio de comer a la economía financiera o especulativa. Además de este cambio de patrón, por esa época se produce la primera crisis del petróleo, toda una avanzadilla de los tiempos que habían de venir.

Alrededor del 1971 se produjo la máxima absorción que el sistema capitalista estaba dispuesto a ejercer. Cuando digo “absorción” quiero decir que el ciclo del capitalismo, que hasta ese momento tenía desplegado el paraguas, empieza a cerrarlo. Lo fue abriendo desde el inicio del ciclo (1820-22), y así hasta llegar a su fase plena (1971). A partir de ese momento, en la década de los 70, el paraguas empieza a cerrarse. Con el declive del ciclo, de 1971 a 2070, los gobiernos capitalistas van perdiendo eficiencia en favor de los mercados, y así hasta llegar a que ese porcentaje indicado por Thatcher se vaya volviendo inverso. Hoy en día parece que los gobiernos actúen para tener contenta al 25 % de la ciudadanía. El resto de la población irá siendo excluida en paralelo al cierre progresivo del paraguas, cosa propia del sistema en fase de declive final. Sin embargo, con la exclusión emerge el momento de las cooperativas. Y hasta es posible que el sistema capitalista nos vaya empujando para que nos hagamos comunistas (sin llamar así a la cosa, claro).

Bromas a parte, o no, la emergencia del cooperativismo nos va a ir llevando a una situación ya vivida muy anteriormente. Me estoy refiriendo al feudalismo, un neo-feudalismo, tema del cual he tratado y seguiré tratando en otros artículos.

2 comentarios:

Ariel Jose Gati dijo...

Al ritmo que vamos el ecosistema no aguantaria ningun tipo de capitalismo mas en poco tiempo. La contaminacion ambiental extrama cambio radicalmente los paradigmas de interpretacion astrológicos. Esa es mi opinion. Saludos

Jesús Gabriel Gutiérrez dijo...

entonces, la esperanza que nos queda es que se mueva todo el tablero...
O, por ejemplo, un virus casi letal que afecte por igual a todas las clases sociales de todos los países...

grrrr grrrr