sábado, 27 de julio de 2013

Medicina y Anarquismo

"¿Cómo surge la trascendencia? Surge por desconocimiento de lo lento». El autor precisa: «Lento es un movimiento que dura más de una generación. Para observarlo hemos de recurrir a la colaboración de seres humanos que han vivido antes que nosotros, y de seres humanos que vivirán después»."

Peter Sloterdijk citando a Heiner Mühlmann.

La metáfora de las tres habitaciones.

Se trata de tres habitaciones. En cada una de ellas se desarrolla una conversación. Ya verán hasta qué punto el grado de conexión entre ellas.

En la 1a. habitación, un médico y un psicólogo:

"Los pacientes no quieren curarse. No vienen a eso. Tan sólo quieren sentirse bien. Con quitar el dolor es suficiente. En realidad nadie se cura. Sólo damos auxilio y bálsamo que ayude a sobrellevar la carga de la vida. Curarse, si ello fuera posible, requeriría de una disciplina y de un trabajo interior que pocos están dispuestos a acometer. Por eso es que las personas se conforman con analgésicos, aunque crean que ello les cura."

En la 2a. habitación, un economista y un politólogo:

"El anarquismo no triunfó porque la clase obrera no estaba en la labor. Los trabajadores lo que quieren es que haya prosperidad económica para que los empresarios generen puestos de trabajo. En realidad, el anarquismo requiere de un nivel de disciplina altísimo. El anarquismo pide honestidad, honradez y solidaridad, y la clase obrera lo que anhela es mejorar su situación económica sin arriesgar nada."

En la 3a. habitación, un astrólogo y su consultante:

"Lo que usted anhela en la vida no ha surgido de usted. Más bien es el sistema de convivencia quien genera los anhelos que luego cada uno interiorizará y expresará como propios, inadecuadamente. En realidad, lo que usted pronuncia como deseo en primera persona procede de una influencia social, acaso de la historia misma, para que usted entregue su energía. Si usted trascendiera ese anhelo, podría llegar a sentirse satisfecho de modo más sencillo. Así, pues, a partir de ahora procure no quedarse tan expuesto ante deseos que no son suyos o que no puede controlar."

¿Qué les parece? Yo creo que el astrólogo está hablando a su cliente de Neptuno, por lo menos.

jueves, 25 de julio de 2013

El Mito de la Procrastinación

Aplazar indefinidamente lo que uno podría estar haciendo lleva a que todo en uno se vuelva anacrónico, que uno nunca esté en el lugar adecuado, o con las relaciones adecuadas, perdiendo oportunidades y dejando que la vida se le escape; también, que lo que uno hace, como forma de eludir las decisiones importantes, se vuelva estéril y sin sentido. Es como si uno no estuviera en donde quisiera poder estar. Al final uno llega a no saber nada de lo que realmente le motiva, perdido como se está en actitudes estúpidas.
Perder el tiempo, con remordimiento y culpa inconscientes, es una forma de morir en vida o de dejar que todo propósito auténtico se pudra. Procrastinando, uno da más importancia a presiones parásitas que a objetivos esenciales. El abandono de lo mejor de uno no hace ningún bien a la sociedad y provoca enfermedades.
 
La Procrastinación según Quirón.

Procrastinar es dejar para más adelante algo que podría hacerse ahora. A menudo, el asunto en cuestión puede referirse a algo doloroso o a algo placentero, tanto da. Se trata de un abandono en toda regla, acaso como respuesta a un abandono cuya raiz puede estar en la infancia. En cualquier caso, la procrastinación es miedo a afrontar situaciones importantes, postergando su desarrollo o dejándolo en manos del azar o del desorden. No es que haya un descuido. Se trata, más bien, de un miedo profundo. El bienestar personal queda en entredicho con este tipo de actitudes. El miedo al fracaso redobla la frustración.

La procrastinación tanto puede ser referida al tiempo, al mal uso del tiempo, a su desaprovechamiento por miedo al fracaso, por confusión, por indisciplina. Esta es su versión más habitual. Sin embargo, también puede referirse a la relación con el espacio. En este caso, y pongo un ejemplo, puede tratarse de alguien que tiende a enamorarse o a dar más crédito a las relaciones con personas con las que hay mucha tierra de por medio. Alguien que se compromete con quien no comparte el espacio cotidiano; alguien que no se compromete con las necesidades del momento presente; alguien que prefiere compartir su intimidad con personas lejanas.

Este procrastinador interior tiene su relato en la leyenda mitológica referida a Quirón. Aunque, todo hay que decirlo, el Quirón mítico inspira al Quirón astrológico. Es este último el que más explícitamente habla de la procrastinación. Lo vemos en la posición por Casa, en sus aspectos con otros planetas, en los encuadramientos de los que forme parte, etcétera.

Lo curioso del caso es que la mayoría de políticos tienen en su mapa natal a Quirón relevante en cuanto a aspectos, especialmente con Saturno y con Mercurio. Lo cual no quiere decir que quienes lleven a Quirón fuerte en su mapa deban tener actitudes de político, aunque sí políticas. Y, más que políticas, cívicas, que es como decir responsabilidad sistémica. Quirón da un gran sentido de trascendencia social. Por tanto, se trata de personas muy miradas en cuanto a su impecabilidad personal, por aquello de que ello repercute socialmente. También hay que decirlo, la falta de impecabilidad hay un momento que no puede contenerse y aflora como enfermedad, como fallo o como desinterés por el civismo (o por lo cívico).


A continuación reproduzco el párrafo que habla de ello, de la procrastinación. Está en las páginas 102-103 del libro "Quirón. Viaje alrededor de un sentimiento herido".

Procrastinación y aplazamiento. La procrastinación es la quintaesencia de la expresión quironiana en la edad adulta. Literalmente significa “dejar para mañana”, pudiendo referirse a la ejecución de una decisión, emprender una actividad, expresar un sentimiento,...... y todo ello en medio de un tormento interior dado que la persona no desea posponer conscientemente esos deseos. Se podría decir que el problema no es el aplazamiento en si mismo, sino su por qué. A menudo, el procrastinador tiene una fuerte voluntad de seguir adelante con sus propósitos, y sin embargo se opera una resistencia tan fuerte como el propio deseo en el que se ampara. Posiblemente tras esta lucha puede haber un trauma infantil consistente en expresiones o facultades del niño que fueron censuradas por padres o maestros. La mezcla entre el deseo de expresión y la posibilidad de encontrarnos con una censura genera una lucha interior que no es otra cosa que una variación de la ambigüedad quironiana. En este caso, la lucha entre materializar un deseo y la consiguiente resistencia interna genera una retroalimentación que impide la clara percepción del verdadero móvil. Incluso podría suceder que la persona llegase a proyectar sobre su cuerpo el campo de batalla anímico que bulle en su interior. Se podría decir que la procrastinación es dolor por lo que uno quisiera hacer y no osa hacer. Cuanto más intenso es el deseo, más resistencias pueden aflorar. La única solución es cortar con la espiral colocando la tiranía de la voluntad del Ego en un segundo plano. Sólo así será posible escuchar el propio cuerpo y todo mensaje que provenga del inconsciente. Perdonarnos a nosotros mismos por lo que no nos atrevemos a hacer (pudiendo hacer) nos permitirá obtener una clarificación resolutoria que ayude a restituir la fluidez emocional. Conquistada la paz interior, obtendremos la sinceridad y la honestidad que nos llevarán a comunicar en cada momento lo que sintamos. La ansiedad asociada a la procrastinación proviene de una retención emocional fruto del temor al rechazo o la censura. Se podría decir que el procrastinador utiliza inconscientemente la pereza como mecanismo de defensa, aunque esta utilización conlleve una mayor sensación de fracaso. La tendencia a retrasar estérilmente las cosas trae como consecuencia tensiones internas que podrán ser somatizadas. En este sentido los aspectos de Quirón nos indicarían la virulencia de la somatización, y los planetas afectados señalarían sobre qué funciones corporales se proyectaría el conflicto interno. 

lunes, 15 de julio de 2013

El poder del 12 y la máquina de arrasar

La gran máquina de arrasar, que en astrología es la cuadratura transitante formada por Urano y Plutón, está haciendo su aproximación al grado 12 de Capricornio. La estamos notando desde hace algún tiempo, aunque a partir de este mes se percibirá con mayor intensidad gracias a la suma de factores que se van a añadir a la dicha cuadratura. 

Urano y Plutón en cuadratura. La última vez que estuvieron como están ahora fue en la década de los 30. Todo empezó con el crash del 29. Por otro lado, Capricornio y Aries, que es en donde ahora están Plutón y Urano, forman parte del cuadrado cardinal, junto con Libra y Cáncer. Este cuadrado es lo más de lo más en cuanto a intensidad. De ahí la enjundia que tienen ambas etapas históricas, la de los años 30 y la del actual periodo, el que va desde el 2008 al 2018.

El caso es que entre el día de hoy y durante todo el 2014 (y secuelas dando de sí para los años siguientes), la gran máquina astral se dispone a arrasar todo lo que encuentre al paso, con especial dedicación al grado 12 del cuadrado cardinal (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio).

Les explico algunas curiosidades relacionadas con este grado que afectan a los asuntos españoles. A saber:

• Vemos que ese grado está muy presente en el mapa natal de Esperanza Aguirre. Tiene una oposición entre Cáncer y Capricornio, en el grado 12.
• Casualmente, o no, una oposición en ese mismo grado está en el mapa fundacional del PP.
• Casualmente, o no, Aznar tiene a Marte en el grado 12 de Aries.
• Casualmente, o no, el mapa que se activa con la promulgación y puesta en vigor de la Constitución Española de 1978 comporta que Marte esté en Capricornio en el grado 12.
• Casualmente, o no, Julio Anguita tiene a Marte en el grado 11 de Aries (de hecho, casi a 12).
• Casualmente, o no, Juan Carlos I tiene su Sol en el grado 14 de Capricornio. También a él le llegará la máquina de arrasar.

Debo decir que los efectos del paso de la máquina arrasar no supone que deban ser los mismos en cada caso. Digamos que lo que hace es que las personas afectadas por ello toman una protagonismo clave, ya sea porque entran o porque salen, porque nacen o porque mueren. O porque se transforman.

Las ocupaciones de Barcelona.

En un artículo reciente le dediqué una mención al grado 12. En concreto, vi que este grado se repite en la historia de la relación entre Catalunya y España. Lo pueden leer en este enlace: Las ocupaciones de Barcelona: 1714 - 1939 - 2014.

miércoles, 10 de julio de 2013

La confabulación de 1992

El estado es una entidad suprafeudal que ahora, con los recortes, está siendo reducido. Si sigue todo así dentro de poco podremos comprobar que el feudalismo no sólo no había desaparecido sino que permanecía activo tras esa gran maraña que llamábamos instituciones. Al reducirse éstas se verá lo que había, y seguirá habiendo, debajo, encima, a la derecha y a la izquierda.

Jesús Gabriel Gutiérrez
El Arte de la Metáfora.

Antes del 2010 Santiago Niño Becerra auguró, como fase siguiente a la actual crisis financiera, que el estado se iba a ir miniaturizando. Ahora les explico algo referido a ello.

Todo empezó alrededor de Barcelona'92

La última gran conjunción entre Urano y Neptuno se hizo en 1993, momento en que se inicia un ciclo que resulta clave para la historia de personas, organizaciones y países. La próxima será en el 2165. Cuanto más largo es un ciclo, más profunda e inadvertidamente influye en nuestras vidas.

Los eventos que acontecen alrededor del momento en que una conjunción con tanta enjundia se gesta resultan ser bien interesantes, pues nos sirven para entender la dirección que va a ir tomando el mundo. El caso es que alrededor de aquel momento, los primeros años de la década de los 90, pasaron cosas, las justas como para poder captar la dimensión de los movimientos que iban a ir afectando a instituciones, personas, grupos, sociedades, empresas y economías.

A saber, por poner unos ejemplos:

• Se firmó el Tratado de Maastricht, determinante para captar el devenir de un futuro que ya es presente candente. 

• Se celebraron los fastos del 92, que en España se tradujeron en las Olimpiadas de Barcelona y en la Expo de Sevilla. 

• El modelo que sirvió para que el Holding Olímpico funcionara se convirtió en inspiración para los clusters de empresas que empezaron a surgir en el aquel momento. Los clusters empresariales son la clave de lo que en un futuro inmediato será la gestión, por ejemplo, de los hospitales que todavía están en manos de las administraciones públicas.

• A resultas de los fastos del 92, y debido a los convenios con empresas, multinacionales y otros países, se empezaron a privatizar progresivamente determinadas gestiones que hasta ese momento estaban plenamente en manos de los ayuntamientos.

• Se empezaron a hacer campañas animando a las personas a que suscribieran planes de pensiones alternativos. Mútuas y aseguradoras se aprestaron a ofrecer servicios y cuidados de la salud de los ciudadanos, acaso en prevención del adelgazamiento de la seguridad social, lo cual resultó ser un augurio de lo que ahora está sucediendo.

• Inicio de la privatización de la banca pública. Por ejemplo, en aquel momento, Argentaria.

• Inicio de la privatización de la gestión de determinados servicios en las instituciones públicas. Ello supone el fundamento de lo que luego ha ido proliferando como subcontrataciones.

Como ven, gran parte de lo que estamos presenciando en nuestros días -por ejemplo, los recortes en sanidad- se empezó a diseñar coincidiendo con esa conjunción.


martes, 9 de julio de 2013

El Karma de los partidos políticos

Las organizaciones humanas tienen un modo de funcionar que se asemeja al de una persona. Es decir, tiene -tenemos- memoria, comportamientos, idearios, valores, relaciones, objetivos, propósitos, conciencia, alma, cuerpo, espíritu, salud, enfermedad, luces, sombras, Karma. 

¿Y qué es el Karma?

Karma es todo eso que he apuntado en el primer párrafo. Es como una cebolla cuyas capas estuvieran ordenadas de mayor a menor densidad. Estaría, por ejemplo, la más densa, la que alberga la memoria corporal. También, las correspondientes a las actitudes, las de los intereses, las de las relaciones, las de lo patológico, las de lo excelente. 
Las más alejadas de lo denso, por ejemplo, contendrían información de lo ancestral de la organización, un registro intangible que marca, con más rotundidad de lo que nos pensamos, el destino de la organización. Es decir, en un partido político, por ejemplo, está la influencia de lo remoto. O lo que es lo mismo: la forma y circunstancias con las que fue fundado van a marcar su desarrollo posterior. Y aunque pasaran generaciones de personas, esta cualidad improntada va a estar influyendo en los actos futuros. 
La impronta fundacional es la clave de todo. En ella está recogida el cometido de fondo, las posibilidades de desarrollo, los obstáculos y el potencial que pide ser desarrollado.

Incluyo en el significado del término Karma un centro de gravedad profundo, un elemento de atracción que hace que personas, con factores de personalidad similares a los de la organización se acerquen a ella, vibren con ella, se superen con ella, perezcan con ella.

Karma es un trabajo a hacer que puede tener una relación directa con el ideario, aunque. más bien tiene que ver con algo que atañe a la porción de lo humano que se encarna en el partido en cuestión.

El Karma de los partidos y de las organizaciones políticas.

En los próximos artículos del blog me dedicaré a indagar y a explicar cómo es el Karma de cada partido. Considero que es un tema interesante, debido a la excepcional peculiaridad de la etapa histórica que estamos viviendo. 
En estos artículos también hablaré de las plataformas de reciente creación que han surgido recientemente y que suponen una alternativa de participación, distinta a la de los partidos. Estas organizaciones también tienen Karma.

Una curiosidad astrológica.

Observé que durante un tiempo, el signo de Tauro fue frecuente encontrárselo en algunos líderes de la política en Catalunya. Este signo conservador es el Coll i Alentorn, Alicia Sánchez Camacho,  Aleix Vidal Cuadras, Josep Lluís Carod-Rovira o Joan Saura. Sin embargo, de un tiempo a esta parte es más frecuente el signo de Aries. Por ejemplo: Pedro J. Ramírez, Mariano Rajoy, Jorge Fernández Díaz, Dolors Camats, Josep Antoni Duran i Lleida, Muriel Casals, Oriol Junqueras, Alfred Bosch, Juan José López Burniol, etcétera.
Debe ser que estos tiempos que corren que se las pelan necesitan de un perfil más arianamente aguerrido. 

Conflictos intestinos.

El sábado, día 13 de julio, Marte entra en Cáncer. La combinación sugiere un agravamiento de los conflictos intestinos, también, cómo no, en las organizaciones y en los partidos. Se tomarán decisiones drásticas motivadas por cosas que suceden por dentro. La tensión en los partidos puede hacerse insoportable. 
Esta etapa, corta e intensa, tendrá un momento especialmente significativo durante el lapso de tiempo que va desde ahora y hasta principios de agosto. Se me ocurre que en el mapa de Mariano Rajoy, como su ascendente es precisamente Cáncer, va a poner a este señor o bien entre las cuerdas, o bien hará que él mismo ponga a toda la especie política entre ellas. 
Podría ser drástico una convocatoria adelantada de elecciones para este mismo año. O, cosa improbable, que don Mariano haga una purga a fondo en su partido.

lunes, 8 de julio de 2013

Las ocupaciones de Barcelona: 1714 - 1939 - 2014.

Las ocupaciones de Barcelona: 1714 - 1939 - 2014.

En el 2014 va a ser tocado de lleno el grado 12 de Capricornio, uno de los cuatro signos cardinales. Ya hablé de ello en otros artículos de este blog. El paso de Plutón por ese punto va a dejar una huella tan profunda que se va a hacer notar durante muchas décadas. Se trata de un gran ciclo, el de Plutón, que remueve conciencias dormidas. Sin embargo, como su aproximación a ese grado es progresiva, lo que vaya a ocurrir no nos va a coger de sorpresa, pues está en ciernes. Se ve venir, vamos. Lo curioso del caso es la coincidencia que les presento a continuación.

El grado 12 del cuadrado cardinal -Aries, Cáncer, Libra y Capricornio- es de vital importancia para la historia de las relaciones entre Catalunya y España. 

Por ejemplo:

• En el mapa astral correspondiente a la entrada de las tropas franquistas, justo en el momento en el que se produjo la ocupación de Barcelona, se producía una conjunción Luna-Saturno en el grado 12 de Aries.
• En el mapa astral correspondiente al momento en que las tropas de Felipe V arrasan Barcelona -11 de septiembre de 1714-, la Luna estaba situada a 12 grados de Libra.
• En el mapa correspondiente a la promulgación del Decreto de Nueva Planta -16 de enero de 1716- vemos que Mercurio está situado en el grado 12 de Capricornio.
• En el mapa astral correspondiente a la Constitución Española de 1978, la que regula, entre otras cosas, los respectivos estatutos de las comunidades autónomas, tenemos a Marte en el grado 12 de Capricornio.

Ya vemos que el grado 12 de signos cardinales tiene su qué.
La cuestión es que este tránsito coincide con otros procesos, y otros tantos tránsitos, que afectan a Catalunya, a España y al futuro de Europa. También he ido hablando de ello en otros artículos. Quien quiera puede ubicarlos a través del buscador del blog.

En definitiva, el periodo comprendido entre mediado 2013 (¡desde ahora mismo!) y primer trimestre del 2015 va a pasar a la historia como uno de los más complicados. Es por ello que doy mi enhorabuena a todos los que estamos ahora y aquí por poder contemplar y participar en los eventos a los que habrá lugar. 
Y no es broma, porque resulta que Urano está transitando por el grado 12 de Aries; Júpiter lo hará por el 12 de Cáncer; y Marte, un tránsito más rápido e intenso, también, en breve, por el 12 de Cáncer.


domingo, 7 de julio de 2013

La ambición de la bestia

La desinhibición de la ambición durante el periodo 2008 - 2023.

El paso de Plutón por Capricornio está suponiendo -además de los acontecimientos relacionados con la crisis financiera y de valores en los que estamos inmersos, y que está activo desde justo el momento en que Plutón entró precisamente en Capricornio- la puesta en evidencia de un detalle interesante: nuestra relación con la ambición. Es decir, el sistema, que está patas arriba por mor, según dicen, de la crisis, está poniendo en evidencia ciertos rasgos de la sociedad y de cada uno de nosotros. Lo que quiero decir es que muchos de los elementos político-económicos que criticamos son factores que están en nosotros desde siempre, sólo que ahora están particularmente agudizados mediante una representación social, acaso para que podamos tomar conciencia acerca de cómo los humanoides funcionamos en lo privado y en lo público.

La agudización de la ambición.

La ambición desatada en estos tiempos de crisis ha llegado a todas las almas y a todos los motivos. No sólo es ambicioso el que es visto como tal, porque acumula dinero o usa desinhibidamente sus influencias en los circuitos del poder establecido, sino, además, cualquiera de nosotros por cualquier otro motivo, ya sea tangible o intangible. De tal manera, el que quiere tener dinero, y ya lo tenía, ahora quiere tener más y sin manías a la hora de desplegar tal ambición. También, el que quería cualquier otra cosa, material o de otro tipo, siente que esos deseos se agudizan y se muestran tal cual, sin tapujos y sin posibilidad de refrenarlos. El que sentía anhelos de una vida espiritual más plena, ahora, con esta agudización, tal anhelo se convierte en una ambición irrefrenable que puede derivar en trastorno o en malestar. El que quería amor, ahora lo quiere más aún, con obsesión, hasta dañar a las personas amadas y dañarse a sí mismo. El que quería cambiar el sistema, por justos motivos, ahora lo quiere transformar de hoy para mañana, de tal manera que acaso cometa actos injustos de los cuales no se da cuenta, tan grande es su ambición, hasta impedir y dejar infertil aquello que podía aportar. El que quería cuidar de los demás, ahora quiere cuidar más y a más personas. El que se entregaba, ahora lo hace hasta el punto de despersonificarse. El que era enfermizo, ahora lo es más, en su ambición por ser más. El que quería desaparecer un poco, ahora desaparece del todo. El que quería brillar y ser visto, ahora no se puede contener y aparece en todos los escenarios posibles.

Plutón en Capricornio trae estas cosas: agudiza y pone de manifiesto lo que siempre estuvo, aunque a cubierto, tapado, velado, inhibido o bloqueado. Hace sacar la bestia que llevamos dentro. O, si lo prefieren, la estupidez puesta de relieve: una forma de actuar que, persiguiendo una cima, acaba llevándonos a perjudicar nuestras propias ambiciones, despeñándonos por la montaña que pretendíamos escalar. La posible nobleza de los quereres humanos puede acabar en una actitud que, en lugar de logro, puede conllevar una agudización del fracaso debido a una actitud desmedidamente egocéntrica. Ello quiere decir que en esta etapa, la ambición, que está en el fondo de todos nuestros actos, toma un lugar dominante. Otra cosa es la capacitación que cada uno tenga en lo referente a dosificar y atemperar esta ambición. Es decir, la intolerancia al fracaso, contenible hasta antes de la entrada de Plutón en Capricornio, se agudiza de tal manera que conlleva que, para apaciguar este fracaso, se agudiza la ambición. Y esta ambición es una neurosis de fracaso, ni más ni menos. Me estoy refiriendo, claro está, a la ambición que surge como un deseo sin freno que domina a la voluntad. 

La única manera de llevar adelante una ambición sin que se salga de madre es cuidando del uso de los medios disponibles. Lo peor, claro está, vendría de una ambición para la cual no hay medios para poderla desarrollar. En este caso, la ambición pasaria a convertirse en incompetencia.

Otras etapas históricas.

Plutón estuvo en Capricornio en etapas muy significativas en cuanto al desarrollo exitoso de algunas ambiciones.

Durante la última vez que eso ocurrió se logró la independencia de un nuevo país: Estados Unidos, bastión del sistema capitalista.
Durante la penúltima se produjo la Reforma Protestante, una escisión en el cristianismo que resultó ser clave en la construcción del sistema capitalista que sobrevino a resultas de ello.
Y mucho tiempo atrás, antes del declive definitivo del Imperio Romano, con Plutón en Capricornio, se produce un giro histórico espectacular que lleva a que la Iglesia Católica sea la heredera de dicho Imperio.

Si es de apetencia leer otros artículos relacionados con estos hechos, les paso estos enlaces:


Para acabar este artículo me gustaría añadir una cita. El autor es Enrique Gavilán, quien escribió un excelente prólogo para la edición en castellano de "Sociología de la Religión", de Max Weber.
Ahi va el fragmento:

“La ética protestante trata de mostrar las consecuencias económicas imprevistas de algunos principios ideológicos de lo que Weber denomina protestantismo ascético, que incluye a diversas sectas protestantes, en su mayor parte, aunque no todas, vinculadas al calvinismo –puritanos, metodistas, baptistas, etc.-.
El dios del protestantismo ascético es un ser inconmensurable con el mundo; sus designios tienen un carácter absoluto e incomprensible. El creyente no dispone de medio alguno –de carácter mágico, sacerdotal o derivado de su propio comportamiento, como sus propias acciones- que le permita alterar la voluntad de dios en un sentido favorable. El creyente está sólo frente a dios, sin mediadores, sin una iglesia que le procure un destino más favorable; su suerte en el más allá está decidida desde la eternidad y él no puede alterarla. Esta situación provoca en el creyente una infinita ansiedad sobre su destino. Estos principios teológicos tendrán como consecuencia un modo de vida característico, que –ésta es la tesis central de La ética protestante- presenta una gran afinidad con el capitalismo. El creyente busca desesperadamente un signo de predestinación favorable e intenta encontrarlo entregándose al trabajo en la vocación en el mundo. De esta forma, el trabajo en el mundo deja de ser algo indiferente desde el punto de vista religioso (como en el judaísmo) o nocivo desde el punto de vista religioso (como en el budismo). El signo de acreditación como un elegido se convierte en el objetivo que orienta de forma sistemática toda la vida del creyente. Ésta deja de ser un conjunto de acciones valorables individualmente, sobre las que se puede establecer un balance, favorable o desfavorable, según que predominen las buenas o las malas acciones. La vida del creyente se convierte en un todo unificado desde el interior –una personalidad- que expresa la elección del destinado a la salvación. Al no existir la penitencia (como en el catolicismo), una mala acción no puede ser compensada, Puede representar por ello un síntoma insuperable de falta de acreditación de quien la realiza.
La consecuencia más probable del modo frenético de abordar el trabajo en el mundo que deriva de ese modo de vida es el éxito en los negocios. Además, como consecuencia de la devaluación que esa misma teologíam opera respecto a los biene mundanos, el empresario que se acredita así en el trabajo en la vocación no puede gozar de los frutos obtenidos, sino que ha de llevar una existencia frugal. A diferencia de lo que ocurría en forma de capitalismo no asociadas al modo de vida derivado del protestantismo ascético, donde los beneficios acumulados tendían a ser despilfarrados en formas de consumo ostentoso, la sobriedad y frugalidad del modo resultante de la ética del protestantismo ascético favorecen aún más la acumulación de capital, acentuando su afinidad con el capitalismo.”

sábado, 6 de julio de 2013

El astrólogo de Franco

Andaba yo soñando y, zas, en estas me viene un recuerdo de un astrólogo que aparecía mucho en la televisión franquista. Se llamaba Rafael Lafuente. Me acuerdo mucho de él. No sé por qué razón, en el sueño se me superponían las imágenes de Rafael y Franco. De ahí que me de por decir que Rafael era el astrólogo de Franco. Lo que no puedo imaginarme, ni aún en sueños, de momento, qué tipo de conversaciones podrían tener Franco con un astrólogo como Rafael. En fin, procuraré hacer  una petición de sueño clarificador. Incluso se podría plantear escribir una novela o guión de teatro con ambos personajes. Sería una forma de psicoanálisis acerca del poder, por ejemplo, aunque, eso sí, defendida desde dos posturas muuuuuy diferentes.

Por cierto, tengo el honor de conocer al hijo de Rafael, Juan de la Fuente, en cuyo blog hace una mención a su padre y a un escrito lamado "Mensaje a los tecnólogos". (Clicando sobre entrecomillado podrán acceder al artículo en cuestión).


Mientras hago este recordatorio, me viene el ciclo de casi 40 años. En otras entradas de este blog dediqué diversos artículos al respecto de la influencia en la historia de la España contemporánea. Más o menos, decía en ellos, que los ciclos de +- 39 años marcan puntos de inflexión críticos. Hasta tal punto es así, que veríamos, por ejemplo, que son 39 los años que van desde el inicio de la toma del poder por parte de Franco en 1936 hasta su muerte en 1975. Si nos para atrás, nos encontraríamos que si quitamos 39 años a 1936 nos iríamos a la guerra con Estados Unidos, la cual puso fin al periodo colonial español iniciado a partir de 1492.



Ahora, atención, estamos a punto de concluir otro ciclo de 39 años. Si contamos 39 desde noviembre de 1975 nos vamos a casi ahora mismo. Es decir, que estamos en las últimas.

Si van a google o al buscador de este blog y teclean "39 astromanager España", se encontrarán con los escritos que versan sobre ello con más detalle.


Y ya que estamos aquí, les paso a un enlace que muestra el juramento de Juan Carlos I ante Franco, en el que acepta la sucesión en 1969. En su discurso, lo pueden ver a partir del minuto 2, afirma, con especial intensidad, su fidelidad a los principios del Movimiento, con todo lo que ello comportó y comportará a partir de aquel momento y hasta ahora.

miércoles, 3 de julio de 2013

Emprendeduría y fracaso político


"La cosa que le ha dado al gobierno de fomentar la emprendeduría es una forma de eludir la responsabilidad de su propio fracaso. De esta forma, diciendo que se favorece la emprendeduría, lo que se favorece es que cada cual se responsabilice del fracaso del gobierno."